viernes, 28 de septiembre de 2012

La inflación de Santa Fe se empieza a parecer a la del Indek.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de la provincia de Santa Fe tuvo una variación acumulada de 12,8 por ciento en los primeros ocho meses del año. Según los datos relevados por el Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec), en el mes de agosto se registró una variación de 0,9 por ciento con relación al mes anterior.

De acuerdo al informe mensual, en agosto los bienes que representan un 69,28 por ciento de la canasta tuvieron una variación de 1,2 por ciento; mientras que los servicios, que representan el restante 30,72 por ciento, tuvieron una variación de 0,3 por ciento, con respecto al mes anterior.
En agosto se registró una variación con respecto al mes de julio de 1,3 por ciento en alimentos y bebidas; 0,3 por ciento en indumentaria; 0,3 por ciento en vivienda y servicios básicos; 0,6 por ciento en equipamiento y mantenimiento del hogar; 2,1 por ciento en atención médica y gastos para la salud; 0,8 por ciento en transporte y comunicaciones; -0,3 por ciento en esparcimiento; 0,9 por ciento en educación; y otros bienes y servicios, un 1,2 por ciento.

El índice provincial se compone de los precios relevados en los aglomerados Santa Fe y Rosario, que en el mes de agosto registraron aumentos de 1 y de 0,9 por ciento, respectivamente.
En los bienes, que representan un 69,28 por ciento de la canasta, tuvieron una variación de 1,1 por ciento; mientras que los servicios, que representan el restante 30,72 por ciento, tuvieron una variación de 0,8 por ciento, con respecto al mes anterior.

De acuerdo con el registro provincial, en el aglomerado Santa Fe se produjeron incrementos en el rubro alimentos y bebidas, 1,3 por ciento; indumentaria, 0,5 por ciento; vivienda y servicios básicos, 0,4 por ciento; equipamiento y mantenimiento del hogar, 0,2 por ciento; atención médica y gastos para la salud, 1,6 por ciento; transporte y comunicaciones, 1,3 por ciento; esparcimiento, 0,1 por ciento; educación, 0,9 por ciento; y otros bienes y servicios, 1 por ciento.
En cuanto a los bienes del aglomerado Rosario, que representan un 69,28 por ciento de la canasta, los mismos tuvieron en agosto una variación de 1,2 por ciento mientras que los servicios, que representan el restante 30,72 por ciento tuvieron una variación de 0,2 por ciento, con respecto al mes anterior.

Con respecto a los rubros, alimentos y bebidas experimentó una variación de 1,3 por ciento; indumentaria, 0,2 por ciento; vivienda y servicios básicos, 0,2 por ciento; equipamiento y mantenimiento del hogar, 0,7 por ciento; atención médica y gastos para la salud, 2,3 por ciento; transporte y comunicaciones, 0,6 por ciento; esparcimiento, -0,4 por ciento; educación, 0,9 por ciento; y otros bienes y servicios, 1,3 por ciento.

El IPC provincial se calcula a partir de los registros del aglomerado Rosario (que está compuesto por las localidades de Funes, Granadero Baigorria, Pérez, Rosario, Soldini, Villa Gobernador Gálvez, Capitán Bermúdez, Fray Luís Beltrán, Puerto General San Martín, Roldán y San Lorenzo) y del aglomerado Santa Fe (que integran Recreo, San José del Rincón, Santa Fe, Santo Tomé y Sauce Viejo).
fuente: el litoral
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!! 

miércoles, 26 de septiembre de 2012

El recomendado de la semana.


¿Quién es este personaje que encandiló a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y en pocos años saltó de una gestión controvertida en la ANSES al Ministerio de Economía, y desde allí a la vicepresidencia de la Nación?
 
¿Cómo es posible que un hombre proveniente del liberalismo neoconservador haya pasado a ser uno de los íconos del kirchnerismo, modelo que se pronuncia con virulencia en contra del neoliberalismo, desplazando a dirigentes con mayor trayectoria en el peronismo y más afines al proyecto K?

De manera imprevista, su éxito se derrumbó: el escándalo de Ciccone Calcográfica abrió una caja de Pandora que no solo lo sacudió en la cresta de la ola, sino que también amenaza con terminar con su meteórica carrera política.
 
Sin embargo, Boudou resiste, y a pesar del exceso de desprolijidades en su administración por las que está sospechado, alguien le tiende la mano y no lo deja caer. ¿Por qué? ¿Son sus talentos personales los que lo protegen o los secretos que arrastrarían a la presidenta en una caída? ¿Amado Boudou es un símbolo de este tiempo? ¿Representa la nueva política desideologizada, en extremo pragmática?

Amado. La verdadera historia de Boudou, de Federico Mayol, responde a estos interrogantes con contundencia y muestra en su intimidad a un personaje complejo y atractivo: un ex DJ marplatense con una efímera militancia liberal, que llegó a la ciudad de Buenos Aires con los bolsillos gastados y un polémico paso por la actividad privada, en poco tiempo se convirtió en uno de los dirigentes más emblemáticos de una época.
Federico Mayol nació en Buenos Aires, en marzo de 1984. Hizo la secundaria en el Colegio Marianista y se recibió de periodista en Taller Escuela Agencia (TEA). Trabajó en el diario universitario La U, y desde diciembre de 2007 es cronista de la sección Política de la revista Noticias. Este es su primer libro.
fuente: tematika
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Menos familias cobrarán la Asignación por Hijo.

El aumento de las asignaciones familiares que anunció la presidenta Cristina Fernández de Kirchner implicaría en realidad una drástica reducción en los que reciben prácticamente todas las familias en las que los dos miembros de la pareja tienen empleo en blanco. Esto sería así porque, según se desprende de los dos decretos que reglamentaron el incremento, el Gobierno modificó las escalas para cobrar esos beneficios y, desde este mismo mes, pasará a sumar los ingresos del grupo familiar. Además, muchas otras familias directamente dejarán de cobrar la asignación. Así, el aumento solo impactaría positivamente en los ingresos de ciertos grupos familiares con dos sueldos superiores a 5.200 pesos pero que no lleguen entre ambos a los 14.000 pesos, algunos de los grupos con un solo sueldo en blanco y en los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo.
 
Cristina anunció un aumento del 25,9% en los montos de la AUH y las asignaciones familiares, que pasan, entonces, de un máximo de 270 pesos por hijo a 340 pesos por hijo. Y mencionó además que habría además una serie de cambios entre los que adelantó que las familias en las que uno de los miembros de la pareja pagara ganancias y el otro percibiera asignaciones, dejarían de cobrarla.
 
El nuevo método fue reglamentado con dos decretos publicados en el Boletín Oficial. El primero establece que "los límites que condicionan el otorgamiento de las asignaciones familiares o la cuantía de las mismas, se calcularán en función de la totalidad de los ingresos correspondientes al grupo familiar". El texto, además, aclara que deben computarse como ingresos "las remuneraciones de los trabajadores en relación de dependencia registrados, las rentas de referencia para trabajadores autónomos y monotributistas" y pensiones.

Hasta ahora, y aunque el beneficio lo percibía uno solo de los miembros de la pareja, las escalas salariales eran por cada trabajador. Así, si un trabajador cobraba 3.000 pesos, no importaba si su pareja estaba desocupada, tenía trabajo en blanco o facturaba: estaba en la categoría de trabajadores que cobraban hasta 3.000 pesos. Ahora debe sumar los ingresos en blanco de su pareja.
 
El otro decreto es el que fija las nuevas escalas para las asignaciones familiares por hijo según los ingresos del grupo familiar. Las familias que cobren en blanco, con sueldos, facturas o pensiones, entre 200 y 3.200 pesos por mes tendrán una asignación por hijo de 340 pesos; las que cobren entre 3.200 y 4.400 pesos, una asignación de 250 pesos; las que cobren entre 4.400 y 6.000 pesos, una asignación de 160 pesos; y las que tengan ingresos de entre 6.000 y 14.000 pesos, una asignación de 90 pesos. El texto, además, quita el beneficio a las familias en las que uno de los dos cobre 7.000 pesos o más.

Así, una familia en la que los dos padres cobren en blanco el salario mínimo pasará de cobrar 270 pesos por hijo con la antigua escala a 160 pesos con la nueva. Si entre los dos cobran en blanco más de 6.000 pesos, el recorte sería aún mayor: hasta ahora, podía percibir la asignación el que menos cobrara, por lo que recibían del Estado 270 pesos por hijo; ahora estarían en la categoría más alta y cobrarían solo 90 pesos. Además, todas las familias en las que uno de los padres descontaba de ganancias y el otro cobraba asignaciones, dejarán de recibir el beneficio.

A eso se suma todavía que las escalas salariales que dan derecho al cobro del beneficio aumentaron menos que la inflación y los aumentos salariales, lo que hace que incluso en familias con un solo sueldo en blanco cobrarán asignaciones más bajas que hasta hace poco: un trabajador con un sueldo de $ 2.700, cobraba $ 270 de salario familiar, pero si recibió un aumento del 25%, ahora gana $ 3.375 y el salario familiar se reduce a $ 250; uno que ganaba $5.000, cobraba $ 136 de salario familiar, pero si recibió un aumento del 25% y ahora gana $ 6.250, el salario por hijo se reduce a $ 90.

Si el Gobierno se hubiera limitado a aumentar los topes y los beneficios un 25,9% y no empezara a computar los ingresos por grupo familiar, las asignaciones se hubiesen mantenido de acuerdo a la evolución de la inflación. En cambio, ahora no solo no mejoraron y no revirtieron el deterioro de los últimos años sino que bajaron tanto en términos reales como nominales.
 
Los únicos que van a cobrar más son quienes perciben la AUH –desocupados, empleadas domésticas y trabajadores no registrados, siempre y cuando nadie del grupo familiar tenga un ingreso en blanco-, que efectivamente recibirán una aumento del 25,9% y pasarán a recibir 340 pesos en vez de 270, y aquellas familias en las que haya un solo trabajador registrado y que éste haya tenido un aumento de sueldo que no lo haya hecho cambiar de categoría o en las que haya dos sueldos de más de 5.200 pesos cada uno pero que juntos no lleguen a 14.000, que hasta hoy no cobraban y ahora recibrián 90 pesos por hijo.
fuente: ieco
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 17 de septiembre de 2012

El Gobierno se queda con $4500 millones por no subir el topoe de ganancias.

Este año, por no actualizar por la inflación el Mínimo no Imponible y las demás deducciones permitidas en el impuesto a las Ganancias, el Fisco se está quedando con al menos $ 4.500 millones extras que salen del bolsillo de 2 millones trabajadores, 150.000 jubilados y 350.000 autónomos . Y esa es la razón de fondo por la que el Gobierno no piensa ajustar la tabla de deducciones del tributo.
 
La cifra surge de estimaciones hechas por tributaristas en base al fuerte crecimiento que está registrando la recaudación del impuesto a las Ganancias, muy por encima de la inflación. Los últimos datos oficiales revelan que sólo en el primer trimestre de este año la recaudación sobre las retenciones de Ganancias –rubro que incluye las que realizan los empleadores a sus empleados– aumentó 33,9% , en tanto los pagos directos de las personas físicas (autónomos, jubilados y empleados en relación de dependencia) creció un 42,8% . Se calcula que un poco más de la mitad de ese aumento se debe a la inflación real (25%) y el resto a la falta de ajuste del mínimo no imponible y demás deducciones.
 
Aún así, los ingresos del Fisco por Ganancias volvieron a pegar otro salto a partir del segundo trimestre por las subas salariales otorgadas por las paritarias. Como esos aumentos de salarios no fueron acompañados del ajuste impositivo por inflación, muchos trabajadores que no estaban alcanzados por Ganancias pasaron a pagar el impuesto y los que ya pagaban el tributo pasaron a pagar más . De ese modo, parte del aumento salarial fue a manos del Fisco y en lugar de mantener el poder adquisitivo, esos trabajadores tuvieron una pérdida o caída en sus ingresos laborales .
 
Los $ 4.500 millones extras de este año que van a la AFIP se suman a los ingresos extras anteriores porque, desde 2001, el mínimo no imponible de un trabajador soltero subió el 329% y el de los trabajadores dependientes con una familia tipo (matrimonio y 2 hijos) el 380% contra una inflación real que supera el 500% . Esta diferencia de entre 120 y 171 puntos, que se apropió el Fisco, se debe a que el minino no imponible no fue ajustado en 2002, en 2004, en 2005, en 2009 y en 2012. Y el resto de los años, salvo 2006 y 2007, fue ajustado menos que la inflación. Además tampoco fueron actualizadas las escalas salariales sobre las que se paga el impuesto, que siguen en los mismos valores que fijó José Machinea en el 2000.
 
“Se debe recordar que la ley del impuesto a las Ganancias contemplaba el ajuste automático de mínimos y escalas según el índice de precios mayoristas. Este mecanismo se encuentra suspendido primero por la ley de Convertibilidad y luego por la ley de Emergencia”, precisa Nadin Argañaraz, del IARAF (Instituto Argentino de Análisis Fiscal). Según el propio INDEC, desde 2001 el índice de precios mayoristas aumentó el 440%: son 111 puntos más que el ajuste del mínimo no imponible del trabajador soltero.
 
La falta de ajuste por inflación lleva a que un trabajador con una familia tipo que en 2001 ganaba un 50% por encima del mínimo no imponible tributaba el 9% sobre el excedente. Con esa misma diferencia este año le aplican una tasa efectiva del 26%, casi el triple . Y es mayor aún, en el caso de los autónomos ya que ronda el 30%. En tanto, por el mismo motivo, mientras en 2001, el 10% de los empleados tributaba Ganancias, este año trepa a casi el 25%.
 
Actualmente, el trabajador soltero paga Ganancias si gana apenas más de $ 5.782 mensuales . Y el casado con 2 hijos, si cobra $ 7.998 mensuales.
Si el Gobierno aumentara el mínimo no imponible en el mismo porcentaje que la inflación real anual –estimada en 25%- se estima que 650.000 empleados, 100.000 autónomos y 30.000 jubilados dejarían de tributar . Y el resto pagaría mucho menos .
 
No obstante, al dar a conocer los cambios en las asignaciones familiares, el Gobierno informó que el nuevo esquema empalma el cobro de esos beneficios con la deducción por hijo de la base imponible de Ganancias que se mantendrá en los actuales $ 7.200. De aquí se desprende que no está en los planes del Gobierno ajustar este año el mínimo no imponible y las deducciones de Ganancias.
fuente: ieco
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 11 de septiembre de 2012

Nos tapó el agua.

Algo más de 16, 2 millones de pesos que se deberían haber usado para obras hídricas tuvieron como insólito destino actividades en un stand, en 2011 y 2012, de la Subsecretaría de Recursos Hídricos en la muestra Tecnópolis .
 
Según los especialistas, con ese dinero se podrían haber construido alcantarillas, canales secundarios o puentes en zonas con riesgo de inundación. Por las intensas lluvias y la falta de obras, hoy la provincia de Buenos Aires tiene unos 10,5 millones de hectáreas bajo el agua.
 
En 2011, el gobierno nacional fijó como "beneficiario" de casi 11 millones de pesos del Fondo Fiduciario de Infraestructura Hídrica a la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Lo hizo bajo un concepto que no tiene nada que ver con la realización de una obra hídrica: "Ejecución del contenido y funcionamiento de las actividades a realizarse en el stand de la Subsecretaría de Recursos Hídricos en el parque temático interactivo Tecnópolis del Bicentenario". No fue el único caso. Este año, con igual detalle de concepto, se dispusieron $ 5,2 millones para la Universidad Nacional de General San Martín.
 
Toda esta información se encuentra publicada en el sitio de Internet de la Unidad de Coordinación de Fideicomisos de Infraestructura (Ucofin), que depende del Ministerio de Economía de la Nación. La coordinación general está a cargo de la licenciada Mariel Coretti y entre sus funciones realiza una recopilación de la presentación de pedidos de obras y detalla en qué se gasta el Fondo Fiduciario de Infraestructura Hídrica.
 
Este fideicomiso nació en 2001 con el decreto 1381, y se nutre de una tasa sobre las naftas y el gas natural comprimido. En ese momento fue de $ 0,05 por litro o metro cúbico, respectivamente. Luego, en 2006, con la ley 26.181 se estableció que el fondo debía tener "una afectación específica" a obras y control de inundaciones. En esa oportunidad, además, se fijó un impuesto sobre la transferencia de importación de naftas y el gas natural comprimido para su uso en automotores, con una alícuota del 5% para el primer caso y del 9% en el segundo.
 
El fondo hídrico sumó "recursos totales" en 2011 por más de 1700 millones de pesos. Para 2012, hasta julio pasado llevaba contabilizados $ 601,4 millones.
 
A las provincias les corresponde un cupo de dinero dentro de este fondo. Y pueden realizar obras con el porcentaje que les toca a partir de la presentación de propuestas. La provincia de Buenos Aires, por ejemplo, propuso financiar una parte del Plan Maestro de la Cuenca del Salado con este fondo y otra con créditos. El rol del gobierno nacional fue preparar la coordinación de las licitaciones para las obras que se hicieron con el fondo.
 
Al margen del fideicomiso, las provincias pueden destinar sus propios recursos a obras . El gobierno nacional también puede actuar en coordinación con las provincias, por ejemplo, para hacer algo sobre una ruta nacional.
 
En 2010, el Gobierno puso como beneficiario de $ 888.000 pesos a la Universidad Tecnológica Nacional-Facultad Regional Avellaneda, pero en esa oportunidad lo hizo para algo específico al tema hídrico. Fue por un programa de asistencia para la supervisión de obras.
 
"La plata se podría haber usado para empezar obras. Suena raro que asignen el fondo hídrico para un stand en una exposición", indicó Rodrigo Esponda, presidente de la Sociedad Rural de Junín e integrante de la Comisión de Agua y Emergencia de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap).
 
Por su parte, Alejandro Jaureguiberry, que intervino en el comité auditor del Plan Maestro de la Cuenca del Salado, señaló: " Con esa plata se podrían hacer varios vertederos para regular el manejo del agua, acomodar algún puente y reforzar los pilotes de los puentes donde corresponda".
Juan Pedro Merbilhaa, ex presidente de Carbap, opinó que "no se pueden" usar los recursos del fondo hídrico para otros fines que no sean los específicos. "Es un fondo nacional; no se puede", subrayó.
fuente: lanación
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Hay que casarse para pagar menos impuesto a las ganancias.

Así como los monotributistas y los autónomos sufren día a día la desactualización del sistema tributario argentino (con el consiguiente impacto de la inflación sobre sus ingresos), los concubinos se presentan como los "eternos discriminados" por el Impuesto a las Ganancias. Esto es así, ya que, de acuerdo con la ley que rige el tributo y recae sobre las utilidades, los convivientes se ven imposibilitados de acceder al cómputo de un alivio, similar al caso de quienes contrajeron matrimonio, que les permitiría mensualmente pagar una cifra menor en concepto de Ganancias.
 
Sucede que, de manera taxativa, el cuerpo legal vigente refiere al término “cónyuge”, lo que deja afuera al concubinato. Inclusive, la situación seguirá así con la aprobación del nuevo Código Civil ya que no se contemplan reformas al respecto.
 
Por lo tanto, sólo los matrimonios, constituidos como tal, pueden gozar del alivio en el tributo que equivale a una deducción anual de $14.400, que podrá elevarse antes de fin de año a $18.000 de anunciarse una suba del 25% en el piso salarial a partir del cual los trabajadores pagan Ganancias.
Inclusive, a partir de la sanción del matrimonio igualitario en 2010, tanto parejas heterosexuales como homosexuales pueden acceder al alivio fiscal que aún se encuentra vedado para los concubinos.
 
Llevado a números, actualmente el piso salarial en Ganancias para un trabajador casado sin hijos es de $6.890 mensuales mientras que para el caso de un empleado que se encuentra en concubinato y no tiene familia el piso se acorta a 5.782 pesos.
 
De la misma manera, en el presente, un trabajador casado con dos hijos comienza a soportar el pago del impuesto a partir de $7.998 mensuales mientras que para el caso de un empleado que se encuentra en concubinato y tiene dos hijos el piso se acorta a 6.890 pesos.


Iván Sasovsky, Director de Sasovsky & Asociados, explicó que “las instituciones tradicionales, que motivaron la creación del marco legislativo actual, van quedando obsoletas”.
Y puntualizó que, en el caso de los concubinos, “la realidad cotidiana muchas veces escapa a los preceptos y modelizaciones legales vigentes en el Impuesto a las Ganancias, lo que nos demuestra que algo no está del todo bien”.Es por esta razón que el especialista advirtió sobre la necesidad de "una adaptación inminente”.
 
Tomás Wilson Rae, Titular de TWR abogados, sostuvo que, más allá de los cambios que se implementarán a través de la inminente sanción del nuevo Código Civil, los legisladores “deberían reformar la Ley del Impuesto a Las Ganancias dado que es clara, y se refiere sólo a los términos sociedad conyugal y cónyuge”.
 
En tanto, para el consultor tributario Alberto Coto, el tema en discusión “forma parte de las decisiones de política tributaria que quedan en manos de nuestros legisladores”. Asimismo, expresó que, en definitiva," uno elige casarse –o no- y asumir, eventualmente, la desventaja impositiva”.
 
Tanto la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) como el organismo que conduce Ricardo Echegaray se han mostrado en contra de aceptar la deducción en Ganancias por parte de los concubinos.
 
Puntualmente, el máximo Tribunal, en el fallo “Eves Argentina S.A,” expresó que “no cabe aceptar la analogía en la interpretación de las normas tributarias materiales, para extender el derecho o imponer obligaciones más allá de lo previsto por el legislador, habida cuenta de la naturaleza de las obligaciones fiscales”. “En este sentido, entendemos que no correspondería considerar análogos a los conceptos de cónyuge y concubino, toda vez que, si la intención del legislador hubiera sido la de considerar deducible al segundo, lo hubiera incluido expresamente en la norma”, sostuvo La Corte.
 
En igual sentido, el fisco nacional emitió el dictamen 92/2000 en donde dejó en claro que “el concubino o concubina, o los hijos o hijas del concubino o concubina, no integran el concepto de carga de familia a los fines de su deducción en el Impuesto a las Ganancias, toda vez que carecen del vínculo exigido por la normativa en cuestión a tales efectos”.
 
Distinta es la situación respecto de los hijos adoptivos ya que la AFIP, a través del dictamen 92/2000, indicó que “se considera que las cargas de familia computables´, con relación a un hijo adoptivo, recién podrán deducirse cuando el juez haya hecho lugar a la adopción dictando la respectiva sentencia”.
 
Marcelo Domínguez y Sebastián Pisano, docentes de tributación de la Universidad de Buenos Aires (UBA), explicaron que “la opinión de la AFIP se basa en la literalidad de la norma legal y también en la imposibilidad fiscal de controlar el efectivo concubinato”.
 
En efecto, dado que las deducciones por cargas de familia se basan en la prueba del vínculo entre los contribuyentes y sus familiares, deben informarse a la AFIP los datos que surgen de los certificados de matrimonio, de nacimiento, entre otros.
 
Como en el caso del concubinato la prueba del vínculo debe acreditarse a través de otros medios, el control fiscal del mismo no surge de un certificado oficial, por lo que no resulta sencillo.
“No obstante ello, a partir del sistema de datos biométricos de la AFIP y de la posibilidad del control vía web de la coincidencia de los domicilios fiscales, el Organismo Fiscal podría comprobar la relación de concubinato que invoca el contribuyente con la persona cuyos ingresos anuales no superan el mínimo no imponible”, adelantaron los expertos.
 
“Por lo tanto, en la medida que resulte posible la prueba de la relación por otros medios distintos al certificado de matrimonio, debiera permitirse al contribuyente la deducción del concubino como carga de familia”, concluyeron Domínguez y Pisano.
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 4 de septiembre de 2012

Cuánto vale el dólar en la Argentina?

Hasta hace menos de un año, la cotización del dólar que se tomaba públicamente era una: el promedio al que vendían la divisa los bancos y casas de cambio de la City porteña. Pero el cepo cambiario que el Gobierno comenzó a instrumentar a fines del año pasado y viene reforzando paso a paso, generó una amplia variedad de cotizaciones, entre las que hay diferencias de hasta más del 100 por ciento.
 
El dólar oficial (cotización de las casas de cambio) está a 4,655 pesos para la venta. Hoy solo lo pueden comprar los turistas argentinos que estén a punto de viajar y a los que la AFIP les haya autorizado la compra y algunos extranjeros a punto de dejar el país. Las operaciones minoristas con cualquier otro fin están formal y oficialmente prohibidas.

El dólar oficial mayorista (entre bancos) está hoy en 4,6425 pesos.

El dólar turista (argentino): es el valor que terminará pagando quien viaja al exterior por los consumos que haga con tarjetas de crédito o débito. Al valor que cobra el banco o la tarjeta (ligeramente superior al oficial) hay que sumarle el recargo del 15% de adelanto impositivo que cobra la AFIP. Por eso, en el momento de cancelar esos gastos, deberá pagar aproximadamente 5,46 pesos. Igual, la AFIP promete devolver de algún modo los puntos que cobró como anticipo de Ganancias y Bienes Personales.

El dólar turista (extranjero): al cambio oficial, los visitantes reciben hoy alrededor de 4,61 pesos por cada dólar. Pero en algunos aeropuertos les dan bastante menos, incluso por debajo de los cuatro pesos por dólar.
 
El dólar de importación está al mismo valor que el oficial, aunque resoluciones recientes de la AFIP encarecieron ligeramente esas operaciones.

Hay además un dólar distinto para las exportaciones agropecuarias (las principales del país) que surgen de aplicar las retenciones al dólar oficial (en la punta compradora). Hoy el "dólar soja" está en algo menos de 3 pesos.

Si alguien quiere comprar dólares con otro fin que el turismo, tiene una serie de opciones, legales e ilegales, con cotizaciones muy variables. Entre las primeras, están el "dólar financiero" de ciertas operaciones con títulos públicos (para las que los expertos calculan un dólar de poco menos de 6 pesos) y el del "contado con liqui", comprando acciones que coticen también en el exterior (a poco menos de 6,50 pesos por dólar). Entre las ilegales, están el dólar "blue", que venden las "cuevas", a alrededor de 6,36 pesos, y el "green", de los "arbolitos", a más de 6,50 pesos.

A todo ello se suma, todavía, el dólar "celeste" con el que se realizan las pocas operaciones inmobiliarias que siguen concretándose, que surge de un promedio entre el dólar oficial y el blue (y, por lo tanto, ronda los 5,50 pesos, aunque varía en cada operación).

Y está el valor de 5 pesos que calculó, elaborando su propio promedio, el titular de la UOCRA, Gerardo Martínez, mientras estaba reunido con Cristina Fernández de Kirchner y antes de recibir el reto presidencial por no usar el dólar oficial.
fuente: ieco
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!