domingo, 27 de julio de 2014

La mancha de Boudou.

El viernes por la noche el vicepresidente Amado Boudou se tomó un descanso de sus agobiantes semanas judiciales y se fue a ver un recital en la Trastienda de La Mancha de Rolando, su reconocida banda amiga.
 
Con su poder político en retroceso, la semana entrante quedará a cargo de la presidencia por el viaje de Cristina Kirchner a Venezuela, donde participará de la Cumbre del Mercosur. El vicepresidente también pierde peso en el Senado. Aún no se sabe si presidirá las sesiones y la oposición no lo quiere al frente de las reuniones de Labor Parlamentaria, en la cual todos los presidentes de bloque deciden el temario de la siguiente sesión.
 
Quedó demostrado cuando la semana pasada Boudou recibió al presidente chino, Xi Jinping, y no había ningún senador a su lado a pesar de haber invitado a todos los jefes de bloque. Pero la noche del viernes, disfrutando el recital de su amigo Manuel Quieto (el cantante), lo trató mucho mejor. Llegó cerca de las 22, sin compañía de su novia, Agustina Kampfer, y rodeado de custodios. Según testigos, la gente lo saludaba y le manifestaba su apoyo haciéndole la "V" con los dedos. "Saludo a mi amigo de la costa, Amado", lo homenajeó Quieto. Las luces se encendieron sobre el procesado vicepresidente, quien estaba en el vip, y hubo aplausos.
 
El cantante de La Mancha de Rolando se acordó del juez Ariel Lijo, a cargo de la causa que acusa a Boudou de quedarse con la imprenta Ciccone Calcográfica. "Ella viaja sola. Carga siete tiros en su corazón. Sola, se tira al juez Lijo y la estrella de rock", cantó Quieto cambiando la letra de la canción Sola. El tema hace referencia a una prostituta que abusa de las drogas. El cantante cambió la palabra "comisario" por "juez Lijo".
 
Paradójicamente, dentro del Senado uno de sus últimos nexos fue con Gabriela Michetti, senadora nacional del PRO. Fue cuando se discutía si el vicepresidente bajaba o no a presidir la sesión ya que la ley en debate corría riesgos de no ser aprobada. El encargado de contactarlos fue Miguel Pichetto: "Acá la única que me puede exigir algo es Michetti, que no tiene muertos en el placard", fueron las palabras del vicepresidente, según el jefe del bloque kirchnerista en el Senado. A partir de esto surgió un llamado entre Michetti y Boudou, donde la dirigente del PRO le advirtió que su presencia ponía en riesgo al sesión. "Vos y yo nos tenemos que juntar, y te voy a explicar muchas cosas que nadie sabe", le confesó el vicepresidente.
 
Finalmente, Boudou se quedó en su despacho, como suele hacer desde que se agravó su situación judicial. Muy distinto fue el panorama en La Trastienda, donde estaba de zapatillas Topper, un jean y remera. Tomando gaseosa, se lo vio activo, cantando todas las canciones, cuyas letras conoce a la perfección. Al terminar se fue por la puerta principal, se subió a su auto y se fue. La semana como presidente de Boudou es una incógnita. Con la posibilidad de un default cada vez más cerca, no se sabe si estará presente en la sesión del miércoles cuando Jorge Capitanich deba dar su informe de gestión. Boudou quiere estar, aunque sabe que la oposición hará hincapié en sus complicaciones con la Justicia e indagarán a Capitanich por el caso Ciccone.
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario