viernes, 27 de junio de 2014

Sponsors. Más allá de la pelotita.

La presión sobre los hombros del presidente de la FIFA, Joseph Blatter, es fuerte. Luego de que el periódico británico The Sunday Times publicara una investigación sobre supuestos sobornos de parte de Rusia y Qatar para conseguir votos a su favor y convertirse en sedes del Mundial en 2018 y 2022, respectivamente. 

El organismo internacional debió abrir una investigación sobre el caso, sobre todo para ofrecer una respuesta a los sponsors del campeonato. Adidas, Sony, Coca-Cola, Visa y Hyundai/Kia expresaron públicamente su preocupación por el escándalo, y siendo que son quienes aportan una sustancial cantidad de dinero para la realización de este evento, se han vuelto protagonistas en las tomas de decisiones de la entidad que preside Blatter.

Estas compañías han caído en cuenta de las consecuencias políticas y sociales que puede tener el caso en la imagen de la FIFA y, por ende, en sus marcas. "Las empresas y marcas son cada vez más conscientes y se esfuerzan en mostrar a la gente común que son conscientes de que hay un aspecto social al ser un patrocinador", explicó a la BBC, Nigel Currie , miembro de la agencia de patrocinio deportivo Brand Rapport. Tanto es así que las protestas en Brasil no fueron ajenas a estas empresas. De hecho, antes de iniciar el Mundial, los sitios web de los principales sponsors de la FIFA fueron amenazados por el movimiento internacional Anonymus, que los consideraban en parte culpables del gasto excesivo realizado para la presente Copa del Mundo. 

"En virtud del dinero que llegan a invertir, lo más lógico es pensar que alguna injerencia deben tener y ésta puede ser muy notoria. incluso en el aspecto organizacional y operativo de los eventos", explicó a la BBC Jorge Badillo Nieto, especialista en marketing deportivo. "El caso más relevante lo vemos ejemplificado en la presión que han ejercido Sony, Adidas y Visa a la FIFA, para que ésta aclare las sospechas de corrupción en torno a la asignación de Qatar como sede del Mundial del 2022", reconoció. 

El escándalo pone en riesgo entre 13,5 y 37 millones de dólares que las marcas aportan al organismo, de acuerdo con su nivel de anunciantes. "Es la inversión realizada en el patrocinio lo que debe preocuparles, puesto que el riesgo de no ver recuperado su capital y sí tener a cambio pérdidas desde económicas hasta de consumidores", explica Badillo Nieto. La FIFA reportó que los 24 patrocinadores le dejarán ganancias por 1.400 millones de dólares, sólo por Brasil 2014. "Desde luego, el aspecto primordial es el dinero. Sin las grandes cantidades que los patrocinadores invierten simplemente la FIFA no existiría como la conocemos y tampoco veríamos presupuestos multimillonarios para la organización de los campeonatos mundiales", aseguró el especialista. 

Sin embargo, los beneficios para los sponsors son considerables, sobre todo si se toma en cuenta que durante la última Copa del Mundo en Sudáfrica se reportaron más de 3.200 millones de televidentes a nivel mundial. "Otro aspecto relevante es, como en toda relación de patrocinio, los beneficios mutuos entre las empresas y FIFA: prestigio, alcance global, captación de nuevos mercados y consumidores, entre otros", dijo Badillo Nieto. 

De acuerdo con la firma de investigación de marketing Repucom, en su reporte "Futbol mundial", que se publicó en junio pasado, durante Sudáfrica 2010, se generaron alrededor de 4.000 millones de dólares de beneficio para los patrocinadores, de los cuales 907 millones se generaron sólo en la final. Es por ello que ni la FIFA ni sus patrocinadores quieren romper esta relación."Nadie puede dudar del impulso que el futbol le ha dado a las ventas de los productos de las marcas como Coca-Cola y Adidas, entre otras, así como la contribución a que cada día refuercen su presencia en la vida de los consumidores", afirmó Badillo Nieto. No obstante, aseguró que la FIFA debe saber guardar las distancias en esta relación "lo más indicado es establecer en los contratos de manera muy específica las condiciones y sobre todo los límites que los patrocinadores deben guardar. 

"Como organismo se entiende que FIFA otorga una serie de beneficios a cada patrocinador, mismos que deben ser lo suficientemente generosos, atractivos y exclusivos como para no generar un conflicto de intereses, en el que dichas firmas busquen influir en decisiones más allá de lo estrictamente establecido y sobre todo que toquen el tema deportivo", concluyó el especialista. 
fuente: iprofesional

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario