lunes, 13 de agosto de 2012

Cae la venta de electrodomésticos.

La desaceleración del consumo llegó a las casas de electrodomésticos. El freno en la demanda, que ya se siente en alimentos, autos, motos y departamentos, ahora se está empezando a sentir en las ventas de teléfonos celulares, computadoras y pequeños electrodomésticos, aunque en el sector precisan que el freno no se explica exclusivamente por un menor consumo, sino también por el cepo a las importaciones, que generó faltantes en varias categorías.

De acuerdo con un estudio privado, el primer semestre cerró con una caída general del 10% en unidades. La baja igualmente fue compensada por los aumentos de precios, que permitieron que el sector completara una primera mitad del año con un aumento del 8,5% en la facturación. El freno en la demanda no es menor si se tiene en cuenta que el consumo de este tipo de bienes constituyó uno de los pilares del modelo económico, hasta tal punto que los planes, como LCD para Todos, jugaron un papel clave en la recuperación económica en 2010, tras la recesión de 2009.

Los datos se desprenden de un estudio realizado por la consultora internacional GfK Retail and Technology, que destacó que la industria tuvo resultados muy dispares por categoría y que la desaceleración no se puede atribuir exclusivamente a un enfriamiento de la economía. "El primer trimestre fue muy difícil y hubo una pequeña recuperación en el segundo. En el sector, además, esperan una mejora de acá a fin de año, gracias a que por la falta de opciones de ahorro, muchos clientes se vuelquen a la compra de bienes durables, como empezó a verse en algunas categorías en las últimas semanas", explicó Jorge Koremblit, director general de GfK.

Los grandes ganadores del sector fueron los productos de línea blanca (heladeras, cocinas), los televisores de LED y los teléfonos inteligentes ( smartphones ), que mantuvieron los números positivos, mientras que como contrapartida se registraron fuertes bajas en computadoras, pequeños electrodomésticos y cámaras de fotografía.

La caída en las ventas se sintió especialmente en los segmentos que tienen una alta protección de la competencia importada. En total, en el primer semestre del año se comercializaron en el país 658.000 computadoras, lo que implica un descenso interanual del 7,9%. Las notebooks fueron las más afectadas, con una caída del 30%. "La baja se debe a las trabas a la importación, y en menor medida a una tendencia mundial a empezar a ser reemplazadas por las tablets, que ya logran el 10% de la categoría", explicaron en GfK.

Para los celulares, el balance del semestre fue mixto. La venta de smartphones se disparó 56% y, en la primera mitad del año, tres de cada diez teléfonos que se vendieron en el país fueron de los llamados "inteligentes". Pero este espectacular crecimiento no alcanzó para impedir que el mercado total de celulares cerrara el semestre con una inédita caída del 2,3 por ciento.

El rubro de los pequeños electrodomésticos también se vio muy afectado por las trabas para importar y cerró el semestre con una caída del 24%. Las bajas fueron generalizadas, con muy pocas excepciones, como las depiladoras y las cafeteras por porciones.

En el caso de los televisores, las ventas alcanzaron a 792.000 unidades -lo que implica un alza interanual del 28%- y el precio promedio registró un incremento del 7,5%, de la mano de un cambio en el mix de pulgadas -con un fuerte crecimiento en la venta de equipos de 42 y 46 pulgadas- y tecnología. Los televisores de LED pasaron a representar un 41,1% de las ventas en unidades, contra el 20,4% del primer semestre de 2011, mientras que los Smart TV incrementaron su participación del 6,4 al 19 por ciento. "Ambos segmentos fueron impulsados por la mayor cantidad de surtido en el mercado de la mano del lanzamiento de modelos de varias marcas y que permitieron que en junio se batiera un récord de ventas en las categorías de LCD y LED, con más de 165.000 unidades en un mes", explicaron en GfK.

Para la línea blanca también fue un buen semestre y las ventas estuvieron impulsadas por los acuerdos de precios -la suba promedio fue de sólo 2%- e indirectamente por las restricciones en el mercado cambiario, que impulsaron el consumo en categorías fuera de estacionalidad como pasó a partir de mayo con las heladeras.
fuente: lanación
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario