martes, 5 de enero de 2016

Paritarias con techo.

El equipo económico del gobierno de Mauricio Macri comenzó a delinear los parámetros de acuerdo social que presentará a empresarios y sindicatos e intentará encaminar las paritarias de este año para que cierren con una suba en promedio del 26 por ciento. Además, ya establecieron que el "techo" por el que piensan presionar será del 28% y el "piso", del 24 por ciento. E intentará "patear" hasta abril o mayo las primeras negociaciones salariales a través de pactos transitorios por "sumas puente", como hicieron con los bancarios. 

Para lograrlo, dará a cambio a los gremios mejoras para trabajadores formales -no directas al sueldo- y para las obras sociales que manejan las distintas entidades obreras y sobre las que el estado tiene deudas millonarias. El plan comenzará a formalizarse este mismo lunes cuando se reúnan los ministros de Hacienda, Alfonso Prat Gay; Trabajo, Jorge Triaca; Interior, Rogelio Frigerio; Producción, Francisco Cabrera, y de Energía, Juan José Aranguren y el titular de la AFIP, Alberto Abad, bajo la coordinación de Mario Quintana, secretario de la Jefatura de Gabinete. Y el martes le comunicarán el programa al presidente Macri cuando encabece su reunión de gabinete en pleno. 

En la CGT de Antonio Caló aseguraron que es "prematuro" hablar de paritarias y en la central obrera de Hugo Moyano advirtieron al Presidente que todavía no obtuvieron ningún "gesto" para los trabajadores. "Se anunciaron las bajas de impuestos para los granos, para la carne, pero todavía no hubo nada para los trabajadores", remarcó Abel Frutos, secretario general del sindicato de Panaderos y uno de los principales colaboradores del camionero, en clara referencia al reclamo histórico de baja del piso de Ganancias. "Hay que ver cómo evolucionan ciertas variables", apuntó el secretario general de los estatales de UPCN, Andrés Rodríguez. "Nuestras paritarias están entre marzo y julio, o sea que es realmente muy prematuro aventurar una cifra. 

Ojalá las variables se reacomoden y los precios se retrotraigan. Si eso sucediese podríamos hablar de ese número", remarcó el el gremialista cercano al metalúrgico. Sin embargo, el ministro Prat Gay les marcó la cancha los gremios este fin de semana. "Cada sindicato sabrá dónde le aprieta el zapato y hasta qué punto puede arriesgar", dijo en referencia a la posibilidad de que se pierdan puestos de trabajo. Esa es la otra carta que jugarán en las negociaciones tanto los funcionarios de Cambiemos como los empresarios para acotar los reclamos del movimiento obrero.
fuente: iprofesional 

Gracias por visitar...volvé pronto.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario