viernes, 30 de diciembre de 2011

Humor K.


fuente: gaturro

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Vivir con $4500.

Sumando lo que perciben todos los integrantes de la familia, en la mitad de los hogares de todo el país, donde viven unas 18 millones de personas, ingresan menos de $ 4.500 por mes. Así marca la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del INDEC del tercer trimestre de 2011 difundida ayer.

El informe indica que en promedio el ingreso mensual de todas las viviendas es de 5.780 pesos por mes. Pero cuando se desciende en la escala de ingresos, surge que el 30% de los hogares- donde viven casi una cuarta parte de la población – dispone de menos de $ 3.000 mensuales. Con menos de $ 2.200 mensuales, hay un 20% de los hogares. Y el 10% dispone de menos de $ 1.500 mensuales.

Del informe oficial se desprende que al menos el 20% de las familias no cubre el costo de la canasta familiar valuado a los precios de las Provincias.

También surge un leve deterioro en la distribución del ingreso (técnicamente conocido como coeficiente de Gini) respecto de los tres trimestres anteriores. Ese incremento de la desigualdad de ingresos se debe, en gran parte, a que el 10% de los hogares más ricos subió algunas décimas (de 28,4% a 28,9%) su participación en el ingreso total en detrimento de los hogares más pobres .

En función de esta estructura de ingresos familiares, se puede inferir que por lo menos en el 70% de los hogares debería impactar el incremento de las facturas de gas, luz y agua, si se mantiene el subsidio al 30% de las familias de menores ingresos.

En ese caso, estimando un incremento promedio nacional de esos servicios del orden de los $ 300 mensuales por vivienda, el impacto medio rondaría el 5% .

El bajo ingreso de los hogares -en función del costo de la canasta familiar- se explica en gran medida porque la mitad de las 15.500.000 personas que tienen trabajo como empleados, por cuenta propia o como patrones, (registrados o “en negro”) gana menos de 2.500 pesos mensuales. Y apenas el 30 por ciento recibe ingresos superiores a los $ 3.500 mensuales.

En promedio, el ingreso mensual de los ocupados es de $ 3.010 mensuales, con un incremento del 34% respecto de un año atrás. También entre la población ocupada hubo un deterioro en la distribución del ingreso respecto de los trimestres anteriores. Y también se explica porque el 10% de los ocupados de ingresos más altos incrementaron su participación del 27% al 27,9%.

El informe del INDEC señala que entre los varones, la mitad gana menos de $ 3.000 mensuales y entre las mujeres, la mitad percibe menos de $ 2.000 con menos horas trabajadas que los hombres. Pero mientras en lo que va del año, los varones pasaron de $ 2.500 a 3.000 pesos, las mujeres permanecieron con sus ingresos congelados en los $ 2.000 mensuales .

Otro dato es que entre los ocupados, los que más ganan trabajan más horas, superando en muchos casos las 9 horas diarias. En tanto, entre los trabajadores de pocos ingresos hay muchos subocupados ya que trabajan menos de 7 horas diarias.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 26 de diciembre de 2011

Estados Unidos en crisis.

La semana pasada, Barack Obama viajó a Osawatomie, Kansas, para dar inicio a la etapa más populista de su intento de reelección en 2012. "Este es un momento crucial para la clase media," declaró el presidente de Estados Unidos, que eligió el mismo lugar en el que Teddy Roosevelt en 1910 pidió una era más progresista. “Creo que este país tiene éxito cuando todos reciben una oportunidad justa”, aseguró.

Siempre tiene sentido político afirmar que todos deberían recibir una “oportunidad justa”, particularmente en un momento en que la desigualdad de ingresos en Estados Unidos compite con la que existía en la “Edad Dorada” de Mark Twain. Pero quizás para Obama fue rebuscado sugerir que la clase media norteamericana se encuentra frente a un momento crucial. En realidad, durante la última generación la fuerza de trabajo se fue polarizando en una tendencia que se ha acelerado desde el año 2000.

Estados Unidos solía ser excepcional. En la posguerra, su desempleo era más bajo que en Europa y mantenía un mayor índice de productividad, lo que le permitió al país generar magros beneficios; el concepto de salario justo estaba al alcance de la mayoría. Y eso le brindó a Norteamérica una clase media en auge que hasta hace poco era el motor más importante de la demanda global.

Ya no más. Hoy el desempleo en Estados Unidos es superior al de gran parte de Europa. Y el consumidor norteamericano tiene una elevada deuda personal. A medida que se profundiza la crisis laboral, también se intensifica la polarización política estadounidense. En el debate de Washington, son comunes las acusaciones de “guerra de clases”. Al contrario de los años sesenta, década dominada por las manifestaciones a favor de la paz y los derechos civiles, las batallas de hoy son económicas. Sin embargo, hay pocas señales de que los funcionarios o los economistas estén cerca de encontrar respuestas.

Nada de lo que Obama ha logrado desde 2008, incluyendo evitar una segunda Gran Depresión y conseguir la aprobación de una reforma del sistema de salud, parece haber resuelto ese problema estructural subyacente. En realidad, las señales indican que el problema se está intensificando. En palabras de David Autor, economista laboral de Harvard University, la fuerza de trabajo está sufriendo una creciente “the missing middle”, que corresponde a empresas pequeñas que teniendo un potencial importante de crecer no lo logran.

En resumen, los empleos que requieren conocimientos medios que antes constituían el motor de la clase media más rica del mundo están desapareciendo. Están siendo suplantados por trabajos de baja calificación (y bajos salarios) que no pueden reemplazarse ni por tecnología nueva ni por medio de la tercerización, tales como enfermeros y paisajistas. También se están creando puestos de empleo para la gente altamente capacitadas, especialmente en ciencias, ingeniería y gestión.

Para el resto de la fuerza de trabajo, incluyendo graduados universitarios, es cada vez más difícil encontrar un empleo seguro y más complicado aún conseguir salarios acordes a la inflación. La mayoría de la gente sabe que el ingreso medio del norteamericano cayó fuertemente desde fines de los noventa. Son menos lo que son concientes de que, en el mismo período, los ingresos reales también bajaron mucho para los empleados con diploma universitario. Sólo los que tienen posgrados, en particular doctorados, ven ganancias netas (que para algunos son espectaculares). La crisis laboral tiene muchas manifestaciones preocupantes, de las cuales vale la pena destacar tres. Quizás lo más problemático sea el menor dinamismo del mercado. La gente solía describir al mercado de trabajo norteamericano como schumpeteriano, por el economista neoclásico australiano que hablaba del ciclo de “destrucción creativa”. Se pueden perder puestos de empleo en una crisis, pero son rápidamente reubicados en sectores más productivos cuando se reanuda el crecimiento económico. Eso no es lo que ocurre ahora.

Según la consultora McKinsey, llevó seis meses a la economía norteamericana retomar el nivel de empleo anterior a la recesión después de la crisis de 1982. Después de la recesión de 1991, fueron 15 meses. Y luego de 2001, la recuperación tomó 39 meses, lo que significa que la economía necesitó casi el ciclo económico completo para reponer todos los trabajos legados por el anterior. Tras la Gran Recesión de 2008, McKinsey pronosticó que la economía tardaría 60 meses en alcanzar el nivel de empleo anterior a la crisis.

Esa predicción ahora es optimista. En diciembre de 2007, la economía estadounidense empleaba a 146 millones de personas. Cuatro años después, languideció a 140 millones. Al actual ritmo de creación de trabajo, necesitará otros dos años y medio para volver a los niveles de 2007, lo que llevará el plazo de recuperación a 78 meses. Esto es destrucción sin la creatividad. Aún eso subestima el problema, dado que en este período la población se habrá incrementado en más de 10 millones.

“Conozco compañías que emplean ingenieros experimentados cuyo única tarea es encontrar maneras de reducir el personal”, comentó Carl Camden, CEO de Kelly Services, una agencia de selección de personal con casa central en Michigan. “En todas partes se trata de achicar la nómina permanente y todavía estamos en las primeras etapas de esta tendencia”, agregó.

El segundo problema proviene del primero: Estados Unidos está empleando una menor proporción de su gente. A comienzos de la recesión, la relación empleo - población era de 62,7%. Hoy el coeficiente es de 58,5%. El mes pasado, el desempleo cayó de 9% y 8,6%. A simple vista, es un buen salto en la creación de empleo. En realidad, más de la mitad del descenso proviene de la menor cantidad de personas que “buscan activamente” un trabajo. Los 315.000 que desertaron del mercado laboral exceden con creces los 120.000 nuevos puestos.

Según las estadísticas oficiales, si hoy hubiera la misma cantidad de gente que busca empleo que en 2007, el índice de desocupación sería de 11%. Algunos dejaron de solicitar beneficios de desempleo para exigir subsidio por incapacidad y, por lo tanto, dejaron de formar parte de la fuerza laboral. Otros reciben ayuda de sus parientes. Están también los que terminaron en la cárcel. En 1982, había más de 500.000 presos; hoy son 2,5 millones, más que la población combinada de Atlanta, Boston, Seattle y Ciudad de Kansas, según el Proyecto de Movilidad Económica de Pew Center, un think-tank con base a Washington.

Finalmente, una creciente porción de los empleos que se están creando pertenecen a los sectores menos productivos. De las cinco ocupaciones que, según cálculos de la Oficina de Estadísticas Laborales, crecerán más entre hoy y 2018, ninguna requiere un diploma. Y ellas son: enfermeros titulados, “auxiliares de salud domiciliaria”, representantes del servicio al cliente, trabajadores a cargo de elaboración de alimentos y "asistentes de cuidado personal".

La actividad industrial no se encuentra entre los 20 primeros, y esos puestos no pueden reemplazar el salario y las condiciones que eran típicos de ese sector. “La industria de elaboración de alimentos no puede sostener a la clase media,” explicó Dan DiMicco, CEO de Nucor, una de las dos siderúrgicas grandes que todavía quedan en Estados Unidos, cuyo lema es “una nación que construye y fabrica”.
La marea no favorece a DiMicco. Según un estudio elaborado este año por Michael Spence, economista de Stanford University y ganador de un Premio Nobel, y Sandile Hlatshwayo, toda la creación neta de empleo desde 1990 se produjo en el “sector no transable”. Entre 1990 y 2008, Estados Unidos sumó 27,3 millones de puestos de trabajo, de los cuales casi todos fue en servicios. Casi la mitad surgió en el sector salud o el sector público, ambas áreas cuyo crecimiento de productividad es prácticamente nulo. A la inversa, el impresionante incremento de la productividad en la industria manufacturera siguió el mismo ritmo de la reducción en las nóminas de personal.

Si hay una explicación de porqué los ingresos de la clase media se estancaron durante la generación pasada, es ésta: los empleos que puede crear Estados Unidos se ubican en los sectores menos eficientes, son el tipo de empleo que ni las computadoras ni China lograron eliminar. Esa tendencia está empezando a afectar a los trabajadores norteamericanos altamente capacitados y los empleos mejores pagos peligran cada vez más, aseguran Spence y Hlatshwayo.

La pregunta es qué se puede hacer para reactivar este mercado laboral cada vez más esclerótico. La respuesta habría sido simple si hubiera estado en boca de todos hace mucho tiempo. Desafortunadamente, no hay precedentes de los desafíos que enfrenta hoy Estados Unidos y, por lo tanto, hay poco consenso entre los economistas o autoridades sobre cuáles son los remedios más recomendables. Sin embargo, todos concuerdan en cómo evitar que la situación empeore. En la cima de la lista está mejorar el sistema educativo para todas las etapas de la vida.

Desgraciadamente, modificar un sistema educativo cada vez más mediocre es fácil decirlo pero no hacerlo. Y tampoco es sencillo capacitar en forma realista a grandes porciones de la fuerza laboral. Quizás haya lecciones que aprender de naciones como Alemania, particularmente la educación vocacional, pero hay poco interés federal para ponerlas en práctica.

Los economistas también concuerdan en la necesidad de aplicar una serie de otras medidas, desde un mayor gasto en infraestructura (ahora que el estado de los caminos y aeropuertos se está deteriorando con rapidez), hasta una política inmigratoria más sensata que incentive a los estudiantes extranjeros más talentosos a permanecer en Estados Unidos. La mayoría además pide inversión mucho mayor en investigación y desarrollo y mejores incentivos privados.

Juntas, estas reformas tendrían un impacto, pero pocos creen que transformarían el panorama. "La verdad es que no sabemos cómo reparar el mercado laboral norteamericano, estamos en territorio desconocido", aseguró Peter Orzag, ex director de presupuesto de Obama y ahora vicepresidente de Citi.
fuente: cronista

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 23 de diciembre de 2011

Brindemos con sidra...de $3!!

El Mercado Central de Buenos Aires vende un bolsón con productos alimenticios navideños a 11 pesos, entre varias ofertas de expendio de alimentos en su predio, tanto en el área mayorista como en su feria minorista, con motivo de la cercanía de las fiestas de fin de año.

El Bolsón navideño a 11 pesos incluye una sidra en botella de vidrio, un pan dulce de 400 gramos, un budín de 170 gramos, 70 gramos de garrapiñadas y 80 gramos de turrón de maní, precisa un comunicado del Mercado Central.

Otros precios minoristas son:
•Sidra 720 ml. botella de vidrio $ 2,99.
•Arroz x 1 kg 0000 $ 2,20.
•Manteca x 200 grs. $ 3,99.
•Aceite mezcla x 900 cc. $ 3,45.
•Leche entera en sachet 1 L. $ 2,00.
•Dulce de leche, pote x 400 grs. $ 2,99.
•Helado 3 gustos x 3 lts. $ 30,00 / x 5 lts. $40,00.
•Papa x 1 kg $ 0.80.
•Lechuga x 1 kg $ 2,20.
•Acelga x 1 paq. $ 1,00.
•Pan baguette x 1 kg $ 2,50.
•Asado x kg $ 11,50.
•Hamburguesas x kg $ 13,00.
•Pollo x kg $ 6,03.
•Lengua x kg $ 10,50.

En el rubro de precios mayoristas en productos de calidad comercial, algunas de las ofertas son:
•Melón (por bulto de 12 kg) $47,50 - $3,96 el kg.
•Naranja (por bulto de 20 kg) $ 30 - $1,50 el kg.
•Papa (por bulto de 30 kg) $ 21 - $ 0,70 el kg.
•Tomate (por bulto de 18 kg) $ 37,50 - $ 2,08 el kg.
•Lechuga (por bulto de 10 kg) $ 17,50 - $ 1,75 el kg.
•Zapallito (por bulto de 18 kg) $ 20,00 - $ 1,11 el kg.
•Acelga (por bulto de 12 kg) $ 11,50 - $ 0,96 el kg.

También entre sus ofertas el Mercado Central destaca especialmente el precio de la banana a $ 70 la caja de 20 kg, según informó Télam.
fuente: iprofesional

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 20 de diciembre de 2011

España se ajusta.

Mariano Rajoy, futuro presidente del gobierno español, y jefe de la bancada del Partido Popular con mayoría absoluta, anunció en su debate de investidura que habrá un ajuste de 16.500 millones de euros en el presupuesto del año que viene . También se comprometió a que “el único gasto” que aumentará es el de las pensiones y a no incrementar los impuestos .

“La primera ley que aprobaremos, la primera piedra de nuestro proyecto reformista, será la ley de estabilidad presupuestaria que será votada en enero”, señaló Rajoy. Quedó pendiente sobre la cabeza de los españoles que en materia de ajustes rigurosos “podrían sumarse nuevas medidas” .

El recorte aumentará si no se logra cumplir con un déficit del 6% del PBI anunciado por el gobierno socialista que perdió las elecciones generales del pasado 20 de noviembre en una derrota histórica. Para 2012 el compromiso español es de llegar al 4,4% del déficit y el 3% en 2013 .

“Si el déficit es de 7% tendremos que recortar 10.000 millones más”, añadió Rajoy que hoy será elegido presidente del nuevo gobierno. También señaló, críticamente, que las previsiones de crecimiento económico son poco fiables . “La única es de 2,3% para el año que viene que como todo el mundo sabe no se va a cumplir”, admitió.

La reducción se basará en un adelgazamiento del sector público, la no reposición de los funcionarios -salvo en servicios básicos-, una modificación de los días feriados para ganar en productividad y la eliminación de las prejubilaciones, entre otros recortes.

Además, Rajoy señaló que se mantendrá la edad de jubilación en 67 años, se suprimirán las prejubilaciones, habrá un bachillerato de tres años, como en Francia, Alemania, Italia y Holanda y se trasladarán todos los “puentes” (días feriados que se añaden a otros) a los lunes.

“Las reformas son tan necesarias como urgentes”, afirmó Rajoy, asegurando que el nuevo gobierno las aprobará en su primer consejo de ministros, el 30 de diciembre.

La oposición recibió el discurso de una hora y media del líder conservador con una crítica casi unánime de que, otra vez, Rajoy se refugió en generalizaciones, ambigüedades y concretó poco . El candidato trazó un sombrío panorama de la crisis económica y utilizó varias veces el ejemplo de Alemania y su canciller, Angela Merkel. Pero, los grupos opositores insistieron en que debía precisar las medidas para sacar a España del desastre económico y social en que está sumergida.

Estas críticas fueron rechazadas por los populares quienes aclararon que Rajoy estableció prioridades para su gestión de gobierno. La principal es la lucha contra el desempleo que ha alcanzado el 23% de la población activa, más de cinco millones de trabajadores y, sobre todo, fomentar el empleo juvenil que llega al 45%, el más grande de Europa.

Para ello habrá una “reforma integral del mercado de trabajo”, con especiales incentivos para los jóvenes y una bonificación de 3.000 euros por el primer trabajador que contrate cada empresa nueva.

Los vaticinios para el año que viene son muy negativos: los organismos internacionales reducen el augurio de aumento del crecimiento económico del 1,3% al 0,8%. Por esto, se habla de una casi segura entrada en recesión de varios países europeos entre ellos España . El plan de Rajoy es, además de reformar el mercado laboral, dar estímulos para las empresas, deducciones para la compra de vivienda y ayudas para fomentar el empleo.

El propio Rajoy se apresuró a informar que las medidas concretas en materia presupuestaria se aprobarán en su primer consejo de ministros de 30 se diciembre y se elaborarán muchos proyectos durante el primer trimestre de 2012.Mariano Rajoy precisó que “habrá que culminar el saneamiento del sector financiero”.

Los voceros parlamentarios del PSOE describieron como “preocupante” que Rajoy no haya aclarado “de dónde piensa sacar los recursos para cumplir los objetivos de ajuste. Además, creen que debería haber “explicado las políticas que va a hacer para reducir la presión sobre la deuda española”. El PSOE reclama a Rajoy que aclare cómo va a financiar los “servicios esenciales” y las medidas con las que pretende estimular “la economía y el crecimiento del empleo”. La economía ya tuvo una recesión de dos años, y la deuda pública ha aumentado considerablemente hasta los 706.340 millones de euros, un 15% más que el año pasado. Un problema considerable lo han presentado las 17 comunidades autónomas del país.

Pero esta deuda soberana es inferior a la de Alemania, Italia, Francia, Bélgica y otros países europeos. Lo que sucede es que la deuda privada española (bancos, instituciones financieras, comunidades autónoma y, sobre todo, la inmensa deuda de la familias españolas a los bancos) es bastante superior a la deuda pública .

Todos estos factores han pesado en el deterioro de la posición española en los mercados internacionales y en el aumento desmesurado de la “prima de riesgo” que superó los 500 puntos. De esta manera, los intereses para poder vender los bonos tocaron el 7% en los papeles a diez años, lo cual se considera, a largo plazo, ruinoso para una economía.

Los nacionalistas catalanes y vascos criticaron el “centralismo” del discurso de Rajoy, que no habla de diversidad ni de pluralidad. El Partido Nacionalista Vasco, reprochó al candidato que no haya hecho mención al proceso de paz en el País Vasco y el fin de ETA.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

domingo, 18 de diciembre de 2011

Yo no renuncio!!

Yo no renuncio. No me gusta la demagogia. Ni los que se prestan a las operaciones de marketing del gobierno. No me gusta que me usen. Me parece una falta de respeto a la inteligencia de los argentinos que una serie de ricos y famosos intente mostrarse como almas sensibles y caritativas. A mí y a la inmensa mayoría de los argentinos nos van a sacar los escandalosos subsidios sin que movamos un dedo.

Por supuesto que tampoco voy a hacer nada para que me mantengan los subsidios. A todas luces no los necesito. Pero tampoco necesito hacer exhibición de mi bondad para que el gobierno haga propaganda y oculte el tema de fondo.

La única verdad es que acá muchos sectores que no son desocupados ni excluidos van a ser castigados con la quita de los subsidios. Conozco infinidad de gente que se va a agarrar la cabeza cuando le lleguen multiplicados por dos o por tres el gas, la luz y el agua.

Son ciudadanos argentinos a los que esa situación les hace un agujero terrible en su frágil economía. Gente que vive con lo justo. Que mantiene a sus suegros o a sus viejos porque todavía son castigados con la injusticia de no recibir el 82% móvil.

Parejas jóvenes en los que uno solo de los integrantes tiene trabajo con un sueldo apenas modesto. Pero les van a sacar los subsidios porque tienen un departamentito de 60 metros cuadrados. Lo heredaron de sus viejos y es lo único que tienen en el mundo.

Todo es una farsa. Una gigantesca improvisación, un volantazo tras otro de parte de un gobierno que quiere disfrazar este paso atrás como un paso adelante en la equidad social. Los que pueden pagar no necesitan ayuda del estado.¿Cual es la novedad?

¿Cómo explican los millones y millones que les regalaron a grandes empresas y a millonarios con el dinero de todos los argentinos? ¿Quieren tapar todo con esta cortina de humo?
Tratan de instalar un campeonato de ricos y famosos para ver quien es más generoso y desprendido.

Para un gobierno que se dice progresista, ¿No sería mejor una reforma tributaria para que el sistema sea menos regresivo?

En la lista hay de todo. La encabeza la presidenta de la Nación porque quieren transmitir que ella es la que se pone a la cabeza del operativo desprendimiento para todos y todas.Preguntas:

¿Renunció a los subsidios en las 25 propiedades que tiene?
Porque la presidenta es propietaria de 2.905 metros cuadrados de 18 casas, 688 de 4 departamentos, 558 de dos locales y 2.100 de un terreno.

¿Todos tenían subsidios? Otra pregunta:

¿A que renunciaron Amado Boudou y Julio de Vido? Porque sus viviendas en Puerto Madero y en un country ya habían perdido el privilegio del subsidio. ¿O la idea es desviar la atención y disfrazar de épica revolucionaria un simple hecho administrativo que además es innecesario porque el subsidio se lo van a sacar igual?

En la lista de los primeros que renunciaron a los subsidios hay de todo. Gente que elude y evade impuestos. Gente que tiene que rendir cuentas a la justicia por mentir en sus declaraciones juradas para pagar menos, o que fingió una quiebra o que no dan facturas para embolsar en negro parte de lo que ganan o que dibujan sociedades extrañas en el culo del mundo para no ser tan solidarios como quieren mostrarse ahora.

Tiene razón Beatriz Sarlo cuando dice que todo esto se parece más a una campaña de autopromoción y a una especie de test moral o examen de ingreso para los que quieren participar en la kermesse de las almas bellas.

Yo no voy a hacer ninguna presentación y por lo tanto me van a sacar los subsidios. Y sin hacer tanta alharaca. Que el gobierno deje de gastar dinero en la publicidad oficial que intenta hacer creer a la gente que el desprendimiento invadió la vida de ricos y famosos.

Que el gobierno proceda. Que pague los costos políticos correspondientes por haber mantenido durante tanto tiempo una política arbitraria, injusta y de absoluta oscuridad ética. Dejen de tirar fuegos artificiales. Dejen de sobreactuar para esconder estos ajustes y los que se vienen.Conmigo no cuenten. Conmigo no, De Vido. YO NO RENUNCIO!!!
fuente: seprin

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 16 de diciembre de 2011

Salariazo...para los senadores!!

En su primer día al frente de la Cámara de Senadores, el vicepresidente Amado Boudou debió escuchar el reclamo de los legisladores, que exigieron un aumento de sueldo. Y la incómoda observación llegó desde un espacio no esperado: la bancada del FpV, representada por el senador Miguel Ángel Pichetto.

Luego de proponer a Juan Zabaleta, colaborador del vicepresidente, como secretario parlamentario, Pichetto le pidió a Boudou que revisara los sueldos de los senadores. En otras palabras, le pidió un aumento: "Es una tarea pendiente la reconstrucción de la dignidad de ser senador de la Nación, porque hoy los salarios están devaluados", dijo.

De acuerdo con fuentes legislativas, el salario sin descuentos de un senador es cercano a los 19.200 pesos. Pero aplicando esa quita por aportes, se reduce tanto que un empleado con antiguedad y categoría A-1 del Senado cobra más que un legislador.
fuente: perfil

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 14 de diciembre de 2011

El Salario no es ganancia.

Son cada vez más los trabajadores que sufren descuentos en sus sueldos por el pago del impuesto a las Ganancias. Y aunque no ganan más en términos reales, esto se debe a la falta de actualización del mínimo no imponible en un nivel que compense la inflación real.

Así, en los últimos cuatro años se duplicó el número de trabajadores que pagan Ganancias. Ahora uno de cada cinco empleados está alcanzado por este impuesto. En 2007 la relación era uno cada diez. Y los que antes pagaban Ganancias, ahora pagan más.

Según datos de la AFIP, en 2007 el 10% de los empleados – unos 651.000 – pagaba Ganancias. En 2008, el Gobierno dejó congelado en $ 4.015 el piso salarial – técnicamente llamado mínimo no imponible – a partir del cual se tributa Ganancias. En 2009, lo subió a $ 4.818 (20%), que fue menos que la inflación. En 2010, volvió a congelarlo. Y este año, lo aumentó a $ 5.782, un 20%, también menos que la inflación real. En cuatro años, el mínimo no imponible aumentó un 44% contra una inflación que trepó más del 100%. Para acompañar la inflación, ese piso salarial debería superar ahora los $ 8.200.

Por esta razón, y no por una supuesta mejora del poder adquisitivo de los trabajadores, se estima que este año 1.500.000 de asalariados tuvieron descuentos sobre los sueldos por Ganancias. Y, en términos reales, les descontaron mucho más que en años anteriores. El impacto de Ganancias sobre los sueldos medios y altos es tal que representa algo más de un sueldo por año.

Para que la presión de Ganancias sobre los sueldos no siga extendiéndose, el Gobierno debería haber actualizado el piso salarial en la misma medida que aumentaron los precios . Pero no lo hizo. Además, el Fisco mantuvo congelado en los valores del año 2000 – cuando se implementó la reforma de Machinea- las escalas y los porcentajes sobre las que se aplican las alícuotas del impuesto . Esto lleva a que los que superan el mínimo no imponible, rápidamente pasen a tributar las alícuotas de las escalas más altas (del 10) al 27%) en lugar de las primeras (el 9 o 14%). En el pasado aquellos porcentajes estaban reservados a la gente de muy altos ingresos.

De esa forma el Fisco se beneficia por partida doble , en detrimento del ingreso del asalariado: por el bajo nivel del piso salarial y por los saltos bruscos que pegan las escalas del impuesto.

Actualmente pagan Ganancias los solteros que trabajan en relación de dependencia que ganan -después de los descuentos de jubilación y salud- más de 75.168 pesos anuales (o más de $ 5.782 por mes, incluyendo el aguinaldo). Y los casados con 2 hijos con ingresos de bolsillos superiores a los $ 103.974 (o más de $ 7.998 mensuales). Estos valores pueden cambiar según la cantidad de hijos o familiares a cargo y otras deducciones permitidas, como gastos de salud, personal doméstico o seguros.

También pagan Ganancias unos 100.000 jubilados. Y unos 400.000 autónomos, pero a partir de valores más bajos aun.

El dictamen que emitió el lunes la Comisión de Diputados no corrige esta distorsión sino que la confirma y agrega algo más: delega en el Poder Ejecutivo la actualización del mínimo no imponible, cuando esa atribución es propia del Congreso.

La falta de ajuste por inflación se aplica también para las Asignaciones Familiares y por ese motivo los padres de un millón de chicos dejaron de cobrar esas asignaciones , de acuerdo a las cifras de la Seguridad Social. En este caso, los trabajadores que ganan más de $ 5.200 pierden el derecho a cobrar el salario por hijo o las asignaciones por nacimiento o matrimonio. En 2007, ese techo salarial era de $ 4.000. Así, en 4 años, el ajuste fue de solo el 30%, contra una inflación de más del 100%.

Así las cosas, entre la falta de actualización del mínimo de Ganancias y del tope de Asignaciones, se da el caso de muchos trabajadores que recibieron aumentos acordes a la inflación y sufrieron un doble golpe al bolsillo : dejaron de cobrar el salario por hijo y al mismo tiempo pasaron a pagar Ganancias.

En todos estos cuatro años, tanto la CGT como la CTA se quejaron, sin éxito, por el perjuicio que estas políticas provocan a los asalariados. El acto de mañana de Camioneros tiene entre sus reclamos la actualización de Ganancias y Asignaciones Familiares.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 12 de diciembre de 2011

Jubilados sin plus.

Los jubilados y pensionados comenzaron a cobrar los haberes de diciembre y el medio aguinaldo. Pero muchos quedaron desilusionados porque esta vez no cobraron el pago extra de suma fija que venían recibiendo en los últimos tres años.

Muchos jubilados se vieron extrañados por la novedad porque pensaban que ese extra se había incorporado como norma habitual de todos los fines de año. Otros se preguntaron por qué el Gobierno no repitió los pagos de adicionales como había hecho en 2008, 2009 y 2010.

En el organismo previsional (anses) dijeron simplemente que el pago no se hizo porque el Gobierno no aprobó ninguna medida en ese sentido. Pero no informaron las razones que llevaron a romper la tradición de los últimos tres años.

La ANSeS tampoco informó si el Gobierno podría aprobar más adelante el plus y pagarlo por “planilla complementaria” o “fuera del calendario” normal de pagos.

El año pasado, junto al pago de diciembre y el medio aguinaldo, el Gobierno abonó una suma fija por única vez de $ 500 a todos los jubilados y pensionados que ganaban menos de $ 1.500. Y hubo un pago extra de $ 220 para los beneficiarios de pensiones no contributivas.
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 9 de diciembre de 2011

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Camino suicida.

La austeridad que aplican en Europa es un camino suicida, no estimula el crecimiento ni la creación de empleo y profundiza los déficit”, sentenció el Premio Nobel de Economía 2001, Joseph Stiglitz. En un desbordado salón de actos de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA (FCE-UBA), el economista norteamericano brindó una conferencia donde cuestionó los planes de ajuste fiscal, la creciente concentración del ingreso en los países centrales y consideró que el euro desaparecerá si persiste la actual orientación de la política económica europea. El profesor de la universidad de Columbia reclamó una expansión del gasto para reactivar la economía global y destacó la necesidad de reestructurar las deudas de las economías europeas así como las de los individuos hipotecados en Estados Unidos. “Los costos sociales de las recetas económicas neoliberales son pavorosos”, señaló el economista Bernardo Kliksberg en el mismo encuentro, advirtiendo sobre el fuerte aumento en el desempleo juvenil en España, Grecia, Italia y la población negra en Estados Unidos.

“Crear más empleo es la única receta económica posible y eso requiere una fuerte presencia del Estado”, enfatizó el ministro de Economía y vicepresidente electo, Amado Boudou, encargado del cierre del evento donde también participaron el decano de Ciencias Económicas, Alberto Barbieri, y el economista Daniel Heyman. “La economía global enfrentará una profunda crisis y turbulencia por los próximos años debido a una mala filosofía económica, pero la buena noticia es que a América latina le fue muy bien en la última década. Aplicaron buenas recetas, creyeron en los estímulos fiscales keynesianos y diversificaron sus economías. Esas políticas les permitieron a países como Argentina y Brasil comenzar a mejorar la elevada desigualdad de ingresos. Tenemos que aprender de América latina”, consideró Stiglitz. El Premio Nobel de Economía fue presentado por Kliksberg, quien destacó el compromiso y la coherencia del profesor de la universidad de Columbia desde que estalló la crisis financiera internacional.

El Nobel de Economía mantuvo ayer por la noche un breve encuentro con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la Casa Rosada. Hoy volverá a exponer en un seminario organizado por el Banco Mundial, donde también participará el secretario de Finanzas y futuro ministro de Economía, Hernán Lorenzino. “No me cabe duda de que las autoridades europeas están comprometidas a salvar al euro pero lo hacen con una filosofía económica que lo condena. La propuesta de ‘unión fiscal’ que negocian Alemania y Francia va a fracasar porque se trata de más austeridad. Escuchan a los economistas ortodoxos de la visión dominante”, advirtió el profesor de la Universidad de Columbia en el salón de actos de la FCE-UBA ante más de 600 estudiantes, docentes y directivos de esa casa de estudios. En la primera fila del auditorio se sentó el subsecretario de Financiamiento, Adrián Cosentino, y parte del equipo de Lorenzino.

“El déficit fiscal no fue lo que causó el estancamiento. Por el contrario, el estancamiento causó esos déficit. Por eso, la austeridad no funciona. Estados Unidos hizo ese experimento al comienzo de la crisis de 1929 y terminó con la Gran Depresión y Argentina aplicó esas políticas en los noventa guiada por el FMI. Pero en la Zona Euro no aprendieron la lección. El problema se revierte creando empleos y eliminando los recortes impositivos para los más ricos. Hay espacio para estimular la economía”, consideró Stiglitz. A pesar del optimismo, el ex directivo del Banco Mundial consideró que el estancamiento económico y la turbulencia continuarán los próximos años.

Tanto Stiglitz como Boudou destacaron la importancia de reestructurar la deuda soberana de los países europeos y de las personas con hipotecas en Estados Unidos para hacer frente a la crisis. “Argentina puede ser una guía para la reestructuración de las deudas. El mensaje de esa experiencia es que existe vida después de la deuda, Argentina pagó un costo pero volvió a crecer”, consideró Stiglitz. Por su parte, el vicepresidente electo advirtió que “hay un doble estándar en economía. En los noventa decían que no había que rescatar a los países porque eso causaría la crisis del sistema financiero. Ahora dicen que los bancos son ‘muy grandes para caer’ y hay que salvarlos. Es una lógica muy difícil de romper, por eso necesitamos nuevas ideas”.

“La desigualdad y la concentración del ingreso debilitan el crecimiento económico. El sistema de mercado funciono bien para el uno por ciento más rico de la población, pero no para el resto de la población. Ese sistema fue exportado y en América latina muchos compraron ese producto que dio malos resultados. Pero hoy en día, muchos se dieron cuenta de que ese modelo no sirve”, explicó Stiglitz. “Detrás de toda agenda económica hay una agenda política que es determinante para conocer las consecuencias de esas decisiones”, precisó Boudou. En ese sentido, el Premio Nobel de Economía advirtió que “los bancos centrales independientes, nunca son realmente independientes. Por el contrario, suelen tener un programa político por detrás que los guía a achicar el Estado, bajar los impuestos de los ricos y aumentar la desigualdad como sucedió en la Reserva Federal de Estados Unidos bajo la conducción de Alan Greenspan”.
fuente: página12

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

sábado, 3 de diciembre de 2011

Soja por todos lados.

Concretamente, para la temporada sojera, la cosecha –se sembró de octubre a diciembre últimos- puede subir 9% interanual. Si bien la expansión del área dedicada a esta oleaginosa se mantendrá moderada (a causa del alto precio del maíz, su competidor), una de las consultoras especializadas en productos básicos, cree que la soja se recobrará levemente, también a ritmo interanual.

Ahí juegan los efectos asociados a la corriente de la Niña, que se sentirán con menor intensidad en 2012 que en 2011. La reacción en oferta no llegará a sobrepasar el pico de 2009/10. Este factor, combinado con los pobres rindes en las principales zonas de Estados Unidos debido a sequías y tormentas de polvo, contribuye al pronóstico: un descenso local de 6.000.000 de toneladas en producción de soja para este bienio.

Asimismo, se pronostica un déficit en 2012/13, pues la producción no acompañará el aumento en demanda de tortas para alimento de animales. La producción ganadera en Argentina –y el mundo- probablemente aumente debido a los altos precios de vacunos y porcinos en pie. A pesar del déficit, el mercado para porotos de soja permanece bien abastecido y, por otro lado, se estiman valores inferiores al promedio en 2012.

En otro plano, este informe apoya la iniciativa del gobierno local en cuanto a aprobar nuevos tipos de semillas y la considera una novedad positiva capaz de facilitar a los productores la mejora de rendimiento.

Las variedades BayerCrop Science serán plantadas en áreas donde el tipo Roundup Ready (desarrollado por la compañía norteamericana Monsanto y aceptado en los años 90) no suele crecer en forma adecuada. Esa decisión tiene posibilidades de producir rindes promedio más elevados en el largo plazo. Según estimaciones técnicas, los rindes argentinos podrán incrementarse a una media de tres toneladas métricas por hectárea en 2012/21, contra 2,6 tm/ha en 2002/11.

Estos números ayudarán al mantener bien abastecido el mercado en el mediano plazo. Primero, porque Argentina es tercer productor y exportador mundial, luego de Estados Unidos y Brasil. Segundo, es un importante proveedor de China y su presencia allá aumenta. Sus ventas representan 10,4% del total importado por Beijing en 2010/11.

Tocante a riesgos en el abastecimiento, este informe los evalúa con equilibrio. En el corto plazo, la Niña podría conducir a baja de rindes y, por consiguiente, una cosecha frustrante. En el mediano horizonte, sin embargo, se subraya un hecho: si aumenta la producción ganadera, lo mismo sucederá con la demanda de soja y, por ende, crecerá la siembra. Otro riesgo es el efecto sustitución relativo al maíz. Si sus precios rebotan hacia arriba, promoverán el reemplazo por tortas de soja e incentivarán la siembra.
fuente: mercado

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 28 de noviembre de 2011

La Pobreza afecta a muchos....o a pocos?

“La pobreza afecta al 34,9% según un estudio de la Iglesia”, tituló La Nación una nota en la que presenta los datos de la encuesta de Cáritas y el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina. “Cáritas se equivoca con la pobreza”, respondió el sociólogo Artemio López en una nota de opinión publicada en Página 12 el miércoles. 

El informe presentado por el Observatorio de la UCA se basa en una encuesta hecha a 1722 hogares del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) realizada en el cuarto trimestre de 2010. Los resultados muestran que en la región del Gran Buenos Aires la pobreza alcanzaría al 34,9% de la población. El número está muy por encima del 9,1% calculado por el INDEC en ese período.

“Lo que nosotros hicimos es una estimación, con una encuesta hecha a 1722 familias, no quiere decir que esta es la verdad, pero vemos diferencias importantes con los números publicados por el INDEC”, observó Agustín Salvia, director del estudio.

Las diferencias podrían provenir de dos fuentes. Una es el valor adjudicado a la canasta básica, en base a la que se define quién está por debajo de la línea de la pobreza y que está relacionada con el índice de inflación. La canasta básica considerada por el estudio es mayor a la que estima el INDEC (de $600 por adulto frente a $400 del instituto). La segunda diferencia puede venir de la estimación de los ingresos de los hogares.

Existe la posibilidad, según Salvia, de una sobreestimación de los ingresos en la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) que realiza el INDEC. Tomando la misma canasta básica del INDEC y aplicándola sobre los ingresos observados por la encuesta del Observatorio, la proporción de personas bajo la línea de la pobreza aún es mayor que la que informó el instituto (15,2%, mientras que el INDEC informó 9,1 por ciento).

Artemio López, director de la consultora Equis, que publica informes sobre pobreza, criticó los resultados del estudio: “Según Cáritas tendríamos hoy los mismos niveles de pobreza que en el segundo semestre de 2004, cuando se observaba el doble de desempleo abierto, un 30% más de trabajo informal que en la actualidad y aún no existía la Asignación Universal por Hijo. Un disparate por donde se lo mire.”

La pobreza informada por el INDEC para el Gran Buenos Aires en el último semestre de 2004 fue de 38% y en el mismo período de 2005 fue de 30,9%, por lo que el porcentaje presentado por la UCA sería cercano al de ese período.

Efectivamente en ese momento el desempleo era del 13%, mientras que a fines del 2010, al realizarse el estudio era del 8 por ciento. En cuanto a los trabajadores no registrados, según los datos del INDEC éstos alcanzaban en GBA el 48% en 2004, y hoy estarían en el 33 por ciento.  Para Salvia una gran diferencia es la inflación, que afecta los ingresos de los hogares más desfavorecidos.

