miércoles, 29 de febrero de 2012

Guerra comercial al Reino Unido.

Ayer la ministra de Industria Déborah Giorgi llamó a más de 20 empresas locales para pedirles que dejen de importar insumos y productos del Reino Unido.

Desde su cartera se aclaró que era para equilibrar la balanza comercial con ese país. Aunque nadie desconoce las tensiones entre Buenos Aires y Londres que se han incrementado en las últimas semanas, de cara al 30º aniversario de la guerra de Malvinas.

La justificación de la medida desde fuentes oficiales puso el asunto negro sobre blanco: “Es fundamental que Argentina pueda determinar quiénes son sus socios comerciales estratégicos y, en ese sentido, el Gobierno también da una señal para quienes todavía utilizan al colonialismo como una forma de acceder a los recursos naturales ajenos”.

El INDEC publicó que la Argentina y Reino Unido tuvieron un intercambio comercial de US$ 1.444 millones en 2011, con un crecimiento de 16,2% en relación con 2010, cifra que representa apenas el 1% del comercio exterior del país.

En particular, las exportaciones argentinas al Reino Unido se ubicaron el año pasado en US$ 779,5 millones y las exportaciones provenientes de esa nación llegaron a US$ 664,2 millones, montos que resultan en un saldo comercial positivo para la Argentina por US$ 150 millones, con respecto al año anterior.

Giorgi dijo que algunas empresas nacionales y multinacionales del país venían incrementando sus compras de ese mercado y sugirió que busquen proveedores de los mismos artículos en otros países.

Con el correr de las horas, algunas de esas compañías locales, como Syngenta Agro, Ford y el laboratorio Roemmers salieron a explicar que no es fácil tomar esa decisión, no sólo por lo intempestiva, sino porque lo que traen de ese país son insumos muy específicos que no se consiguen fácilmente en otros mercados.

Por ejemplo, Syngenta aumentó un 430% sus compras de plaguicidas agrícolas entre 2010 y 2011, Ford incrementó sus importaciones, sobre todo de autopartes, un 21% entre ambos años, la firma de maquinaria Finning Argentina aumentó sus compras de ese origen el 149% y Roemmers un 55% sus importaciones de químicos. Los montos no son significativos, por eso cobra más peso la hipótesis de símbolo político de la medida oficial.

En cualquier caso, si la sustitución de esas importaciones desde otro origen, si fuera posible, llevará un tiempo, y en términos comerciales, no es significativo el volumen y monto como para que el Reino Unido se haga demasiados problemas.

Pero si en el marco de las actuales disputas políticas y diplomáticas en torno a la soberanía de las Islas Malvinas, esta decisión comercial unilateral propuesta desde el Gobierno argentino trae como consecuencia una retaliación británica (represalia), son las exportaciones locales hacia ese destino las que podrían resentirse. Y ese monto y volumen es más relevante para las empresas nacionales que el de las importaciones desde ese origen.

Entre las exportadoras argentinas al Reino Unido figuran Minera La Alumbrera, Cargill, Citrusvil, Siderca y Swift Armour, según un informe de DNI, la consultora del ex presidente de la Fundación Export.Ar, Marcelo Elizondo.

La Unión Europea anunció este miércoles que iniciará los “procedimientos diplomáticos apropiados” con la Argentina para intentar solucionar el diferendo comercial con Gran Bretaña en el marco de la disputa por la soberanía de las islas Malvinas. “La Unión Europea va a iniciar los procedimientos diplomáticos apropiados con el fin de aclarar las preocupaciones comerciales legítimas”, dijo a la AFP el portavoz de la Comisión Europea para el Comerci, John Clancy,

Gran Bretaña urgió el miércoles a la UE a expresar su “preocupación por los intentos de Argentina de bloquear el comercio bilateral, tras convocar al encargado de negocios de ese país en medio de una escalada de tensión por Malvinas, indicó la cancillería británica. “Hemos expresado nuestra preocupación esta tarde al encargado de negocios de la Argentina, que presentará un informe a Buenos Aires para una aclaración urgente”, declaró un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.
fuente: fortuna

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 24 de febrero de 2012

Basta de mentiras.

“No me mientas, Argentina”. Así encabeza la prestigiosa revista inglesa The Economist , lectura obligada en el mundo de la economía y los negocios internacionales una durísima nota con la que le explica a sus lectores por qué, a partir de ahora, dejará de publicar estadísticas oficiales sobre el país . “Estamos cansados de ser parte involuntaria de lo que parece ser un intento deliberado de engañar a los votantes y estafar a los inversores”, explica.

“Imaginemos un mundo sin estadísticas. Los gobiernos tropezarían en la oscuridad, los inversores perderían dinero y a los votantes les costaría mucho pedir cuentas a sus autoridades políticas”, cree en la revista y aclaran que, aunque no pueden estar seguros de que todas las cifras que publican sean confiables, en general, los especialistas oficiales en estadísticas actúan de buena fe. “Solo hay una excepción. Desde 2007, el gobierno de Argentina publica cifras de inflación en las que prácticamente nadie cree ”.

The Economist da cuenta de que los consultores privados y las oficinas de estadísticas provinciales duplican las cifras oficiales de inflación. “Lo que parece haber comenzado como un deseo de evitar noticias adversas en un país que tiene antecedentes de hiperinflación, ha derivado en el envilecimiento del INDEC , que alguna vez fue una de las mejores oficinas de estadísticas de América Latina”, reconoce la publicación, que da como ejemplo de la falta de independencia los despidos de los técnicos y la contratación de empleados “cristinistas”. A eso le suma “lo que constituye un extraordinario abuso de poder ”: la persecución de los economistas, que tuvieron que dejar de publicar sus estimaciones. También destaca el perjuicio que la manipulación de datos generó a quienes tienen bonos vinculados a la inflación.

En la revista no ven que el país tenga intenciones de volver a las estadísticas creíbles: “El secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que dirigió el asalto contra el INDEC, sigue siendo uno de los asesores más cercanos a la presidenta”, observa. También destaca que las recomendaciones del FMI, para quien Argentina no tiene cifras confiables, fueron ignoradas .

Así, para calcular los precios del país, The Economist usará los datos de PriceStats, firma especializada en inflación que produce cifras para 19 países que son publicadas por State Street, un banco de inversión. “Temíamos que, de optar por alguna de las oficinas provinciales, ésta pudiera ser objeto de presiones”, dice. De hecho, la revista publica el índice Big Mac con los valores de todos los países y en la Argentina el gobierno presionó a McDonald’s para que bajara esa hamburguesa. PriceStats está en EE.UU. y, aunque “Argentina dirá que mide el consumo de ricos y no el de pobres, que no compran online”, sus cifras coinciden con estadísticas oficiales como las de Brasil o Venezuela, justificó.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 20 de febrero de 2012

Haciendo presión.

El chiste es conocido: la estadística es la disciplina por la cual, si una persona comió dos pollos y otra ninguna, la conclusión es que cada una comió un pollo . Con la presión tributaria pasa algo parecido: mientras que la “carga efectiva” -que se mide como el porcentaje de recaudación sobre el PBI-, llega en la Argentina al 34% y es récord , la “presión tributaria legal”, aquella que surge de sumar los impuestos que una firma o individuo que no evade debe pagar para cumplir con el fisco, ya ronda el 50%: está entre 48 y 52% .

Este “ fifty-fifty ” (“cincuenta-cincuenta”) alude tanto a empresas como a los hogares . “Todo hace pensar que esta tendencia a la presión tributaria creciente se acentuará en 2012, un año complejo en materia financiera, en el cual las necesidades de fondos se incrementarán”, explica Nadin Argañaraz, director del Insituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), un centro de estudios especializado en cuentas públicas.

La presión tributaria legal , que afrontan individuos y compañías en el sector formal, es un indicador muy difícil de calcular, porque implica tener en cuenta aspectos de la normativa tributaria vigente en cada jurisdicción para cargas nacionales, provinciales y municipales.

Para determinar cuál es el peso impositivo en el precio final al consumidor de una bebida, por ejemplo, hay que medir la carga tributaria a lo largo del proceso productivo y de comercialización minorista y mayorista. Para el caso de bebidas, en el IARAF calcularon que el 50% del valor agregado generado por ese sector se destina al pago de diferentes tributos . Es decir, de cada 10 pesos que paga el consumidor por una botella, 5 van al Estado, y de ese monto sólo una parte se abona en concepto de IVA. De lo restante, el 27% va a los empresarios y el 22% a los empleados, en concepto de sueldos y honorarios. En el caso del negocio de los alimentos, la carga impositiva total detectada por el IARAF fue del 41% en 2011 .

La presión del 50% para los que no evaden es un dato que está muy presente en el discurso de los empresarios . En una entrevista en junio de 2011, Paolo Rocca, el titular del Grupo Techint, seguró que este (el 50%) era el peso de impuestos para su empresa .

Otra forma de analizar el fenómeno es abordándolo del lado de los hogares: cuánto de lo ganan los individuos en blanco va a las arcas públicas, tanto en concepto de impuestos al trabajo como de lo que tributan en cargas directas como el IVA, cuando consumen.

En lo que se refiere a las familias, y con datos de 2011, la carga legal de impuestos para cuatro tramos de ingresos considerados varió entre el 46,4% y el 50,4% . Según la estimación de los economistas del IARAF, el peso mayor se dio en los ingresos más altos, con lo cual la estructura resultó levemente progresiva. Para un ingreso hogareño de $ 12.828 al mes la carga impositiva es de un 46, 7% .

