jueves, 28 de julio de 2016

Reparación Histórica?

Los tres poderes del Estado son responsables de la enorme litigiosidad y deuda con los jubilados. Porque ni los Gobiernos anteriores ni el Congreso otorgaron a todos los jubilados los diversos reajustes ordenados por la Corte Suprema. Y tampoco la Corte extendió su propio fallo a todos los jubilados, como reclamó ya en 2008 el Defensor del Pueblo. 

Eso obligó a que cada jubilado tuviera que iniciar un juicio individual que, con apelaciones mediante, alargaba el reclamo 8, 10 o más años, para luego no saber cuándo el Estado pagaría las sentencias firmes o incluso liquidándolas mal, obligando a iniciar nuevos juicios. 

Ya en los próximos días se va poner en práctica un programa de reparación histórica que reconoce esa voluminosa y antigua deuda, lo que es un paso adelante consecuencia de los cientos de miles de reclamos judiciales y no judiciales a lo largo de todos estos años. No obstante, ese avance tiene limitaciones con relación a lo ordenado por la Justicia y al alcance de la retroactividad. Y la oferta es de aceptación voluntaria pero que, por la expectativa de vida de los involucrados, no es tal. Es que finalmente quienes no acepten la propuesta oficial no tienen ninguna certeza de cuándo cobrarán lo que les corresponde o cuándo obtendrán una sentencia firme. 

La propuesta oficial, votada y ratificada por el Congreso, ofrece un menú diferente según el estado de situación del jubilado. A los que tienen sentencia firme (60 mil jubilados), de acuerdo a la ley previsional deben pagarle dentro de 120 días según los índices de la sentencia, pero la oferta oficial tiene implícita una quita porque se aplican nuevos índices de ajuste diferentes a los de la sentencia. Este es el segmento más conflictivo a la hora de dar la conformidad a la ANSeS. Los que están en juicio (unos 300 mil ) además del cambio del índice tienen otra quita ya que les reconoce hasta cuatro años retroactividad, aunque el reclamo sea más antiguo. Aquí la aceptación o no de la oferta de ANSeS dependerá de la antigüedad del reclamo y de la expectativa de vida de los reclamantes. 

Y aquellos jubilados que no iniciaron reclamos judiciales ( 2.000.000) no se les reconoce la retroactividad, pero le reajustarán el haber en adelante con los nuevos parámetros. En este sector se espera la mayor aceptación porque a cambio del reajuste que se ofrece, no tienen otra opción. En todos los casos los que acepten la oferta deberán desistir del juicio iniciado o de iniciar acciones legales.

Quedan fuera de la “reparación histórica” los jubilados de rentas vitalicias y aportes voluntarios de las ex AFJP, los reclamos de docentes por incumplimiento del 82% del sueldo activo y un problema de orden estructural y que es un haber mínimo de $ 5.000, muy alejado de la canasta básica que duplica ese valor. fuente: ieco 

Gracias por visitar...volvé pronto.-