jueves, 31 de enero de 2013

Se acuerdan de esto....

Hoy arrancamos con una nueva sección, en este caso te voy a dejar un video para que no nos olvidemos del pasado y para que no creas todo lo que te cuentan.



Cristina anunciaba el convenio con la Afa por el cual se creaba el Fútbol para todos. Son muchas las mentiras que se dicen en el discurso y nada de lo que se dice allí se cumplió en la realidad.

Primero te cuento que el Fútbol para todos no es gratis sino que el Estado pagó y paga millones de pesos todos los años. Recursos que se podrían utilizar para otros fines. Desde que el gobierono se hizo cargo se llevan pagados más de $ 2.700 millones.

Se dice en el discurso que el Fútbol es un gran negocio y eso si es cierto, pero el problema es que los partidos no se comercializaron ni al exterior ni se incluyó pauta publicitaria privada, con lo cual el gasto corre por cuenta exclusiva de los impuestos que pagamos todos los argentinos. El destino principal de la pauta publicitaria fue propaganda política que se utilizó en algunos casos para anunciar obras que no se sabe si en realidad existieron o para agredir a rivales políticos.

Al no haber "negocio" no hubo fondos que se destinen para el deporte olímpico como se dice en el video. Al deporte olímpico se le dieron más fondos, pero a partir de un impuesto que se creo vinculdo al uso de la telefonía celular.

Decir que todos los argentinos ven el Fútbol para Todos también es una mentira, ya que sólo en Capital Federal y Buenos Aires se tiene acceso a la televisión por aire. En el interior del país no es buena la señal de la televisión pública y de la única forma que se tiene de acceder a ver los partidos es pagando el no económico abono que tiene el cable. Además y gracias a este gobierno que permitió la fusión Multicanal y Cablevisión, el gran beneficiado fue el grupo Clarín.

Por último se habla de "secuestrar los goles" y de la democracia. Habría que preguntale que opina del tema al socio del Gobiero Julio Grondona que cuando termine su mandato al frente de la Afa habrá estado en la presidencia de dicho organismo por "tan sólo 36 años". Pasaron los militares, gobiernos radicales; gobiernos peronistas pero don Julio siguió firme. Ah, cierto que TODO PASA....

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 29 de enero de 2013

El aumento en ganancias no es suficiente.

El aumento del 20% en Ganancias no repone la inflación de 2012. Tampoco cubre la inflación proyectada de 2013. Por eso, si hoy paga Ganancias el 25% de los trabajadores, con esta medida, en marzo posiblemente pague el 17%, como dijo la Presidenta, pero con los aumentos de salarios, ya en mayo o en junio volverá a pagar el 25% y más todavía. 

La medida no tiene costo fiscal, como sí dijo la Presidenta que lo calculó en $ 8.000 millones, porque esa cifra es la recaudación extra que el Gobierno se apropió de los asalariados por el simple expediente de haber congelado el mínimo no imponible el año pasado (salvo el último medio aguinaldo).

Y que ahora no solo no devolverá, como tenía que haber hecho, sino que acrecentará porque está ajustando Ganancias desde marzo y menos que la inflación. Si hoy el piso de los reclamos salariales es del 25%, con este anuncio muchos gremios que tiene el grueso de los trabajadores alcanzados por Ganancias deberán reclamar 30% o más para compensar el mayor descuento impositivo.

La Presidenta nada dijo sobre Asignaciones Familiares. La realidad es que más trabajadores perderán de cobrar ese beneficio o cobrarán menos apenas reciban un aumento salarial, inclusive si es inferior a la inflación.
fuente: ieco 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 28 de enero de 2013

Cambiar la moneda.

En estos días -luego de las declaraciones del ex vicepresidente Julio Cobos de que el gobierno estaría pensando en sacar una nueva moneda- muchos me han preguntado si esto es posible. La primera respuesta es que nada es imposible en Argentina, por lo tanto nada se descarta totalmente.
 
Pero sí vale la pena analizar qué finalidad tendría hacer ese cambio. Piensen que sacar una nueva moneda significa cambiar todos los billetes de circulación, cambiar toda la papelería -incluidos los cheques, por ejemplo- con la nueva denominación de la moneda, etc. Cambios que no son tan costosos si se hacen paulatinamente, pero que deberían tener alguna razón.
 
Si hay un país con una larga tradición de hacer monedas nuevas es Argentina. Pasamos por:
 
•Peso Moneda Nacional, desde 1881 hasta 1970
•Peso Ley 18.188, desde 1970 hasta 1983
•Peso Argentino desde 1983 hasta 1985
•Austral desde 1985 hasta 1991
•Peso desde 1991 hasta la actualidad
 
Debe tenerse en cuenta que cada uno de estos cambios de moneda fueron el resultado de un nivel de inflación tal que los billetes perdían su valor casi al momento de que eran emitidos. Cuando se presentaba un fuerte plan antiinflacionario, se acompañaba normalmente de una nueva moneda como un nuevo comienzo. Es decir, cambiar la moneda era parte de un plan antiinflacionario integral y se quería dotar de mayor fortaleza a una nueva moneda.
 
La idea que se quería trasmitir era las siguiente: “Esta nueva moneda -a diferencia de la anterior- va a preservar su valor en el tiempo”. Como sabemos, en Argentina se trata de períodos cortos. Por lo tanto, una nueva moneda sólo tiene sentido en el marco de un fuerte plan antiinflacionario pensado para influir en las expectativas de la gente hacia futuro.
 
Un plan que muestra que las acciones del gobierno de aquí en adelante garantizarán que la inflación será baja y que la nueva moneda va a mantener su valor. Lo cierto es que si bien el peso pierde valor todos los años y cada vez más velozmente, el gobierno no ve la necesidad de hacer nada para evitar la inflación. ¿Por qué debería lanzar entonces una nueva moneda que va a ir perdiendo valor al 25/30% anual? No tendría sentido.
 
La inflación -y no la moneda- es el problema Es más, en esta campaña de minimizar la inflación a la que asistimos, en lugar de sacar al menos un nuevo billete de 200 pesos, que ya es más que necesario, el gobierno piensa reemplazar los billetes de 100 de Roca por billetes de 100 de Evita. Lo interesante hubiera sido que los billetes de Evita fueran de 200 o 500 pesos, que por otro lado, tendrían una vida útil más prolongada.
 
Si la inflación en Argentina sigue al 25/30% anual, en pocos años el billete de 100 será historia. La nueva moneda podría ser una buena noticia si viniera acompañada de un plan antiinflacionario, si no, es sólo un cambio de papeles y de nombres. Si no hay plan antiinflacionario, hoy es más práctico emitir billetes de 200 y 500 (con la cara de quien quieran) que hacer toda una nueva moneda.
fuente: infobae
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 24 de enero de 2013

Aumenta la tarifa de la telefonía celular.



Las compañías de telefonía celular arrancaron el año anunciando incrementos que van desde apenas menos del 10% al 15%, luego de que el año pasado realizaran una serie de ajustes de tarifas que para algunos servicios llegaron al 30%.
Las alzas se sentirán en las tres grandes compañías de telefonía celular, aunque en fechas ligeramente distintas. El último aumento de Claro, del 16% en el costo de llamadas y SMS desde planes prepago, fue anunciado a fines de diciembre y ya está vigente, pero los usuarios recién lo verán reflejado en las facturas de este mes.
 
Movistar, en tanto, acaba de anunciar a través de un pequeño aviso en diarios que desde el 23 de marzo los precios del minuto de aire local, los SMS y los demás servicios "se incrementarán un 9,5%" y también aumentarán los costos de las llamadas salientes de larga distancia nacional, mientras que las tarifas para las tarjetas de recargas y los valores del minuto y los mensajes de texto en roaming internacional de los planes prepagos no tendrán cambios.
 
Las tarifas de Personal serán más caras desde el 18 de marzo. Los abonos fijos subirán un 14% promedio y los pospagos un 9,7%, también en promedio.
 
Todas las compañías se esforzaron por promocionar que los valores son más baratos en sus planes y packs promocionales.
fuente: ieco
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 22 de enero de 2013

Uruguay reduce la desigualdad y la pobreza.

Desde 2005, año en que el frente de izquierda Frente Amplio asumió por primera vez en la historia el gobierno uruguayo, la distribución de la riqueza ha sido un tema de desvelo, tanto para Tabaré Vázquez como para José Mujica.
 
Las políticas aplicadas por ambos presidentes no sólo lograron reducir el desempleo, sino que llevaron a que en los últimos años Uruguay sea reconocido como uno de los países menos desiguales de América Latina.
 
En el Panorama Social 2012, informe que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) dio a conocer días atrás, vuelve a poner en relieve a este país de poco más de 3 millones de habitantes por reducir la pobreza y, a la par, disminuir la brecha entre ricos y pobres.
 
Según el estudio, desde 2007 (mitad del mandato de Tabaré) a 2011 el quintil de la población más rico pasó de tener el 51,2% de la riqueza al 46,6%. Mientras que el quintil más pobre agrandó en un 0,8% su porción en esa gran torta: en 2007 contaba con el 5% y un lustro después pasó a tener 5,8%.
 
¿Cómo se ha manejado el gobierno uruguayo para manejar una economía en crecimiento y a la vez distributiva? Para el ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, la cuestión pasa por tres canales, a su juicio centrales. “El primero que destacaría es el tema ingresos”. “Hay dos puntos fundamentales: la mejora de los salarios, fruto de la negociación colectiva encarada a mitad de la pasada década; y los impuestos. Antes de 2005 los trabajadores tenían uno al sueldo, una tasa fija –del 2 o el 6%, según el ingreso– que pagaba todo el mundo; después se pasó al impuesto a la renta de personas físicas (IRPF), cuyo mínimo no imponible son poco menos de 19.000 pesos uruguayos (unos mil dólares), y a partir de ahí la tasa es progresiva, paga más quien gana más”.
 
El mercado de trabajo, según Olesker, también tiene mucho que ver: “Pasar de empleado a desempleado, o de empleo precario a empleo formal es otra forma de adquirir ingreso”, asegura el ministro, y remarca la baja tasa de desempleo, hoy en un 6,3% –aunque hace pocos meses estuvo en 5,5%, el nivel más bajo en décadas–, y el pasaje de un 50% de informalidad en 2004 a un 25% en 2011.
 
“El tercer canal son los servicios sociales públicos”, graficó Olesker. “El acceso universal a la salud, a partir de una reforma general que se hizo años atrás; a la educación, que al elevar el presupuesto al 4,5% del PBI generó un impacto en el rubro en los barrios de contexto crítico importante; y las asignaciones familiares, que pasaron de 150 mil hijos a 500 mil”.
 
Desde Santiago de Chile, Ernesto Espíndola, experto de la División de Desarrollo Social de la CEPAL, señaló otros ítems que colaboran en la reducción de la desigualdad: programas ocasionales de empleo público, seguros de desempleo y la desconcentración en los ingresos de los hogares.
fuente: clarin
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

domingo, 20 de enero de 2013

Se necesitan más de $7.000 para llegar a fin de mes.

Una familia trabajadora tipo (matrimonio y dos hijos chicos) necesita más de $7.000 por mes para cubrir sus necesidades alimenticias y demás gastos básicos, como ropa, vivienda y servicios. Es lo que se conoce como el costo de la canasta básica total.
 
Ese valor es lo que calculan algunos gremios que encargaron esa medición a centros académicos o institutos vinculados a los sindicatos. Y lo hacen con el argumento de que el Estado sigue incumpliendo con su obligación de calcular la canasta básica como referencia del sueldo mínimo.
 
Además, los valores de las canastas del INDEC dejaron de ser una referencia por sus cifras ridículas, como que una familia de 4 personas puede alimentarse con $719 mes o $24 por día o $6 por día por persona.
 
La obligación de calcular la canasta figura entre las atribuciones del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, un organismo integrado por empresarios y sindicalistas bajo la presidencia del Ministro de Trabajo. La ley que ordena constituir ese Consejo dice que forma parte de su tarea "aprobar los lineamientos, metodología, pautas y normas para la definición de una canasta básica que se convierta en un elemento de referencia para la determinación del salario mínimo, vital y móvil".
 
Aunque se reunió varias veces en los últimos años, el Consejo nunca consideró ese punto. Según el gremio aceitero, a noviembre pasado el valor de la canasta familiar era de $7.646. Ese valor lo calculó la Escuela de Estadística de la Universidad Nacional de Rosario actualizando los estudios realizados por primera vez en el 2004 por el Centro de Estudios de la Situación y Perspectivas de la Argentina (Cespa) de la Universidad de Buenos Aires, para determinar ese valor. Sobre esa base, el gremio quiere que el salario básico inicial del sector alcance esa cifra.
 
ATE también periódicamente calcula la canasta, tarea que está a cargo de la Junta Interna del INDEC, que viene denunciando desde el primer momento la manipulación de las estadísticas oficiales. Esta semana se conocería el valor a noviembre pasado que rondaría los $7.000.
 
Esa canasta total se calcula en tres niveles: la alimentaria, la de servicios del hogar y la de bienes y servicios mensuales, con una aclaración no menor. "Son valores de mínimas, ajustadas por los consumos reales de la población que accede a ellas", dice un informe de ATE. No es una "canasta óptima". E indica que "ningún trabajador debería ganar menos".
 
A noviembre de 2011 fue de $5.502. Si se suma la inflación anual, debería rondar los $6.900, sin incluir los fuertes aumentos de tarifas y precios de diciembre y de lo que va de enero. Por eso, hoy superaría los $7.000 mensuales.
 
Por su parte, de acuerdo a los cálculos de la Defensoría de la Tercera Edad de la Ciudad de Buenos Aires, la canasta básica de los mayores de 65 años -conocida como canasta del jubilado- es de $3.973,31, el doble del haber mínimo. En tanto, el salario mínimo, vital y móvil es de $2.670 y pasa en febrero a $2.875 hasta julio.
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 18 de enero de 2013

Cultura para todos.

En plena crisis internacional y cuando España acaba de aumentar del 8% al 21% el impuesto a la cultura, Brasil implantará este año un incentivo inédito a ese sector: el pago de 25 dólares por mes a los trabajadores del país para gastos culturales.
 
“No hay un país en el mundo desarrollado en el que la cultura no tenga un papel importante en su economía”, afirmó ayer la ministra de Cultura brasileña, Marta Suplicy, en una entrevista con la televisión estatal.
 
El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva “creó la bolsa familia -el programa social contra el hambre y la pobreza-, Dilma Rousseff lo amplió y ahora estamos creando el alimento para el alma, ¿por qué el pobre no puede acceder a la cultura?”, añadió. La ley del Vale Cultura, nombre dado a ese incentivo, fue sancionada a final de diciembre tras pasar por el Congreso, y el Ministerio de Cultura confirmó que debe entrar en funcionamiento en julio.
 
“Son 50 reales (25 dólares) que van a las manos del trabajador” y “la persona decide cómo lo gasta, si en el cine, en el teatro, en una exposición, el museo o en una revista” cualquiera, explicó Suplicy. También podrá ser aplicado en la compra de libros, música o cine, dependiendo de las empresas y locales que lo acepten.
 
De los 50 reales mensuales del Vale Cultura, la empresa pagará 45, que puede descontar del impuesto de la renta, y el trabajador, cinco. El beneficio se pagará con una tarjeta electrónica y no es obligatorio, ya que cada empresa, como también el trabajador, deciden si lo aplican.
 
El Vale Cultura se destinará a los trabajadores que ganan entre uno y cinco salarios mínimos (hasta 1.700 dólares por mes), para potenciar el consumo cultural entre las clases más pobres y las clases medias. “Hay una multitud de brasileños, 17 millones, que hoy gana hasta cinco salarios mínimos”, lo que representa “un potencial de 7.000 millones de reales (3.500 millones de dólares) que pueden ser inyectados en la cultura”, dijo la ministra.
 
Para el profesor de Producción Cultural Luiz Augusto Rodrigues, la medida “amplía y democratiza el acceso a los bienes culturales” de muchas personas que antes no tenían dinero o incentivo para gastar en cultura.
fuente: páginasiete
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 17 de enero de 2013

El negocio de las zapatillas.

En una sociedad que aspira a ser más saludable, el deporte ocupa un papel fundamental. Y en el país, cada vez se puede observar a más personas practicando running, por ejemplo, por espacios verdes de Buenos Aires, o participando de las maratones y carreras.
 
De la mano de esta vida más sana llegó la ampliación de un negocio que, aunque siempre estuvo presente, en los últimos años fue creciendo, como es el del calzado deportivo. Pero este producto trascendió a la práctica de deportes y se convirtió en algo cotidiano. Y las marcas supieron sacarle provecho a esta moda, al punto que hoy el calzado deportivo ya no se utiliza sólo para correr, sino que también se lo combina con vestimenta casual para ir a trabajar, a reuniones con amigos o, los más jóvenes, para salir a bailar.
 
De hecho, los datos son incontrastables. Del total de las ventas que se realizaron en 2012 el 48% correspondió a modelos destinados a utilizarse de manera casual. Así se desprende de un trabajo de la consultora especializada en consumo Kantar Worldpanel, donde se revela que en el último año 16,4 millones de argentinos compraron 21,1 millones de pares de zapatillas que, a un promedio de $ 388 por par, significaron un gasto de 8186,8 millones de pesos.
 
Además de estas cifras, el informe demuestra que la moda también hizo que la supremacía histórica de los hombres en el mundo de las zapatillas se redujera bastante. Hoy, el consumo se divide en un 53% para los hombres, y el 47% para las mujeres. Esta diferencia de género también se observa en el gasto y en los tiempos de renovación del calzado. Según el trabajo, los hombres compran zapatillas cada 7,7 meses y gastan $ 468, mientras que las mujeres lo hacen cada 8,3 meses con un promedio de gasto de 396 pesos.
 
Los hijos también entran en la ecuación. Por ejemplo, para los niños de hasta 13 años se gasta en promedio por un par unos $226, siendo la compra cada 7 meses. En cambio, para los adolescentes de entre 14 y 24 años se gastan unos $ 378 por par siendo la compra cada 8 meses. Para los adultos entre 24 y 50 años el valor asciende a $ 388, para caer a $283 en los mayores de 51 años.
 
A la hora de analizar el reparto del mercado, el informe de World Panel asegura que Topper tiene el liderazgo con 17% de market share; seguida por Adidas con 11%; Nike y Reebok con 10% cada una; Puma, con 3%, y por último Pony y Converse con un uno por ciento.
 
La marca, fabricada por Alpargatas, mantiene el liderazgo en el gusto de los consumidores desde niños hasta los Teen, seguida por la de las zapatillas de las tres tiras y la de la pipa. El listado de las preferencias por marcas se modifica cuando el consumidor entra en el rango de los adultos. Allí desaparece Topper y el primer lugar lo toma Adidas, seguida por Nike. La novedad es que entre estos consumidores aparece Reebok. Pero este podio vuelve a cambiar cuando los compradores pasan los 50 años de edad y entran en la categoría “senior”. Topper reaparece en el primer puesto y desaparece Adidas, que deja su lugar a Reebok.
fuente: cronista
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 15 de enero de 2013

Humor K.


La inflación de 2012 fue de 10,8%, luego que en diciembre la variación de precios al consumidor fue de 1%, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).
 
Las cifras oficiales resultan menos de la mitad que la calculada por consultoras privadas, cuyos cálculos dan cuenta de una suba de precios de 25,6% en todo el año pasado y de 2,1% en diciembre.
 

ext-align: justify;"> El Índice de Precios Mayoristas aumentó 13,1% durante el año pasado (0,9% en diciembre), mientras que el Costo de la Construcción mostró un alza del 24,6% (0,4% el mes pasado).
fuente: ieco
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 10 de enero de 2013

Yerba no hay.


El representante de los secaderos en el directorio del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym), Sergio Delapierre, adelantó que el kilo de yerba mate en góndola podría costar en un futuro cercano entre $30 y $35. Es porque el nuevo valor propuesto para el kilo de yerba canchada es de $ 9, según aseguró al portal Misiones Online.

“El precio del kilo no puede ser menor a $35 porque cuando los industriales pedían $ 7 la canchada, el precio en góndola era de $21, tres veces el valor de la hoja verde. Como hoy deberíamos tener una canchada que no puede estar por debajo de los $ 9, el paquete en góndola deberá estar por arriba de los $ 30”.

El costo laboral del sector programado para 2013 también influierá en el precio. Será más alto debido a que los peones solicitan una recomposición del sueldo de 30%. El empresario señaló que para estipular el precio futuro se deberá tener en cuenta los costos laborales y de reinversión que deberán hacer los secaderos por la prohibición de la quema de monte nativo en los quemadores.

Delapierre adelantó que “existe la necesidad de una reconv
ersión tecnológica en los secaderos por la prohibición de la quema de monte nativo que regirá desde 2015”. “Hoy tenemos cerca de 200 secaderos y solo un puñado funciona utilizando los quemadores modernos, el resto no ha reconvertido toda su instalación”, dijo.
fuente: fortuna

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 8 de enero de 2013

El recomendado de la semana.


Flujo desbocado de fondos públicos, tráfico de influencias y tergiversaciones simbólicas e ideológicas: de eso está hecha la alianza entre el poder y los Derechos Humanos en la Argentina K.

No queda del todo claro cómo fue que el líder de una administración que jamás recibió a estos organismos durante años y años de intendencias y gobernaciones patagónicas, terminó embanderado como caudillo en la defensa de los DDHH.

Luis Gasulla señala que la matriz de eso que se conoce como "El Relato" está allí mismo: en una bandera que pasó a ser fundamento de la hegemonía política de los Kirchner. Sólo que junto al dinero derivado hacia Madres de Plaza de Mayo, empezaron a reproducirse también los escándalos. Sergio Schoklender, uno de los protagonistas de este libro, no hubiese podido transformarse en lo que llegó a ser sin la complicidad de un sistema conformado por los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, que decidieron mirar hacia otro lado.

Se archivaron denuncias, se silenciaron protestas y se continuaron subsidiando obras sin importar cómo se usaba el dinero. El discurso del "juicio y castigo" y la reescritura del pasado parecían servir para tapar cualquier desaguisado, pero la ruptura escandalosa entre Hebe de Bonafini y Sergio Schoklender indica que no es así. Y que las manchas en el pañuelo más significativo de la historia nacional sólo pueden multiplicarse.

Luis Gasulla nació en Buenos Aires y estudió Comunicación Social en la UBA. Docente y periodista, escribe para la página Plazademayo.com, para Tribuna de Periodistas y para Perfil. Conduce por FM Identidad 92.1 el ciclo "Ahora es nuestra la ciudad", lleva adelante la Biblioteca de la TV Pública en Canal 7 y es autor del libro Relaciones Incestuosas. Los grandes medios y las privatizaciones (Biblos, 2010).
fuente: tematika

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 7 de enero de 2013

Vivir con $35 por día.

El 30% de la población urbana de todo el país –cifra que equivale más de 11,1 millones de personas– vive con menos de $ 35,50 por día o $ 1.067 por mes. Estos números surgen de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) elaborada por el INDEC, que corresponde al tercer trimestre de 2012.
 
Incluyen todo el dinero que ingresa en los hogares o familias : ya sea del trabajo por cuenta propia (“changas”), profesional, en relación de dependencia -en blanco o “en negro”-, jubilación, pensión, rentas, prestaciones sociales o cualquier tipo de ayuda en dinero.
 
Si aquel 30% se desglosa en tres partes iguales, se desprende que un tercio (3,7 millones de personas) disponen de menos de $ 17 por día para vivir. Otro tercio tiene entre $ 17 y $ 26 diarios. Y el tercero tiene entre $ 16 y $ 35,50. En promedio esas 11,1 millones de personas viven con $ 21,50 por día o $ 650 por mes.
 
Se trata de adultos, adolescentes, niños o gente mayor que, en promedio, vive en hogares integrados por 4 o más personas con un ingreso familiar total, también promedio, de $ 2.800 mensuales, según los datos que surgen del informe oficial. Esto se debe a que el 30% de la población que tiene ingresos provenientes de sus actividades, de la jubilación o prestaciones sociales, recibe menos de $ 1.800 por mes , de acuerdo con el INDEC.
 
De ese ingreso, en muchos hogares, dependen 2 o más personas. En tanto, las prestaciones sociales son de montos exiguos. Por ejemplo, la Asignación por hijo de $ 340, equivale a $ 11,33 por día y va perdiendo poder adquisitivo ante la inflación creciente. En términos geográficos, se advierte que esta realidad social se hace más apremiante en las provincias del Norte argentino. Mientras en el Sur, si bien los ingresos son mayores, el costo de vida es muy superior. Por ejemplo, en Tierra del Fuego, según la Dirección de Estadísticas y Censos Provincial, la canasta básica de pobreza para un matrimonio con dos hijos ronda los $ 8.500 mensuales o $ 283 diarios.
 
Actualmente, el Gobierno paga 1,2 millones de pensiones no contributivas, 4,5 millones de asignaciones por hijo y por embarazo, más de 1 millón de planes de empleo y más de 2 millones de jubilaciones por moratoria . Sin embargo, los ingresos de buena parte de esa gente, sumado a los de sus familiares, no les permite salir de la condición de pobreza . Y muchos no consiguen siquiera salir de la indigencia, que tiene un umbral de ingreso más bajo.
 
Esta realidad contrasta con las cifras del INDEC que considera que una familia de 4 personas (matrimonio y dos chicos) no es pobre si cada uno dispone de más de $ 13,30 por día o más de $ 1.600 de ingreso familiar. Según las cifras del organismo, alcanzaría con 6 pesos diarios por persona para alimentarse y no ser indigente . De ahí que para el INDEC en el primer semestre de 2012 apenas el 6,5% de la población habría sido pobre. Y con estos nuevos números, para el cuestionado Instituto oficial la pobreza ahora rondaría el 5% (menos de 2 millones de personas).
 
Las mediciones alternativas ubican el costo de la canasta de pobreza de una familia tipo en el doble de lo que indica la estadística oficial . Y en este caso, considerando cifras diferentes a las oficiales, la pobreza actual no bajaría del 20% de la población urbana (más de 7 millones de pobres). Una diferencia, en más o en menos, de 5 millones de pobres . Pero igualmente hay cifras oficiales que no pueden evitar reflejar el grado de inequidad social: 30% de la población de menor ingreso per cápita familiar recibe el 8,7% del total, mientras el 10% más rico se queda con el 31,4%.
fuente: ieco
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 3 de enero de 2013

La máquina no para.

El ritmo al que funcionan las máquinas que imprimen los billetes con autorización del Banco Central se encarga de echar por tierra las estadísticas de precios del INDEC: el año pasado, se imprimieron 570 millones de billetes de 100 pesos, que equivalen a poco más de mil billetes por minuto y a 18 billetes por segundo, si las imprentas hubieran funcionado ininterrumpidamente a lo largo de todo el año.
 
El nivel de impresión de billetes de máxima denominación fue récord y concentró, según el diario El Cronista Comercial, el 80% de la emisión total, cuando en 2011 habían representado un 75%. En total, el año pasado el Banco Central autorizó la emisión, en términos netos, de 716 millones de billetes.
 
Los 570 millones de billetes de 100 son casi un 20% más que los 490 millones de 2011 y prácticamente el triple que los 188 millones de 2010. Con los 570 millones de nuevos billetes de 100 pesos, además, la cantidad de billetes de máxima denominación en circulación (en poder del público y los bancos) se expandió un 37% hasta los 2.111 millones de billetes.
 
Hoy los billetes de 100 ya son el 60% del total de billetes en circulación. Los analistas atribuyen el ritmo de impresión tanto a la inflación que hace que los billetes sirvan cada vez para comprar menos cosas como a un bajo nivel de bancarización que requiere más dinero físico.
 
De todos modos, el crecimiento en la cantidad de billetes de 100 en circulación coincide con el crecimiento de la base monetaria total, que según el economista jefe de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina, citado por La Nación, fue el año pasado de alrededor del 37%.
fuente: ieco
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!