jueves, 20 de octubre de 2011

Datos K engañosos.

La Presidenta destacó el crecimiento de la economía. En los períodos de gobierno 2003-2011 se verificó uno de los mayores aumentos de PBI, pero no el más importante desde 1810.

En su spot de campaña “La fuerza del crecimiento”, la presidenta Cristina Fernández alude a los logros de “esta Argentina” y se refiere al crecimiento del PBI. “Una Argentina que ha generado el crecimiento del producto bruto más importante de sus 200 años de historia”, dice la publicidad.

Durante los últimos ocho años se dio un crecimiento muy importante del PBI. Pasó de USD 256.302 millones en 2003 a USD 455.848 millones en 2011, un aumento del 78 por ciento. En otros períodos históricos, sin embargo, el crecimiento del PBI fue mayor en términos absolutos. Entre 1902 y 1910, por ejemplo, el aumento fue del 90%, y entre 1881 y 1889 fue del 141 por ciento.

El crecimiento per capita tampoco fue el más importante de la historia. Entre 2003 y 2011, el incremento del PBI por habitante fue de 65 por ciento, y entre 1881 y 1889 este indicador crecio un 90 por ciento. Los datos provienen de la serie histórica publicada en "Dos siglos de economía argentina 1810-2004", de Orlando Ferreres. Entre sus fuentes se encuentra la obra de Angus Maddison, "The World Economy".

Consultado sobre la válidez de las cifras históricas, Ferreres aseguró que se trata de cálculos hechos en base a los datos económicos disponibles en cada momento, como importaciones, exportaciones o inversión. "Son estimaciones, no son cifras exactas, como cuando se calcula hoy la economía infomal en el PBI", aclaró.

Hay que tener en cuenta, empero, tanto las dificultades que se señalan más abajo acerca de la posibilidad de emplear datos previos a 1940, como las observaciones que se han hecho a las cifras del producto publicadas por el INDEC, sobre todo a partir de 2006 y especialmente para el año 2009, cuando algunas consultoras privadas registraron una baja del PBI, mientras que el organismo oficial informó un aumento del 0,9 por ciento.

Aunque no son períodos absolutamente comparables, existen algunas similitudes entre la situación económica a fines del siglo XIX y el momento actual. “En ambos casos hubo superávit comercial dado por un producto clave, antes fue el trigo, ahora es la soja, que ayudó a pagar las obligaciones externas”, explicó el economista Orlando Ferreres. En 1890, al igual que en 2001, la Argentina declaró el default.

Una posible diferencia en el motor de crecimiento en el caso actual con los anteriores, es el papel del consumo y la actividad industrial, aunque no existen datos históricos de cuentas nacionales que permitan verificarlo. A diferencia de otros episodios de alto crecimiento, la restricción externa definida como insuficiente generación de divisas para sostener las importaciones, no fue, por lo menos hasta hace poco, un freno a la expansión.

Lucas Llach, economista de la Universidad Torcuato Di Tella, y coautor del libro “El ciclo de la ilusión y el desencanto”, observó que “en el siglo pasado el crecimiento vino gracias a la incorporación de la pampa húmeda por la construcción de ferrocarriles que permitieron exportar mayor volumen de trigo. En el caso actual en cambio, la suba se debe en parte al aumento de los precios en el mercado internacional.”

En cuanto a la validez de considerar un período de ocho años, Llach indicó: “Al tratarse de casi una década es un lapso razonable para evaluar. Puede ser que al compararse con 2003, cuando el PBI había bajado mucho, se vea un crecimiento mayor, pero de todas maneras el crecimiento desde entonces fue muy importante.”
fuente: chequeado

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

2 comentarios:

  1. Con la mala onda que tiras no vuelvo mas, aclaro no soy un K, pero viejo ponete las pilas

    ResponderEliminar
  2. Excelente publicación, dices las cosas tal cual son por que sencillamente este no es mundo de utopias.

    ResponderEliminar