jueves, 27 de enero de 2011

Récord de subsidios. Gobierno Progresista?

El año pasado, el Gobierno gastó 48.032 millones de pesos en subsidios a las tarifas de energía y del transporte, los precios de determinados productos alimenticios, la importación de combustibles y el funcionamiento de empresas públicas.

Esta cifra es récord y representa un 47% más de lo gastado en 2009 , de acuerdo con un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto Público. Se trata de $ 15.350 millones adicionales que debió volcar el Gobierno debido al incremento de los costos, al mayor consumo por el repunte de la economía y también por el propio retraso tarifario que incentivó la demanda. Esto explica por qué Energía y Transporte recibieron el 80% del total de los subsidios.

Con estos recursos, que se empezaron a pagar luego de la crisis de 2001, el Gobierno buscó evitar subas en las tarifas públicas para contener la inflación . Sin embargo, y a pesar de las tarifas subsidiadas, solamente en los últimos 4 años la inflación trepó un 120% .

Lo que sí es cierto es que, de no haber mediado este enorme esfuerzo fiscal – financiado por una mayor presión impositiva– la inflación de 2010, que rondó entre el 25 y 27%, hubiera sido mucho más alta . Y también serían muy superiores los niveles de indigencia y de pobreza o la caída del poder adquisitivo de los salarios.

Por ejemplo, los precios del transporte público de pasajeros, electricidad y combustibles para el hogar aumentaron el año pasado solo un 8%, menos de un tercio de la inflación promedio. Y según la consultora Ecolatina, en relación a diciembre de 2001, la suba acumulada de los precios del transporte público y de la luz y combustibles para el hogar fue del 102,3%, mientras el resto de los precios tuvo un alza del 337,9%.

Así las empresas, además de sus ingresos por lo que reciben directamente de los usuarios y consumidores, con el subsidio cubren el resto de sus costos. Según Ecolatina, “las empresas que gestionan los ferrocarriles y subterráneos cubren apenas entre el 30 y 40% del gasto en salarios con la venta de boletos”.

Sin embargo, como las tarifas siguen congeladas, cada es mayor el peso de los subsidios . Por caso, en 2011, más aún en un año electoral , las tarifas seguirán sin cambios, pero con una inflación que se estima que rondaría el 30%, Esto obligará al Gobierno a incrementar el gasto en compensaciones abriendo interrogantes sobre la sustentabilidad de este esquema de subsidios.

Además, estos subsidios, en especial los vinculados al transporte de pasajeros, están concentrados en la región metropolitana, lo que introduce un factor de distorsión con relación al interior del país.

Por su parte, por su carácter indiscriminado, estos subsidios benefician también a los sectores de altos ingresos e incentivan el consumo -por ejemplo, de energía eléctrica- de sectores que podrían pagar una tarifa más alta . De ahí que muchos especialistas planteen que, como están estructurados, estos subsidios introducen una redistribución regresiva de la carga fiscal.

Finalmente, el Gobierno cubre estos subsidios con la recaudación de impuestos, entre ellos con una tasa elevada de IVA que castiga proporcionalmente más a los sectores de menores ingresos.

Más de la mitad del total subsidiado se lo llevó el sector de energía, fundamentalmente a CAMMESA para sostener las tarifas eléctricas y ENARSA por la importación de combustibles .

De acuerdo con los datos del comercio exterior, en 2010 las compras de combustibles y lubricantes del exterior totalizó US$ 4.443 millones, con un incremento del 69% por mayores precios y volúmenes importados.

El transporte se llevó otros 13.306 millones de pesos “principalmente para compensar los incrementos de los costos de las empresas de servicios de transporte público automotor de pasajeros urbano e interurbano, asignaciones para gastos de explotación y de inversión a favor de los concesiones de trenes y subtes del área metropolitana, transferencias a Aerolíneas Argentinas y al Ferrocarril General Belgrano”, explica el informe de ASAP.

El resto se repartió entre la industria agroalimentaria y el sector rural y forestal .

Para 2011, el Presupuesto contempla una partida similar a la del año pasado. Pero se descuenta que tendrá que ser reforzada en los próximos meses como se hizo en 2010 cuando fue ampliada en 14.000 millones de pesos.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario