miércoles, 30 de marzo de 2011

Estamos de festejo.

Economía Argentina Hoy cumple su segundo año de vida, parece que fue ayer cuando conversando con mi amigo Adrián surgió la idea de poder hacer un blog. Adrián por aquel entonces estaba dando sus primeros pasos con Bull Finanzas. Fue así como se inició este camino.

Simplemente en esta fecha tan particular quiero aprovechar para agradecer a todos los que alguna vez ingresaron al blog; a los que han dejado comentarios y a los que no; a los que son seguidores; a los blogs que recomiendo visitar y que recíprocamente devuelven la atención; a los que hacen clics en la publicidad (son los menos,ja) y a los que simplemente buscan en el blog una alternativa para poder entender la compleja economía argentina.

Les dejo mis saludos y nos seguimos encontrando para hablar de economía.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 23 de marzo de 2011

Aumentan los aportes de los autónomos.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) elevó los aportes jubilatorios que deben realizar los trabajadores autónomos y también incrementó el tope para los descuentos que se realizan sobre los empleados en relación de dependencia.

A través de la Resolución General 3063/2011, publicada hoy en el Boletín Oficial, se determinó la suba en la carga fiscal, a partir del aumento a 1227 pesos del haber mínimo jubilatorio, que comenzó a regir a partir de este mes, sin incluir los 45 pesos que aporta el PAMI, la obra social de los jubilados.

Así, la categoría más baja de los trabajadores independientes, pasa de 194 a 227 pesos mensuales. Esta incluye a personas físicas que ejerzan profesiones u oficios y productores de seguros con ingresos anuales hasta 20 mil pesos; comerciantes con ingresos anuales hasta 25.000; y aquellos que adhieran voluntariamente al sistema previsional.

Para la segunda categoría, casi la mayoría de los contribuyentes, el aporte pasa de 271 a 318 pesos. Acá se enmarca a personas físicas que ejerzan profesiones u oficios y productores de seguros que superen como ingresos anuales los 20.000 pesos; y comerciantes con ingresos anuales superiores a 25.000.

El tercer escalón tendrá un aumento de 388 a 455 pesos, y abarca a directores, administradores y conductores de sociedades comerciales o civiles, regulares o irregulares, y socios de sociedades de cualquier tipo, con ingresos anuales inferiores o iguales a 15.000 pesos.

La cuarta categoría deberá aportar 728 pesos, en lugar de 621; e incluye a directores, administradores y conductores de sociedades comerciales o civiles, regulares o irregulares, y socios de sociedades de cualquier tipo con ingresos entre 15.001 y 30.000 pesos, inclusive.

Para el último estamento, el incremento es de 854 a 1002 pesos; y esto comprende a directores, administradores y conductores de sociedades comerciales o civiles, regulares o irregulares, y socios de sociedades de cualquier tipo con ingresos superiores a los 30.000 pesos.

En lo que refiere a los asalariados, la suba en la jubilación mínima también elevó de 11.829 a 13.878 pesos el tope para calcular los aportes que se descuentan de los salarios mensuales. Como el descuento con destino al sistema jubilatorio es de 11 por ciento del salario bruto, el importe máximo de la retención pasa de 1300 a 1525 pesos.

Asimismo, en el nuevo esquema, se elevan los montos con destino a la obra social elegida por el trabajador y al PAMI, que equivalen en cada caso a 3 por ciento de la remuneración. Entre ambos conceptos se destinan 831 pesos, en lugar de 709 como hasta ahora.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

domingo, 20 de marzo de 2011

Ingreso récord para el campo.

La suerte ya está echada. La sequía se cortó justo a tiempo y la Argentina se encamina una vez más a obtener una cosecha abundante en volumen y más generosa todavía en divisas. Según estimaciones de consultoras privadas, la producción agrícola del ciclo 2010/11 estará más cerca de los 95 millones de toneladas que de los 100 millones que pregona el Gobierno.

Es decir, no habrá récord productivo. Pero si el escenario de altos precios sigue como hasta ahora, la economía local sí podrá descorcharse por el ingreso de agrodólares más elevado de la historia: más de US$30.000 millones, unos 4.200 millones más que el año anterior.

Fue una gran fortuna que haya comenzado a llover justo en el momento más crítico para los cultivos de la "gruesa": la soja, el girasol y el maíz. Aunque en muchas zonas la seca produjo daños significativos, su interrupción a principios de este año permitió alejar los pronósticos más dramáticos. Así, habrá una pérdida aproximada de 4 millones de toneladas de granos (básicamente de maíz) respecto de lo que se esperaba en octubre de 2010, al comenzar la campaña. Entonces, la consultora Agritrend esperaba una cosecha total de 99,2 millones de toneladas. Hoy esa firma especializada predice 95,3 millones.

Esa pequeña merma productiva, de menos del 5%, fue compensada ampliamente por la fuerte suba de los precios externos de los granos en el último semestre. Gustavo López, el titular de Agritrend, hizo cálculos frescos al respecto. En octubre pasado, cuando se estimaba una cosecha mayor, el analista calculaba las exportaciones totales del sector en US$28.850 millones.

Ahora, con una leve caída de producción pero precios mucho mejores, las estimó en US$30.340 millones. Es decir, la fuerte suba de las cotizaciones ­en caso de mantenerse­ remediará las pérdidas física. Y aportará US$1.500 millones adicionales. Respecto de las divisas agrícolas de 2009/10, el salto sería de US$4.195 millones.

Pero, vale aclararlo, son pronósticos basados en cotizaciones probables de exportación (310 dólares por tonelada de trigo, 260 dólares en maíz y 490 dólares para la soja), que podrían modificarse de un momento a otro.

Al respecto, el analista Ricardo Baccarín, de Panagrícola, advirtió que la volatilidad será moneda corriente esta campaña. Su análisis no pasa ya por la oferta de granos de esta región del mundo, sino por lo que suceda en los Estados Unidos, el principal productor y exportador mundial de soja y maíz, en los próximos meses. "La oferta de la cosecha sudamericana será buena, con un evento de La Niña que resultó mucho más benigno de lo que se anunciaba en diciembre. Esto disipó muchos temores, aunque el plato fuerte de este ciclo será el que se inicie a partir de ahora en los EE.UU.", explicó.

"No quiero pensar que algo raro pase con el clima en esta temporada en Estados Unidos, porque allí sí que el cielo sería el límite" para los precios de los granos, añadió Baccarín, quien prevé un mercado oscilante ­y muy pendiente del clima en la hemisferio norte­ al menos hasta octubre o noviembre de este año. Por el lado de la demanda, el experto no percibe graves amenazas. "El mercado demostrará en este tramo que ofrece mayor resistencia a las bajas que a las subas, dado el actual estado de la demanda que, todo indica hasta el momento, seguirá igual o creciendo", aseguró.

En este contexto, regresando al pronóstico de cosecha de Agritrend, la Argentina tendrá para ofrecer 95,3 millones de toneladas de granos, apenas un 3% menos que en la campaña anterior. López espera 48 millones de soja, 20 millones de maíz, 15 millones de trigo (ya cosechadas), 3,5 millones de sorgo, 2,8 millones de girasol (aunque otros análisis dicen que este cultivo podría superar las 3 millones de toneladas) y 2,5 millones de cebada cervecera. Para vender al exterior, ya sea como grano, aceite o harina, la Argentina dispondrá de 68,6 millones de toneladas. De las divisas esperadas, una vez más el complejo de la soja aportará cerca de tres cuartas partes del total.

Los altísimos valores de los granos, aunque lejos todavía de los récords de 2008, asegurarán una buena renta para todos aquellos que comen de una cosecha, incluido el Estado nacional. Si el valor de los embarques finalmente supera los US$30.000 millones, al fisco podrían ingresar nada menos que 8.642 millones en concepto de retenciones, un 10% más que con la cosecha anterior.

Pero los productores, a diferencia de otros años, no tendrán motivos para quejarse. Y es que su rentabilidad --con las excepciones lógicas de algunas zonas puntuales-- sería de las más altas que se recuerden, incluso todavía más que en el 2008, cuando se desató el conflicto por la Resolución 125, que aplicaba retenciones móviles.

Como muestra, el especialista del INTA Pergamino, Reynaldo Muños, está calculando márgenes brutos elevadísimos para los cultivos de la zona norte bonaerense, por cierto una de las que tienen mayor aptitud agrícola.

En el escenario de rendimientos más bajos, la soja allí podría dejar al chacarero que trabaja su propio campo unos 480 dólares por hectárea y el maíz, hasta 595 dólares. Son estos, sin embargo, una minoría, pues 60/70% de la agricultura pampeana se desarrolla sobre tierras arrendadas. En esos casos, el margen bruto se reduce muchísimo y el negocio lo hace el propietario del campo.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 18 de marzo de 2011

Liquidación del impuesto a las ganancias.

En 2010 aumentaron un 20% las deducciones al Impuesto a las Ganancias, lo que redujo el monto de los descuentos aplicados mensualmente a los que tributaban por ese impuesto. Pero como el aumento de las deducciones no llegó a convertirse en ley, esos descuentos no se podrán tener en cuenta en la próxima liquidación del impuesto de ganancias por el ejercicio 2010.

Para solucionarlo, la AFIP dispuso en una medida publicada hoy en el Boletín Oficial (resolución general 3061) que se presenten dos declaraciones: una que tenga en cuenta los aumentos en las deducciones y otra que no los considere.

Según la liquidación que no considera las mejoras en las deducciones, los contribuyentes deberían pagar más de lo que les fue retenido durante 2010. Para remediarlo, la AFIP dispuso que la diferencia entre lo que pagaron y lo que deberían pagar teniendo en cuenta la ley, debe quedar como una deuda de los contribuyentes con la AFIP. Es decir, que los contribuyentes no tendrían que pagarla por el momento.

La AFIP confía en que las mejoras en las deducciones se conviertan en ley próximamente y esa deuda también quede anulada.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 15 de marzo de 2011

El Recomendado de la semana.

En este libro, Maximiliano Montenegro devela la trama de intereses políticos y económicos detrás de las principales decisiones de la era K: Cómo Néstor Kirchner ordenó en diez minutos la estatización de las AFJP. La pelea interna dentro del gabinete por el valor del dólar. La historia secreta de la guerra con el Grupo Clarín y el arreglo con las telefónicas. Los millonarios subsidios a un selecto club de compañías nacionales y extranjeras -algunas incluso demonizadas por el kirchnerismo- con la excusa de frenar los precios. La alianza de Guillermo Moreno con los grupos concentrados.

 La verdad sobre la resolución 125 y la autocrítica del expresidente una semana antes de su muerte. La amnistía penal que salvó a grandes empresarios y amigos de la Rosada. Las insólitas ideas de estatizar el Citibank y otras entidades bancarias.

Es la eKonomía, estúpido desarma las falacias más difundidas en los últimos años, supuestos éxitos incuestionables del "modelo", y muestra todos los aspectos de la realidad, aun aquellos que el aparato de comunicación oficialista oculta. Los datos de la pobreza que explican la destrucción del Indec. La suculenta tajada del gasto público que beneficia a las clases medias altas. Los bochornosos privilegios impositivos que solo subsisten en la Argentina. Los dividendos récord que cosecharon las multinacionales. La situación real de todos los jubilados. Los 25.000 millones de dólares girados a los organismos internacionales de crédito.

Maximiliano Montenegro nació en 1969 en Buenos Aires. Es licenciado en Economía, graduado en la Universidad de Buenos Aires. Conduce actualmente el programa Plan M, que se emite diariamente por Canal 26, y es columnista de Radio Continental y LT2 de Rosario. Es colaborador del diario La Nación. Entre 2007 y 2009, condujo el programa Tres Poderes, por América TV, junto con Reynaldo Sietecase y Gerardo Rozín. Y entre 2004 y 2009, el programa Lado Salvaje, junto con Reynaldo Sietecase, por América 24.

Fue columnista del programa Día D, conducido por Jorge Lanata, entre 2001 y 2003. En radio, trabajó en Rock & Pop, y entre 2004 y 2008 fue el columnista económico de Radio del Plata. En gráfica, se desempeñó como editor de Economía en el diario Crítica de la Argentina (2008/2010), subeditor de Economía en Página/12 (1997/2007) y redactor en el semanario El Economista (1991- 1996). En 1993, ganó el premio Citibank al periodismo económico en gráfica, otorgado por un jurado integrado entre otros por Julio Nudler, el decano del periodismo especializado en economía en la Argentina. Obtuvo dos premios Martín Fierro al mejor programa periodístico en cable, por Lado Salvaje. Ganó el premio TEA por su labor televisiva en Día D y el premio ETER de la radio, como mejor columnista especializado.
fuente: tematika

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 8 de marzo de 2011

El Gobierno subsidia a Cargill.

 La multinacional Cargill es una de las cinco mayores corporaciones norteamericanas y la principal comercializadora de granos del mundo, con operaciones en 66 países. Es difícil rastrear otro país donde se reciba subsidios del Estado, como sucede en la Argentina. Con la excusa de los convenios para frenar la escalada inflacionaria, el Gobierno benefició con millonarias “compensaciones” a los actores más poderosos de la cadena agroindustrial. Las cerealeras trasnacionales Cargill y Nidera fueron dos de las firmas más favorecidas por la asistencia estatal. Entre las compañías locales se destacan Grobocopatel, Molinos Río de la Plata, Mastellone, Sancor y empresas con aceitados vínculos políticos, como Aceitera General Deheza y Molinos Cañuelas.

 En teoría, el selecto club que embolsó la mayor tajada de las subvenciones debía contener los precios de alimentos básicos, como harina, aceites, lácteos y pollo, algo que sólo ocurrió en los papeles del Indec. Entre 2007 y 2010, a través de la Oncca (Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario), se canalizaron más de 9 mil millones de pesos en subsidios a empresas agroindustriales. Los fondos se distribuyeron a los siguientes sectores:

• Molinos de trigo: cinco molinos se apropiaron del 48% de los $ 2.250 millones dirigidos, supuestamente, a abaratar el precio de la harina.
• Aceites: cuatro empresas acapararon el 75% de los $ 282 millones liquidados al sector.
• Faenadoras avícolas: tres empresas recibieron el 47% de los $ 1.650 millones destinados a congelar el precio del pollo.
• Lácteos: cuatro compañías concentraron el 72% de los $ 616 millones volcados a la industria.

El resto del dinero se repartió entre Feed lots (establecimientos de engorde a corral de ganado bovino), 1.700 millones de pesos; y de manera más atomizada, se destinaron a tambos ($ 1.100 millones); productores de trigo ($ 340 millones) y productores porcinos ($ 90 millones). Semejante lluvia de subsidios no se reflejó en menores precios, ni siquiera en remarcaciones moderadas. Entre 2008 y 2010, la harina de trigo aumentó 66%; el aceite de maíz, 80%; el kg de pollo, 69%; la leche entera en sachet, 94% y los cortes de carne vacuna –en promedio– más del 130%. Lo increíble es que, en general, esos eran productos populares, en teoría, bajo acuerdo con las empresas favorecidas por las subvenciones. En el resto de los productos –más sofisticados– los precios estaban directamente liberados: por ejemplo, la leche larga vida aumentó 134% en el período.

 No es descabellado inferir que una porción significativa de los recursos estatales terminó inflando la rentabilidad empresaria. Hasta la semana pasada, el titular de la Oncca era Juan Manuel Campillo, ex ministro de Economía de Santa Cruz, un pingüino que gozaba de la máxima confianza de Kirchner. Sin embargo, Moreno siempre tuvo la última palabra en todos los pagos. La resolución 147/07 del Ministerio de Economía establece que el organismo no abonará ninguna “compensación” sin la autorización previa de la Secretaría de Comercio Interior que, entre otros requisitos, exige la presentación de los listados de precios y facturas de las empresas. Miremos con más detenimiento lo que sucedió, por ejemplo, con el trigo y la harina, sector en el que Moreno forzó una transferencia fabulosa de ingresos hacia las cerealeras y los grandes molinos.

Entre las empresas que percibieron más compensaciones se destacan:
Molinos Cañuelas: $ 386 millones. La firma tiene como principal operador ante el Gobierno a Alberto España, presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), un ejecutivo de diálogo muy fluido con Moreno. Hasta el año pasado, era el único molino que había obtenido compensaciones, no sólo por harina de trigo (triple cero) destinada a la elaboración de pan –el precio que el Gobierno supuestamente quería proteger– sino también por la harina de mejor calidad (cuatro ceros) para repostería, galletitas, tapas de empanadas y pastas.

Andrés Lagomarsino e Hijos SA: la compañía conducida por Marcos Lagomarsino –ex titular de la FAIM y actual secretario de la entidad– cobró 208 millones de pesos, también la mayor parte en 2010.

Molinos Felix SA: 154 millones de pesos.

Los Grobo Inversora SA: a la empresa de Gustavo Grobocopatel –conocido como el rey de la soja– se le giraron casi 18 millones de pesos. El empresario se diversificó, con la ayuda oficial, a la molienda de trigo y la comercialización de harinas.

Sólo entre Cargill y Molinos Cañuelas acaparan el 32% de las compensaciones distribuidas por la Oncca a la molinería. En teoría, el Estado paga los subsidios a molinos o cerealeras con molienda propia –como Cargill– para resarcirlos por la harina que venden a “precio preferencial” –más bajo que el valor de exportación– a panaderías, cadenas de supermercados y panificadoras industriales. Sin embargo, estas compañías multiplicaron sus exportaciones en los últimos años y existen denuncias en Chile, Uruguay y Brasil que exportan harina a precio internacional con el incentivo estatal. Un negocio redondo.

En enero pasado, estalló una vez más el conflicto por el precio del trigo. Los chacareros denuncian que el Gobierno patrocina a cerealeras y grandes molinos a costa de miles de productores agrícolas. El mecanismo es el siguiente: se cierran al momento de la cosecha las exportaciones de trigo, con el supuesto objetivo de contener los precios de la harina y el pan; en ese lapso, molinos y cerealeras adquieren barata la materia prima; luego Moreno asigna cupos de exportación por empresa y venden caro, a precio internacional, lo que compraron barato. Además, dado su poder de mercado, las gigantescas comercializadoras suelen aplicar “descuentos” –de hasta 50 dólares por tonelada– en el valor que le pagan a los productores, que nunca logran cobrar así el “precio pleno” del cereal; es decir, la cotización internacional menos la retención.

“Hay un pacto Moreno-Cargill”, disparó meses atrás el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi. “Hace unos cinco años que las multinacionales compran barato porque los productores están obligados a vender barato y después les dan un cupo para vender en dólares a los mercados internacionales ¿Cómo puede haber tanta inocencia? Cuesta creer que los favores a las multinaciones y a grupos tan concentrados sean gratis”, concluyó el dirigente rural. Llama la atención, ciertamente, que Moreno haya desviado una avalancha de subsidios estatales a Cargill, dados los antecedentes que el propio Gobierno reveló de la empresa. La multinacional –junto a otras comercializadoras de granos que operan en el mercado local– es investigada desde hace años por la AFIP por maniobras de triangulación de exportaciones, vía filiales en Uruguay y otros países, para pagar menos impuesto a las ganancias y retenciones. En octubre de 2010, un juez en lo penal económico procesó por supuesta “evasión agravada” a directivos de Cargill y les trabó embargo por 100 millones de pesos. La AFIP indicó entonces en un comunicado que “constató que Cargill realizaba la mayor parte de sus operaciones a través de una sucursal de Uruguay, pero esto sólo a los efectos contables: es decir, la facturación iba por un camino y la exportación por otro”. Y luego decía que “de las diez empresas que más vendieron granos en 2009, hay cuatro que no pagaron ni un solo peso de Ganancias”. Pese a semejante denuncia del ente recaudador, Moreno autorizó millonarios desembolsos a la cerealera norteamericana, aún después del último fallo judicial. En octubre último, la Oncca le pagó 13.997.662 pesos; en diciembre, 17.700.942 pesos y el 18 de enero (último disponible al cierre del libro), 18.369.820 pesos. En total, más de $ 50 millones a una compañía cuyos directivos habían sido procesados por evasión.

En una situación parecida se encuentra el Molino Lagomarsino. La AFIP lo investiga por una supuesta evasión millonaria, cometida entre 2000 y 2003, lo cual no impidió que se le otorgaran más de 200 millones en subsidios.

Nidera es otra de las grandes traders de cereales en la mira de la AFIP, por maniobras de evasión entre 2005-2009: según las actuaciones del organismo, adeudaría al fisco $ 260 millones. A fines del año pasado, se convirtió en el blanco de todas las denuncias del Gobierno por la explotación de trabajo esclavo en la localidad bonaerense de San Pedro. Nadie recordó, sin embargo, que el Estado la había beneficiado con millonarios subsidios de la Oncca entre 2007 y 2008.

Puede un gobierno que toma estas medidas considerarse progresista? La respuesta es no.
fuente: perfil

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

domingo, 6 de marzo de 2011

Negocio redondo.

Con el dólar paralelo está volviendo una clásica "profesión" en la city porteña: la de los "coleros". Por hacer media hora de cola y comprar con su DNI unos u$s2.500 una persona puede ganar unos $100. Sin embargo, sus empleadores obtienen un rédito mayor: pueden obtener hasta u$s5.000, si es que disponen de una buena cantidad para invertir.

El negocio es muy simple: se adquieren dólares en las casas de cambio a $4,06 y se los vende luego en el mercado negro a $4,18, donde cotiza más alto a raíz de los mayores controles de la AFIP. La diferencia es ganancia pura, ya que no hay que pagar impuestos ni cargas sociales. De este modo, por cada 10.000 dólares que se operan en el mercado, se obtiene una ganancia de $1.200.

Según consigna el diario Clarín, para hacerlo hace falta tener espaldas financieras y un verdadero enjambre de coleros. La mayoría de estas operaciones las hacen personas que les proveen diariamente unos 400.000 pesos a los punteros, que son los encargados de distribuir la plata entre los coleros.

Como contrapartida, los coleros deben traer los dólares y el comprobante de compra, donde consta la hora de la operación y el tipo de cambio fijado. En todas las casas de cambio de la city conocen este mecanismo. Pero aunque han hecho ya varias denuncias a la policía, dicen que no pueden hacer mucho más.

"No podemos decirles que no les vendemos porque nos parece que no podrían haber reunido ese dinero, porque eso sería discriminación", explican. Y señalan que han llegado a detectar que "hay grupos con tantos coleros que pueden mover hasta un millón de pesos diarios ".

Según Clarín, todos los días de la semana se juntan varias decenas de coleros a las 10 en punto en San Martín al 300. Allí los punteros entregan el dinero y los citan en la otra cuadra para una hora más tarde. A lo largo del día y hasta las 15 horas, cuando dejan de operar las casas de cambio, los coleros se renuevan.

Una vez hechas estas operaciones, son los punteros los que revenden esos dólares en el mercado negro, donde los compradores están dispuestos a adquirir divisas más caras pero con la ventaja de no tener que presentar documentos.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 3 de marzo de 2011

Crece la producción de autos.

La producción de vehículos registró en febrero un crecimiento del 4,8% interanual, al sumar 42.051 unidades, mientras que las exportaciones subieron 8,1% y las ventas a concesionarios un 14,1%, informó la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA).

Sin embargo, a nivel mensual todas fueron bajas: la producción cayó 10,4% respecto a enero, las exportaciones un 31,2% y las ventas a concesionarios un 2,5%.

Sobre el acumulado enero-febrero, la producción registró una suba interanual del 24,1%; las exportaciones 44,2% y las ventas a concesionarios un 15%.

Los principales destinos de exportación fueron Brasil (79,2% del total), Europa (8,2%), México (3,6%), Uruguay (3,6%), Chile (1,2%), Venezuela (1,1%), Colombia (1%), Centroamérica (0,7%) y Ecuador (0,5%).
 fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!