“Los ciudadanos que están en blanco deben trabajar cada año hasta entre el 19 de junio y el 3 de julio -dependiendo de su nivel de ingreso- para cumplir con la AFIP”, destaca Argañaraz, del IARAF.

El cálculo que se hace para la presión impositiva de los individuos no se puede sumar con el de alimentos y bebidas, porque hay tributos que se “netean” a lo largo de la cadena , como es el caso de los aportes y cargas patronales, entre otros.

Durante todo el año 2011, el gobierno nacional recaudó 540.000 millones de pesos en concepto de impuestos y recursos de la Seguridad Social ; mientras que se estima que las provincias recolectaron unos $90.000 millones de recursos tributarios propios y los municipios aproximadamente $30.000 millones. Estos valores representan, en conjunto, cerca del 34% del PBI de Argentina . Técnicamente, esta es la “ presión tributaria efectiva ”.

Comparando estas cifras con las de una década atrás, se advierte que, en términos nominales, la recaudación consolidada de los tres niveles de gobierno creció casi un 1.000% . En porcentaje del PBI, el aumento en los últimos diez años fue del 50%: pasó de 22% del producto en el año 2000 al 34 por ciento estimado para 2011. Es el nivel más alto de la historia.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 8 de febrero de 2012

Al Gobierno no le importa.

El Gobierno no autorizó una de cada tres Declaraciones Juradas que le respondió a los importadores. Los empresarios enviaron 16.500 declaraciones durante la primera semana, pero entre la AFIP y la Secretaría de Comercio aprobaron 4.700, se observaron 2.600 y están en trámite 9.200. Los empresarios cuyas declaraciones fueron puestas en observación deberán presentarse en el fisco o en la Secretaría dirigida por Guillermo Moreno para averiguar por qué no las habilitaron y qué pueden hacer para obtener el permiso.

El esquema de la ventanilla única para aplicar controles más estrictos para el ingreso de productos importados comenzó el 1° de febrero y hasta el lunes a última hora, según estimaciones de la Cámara de Importadores de la Argentina (CIRA), se presentaron 16.500 declaraciones juradas. De este total se aprobó el 28,5%, fueron observadas 15.7% y más de la mitad (55,7%) continúan en trámite. “Todavía no tenemos la devolución de las empresas. Recién ahora se enteran y a partir de ahí tienen que ir a la AFIP o a la Secretaría de Comercio y pedir una reunión para plantear si les pueden levantar las observaciones ”, manifestó el presidente de CIRA Diego Pérez Santiesteban.

Los empresarios se quejan porque presumen que no recibieron estas habilitaciones porque para el Gobierno ellos no realizaron demasiadas inversiones, porque esos productos están en condiciones de ser producidos en el país o porque durante 2011 realizaron compras en el exterior por encima de los 500 mil dólares. “Los criterios o las pautas se empezarán a conocer cuando termine el ciclo de las pendientes”, agregó Pérez Santisteban.

Tanto desde la Cámara de Importadores como desde la Asociación de Importadores y Exportadores de Argentina (AIERA) se mostraron expectantes por ver cómo continúa el esquema durante los próximos días. Dicen que ésa será la clave para tener una real dimensión de cómo intervendrá el Gobierno en la administración del comercio internacional. Por ahora, la mayoría de los importadores de medicamentos críticos y de animales vivos recibieron autorizaciones para ingresar los productos al país. Asimismo, el gerente de AIERA, Adriano De Fina, agregó que a la hora de completar las declaraciones, los empresarios realizaron pedidos austeros para evitar complicaciones.

El esquema de la ventanilla única diseñado por la AFIP convive con el correo electrónico que los importadores deben mandarle a Moreno. Algunos de los empresarios no le habían enviado un correo electrónico al funcionario, pero igual recibieron una autorización para ingresar mercadería al país.

“Hay que ver cómo termina funcionando el esquema, aunque es claro que toda política que tienda a sustituir importaciones es razonable pero debería generar cambios en la oferta productiva ”, manifestó el economista y ex director de la CEPAL, Bernardo Kosacoff. El profesor de la UBA y de la Universidad Torcuato Di Tella dijo que existe un problema de coordinación y de “timing” porque las restricciones son inmediatas pero los cambios en la oferta son mucho más lentos. También estimó que el régimen tiene que ser lo suficientemente eficaz para impedir que entren productos donde Argentina tiene madurez para producirlo, pero también debe estar atento para no afectar el abastecimiento de insumos.

El Gobierno comenzó a poner la lupa en la evolución de las importaciones para alcanzar un superávit comercial de 10 mil millones de dólares en 2012. Durante el año pasado, los ingresos de productos provenientes de otros países alcanzaron los 73.922 millones de dólares y treparon 31% en comparación con 2010. El esquema de la ventanilla única de la AFIP también convive con las Licencias No Automáticas (LNA) que administra la Secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri, y las notas de pedido que maneja Guillermo Moreno.
fuente: ieco 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!