jueves, 11 de mayo de 2017

Maldita Inflación.

Aunque el presidente del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger, había advertido que el trimestre que terminó en abril iba a ser "delicado" en materia inflacionaria, el dato de inflación de abril del 2,6% publicado ayer por el Indec sorprendió a operadores y analistas al estar muy por encima de las expectativas, que ya de por sí no eran benevolentes. 

En el sector financiero creen que esto reafirmará el trabajo de la autoridad monetaria en el mercado secundario de Lebac y que permite proyectar una suba de tasas de esas letras en la licitación de la semana próxima. La última vez que el BCRA relevó en su encuesta mensual las expectativas de inflación para el mes de abril, un mes atrás, la mediana de las respuestas de los encuestados había sido del 1,9% para el nivel general y del 1,5% para la inflación núcleo.  

Una encuesta mucho menos ambiciosa hecha por Bloomberg antes de ayer entre 11 analistas había arrojado que las expectativas para el dato de inflación de abril promediaba el 2%. De allí que el 2,6% de inflación de abril nivel general publicado ayer por el Indec y, quizás peor aún, el 2,3% que registró la inflación núcleo medida por el organismo estadístico sean datos muy malos

La inflación núcleo aísla la tendencia de la inflación de subas de una sola vez, como las de precios regulados (la que el economista Martín Polo, hoy en el Gobierno, bautizó "tariflación"). No sólo las tarifas inflan los números. La meta del BCRA para este año está establecida en una banda de entre el 12% y 17%. Con el 9,1% acumulado en 4 meses, el resto del año se debería promediar un 0,88% mensual para cumplir el objetivo. 

Analistas y operadores del sector financiero recibieron la noticia como una indicación de que la política monetaria restrictiva que lleva adelante el BCRA tiene todavía futuro. "El BCRA probablemente tendrá que tomar medidas en el mercado secundario de Lebac para atacar la que está demostrando ser una inflación persistentemente alta este año", escribieron Diego Pereira y Lucila Barbeito de JP Morgan en una nota para sus clientes levantada por Bloomberg.

En las mesas locales, mientras tanto, el dato fue recibido como una demostración de que el BCRA se estaba adelantando a los hechos con sus intervenciones diarias en el mercado secundario de Lebac, que se iniciaron a principios de marzo pasado y cada vez son más intensas. Cada día la autoridad monetaria absorbe liquidez al vender Lebac en el mercado secundario, con el objetivo de subir esa tasa que hoy por hoy atrae más pesos que los pases, sobre los que se apoya la tasa de referencia de la política monetaria. Con sus ventas diarias de Lebac el BCRA aspiró $ 54.537 millones en los primeros cinco días hábiles de mayo. La tasa de la Lebac más corta, que vence en pocos días, está en el 25,60% anual según operadores. Esto es una suba de 135 puntos básicos respecto de la licitación en la que fueron emitidas al 24,25%. "Un poco nos costaba entender la dureza del BCRA, porque tanto celo con la tasa. Ahora entendemos que vio venir este dato muy negativo de inflación", dijeron en un banco. "Ahora sin dudas esperamos que en la licitación de Lebac de la semana que viene se vuelva a subir la tasa, lo que pase con la tasa de referencia quedará para más adelante", dijeron en otra entidad. 

La tasa de referencia fue elevada 150 puntos básicos el 11 de abril pasado, tras un mal dato, de inflación de marzo. El centro del corredor de pases quedó en 26,25%, pero la tasa efectiva que reciben los bancos por colocar su liquidez en pases es bastante menor. Primero, porque los pases pasivos son el piso de ese corredor y están en 25,50%. Segundo, porque esos instrumentos pagan Ingresos Brutos (IIBB), lo que reduce su rendimiento al 23,71% según calcularon ayer en una mesa. De ahí que mientras el BCRA saca pesos con Lebac, el desarme de pases pasivos inyectó $ 53.300 millones al sistema en los mismos primeros cinco días hábiles de mayo. El tratamiento de una ley porteña que eliminaría IIBB a pases –permitiendo una suba de tasa de referencia poco ortodoxa– está previsto recién para la reunión del 1º de junio, lejos de las urgencias actuales. 
fuente: cronista

Gracias por visitar...volvé pronto.-

viernes, 5 de mayo de 2017

Ese "deporte" llamado bicicleta financiera.

La llamada “bicicleta financiera” es un clásico para muchos viejos “lobos de la city”, pero otros pueden quedarse afuera de la jerga y, más de una vez, se han preguntado de qué se trata esta técnica. En el programa “¿Qué hacemos con los pesos?”, que se emite los viernes a las 22 h. por Canal 26 con la conducción de Mariano Otálora, se propusieron acercar la explicación.

“La definición, casi de manual, indica que la bicicleta financiera es ‘es vender una divisa con una tasa de interés baja y comprar otra con tasa de interés más alta’, es decir, ‘vender dólares, pasarse a pesos y ganar con la tasa de inversión en pesos’”, detalló Otálora y también sumó que otra definición que le cabe a la estrategia es “tomar dinero prestado en moneda extranjera y colocarlo a moneda local a una tasa superior”. 

Ejemplo 1 “Por ejemplo, miremos lo que pasó en el primer trimestre, entre el 2 de enero y el 1° de marzo. El dólar cotizaba a $ 16,20 para la primera fecha y, luego, a $ 15,55. El que estuvo en dólares perdió 2,65 por ciento. ¿Qué es lo que hizo ahí el mercado? El que tenía dólares los vendió, y le quedaron (si es que tenía US$ 1000) unos $ 16.200. ¿Qué hizo luego? Los invirtió a una tasa de interés en pesos, que a tres meses rindió 6% (rendía 2% mensual). Conclusión: ganó el 8,65 por ciento en dólares”, explicó. 

Ejemplo 2 “Pensemos que el dólar en un año va a subir 10 por ciento. Es decir que habrá una devaluación del 10 por ciento. La tasa de interés está en 25 por ciento. Si sucede este caso, yo vendiendo los dólares e invirtiendo en pesos voy a ganar un 15 por ciento”, describió el conductor. 

Ejemplo 3 “La otra opción que se utiliza y es muy común en el mundo: un inversor pide prestado US$ 10 mil a una tasa del 1 por ciento anual (en Estados Unidos, por ejemplo) y vende esos dólares y compra Lebacs. Entonces con esa ganancia en pesos recompra los dólares, devuelve el préstamo y le queda ganancia”, concluyó. 
fuente: apertura

Gracias por visitar...volvé pronto.-