viernes, 29 de noviembre de 2013

Humor K.


fuente: gaturro
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 25 de noviembre de 2013

Los sueños del menemista coqui.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich fijó como un objetivo prioritario de su gestión cumplir con las metas del Presupuesto Nacional 2014 de crecimiento económico fijadas en el 6,5%, excedente externo y superávit fiscal. No dijo cómo piensa alcanzar esos tres objetivos. El “cómo” es lo más importante por el simple hecho que la realidad indica que estamos a distancias enormes de esas metas. Hoy el Tesoro Nacional tiene un “rojo” fiscal enorme, de más de $ 120.000 millones, en ascenso y esto con presión tributaria récord. El superávit comercial es positivo pero cada vez menor. Esos dólares “comerciales” no alcanzan para pagar, entre otras cosas, la deuda, los servicios financieros o el turismo de quienes gastan fuera del país, obligando al Banco Central a seguir perdiendo cuantiosas reservas (más de US$ 13.000 millones en los últimos 12 meses), Y esto con un “cepo” que limita la compra de dólares y que al mismo tiempo lleva a que no ingresen capitales del exterior, ni siquiera ofreciendo el “premio” del blanqueo.
 
El crecimiento económico, bien medido es bajo (inferior al 3%), y los propios datos oficiales admiten que el empleo está estancado, en un contexto inflacionario creciente y con indicadores sociales críticos (28% de pobreza) y una alta informalidad laboral. Por estas razones, cuando se discutió el proyecto de Presupuesto 2014, la mayoría de los analistas sostuvo que el texto oficial era un “dibujo” que repetía fantasías de Presupuestos anteriores, que la realidad después confirmó como erradas.
 
Aunque el jefe de Gabinete no lo dijo, dar vuelta los actuales “rojos” o desequilibrios externo, fiscal, cambiario y de precios requeriría de un severo cambio de rumbo,de fuertes implicancias sociales, laborales y financieras. Y no menos importante, precisar en qué dirección deberían tomarse las medidas o sea, quiénes deberían pagar los costos de todos esos desbarajustes.
 
Lo que está en juego es, para mencionar algunos, el valor del dólar, los niveles de gastos y los gastos mismos. Impuestos, subsidios, precios, tasa de interés, salarios, pagar deuda con reservas o tomar préstamos en los mercados financieros y a qué costos. Y tocar todas esas variables sin llevar a la economía a la recesión, a la caída del poder de compra de los salarios y las jubilaciones, a un mayor desempleo o precariedad laboral.
 
Además, requieren de un poder fuerte y del consenso de todas las fuerzas sociales, que hoy no está presente en el panorama político; más bien lo contrario. En el Gobierno esta discusión no está zanjada, ni en el diagnóstico ni en las medidas a adoptar, y por eso todos esos desequilibrios no fueron corregidos cuando aún no tenían la dimensión actual.
 
La sombra de crisis anteriores está presente en el oficialismo como lo revelan recientes documentos donde se insiste en que la actual situación ni siquiera se aproxima a cualquier período de los últimos 30 años. No obstante, la mera comparación es por demás reveladora. La mayoría de la oposición pretende que esas medidas las ejecute el Gobierno, porque cree que eso le despeja el camino a 2015.
 
Así las cosas, “marcar el paso” no es gratuito porque hay todavía por delante una transición política de dos años, el deterioro avanza y obligará, cada vez con mayor premura, a medidas más severas, en cualquiera de las direcciones que se las quiera realizar. Dado ese panorama, alcanzar los objetivos del presupuesto que esbozó Capitanich parecen un objetivo inalcanzable.
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

domingo, 24 de noviembre de 2013

Se acuerdan de esto...



El campeonato de Fórmula 1 edición 2013 no terminó. Falta la carrera de Mar del Plata. Otra de las tantas mentiras del gobierno K.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 18 de noviembre de 2013

Un kilo y 2 roquitas.

Con dos kilos de billetes de $100 se paga una moto BMW que vale unos 200.000 pesos. Llevando entre seis y ocho kilos, en tanto, se puede comprar, a la cotización blue ($10), alguno de los Audi que cuestan entre US$60.000 y 80.000 dólares. Y con 15 kilos de papeles de Roca o Evita, se adquiere un departamento de dos ambientes en Recoleta que puede rondar el 1,5 millón de pesos. 

La explosión del circulante durante los últimos años, combinada con la pérdida de poder adquisitivo del peso y la falta de billetes de mayor denominación, expone más que nunca la dimensión física del crecimiento de la base monetaria, como se llama al volumen de moneda que hay en la calle y en los bancos, y da lugar a una verdadera ‘logística'. 

En una economía que se mueve en buena medida al contado, este cóctel obliga al público, las entidades financieras y las firmas de caudales a cambiar la forma en que operan con la plata. Seis entidades financieras tanto medianas (con unos 400 mil clientes) como grandes (de más de 1 millón) confirmaron todo tipo de cambios en curso para administrar esta avalancha de billetes. Pidieron anonimato porque no quieren opinar en público de nada que tenga que ver con la gestión del Banco Central, que los controla. 

De acuerdo a la información, los cajeros automáticos no dan más. Los están cambiando porque los actuales alojan en cuatro compartimentos unos $800.000, y apuntan a llevarlos al doble. En un principio, se pensó cada espacio para que albergara billetes de $10, $20, $50 y $100. Pero hoy, salvo excepciones, todos los casilleros llevan papeles violetas. "Estamos comprando nuevos equipos de autoservicio y nuevos módulos inteligentes de Banelco capaces de aceptar billetes sin sobre", anticiparon en un banco, en busca de encauzar el mar de billetes.

Cada banco busca la forma más adecuada de afrontar el mayor caudal. "En los últimos tiempos se nos triplicó el circulante", indicaron en un banco de amplio alcance nacional. Allí, de hecho, revelaron la reciente adquisición de una contadora de billetes "única", que hasta ahora sólo tenían el Banco Nación y el Banco Central. 

 Hay entidades que por una cuestión de escala dejaron de tercerizar el "procesamiento de valores" y pasaron a hacerlo ellos mismos. "Hemos incorporado tecnología en el tesoro central y máquinas contadoras de última generación, y tenemos planes de seguir incorporando", anticiparon en una entidad global. 

Otra tendencia, en algunas sucursales con fuerte pago de sueldos y jubilaciones, es la necesidad de tomar turnos adicionales para los momentos con cuello de botella. Más allá de la discusión sobre cuánto empuja o no la inflación o la actividad económica, lo cierto es que desde octubre de 2007 a la fecha el circulante en poder del público trepó 291%, de $59.900 millones a unos $234.000 millones. "Sin existir emisiones de billetes más grandes, para comprar una misma canasta de productos se necesitan más billetes", explica Maximiliano Carrillo Castillo, ex gerente del BCRA, hoy en la consultora ACM. En el mismo período, la cantidad de billetes impresos aumentó 175%, con fuerte incidencia de los de $100, que ya son el 61% de los papeles en la calle

Las transportadoras de caudales viven una fiesta. Brinks, una de las compañías más grandes del ramo, debió abrir, hace un año, una nueva planta de 21 mil metros cuadrados en Villa Soldati para surfear el mar de pesos de sus clientes. Hoy, el 75% de la capacidad operativa está dedicada a ordenar y armar fajos de mil billetes de $100. El sector de monedas se ha vuelto insignificante. Pocos también son los dólares procesados. 

Un dato: el fajo de US$ 10 mil pesa 100 gramos y equivale al kilo de billetes de $ 100. En muchos puntos donde antes bastaba un servicio para recoger caudales ahora deben ir dos, porque no entra toda la recaudación en un camión, o porque si entra, no puede ser movida por los empleados, que no levantan más de 20 kilos cada uno.
 fuente: iprofesional

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Déficit Fiscal para Todos y Todas.

Las cuentas públicas están que arden y van camino a registrar el peor resultado de toda la gestión kirchnerista. A fines de octubre el Tesoro Nacional y demás organismos públicos acumulaban un déficit de $ 105.791 millones, según los cálculos de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP).
 
Es casi el doble de todo el desequilibrio de 2012 y más de 3 veces el déficit de 2011. Si se suman los números de noviembre y diciembre, se descuenta que el déficit total será record y superará holgadamente los $ 120.000 millones. A esta cifra habría que agregar las ayudas del Banco Central y de la ANSeS que hasta agosto totalizaban $ 25.000 millones y que el Gobierno las considera como ingresos propios o corrientes. Se estima que desde entonces las “ayudas” siguieron a todo ritmo y podrían superar los $ 60.000 millones. Así bien medido, el déficit fiscal no bajaría de los $ 180.000 millones. Eso equivale a más del 5% del PBI y se cubren con emisión monetaria y endeudamiento.
 
Originalmente, en el Presupuesto votado por el Congreso se aseguraba que este año el resultado fiscal sería superavitario en $ 1.086 millones. Esta enorme diferencia entre lo votado por el Congreso y la realidad se viene repitiendo desde hace muchos años, con el agravante que la brecha cada vez se agranda más. Y esto, a pesar que, al mismo tiempo, la presión impositiva y la inflación siguen batiendo récords. Lo que sucede es que el Presupuesto se envía al Congreso con distorsiones y luego a través de Decisiones Administrativas o Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) el Ejecutivo lo va modificando a lo largo del año sin pasar por el Congreso. En lo que va del año, a través de esos mecanismos el Gobierno amplió el gasto en más de $ 100.000 millones.
 
Al mismo tiempo, muchas partidas están sobre ejecutadas, por lo que con seguridad antes de fin de año deberán ser ampliadas a través de otros DNU o Decisiones Administrativas, según el caso. Ahora, el Presupuesto 2014 prevé un superávit fiscal de $ 3.579 millones, sin que el Gobierno pueda explicar cómo se pasará del déficit récord de 2013 al resultado positivo el año próximo.
 
Todas estas cifras no contemplan el déficit de las provincias. Pero las cuentas provinciales no lucen mejor y se estima que podrían cerrar 2013 con un desequilibrio del orden de los $ 30.000 millones que también se cubren con más deuda.
 
Según las planillas de ASAP, algunos de los mayores gastos son: -Las mayores partidas, con $ 86.000 millones corresponden al Ministerio de Planificación, de los cuales casi $ 36.000 millones corresponden a los subsidios eléctricos. -El Ministerio del Interior y Transporte tiene asignados más de $ 30.000 millones, de los cuales $ 15.000 millones son subsidios para el transporte automotor, otros $ 5.800 millones para el transporte ferroviario y $ 3.400 millones para el transporte aerocomercial. -La asistencia financiera a empresas públicas es de más de $ 60.000 millones -Los intereses de la deuda ya absorben $ 50.000 millones. -Para el Ministerio de Ciencia y Tecnología ya se destinaron $ 5.100 millones. -Fútbol para todos ya suma $ 1.512 millones. -Prensa y Difusión de Actos de Gobierno son $ 1.389 millones. -Atención y Desarrollo de Poblaciones Indígenas, $ 69 millones.
fuente: ieco
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 12 de noviembre de 2013

martes, 5 de noviembre de 2013

Se acuerdan de esto....

http://www.youtube.com/v/d780u7D890E?version=3&autohide=1&autohide=1&showinfo=1&feature=share&autoplay=1&attribution_tag=ToG6zfFtUgkl98BmImR_Dg

Cristina nos decía que "los que esperan ganar dinero plata a costa de una devaluación van a tener que esperar otro gobierno"....

Parece que otro gobierno llegó, en lo que va del año el dólar oficial se devaluó más del 20% y el gobierno estaría buscando acentuar dicha devaluación para lo que queda dl 2013.

Gracias por visitar....volvé pronto!!!!

lunes, 4 de noviembre de 2013

Autos locos.

La Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA) informa que el número de vehículos patentados en octubre ascendió a 87.014 unidades, lo que muestra una suba del 24 %, comparado con el mismo mes de 2012, en el que se habían patentados 70.193 vehículos.
 
De esta forma, en los 10 meses transcurridos del año se completó un acumulado de 842.717 vehículos, un crecimiento del 13% en la comparación contra el acumulado del año pasado en el que se habían patentado hasta esta fecha 745.526 unidades.
 
Abel Bomrad, Presidente de ACARA, sostuvo que "son los 10 meses de mayor patentamientos de la actividad y como venimos sosteniendo desde principio de año, las proyecciones siguen estando entre 920/930.000 patentamientos para el 2013. Anhelamos poder acompañar esta intensa demanda en tiempo y forma", completó Bomrad.
fuente: iprofesional
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 1 de noviembre de 2013