Pero las comparaciones entre distintas fuentes son complejas, advirtió Agustín Arakaki, investigador del Centro de Estudios de Población, Empleo y Desarrollo (CEPED). “Hay que tener cuidado al comparar datos que provienen de fuentes de información distintas, sobre todo al realizar comparaciones en términos absolutos”, puesto que pueden haber diferencies metodológicas como “la forma de relevamiento de la muestra o la extensión del universo”, añadió.

Al final del camino es muy difícil determinar el nivel de pobreza actual. El cuestionamiento de las cifras del INDEC, sumado a la imposibilidad de otros organismos de llevar a cabo relevamientos de la envergadura de las del instituto nacional, vuelven muy complejo evaluar la situación.
fuente: chequeado

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

sábado, 26 de noviembre de 2011

Caen los depósitos en dólares.

Los bancos privados perdieron 26,11% de los depósitos en dólares de sus cajas de ahorro en las tres primeras semanas del mes, desde el cierre del 28 de octubre hasta el viernes 18 de noviembre, según datos del Banco Central.

De los datos de la autoridad monetaria, se desprende que los depósitos totales en dólares cayeron u$s640 millones entre el 14 y 18 de noviembre, a un ritmo menor al de la semana previa pero mayor al estimado por el Gobierno.

Los depósitos en dólares totales cayeron 14,93% desde el cierre del 28 de octubre, cuando el Gobierno limitó la compra de la divisa por parte del público, una restricción que se sumó a más controles formales en el mercado mayorista e informales en el segmento paralelo.

La autoridad monetaria registró que los depósitos totales en moneda extranjera cayeron el 18 de noviembre hasta u$s13.672 millones, que se comparan con los 14.312 millones del cierre del viernes 11 de noviembre, hasta un acumulado de u$s2.399 millones desde el cierre del viernes 28 de octubre.

Funcionarios del Banco Central habían dicho que la caída de los depósitos se había desacelerado hasta u$s60 millones diarios entre el 17 y 18 de noviembre, pero los datos de la entidad mostraron que cedieron 96 millones y 91 millones, respectivamente.

El sector privado registró una merma 5,05%, ó u$s667 millones, en la semana del 14 al 18 de noviembre, u$s458 millones de los cuales eran depósitos en cajas de ahorro, donde la caída fue mayor en proporción, 7,96 por ciento.

Desde el cierre del 28 de octubre, el sector privado perdió u$s2.366 millones, un 15,86%, de los cuales u$s1.870 millones correspondieron a cajas de ahorro, donde la merma fue peor: 26,11 por ciento (desde u$s7.163 millones a 5.293 millones).

En sentido contrario, el sector público aumentó en u$s35 millones los depósitos en moneda extranjera entre el 14 y el 18 de noviembre, mientras desde el cierre del 28 de octubre registró una merma de 29 millones.

En la semana del 31 de octubre al 4 de noviembre los depósitos totales perdieron 682 millones de dólares (-4,24%), en la del 7 al 11 de noviembre cedieron 1.078 millones (10,9%).
fuente: infobae

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 22 de noviembre de 2011

Cuentas en rojo.

El Gobierno registró en octubre un déficit financiero de $ 2.977 millones, a pesar de haber recibido un auxilio de $ 3.368 millones por parte de la ANSeS, informó anoche el Ministerio de Economía. El rojo financiero se debió a un mayor incremento del gasto y a erogaciones crecientes de deuda.

De esta forma, desde enero el desequilibrio fiscal acumula un rojo de 8.259 millones y se acerca a los $ 11.000 millones anticipados por el Ejecutivo al presentar el proyecto de Presupuesto del año entrante.

Los números de octubre fueron dados a conocer luego de la audiencia que mantuvieron en Casa de Gobierno el ministro de Economía, Amado Boudou, y el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En tanto, el resultado primario –previo al pago de intereses de la deuda– mostró un superávit de $ 446 millones, lo que implica una caída de 85% frente al mismo mes del año pasado. En 10 meses, el balance primario muestra un saldo favorable de $ 12.606 millones, un 47% menor al del mismo período de 2010.

El resultado financiero de octubre –mes en el que se realizaron las elecciones presidenciales– contrasta contra el superávit de $ 778,6 millones que se había registrado en igual mes del año pasado. El déficit registrado desde enero se enfrenta al resultado de los primeros diez meses de 2010, superavitario en $ 5.820 millones.

El deterioro de las cuentas públicas se produjo pese a un aporte extra de 3.318,9 millones de pesos, de los cuales $ 3.091 millones fueron aportados por la ANSeS, $ 90,8 millones por el Banco Central, y el resto por organismos descentralizados.
Según la información oficial, durante octubre se realizaron pagos de deuda por $ 3.423,4 millones de pesos, un 49,8% más que el año pasado.

Los gastos corrientes del Gobierno treparon un 44,28% en octubre, hasta los $ 37.634,3 millones.
Los gastos de capital –aquellos desembolsos destinados a inversiones públicas– crecieron 21%, hasta los $ 4.512,8 millones. En septiembre, el Gobierno había acelerado obras y este rubro había crecido un 100% interanual.

Así, el gasto total creció 40% interanual por segundo mes seguido. Durante el primer semestre del año, el Gobierno había mostrado una relativa contención del gasto público, que creció a un ritmo de alrededor de 30%. El crecimiento del gasto es muy superior al de los ingresos. Los ingresos corrientes aumentaron un 27,3%, hasta los $ 40-291,5 millones, mientras que los ingresos totales llegaron a los $ 52.343 millones, con una expansión interanual del 31%.

Según el Gobierno, los gastos que más se incrementaron fueron las Prestaciones a la Seguridad social -debido al incremento de beneficiarios y a la movilidad de los haberes–, la Inversión Real Directa –aquí, Economía destacó obras de Vialidad Nacional y el programa Conectar Igualdad– y las Transferencias Corrientes al Sector Privado –rubro en el que se encuentra la Asignación Universal por Hijo–.
fuente: cronista

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

domingo, 20 de noviembre de 2011

Recortar los subsidios.

Teniendo en cuenta los servicios públicos y el transporte hoy los sectores de más bajos ingresos destinan cerca del 5,7 de su ingreso al pago de tarifas. Los sectores pudientes, por su parte destinan 2,8% de sus gastos totales al pago de los servicios.

A partir la salida de la convertibilidad, los sucesivos gobiernos decidieron implementar y continuar con un sistema de subsidios a las tarifas de los servicios públicos y el transporte que les permitió a los consumidores abonar valores menores a los reales por su utilización. Dichas medidas, junto con un aumento generalizado del resto de los precios de la economía, ha cambiado la estructura de gasto de los argentinos, sea cual fuere su nivel de ingresos.

