jueves, 19 de enero de 2012

Sobre 2 ruedas.

Sin duda, el 2011 será un año muy recordado por todo el sector de motovehículos. Luego de un 2010 en el que batieron todos los récords de ventas y producción, las cifras alcanzadas durante este año, incluso mayores, confirmaron el excelente momento que está viviendo el sector.

Buena parte de la industria local se abastece de piezas importadas o de unidades completas que se ensamblan en el territorio nacional, por lo que el seguimiento de las primeras es un buen indicador para estimar la producción local total.

En 2011, gracias a la maduración del fuerte proceso de inversiones iniciado en años anteriores que permitió incrementar la capacidad productiva, la nacionalización de ciertas piezas y las políticas de restricción a las importaciones, la industria local mostró un muy importante avance, no solo por el aumento de la producción, sino también por la diversificación de la misma hacia unidades progresivamente más grandes, complejas y potentes.

De este modo, los niveles de producción local (estimados en base a la importación de unidades CKD y motores) indicarían una producción total para el año recién finalizado de aproximadamente 585.400 unidades, un crecimiento del 56,5% respecto al 2010.

En cuanto a las ventas registradas durante el 2011, los niveles de patentamientos también han alcanzado nuevos récords.

Es importante señalar los cambios que se dieron en el mercado, en comparación con los años anteriores. Por un lado, se dio una menor concentración en primeras marcas, incrementándose la competencia con la incorporación de nuevos jugadores. En segundo lugar, se da un proceso por medio del cual las motos de mayor cilindrada ganan participación en el mercado doméstico, lo que indica un cierto grado de madurez en este último; aunque sin embargo, las motos de baja cilindrada continúan hegemonizando las ventas. Por último, el fuerte incremento de la producción local, llevó a que el aumento de las ventas haya sido cubierto principalmente con motos de origen nacional.

Son diversas las razones que explican el porqué del nivel alcanzado en las ventas, pero sin dudas, el crecimiento de la economía, así como cierto incremento del salario real en los últimos años, son las dos cuestiones centrales que impulsaron el incremento de la demanda. A esto se suman, por un lado, el hecho de que el poder adquisitivo del salario se haya incrementado en los últimos años respecto a la evolución del precio de las motos, y por otro, el contexto inflacionario, que contribuye a que los motovehículos se corporicen como un refugio más inmediato y asequible contra el aumento de precios generales. También son relevantes las condiciones comerciales y de financiación existentes, que facilitan la adquisición de motos.

Para el cierre de 2011, se estima que la cantidad de motos vendidas alcanzó 722.300 unidades, un 28,6% más que en el 2010. Las perspectivas para el 2012 son de crecimiento, aunque a tasas más bajas que en el finalizado 2011, gracias a que se mantendrán ciertas condiciones clave presentes durante todo el año pasado.

Si bien es esperable un reacomodamiento en los precios de las motos que contenga un poco la demanda de motos, la continuidad de las condiciones de financiamiento vigentes, junto con las políticas de estabilidad del tipo de cambio (conteniendo la inflación y estimulando la demanda de bienes durables), actuarán como un fomento a las ventas del sector.

En base a esto, a un crecimiento estimado de la economía del 4% y a las perspectivas del propio mercado, se espera que durante este año vuelva a romperse el récord alcanzado en 2011. La producción local continuaría su senda positiva para crecer cerca de 12% con respecto al año pasado, así como las ventas totales de motovehiculos que lo harían en, aproximadamente un 6%.
fuente: mercado

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario