jueves, 28 de julio de 2011

La mentira K de todos los meses.

Los precios en los supermercados aumentaron 0,7 por ciento en junio, en línea con la inflación general, según informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Con este resultado, en el primer semestre los precios en estos establecimientos acumularon un avance de 4,8 por ciento. En tanto, si se compara con junio de 2010 la variación fue de 9,1 por ciento.

El comportamiento de los precios en los supermercados fue similar al del resto de la economía, ya que el índice de precios al consumidor (IPC) que elabora el Indec dio para junio un alza de precios de 0,7 por ciento y en el semestre de 4,7 por ciento.

El relevamiento fue realizado en 65 empresas distribuidas en todo el país, según precisó el órgano estadístico. A su vez, la venta por unidades exhibió un crecimiento interanual de 14,9 por ciento y una suba de 2,5 por ciento frente a mayo. De esta forma, la facturación alcanzó a los 6.542,3 millones de pesos, un 26,5 por ciento más que en junio del año pasado.

La diferencia entre las ventas por unidades (14,9 por ciento) y el aumento de la facturación (26,5 por ciento) con una variación de precios de apenas 0,7 por ciento, pone bajo sospecha la solidez de los datos.

La información suministrada hoy por el Indec también incluye los datos definitivos del mes de mayo, donde se observó que el crecimiento de las ventas en las cadenas medias fue siete veces superior que en las grandes.

De acuerdo al cálculo oficial las ventas a precios constantes en las cadenas medianas aumentaron en mayo 15,7 por ciento frente al mismo mes del año pasado y las grandes cadenas tuvieron un crecimiento de apenas 2,3 por ciento.
fuente: lacapital

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

domingo, 17 de julio de 2011

La inflación "ayuda" al Gobierno.

La inflación es un problema para la economía argentina, pero, al menos en el corto plazo, también es una solución. La conclusión es esgrimida por los analistas que postulan que el alza de precios es la rueda de auxilio con la que el Gobierno subsana la ausencia del superávit fiscal. El año pasado, a través del impuesto inflacionario, el Tesoro se hizo de $41.091 millones, un monto equivalente al 2,8% del producto bruto.

En un sistema impositivo como el argentino, basado en los tributos indirectos, el impuesto inflacionario gana cada vez más peso. La consultora Economía & Regiones señala que “la inflación puede ser asimilada a un impuesto que se cobra sobre los tenedores de moneda”. En este esquema, los más pobres y quienes tienen ingresos fijos –como los asalariados y los jubilados– son los que reciben el mayor impacto de este tributo. Esto es lo que convierte a la inflación “en el impuesto más regresivo”, sostiene la consultora.

Para calcular el impacto del aumento de precios sobre los recursos fiscales, E&R toma a la tasa de inflación como alícuota y a la base monetaria como monto imponible. A partir de aquí determina que el impuesto inflacionario contribuyó con un 2,8% del PBI el año pasado, lo que equivale a $41.091 millones, un monto similar a lo recaudado por retenciones a las exportaciones.

La inflación es alimentada por el combustible de la emisión monetaria y, así, estos recursos llegan a las arcas del Tesoro a través de los adelantos transitorios de utilidades del Banco Central o de la disponibilidad de las reservas de excedentes.

En los últimos doce meses, la recaudación fiscal subió 35% en forma nominal. Y según el índice presentado días atrás por la oposición en el Congreso, la inflación real acumulada en el último año fue del 23,6%. Por eso, cuando se quita de ese monto el efecto precios, resulta que el crecimiento en términos reales fue del 9%, según los cálculos de la consultora ACM. Para el economista Camilo Tiscornia, la suba real de junio fue aún más moderada: apenas un alza del 5% en los ingresos ajustados por inflación.

El impuesto inflacionario deternina que la presión tributaria de la Argentina sea la más alta de América Latina. Para individuos y empresas equivale al 37,2% del PBI, según una medición del IERAL, el instituto dependiente de la Fundación Mediterránea.

Las consultoras estiman que los precios se moverán este año a un ritmo similar al de 2010. Ramiro Castiñeira, de Econométrica, anticipa que, si bien la inflación no se acelerará, “tampoco bajará significativamente”. Este economista pone el foco en que la inflación no se aquietará “hasta que el Gobierno no recupere parte del superávit fiscal perdido tras la crisis de 2008/2009, o consiga el acceso a los mercados financieros a tasas que no hipotequen su futuro”. Y recuerda que el Estado pasó de tener un superávit primario –el resultado obtenido por la administración nacional antes del pago de la deuda– del 3% del PBI en 2008, a un déficit de 0,4% del producto tanto en 2010 como en 2011, sin contar los “anabólicos”, es decir los ingresos extras como los provenientes de los aportes jubilatorios que recibe la ANSES. “No deja de ser cierto que, aun sin superávit fiscal, el Gobierno se desendeuda, pero lo que antes pagaba con impuestos, ahora lo paga con inflación”, sostiene.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

sábado, 16 de julio de 2011

Sigue Subiendo.

Pese a las estadísticas oficiales, la escalada de precios no da respiro a los consumidores, que ahora deberán afrontar aumentos de hasta 10%, bebidas y artículos de tocador, según la autorización otorgada por la Secretaría de Comercio Interior.

A las leves pero persistentes subas en combustibles y los futuros incrementos en las cuotas de medicina prepaga, ahora el Gobierno avaló aumentos en los precios de los champúes, maquinas de afeitar, pañales, yerbas, dulce de leche, pan lactal, barras de cereales y vinos. Según la autorización otorgada por el secretario Guillermo Moreno, estos artículos podrán aumentar entre un 3,5 y un 10% en la segunda quincena de este mes.

El funcionario también autorizó ajustes en los valores de algunas gaseosas y artículos de tocador, que también se harán efectivos en los próximos días. Los aumentos abarcan a un universo de alrededor de 30 marcas que producen las empresas Procter & Gamble, Unilever, Coca Cola, General Mills (que fabrica las barras de cereal Nature Valley), La Salteña, Bimbo, Fargo y Molinos.

También, los ajustes llegan a las marcas de dulce de leche La Suipachense y San Ignacio y a los vinos Trapiche, Santa Ana y Michel Torino, del Grupo Peñaflor.

Los precios de esas marcas de vinos se ajustarán hasta en un 9,9%; las barras de cereal 9,5%, mientras que las yerbas, la sal, el té y artículos de Unilever, Molinos y Procter & Gamble, un 9%. El pan lactal se incrementará entre un 2 y un 8 por ciento, mientras que Coca Cola podrá aumentar el valor de sus gaseosas en hasta un 5%.

Para contrarrestar estos incrementos, el Gobierno viene lanzando diferentes programas para vender carne vacuna, de cerdo y productos lácteos, aunque desde la oposición aseguran que estos planes apenas llegan al 1% de la población.
fuente: fortuna

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 12 de julio de 2011

La crisis del Euro.

Es bien conocido el proceso de crisis que vive la Euroárea desde que se hizo visible la situación problemática de Grecia en septiembre 2009: alto déficit fiscal (12% del PBI) y elevada deuda publica (150% del PBI).

El necesario rescate recién llegó –debido al burocrático proceso de decisión de la Unión Monetaria- en mayo 2010, con un paquete de ayuda de 110 mil millones de euros; sujeto a ajustes realmente impracticables. Como era previsible, luego siguió el turno de Irlanda (diciembre 2010; 85 mil millones) y de Portugal (abril 2011; 80 mil millones).

Los ajustes draconianos solicitados a los tres países en general y a Grecia en particular, llevaron en mayo pasado al país heleno a solicitar un nuevo apoyo financiero, por un monto del orden de los 100 mil millones de euros; ya que el deterioro de su situación le impedía acudir en el período 2011/2012 a los mercados voluntarios de deuda. Han pasado dos meses y las autoridades de la Eurozona todavía no se han puesto de acuerdo! Entretanto, Grecia sufre violentas manifestaciones en contra de los increíbles ajustes exigidos.

Como si esto fuera poco, a fines de la semana pasada, al inefable Primer Ministro de Italia –Silvio Berlusconi- no se le ocurrió nada mejor que denostar públicamente a su Ministro de Economía; declarando que el plan de ajuste solicitado por la Eurozona (ante una deuda pública del 120% del PBI y un déficit superior al 6%) y diseñado por su ministerio, era socialmente impracticable y que – por lo tanto- iba a disminuir drásticamente su monto vía el Parlamento.

La reacción de los mercados no se hizo esperar: rápidamente, se produjo una corrida contra los mercados bursátiles de deuda soberana de Italia. Asimismo, el efecto contagio provocó también un fuerte impacto negativo en el otro país actualmente en la picota: España (con un déficit fiscal del 15% del PBI y una deuda del 60%). En ambos países, las bolsas sufrieron fuertes bajas y el riesgo de sus deudas soberanas superaron el récord de 300 puntos básicos sobre el “benchmak” alemán. Ante esta alarmante situación, las autoridades de la Unión Monetaria convocaron a una reunión de urgencia en el día de ayer en Bruselas…” con el objetivo de tomar rápidas (sic) medidas para conjurar la alta situación de riesgo existente”. Luego de todo un día de deliberaciones, lo único que se logró fue un lavado comunicado de buenas intenciones. Nada en concreto.

Como consecuencia de este dislate político, hoy a la mañana la situación empeoró. Finalmente, y como “la necesidad tiene cara de hereje”, a media mañana el Banco Central Europeo (BCE) -por las suyas- salió a intervenir mediante la compra de valores , evitando la cada vez más fuerte caída de los mercados. Por su parte, la reacción de las autoridades políticas sólo fueron nuevamente manifestaciones de buenas intenciones.

La conclusión es clara. Más allá de los problemas económicos que enfrentan todos los países del sur de Europa, es claro que los mismos continuamente se ven agravados por un problema político fundamental: la falta de “gobernabilidad” de la Unión, con una burocracia que lleva a más que peligrosas dilaciones en la toma de decisiones. Se hace necesario, pues, de manera urgente cambiar la actual metodología de decisiones por un esquema político que permita reaccionar de inmediato frente a los rápidos cambios de escenario que se van produciendo. A este respecto, como primer paso, sería conveniente la creación de un Ministerio de Hacienda de la Unión Monetaria, que tuviera la autoridad para coordinar y aprobar las políticas fiscales de los países miembros; como, así también, para intervenir velozmente en caso de ataques a los mercados. Caso contrario, los sofocones continuarán a la orden del día; con todas las consecuencias negativas que ello implicaría.
fuente: cronista

Grasias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 1 de julio de 2011

El diario de Moreno.

Los salarios lograron una mejora de 20 puntos con respecto a la inflación, según se desprende de datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Para el organismo, entre mayo de 2010 y mayo de 2011 los sueldos de los empleados públicos y privados aumentaron en el orden del 30%, mientras la variación del índice de precios al consumidor fue en torno al 10 por ciento.

De acuerdo al índice de salarios, las remuneraciones de los empleados registrados subieron 30,5% respecto a mayo del año anterior, luego que crecieran 4,04% en mayo respecto de abril, acumulando en 2011 una mejora de 10,9 por ciento.

Los trabajadores no registrados tuvieron una suba de salarios de 2,24% con relación abril, con lo cual en cinco meses aumentaron 13,5% y 29,4% en un año.

Los empleados públicos fueron los más rezagados, dado que sus remuneraciones apenas aumentaron 0,55% en mayo frente a abril, 2% en el año y 18,6% en los últimos 12 meses.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!