lunes, 7 de abril de 2014

Las franquicias resisten la recesión.

Las franquicias son uno de los pocos rubros de actividad comercial que resisten bien la recesión y que vienen creciendo a tasas de dos dígitos en los últimos años. Y 2014 no será una excepción. 

Fuentes de la actividad proyectan un crecimiento del 10% en el número de marcas franquiciantes y puntos de venta, que superarán los 31.000 locales. Y eso en un año malo. Pero con las franquicias ocurre lo mismo que con el comercio electrónico, que también crece a tasas explosivas

En ambos casos, lo que se expande es un canal de comercialización, pero no el volumen total del comercio minorista, que en el mejor de los casos crece al ritmo de un dígito y muy bajo. Se trata de un juego de suma cero, o casi: lo que se vende por Internet deja de venderse a través de un comercio físico. 

Y el auge de los locales franquiciados por cadenas puede concretarse a expensas de cierres de pequeños negocios independientes. En cualquier caso, lo que está claro es que la torta del conjunto de la economía terminó el primer trimestre en peores condiciones que el mismo período del año pasado.

Las ventas de autos se desplomaron 35% en marzo, y acumulan una caída de 13% en los primeros tres meses del año. 

Otros números de la economía difundidos la semana pasada apuntan en la misma dirección. La actividad de la construcción se contrajo 3,4% en febrero y la industria avanzó un raquítico 0,2% en el mismo mes. No es sorprendente, si se tiene en cuenta que el año comenzó con una política monetaria mucho más contractiva y una política fiscal algo menos expansiva. 

Lo que no cambia es la restricción presupuestaria de los hogares. El dinero que se coloca a plazo fijo a tasas de interés del 25% o más ya no está disponible para comprar autos o electrodomésticos. Y si hay que pagar mayores tarifas de gas o electricidad, se podrá comprar menos de otras cosas.

En el segundo trimestre se terminarán de definir las paritarias y es posible que los ingresos de la población se recuperen, pero no mucho. En la carrera entre precios y salarios, los nuevos convenios ya debutan varios puntos por debajo de la inflación acumulada a febrero. 

Al margen de la marcha de la economía real, hay una fiesta financiera en los mercados locales, en los que el dólar ya se negocia a menos de 10 pesos para fin de año. Y eso que todavía falta para que aparezca la lluvia de divisas que traerá la soja. 
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario