miércoles, 23 de septiembre de 2015

Afip sabe todo de vos.

“Sabemos cuanto ganas, cuanto gastas y cuando lo determinemos, no sólo vamos a preguntarte por operaciones puntuales, sino que vamos a pre- liquidar tus impuestos “. Esta frase representa una tendencia, que con el correr de los años se viene gestando en relación a los mecanismos de control y la información interrelacionada con la que cuenta la A.F.I.P( Administración Federal de Ingresos Públicos) de cada uno de los ciudadanos. 

Si nos ponemos a hacer un poco de memoria, yendo por ejemplo una década atrás, la forma de fiscalización a los contribuyentes ha ido evolucionando. Antes podíamos pensar en requerimientos estandarizados, enviados en el marco de campañas creadas para aumentar la recaudación impositiva, donde existía un equipo encargado de atender al contribuyente y una oficina donde concurrir para hablar con un inspector y aportar pruebas. Era un sistema menos interrelacionado, donde el fisco no tenía la información ordenada o su obtención a través de terceros era compleja; simplemente le preguntaba al contribuyente.

Es evidente que las funciones de control, fiscalización y recaudación de la A.F.I.P, son hoy más visibles, y se promueve, a través de la utilización de herramientas tecnológicas y controles cruzados más inteligentes sobre la información aportada por entidades privadas y organismos del Estado, que el contribuyente cumpla de manera integral con sus obligaciones fiscales. Además, no podemos olvidarnos de la información que el fisco ya tiene facilitada por el propio contribuyente como por ejemplo: las validaciones de compra de moneda extranjera; las declaraciones juradas anuales de los Impuestos a las Ganancias y Sobre los Bienes Personales; las declaraciones mensuales del Impuesto al Valor agregado, y por último, a través del régimen de facturas electrónicas para aquellos que no son monotributistas, ni empleados en relación de dependencia. 

Todo se conoce. Actualmente, un gran porcentaje de las operaciones que realizan los contribuyentes son vistas por los ojos del organismo, y no podemos desconocer su existencia. Todas las transacciones, cualquier sea su valor, son claves como fuente de datos a los fines de detectar inconsistencias. Y sin la necesidad de movilizar inspectores, supervisores, ni de enviar prima-facie un requerimiento general, el fisco directamente solicita información adicional, a través de las fiscalizaciones electrónicas, respecto de operaciones puntuales, lo que por cruzamientos de información le resulta inconsistente. En efecto, durante los últimos meses pudimos observar controles más inteligentes donde por ejemplo a un contribuyente, le preguntan si en un período fiscal poseía un bien determinado, detallando el tipo de bien, el valor de compra y solicitando que informe si presentó la correspondiente Declaración Jurada del Impuesto Sobre los Bienes Personales. 

La apuesta es mayor, teniendo en cuenta que la aseveración es correcta y sólo resta la regularización de la situación detectada por parte del contribuyente. De tal modo, sin la intervención de un inspector en primera instancia y con controles más efectivos, el fisco detecta errores y/o la adopción de conductas irregulares, y el contribuyente por voluntad propia está corrigiendo los desvíos. El fisco cuenta hoy día con detallada información de las transacciones de los ciudadanos y debe tenerse presente que la utilizará como herramienta de fiscalización y recaudación.

En consecuencia, hoy más que nunca resulta importante planificar nuestra situación fiscal, la cual debe incluir como pilar fundamental un análisis de razonabilidad del consumo, que nos permita como contribuyentes identificar en forma previa a la confección de las declaraciones, la integridad de los montos de rentas y patrimonio a declarar. 
fuente: clarin 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 16 de septiembre de 2015

El Gobierno acelera la devaluación.

Ya que no puede parar de venderlos, el Banco Central (BCRA) parece haber decidido al menos cobrar un poco más caros a los dólares de sus reservas. En lo que va de septiembre, el tipo de cambio oficial que regula cada día la entidad conducida por Alejandro Vanoli avanza a un ritmo consecuente con una suba anual del 19%, algo más rápido que el 14,54% que marcó en todo agosto. El dólar oficial subió medio centavo hasta $ 9,359, en un día en el que la autoridad monetaria debió vender u$s 90 millones y el dólar informal subió 10 centavos a $ 15,62 por unidad. 

El ritmo de avance del dólar mayorista se muestra algo más veloz desde luego de las elecciones primarias presidenciales del 9 de agosto pasado, pero la aceleración de las microdevaluaciones oficiales son más patentes en lo que va de este mes. De confirmarse la tendencia que le imprimió el BCRA al mayorista en las primeras 10 ruedas del mes, septiembre terminaría siendo el mes en el que más subió el dólar en lo que va del año. En agosto, el dólar subió casi 1,16%, un ritmo que sostenido durante 12 meses hubiera arrojado una suba anual del 14,54%. El ritmo que se ve en lo que va de septiembre arrojaría una suba anualizada del 19,37%. 

Hasta el momento, el mes de menor avance para el dólar oficial fue abril, cuando se movió a una velocidad consecuente con una suba anual del 12,45%. "Las ventas netas del Central sumaron hoy unos u$s 90 millones que llevaron la caída acumulada del mes a totalizar los u$s 870 millones por acciones de regulación cambiaria", dijo un corredor cambiario en un informe para sus clientes. 

Voceros del BCRA admitieron ventas por u$s 50 millones, pero las mesas privadas aseguran ver a la entidad hacer operaciones más importantes. La autoridad monetaria se ve obligada a hacer ventas ante la poca oferta privada. Según la Cámara de la Industria Aceitera-Centro de Exportadores (Ciara-CEC) la semana pasada entraron u$s 252 millones al país en concepto de liquidaciones de exportaciones del agro, la principal fuente de oferta de dólares en el mercado. En el apogeo de la cosecha se llegaron a ingresar u$s 150 millones al día en las semanas de mayor actividad. Teniendo en cuenta que el lunes de la semana pasada casi no se operó por un feriado en los Estados Unidos eso arroja un promedio diario de u$s 63 millones de oferta de sojadólares. Muy poco para un mercado en el que ayer cambiaron de manos u$s 226 millones. 

"Las ventas del Banco Central fueron otra vez la principal fuente de abastecimiento de divisas y atendieron con cierta fluidez los pedidos de compra autorizados que no tuvieron respuesta de la oferta genuina. La acción desplegada por la autoridad monetaria determinó otro día con saldo negativo por su intervención en un contexto de escasos recursos provistos por la actividad privada", escribió el mismo corredor. 

El saldo de la intervención oficial resultó negativo en las últimas 19 ruedas de operación plena. Tuvo que sacrificar dólares de sus reservas en 33 de las últimas 35, lapso en el que cedió cerca de u$s 2700 millones sumando los datos oficiales del BCRA con los que dejan trascender cada día sus voceros. Las reservas sufren las ventas sólo parcialmente por el BCRA reemplaza con préstamos (más que nada swap de China) los dólares que resigna. Ayer cayeron u$s 10 millones y quedaron en u$s 33.487 según datos preliminares de la propia autoridad monetaria. Pierden u$s 440 millones desde que empezó la racha de ventas.
fuente: cronista

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 14 de septiembre de 2015

Un 2016 con un dólar de $12 y una devaluación del 25%.

Septiembre comenzó a correr y en las empresas significa la apertura de la temporada de presupuestos. Las fuerzas de ventas se reúnen con los equipos de compras que, a su vez, se juntan con los financieros para delinear lo que se espera para 2016. Pero si en los últimos años los empresarios se enfrentaron con varias dificultades para poder planificar, como consecuencia entre otras cosas, de la falta de estadísticas confiables; ahora se tienen que enfrentar a que es un año electoral y que todavía no se sabe quién manejará el rumbo del país a partir del próximo 10 de diciembre. "No podemos esperar a que pasen las alecciones. Mucho menos si hay ballottage. Con lo que tenemos y lo que creemos saber de los equipos económicos de los principales candidatos armamos los presupuestos con, como máximo, dos escenarios", explicó días atrás un alto ejecutivo de una multinacional. “Nosotros estamos pensando en que, sin importar el color político que gane, el año arranca con una devaluación. Los costos están muy ajustados y la industria necesita ganar competitividad", agregó. 

Una recorrido por empresas de las industria con mayor peso en la conformación del PBI muestra que ninguno de sus ejecutivos duda de que 2016 llegará con devaluación y que el piso de la misma será de 20%. "Nosotros tenemos estimado que durante el primer trimestre se devaluará 15%. Cinco por ciento en enero, 5% en febrero y en marzo. Y en el año alrededor de diez puntos", explicaron desde una automotriz con fábrica en el país. 

En la misma línea se mostró otra marca, quien estimó sus cálculos para el año que viene "con un piso de 22% y un techo de 25%". 

Por el lado del consumo masivo, desde una compañía con un fuerte portafolio de bebidas y con marcas de gran peso calcularon una devaluación del peso frente al dólar de "no menos de 22% durante todo el año". La misma ecuación se observa en los presupuestos de los laboratorios y en las empresas energéticas. Desde una empresa de medicamentos confiaron que el presupuesto se está armando "en base a septiembre y después ajustaremos según quien gane". De todas formas, señalaron que el principal problema que enfrentan es el control de precios. "Si siguen con esta política de 3% trimestral vamos a tener que ajustar la estructura en función a la venta. De todas formas, esperamos una devaluación fuerte y, después, estabilidad".

En el caso de las compañías que brindan servicios público –como por ejemplo el gas y la electricidad– el reacomodamiento del tipo de cambio lo entienden como algo "que se va a dar" pero entienden que "si no nos sueltan las tarifas, nos da básicamente lo mismo". "La expectativa es que el año que viene nos dejen aumentar un poco porque llegamos a fin de año con la lengua afuera y casi sin aliento. Si seguimos así, va a ser muy difícil brindar el servicio", aseguraron en un estricto off the récord desde una compañía de servicios públicos. Lo llamativo de todos los sectores es que entienden que, gane quien gane, el ajuste del tipo de cambio llega. La diferencia parece que sólo es de color y de formas shock o aterrizaje controlado, pero todas las cuentas para los negocios del primer año del próximo gobierno ya se están haciendo a un tipo de cambio de $ 12 por dólar. 
fuente: cronista 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!