jueves, 27 de agosto de 2015

Bicicleta eléctrica Made in Argentina.

Hace tres años, un paro de transporte en Córdoba y una oficina semi vacía llevaron a Lucas Toledo, Agustín Augustinoy y Eric Sevillia a buscarle una solución a la problemática de la movilidad en las grandes ciudades. Después de dos años de desarrollo, el equipo de emprendedores presentó Gi Bike, la primera bicicleta eléctrica de origen argentino. Catorce meses después, con una inversión de 1 millón de dólares de diversos fondos y el interés de automotrices como BMW, Porsche y Ford, el producto está a pasos de comenzar su etapa de fabricación. 

La Gi Bike es de aluminio y viene en dos versiones: una eléctrica y otra standard, de 17 y 12 kilos cada una. Ambas se pliegan en tres segundos y en un solo movimiento. Además, cuentan con un sistema anti robo que bloquea a la bicicleta cuando su conductor se aleja más de tres metros. En su neumático frontal tiene luces LED que se encienden de noche. Otra de sus funciones que promete un viaje sin sobresaltos es su aplicación inteligente, que permite, gracias a su integración con plataformas de mapas y redes sociales, chequear imprevistos como cortes de tránsito, tráfico pesado o baches. La app, que estará disponible para Android e iOS, forma parte de la integración de la bicicleta con smartphones.

El aparato cuenta con una batería de litio que permite andar por más de 60 kilómetros sin ser recargada. Además, gracias a su puerto USB, también puede ser utilizada para recargar el teléfono del usuario mientras está pedaleando. Su correa de transmisión de carbono hace que no requiera mantenimiento.  

“Descubrimos que la bicicleta era la forma más eficiente para moverse, pero que del 1800 hasta hoy, solo se había innovado en sus materiales”, cuenta Toledo. Antes de comenzar a trabajar en la Gi Bike, el emprendedor había participado en varios proyectos. El único relacionado a la tecnología había sido Potencia Pyme, una base de datos con el 90 por ciento de la oferta crediticia del país. Sin embargo, su fracaso le enseñó la importancia de validar una idea antes de lanzarla. 

El camino para llegar al modelo final de la Gi Bike no fue fácil. El equipo aplicó a una beca del Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR) por $150.000, pero recibieron el dinero dos años después. El proceso para conseguir los fondos necesarios para fabricar los prototipos fue “todo a pulmón”. La primera versión que hicieron fue de madera; después, compraron una impresora 3D casera para hacer otra de plástico. “Tuvimos varias complicaciones: hasta se nos prendió fuego la mitad de la habitación por una falla en la impresora”, recuerda Toledo. Durante el desarrollo del proyecto, el emprendedor se aseguró de analizar todos los problemas que podía presentar este tipo de medio de transporte. “Lo único que no pudimos resolver fue el problema climático que hace que cuando llueva, te mojes”, asegura Toledo. 

Después de aparecer en sitios como CNN Money, TechCrunch y Fast Company, más de 100 distribuidores y 5000 personas se contactaron con el equipo para adquirir una o varias bicicletas. Sin embargo, por el momento el vehículo no esta a la venta ni tiene un precio estipulado. El 29 de septiembre, Bignay Inc. lanzará un nuevo proyecto en Kickstarter para recaudar fondos para comenzar con la producción del producto. Con un proceso de fabricación descentralizado en distintas partes del mundo, los emprendedores argentinos planean enfocarse en Europa y los Estados Unidos como potencial mercado para la Gi Bike. Además, la compañía está negociando con fabricantes y distribuidores chinos para ampliar la llegada de la bicicleta a todo el continente asiático. 

Sobre la posibilidad de conseguirla en el país, Toledo afirma que su invención “es un producto caro para América latina”. Sin embargo, promete que “como lo más caro es el chasis, que es de aluminio, estamos por desarrollar un modelo que tenga las mismas características pero en otro material”.
fuente: cronista

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 25 de agosto de 2015

Los automovilistas subsidian a las petroleras.

El precio internacional del barril de petróleo se desplomó este lunes por debajo de US$39 pero en Argentina el precio interno sigue siendo casi del doble. A pesar de que el país tiene las segundas reservas mundiales más grandes del mundo en shale gas (y las cuartas más grandes del mundo en shale oil), el déficit energético de US$6.000 millones que acumuló en 2014 reforzó la estrategia del Gobierno de fijar un precio local más alto para estimular la producción interna. 

En la mayor parte del mundo en desarrollo, los gobiernos subsidian los precios del combustible. En Argentina, los automovilistas subsidian a los productores de petróleo y gas. Según Agustín Torroba, de la consultora Montamat Associates, la estrategia "no es sostenible a largo plazo". "Es el petróleo más caro del mundo", dijo a la agencia de noticias financieras Bloomberg. 

Antes de 2011 Argentina era un exportador neto de energía, pero empresas como la española Repsol, en ese momento la mayor productora del país, sólo podían quedarse con US$42 por barril exportado, menos de la mitad del precio internacional en esos años. La reacción de los perforadores a los desincentivos a la exportación fue reducir la inversión en exploración y desarrollo, optando en cambio por agotar las reservas existentes. 

Con el consumo en alza y la producción en baja, en 2011 Argentina se convertía en un importador neto de energía por primera vez desde 1984. La presidenta Fernández respondió en abril de 2012 estatizando el 51 por ciento de Yacimientos Petrolíferos Fiscales propiedad de Repsol y acusando a la española de destinar más dinero a dividendos que a exploración. Desde la estatización se aceleró el desarrollo de los depósitos de shale gas y shale oil en la parte de la región patagónica conocida como Vaca Muerta. Considerada como una de las mejores extensiones de shale en el mundo, Vaca Muerta es del tamaño de Bélgica y constituye la clave para restablecer la autosuficiencia energética. 

Para preparar el bombeo, la Secretaría de Energía fijó por primera vez su precio para el petróleo 'made-in-Argentina' en US$72 en enero de 2013. El mes pasado lo subieron otros cuatro dólares: US$77.
fuente: ieco 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!