Desde el 2001, los precios del servicio eléctrico, el gas, el agua y el transporte solo han registrado leves aumentos, mientras que en los rubros de alimentos, esparcimiento, educación, indumentaria o atención médica, se observaron fuertes alzas debido a la inflación. De esta manera, el peso del gasto en servicios públicos fue disminuyendo con el paso del tiempo hasta llegar a un piso mínimo en el 2011. Observemos, por ejemplo, cómo ha cambiado la estructura del gasto en aquellas personas que pertenecen al decil más bajo de ingresos (es decir, el 10% de la población que recibe los menores ingresos – decil 1) y que habitan en la Ciudad de Buenos Aires o en GBA.

Hace 10 años, este estrato de la población dedicaba cerca de 16,8% para afrontar los gastos en servicios: 7,2% en transporte público, 3,3% en el servicio de gas, 3,6% en electricidad y 2,7% en el servicio de agua potable. El resto del gasto (83,2%) se distribuía en el consumo de otros bienes y servicios (alimentos, indumentaria y demás). Pero como durante todos estos años las tarifas se mantuvieron sin grandes cambios mientras que los precios de la economía continuaron aumentando, el peso relativo del gasto en servicios y transporte cayó hasta un 5,7% durante este año, y el resto del consumo llegó hasta un 94,3%.

En el caso del decil más alto de ingresos (decil 10), la evolución fue similar: en el 2001 el porcentaje de gastos en transporte y servicios sobre el total ascendía hasta un 7,4%. Este año, dicha participación cayó hasta un 2,8%, siendo la caída más acentuada la del peso del transporte y el agua.

Cabría preguntarse, entonces, en qué porcentaje debería aumentar el gasto de los consumidores en caso de que el Gobierno Nacional decida avanzar con la quita de subsidios. La decisión de eliminar los subsidios al uso de electricidad, gas y agua para entidades financieras, aeropuertos internacionales o empresas telefónicas (entre otras), no tendría en principio un impacto directo en el bolsillo en los consumidores. Tampoco lo tendría el traspaso del subte a la órbita del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, si es que se decide mantener subsidiado el pasaje del mismo.

De todos modos, en caso de que se avance en la eliminación de subsidios sobre las tarifas residenciales o sobre el transporte público (tanto en el caso del subte porteño como en el de los colectivos), los argentinos deberán readecuar sus gastos, de manera tal de poder hacer frente a los aumentos que deberían enfrentar. El impacto, por supuesto, no será el mismo para todos los estratos socioeconómicos.

El decil más bajo, por ejemplo, dedica actualmente un 2,4% de sus ingresos para cubrir el gasto en transporte. En caso de que las tarifas del subte y el colectivo se dupliquen (un aumento del 100%), el gasto de este estrato debería aumentar entonces en la misma proporción en la que consumen actualmente: un 2,4%. Asimismo, si la tarifa del subte aumenta desde $1,10 hasta $3,40 y el boleto medio de colectivo pasa de $1,20 a $4,00 (tal como se estimó en los últimos días si se quitan los subsidios), el gasto de este estrato debería crecer un 5,3%. En cambio, en el decil mas elevado, una suba del 100% en las tarifas implicaría una suba del gasto del 1,5%. Y si los precios llegan hasta los sugeridos, deberán gastar un 3,3%.

Por otro lado, si se duplican las tarifas de los servicios de electricidad, el estrato más bajo deberá gastar un 1,2% más para poder pagar las facturas, mientras que el más alto deberá aumentar sus erogaciones en un 0,5%. En el caso de que se dupliquen los precios del gas natural, dichas cifras también llegan hasta el 1,2% y 0,5% respectivamente. Mientras que si el despacho de agua sale un 100% más caro, la población del decil 1 deberá soportar un aumento del gasto del 0,8% y la del decil 10 un alza del 0,3%. Por lo tanto si aumentan en forma simultánea las tarifas en esos valores, el impacto sobre la canasta de los sectores menos pudientes será de un 3,3% más de gasto. Si ello se le suma la posibilidad de que también se doblegue la tarifa en el transporte, el gasto avanzaría cerca de un 5,7% en estos estratos.

Es interesante observar también como quedaría la estructura de gastos final de los consumidores si se modifican las tarifas en caso de que se decida eliminar los subsidios a las mismas y que estos deban asumir todo el aumento de costos. Por ejemplo, si el boleto medio de los colectivos urbanos (que hoy se encuentra en $1,20) pasa a los $4,00 y el pasaje de subte sube desde $1,10 hasta $3,40, la participación del gasto en transporte sobre el total de los ingresos registraría un importante aumento: en el caso del estrato menos pudiente, pasaría del 2,4% hasta un 7,3%, mientras que en el caso de lo más pudientes pasaría desde un 1,5% hasta un 4,7%. En ambos casos, esta expansión significaría una disminución del consumo de otros rubros, como alimentos, indumentaria o entretenimiento en la misma proporción en la que suban los servicios públicos, siempre y cuando se mantenga el mismo nivel de uso de los servicios.

En el caso del consumo residencial de electricidad, gas y agua, las personas menos pudientes dedican un 3,3% de sus ingresos a cubrir el costo de las tarifas de servicios y los más pudientes tan sólo un 1,2%. En ambos casos, por cada 10% de aumento que se registre en simultáneo de los tres servicios, los sectores bajos deberán destinar un 0,33% más de sus ingresos para afrontar la suba de las tarifas, y aquellos de mayor poder adquisitivo un 0,12%. Y si se llegasen a duplicar las tarifas, el gasto de los servicios en el total de la estructura de gastos de los menos pudientes ascendería hasta un 6,3%, mientras que en los más adinerados alcanzaría el 2,5% .Todo esto, se haría a expensas de disminuir otros consumos

Al analizar cada servicio en particular, se observa que actualmente el decil más bajo dedica un 1,2% de sus ingresos al consumo de electricidad, mientras que en el más alto dicha cifra es del 0,5%. Esto implica que por cada 10% que aumenten las tarifas eléctricas, la participación del gasto en este servicio sobre el total aumentará poco menos de un 0,12% para los primeros y un 0,05% para los segundos.

En el caso de la distribución de gas, un alza en las tarifas del 10% tendría un impacto similar al caso del servicio eléctrico, dado que el peso en la estructura de gastos de los consumidores, tanto para los menos pudientes como para los que cuentan con un mayor caudal de ingresos.

Por último, en el caso del agua, la suba del precio del m3 no tendría un impacto menos significativo, dado que ocupa un peso menor en los gastos corrientes de las familias. En los hogares con menos ingresos, su participación asciende hasta un 0,84% del total de las erogaciones, y en las más pudientes hasta el 0,3%. Cada un 10% que se registre de aumentos en las tarifas, la participación subiría un 0,08% en el primer caso y un 0,03% en el segundo.

Como consecuencia de los posibles aumentos que podrían registrarse en los próximos meses, si es que finalmente se decide avanzar con la quita de subsidios, se observaría una suba del gasto en transporte y servicios que disminuiría el nivel de consumo en otros bienes y servicios, a menos que la expansión en el gasto se vean acompañados por un aumento salarial.
fuente: mercado

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 18 de noviembre de 2011

Cuántos sueldos necesito para comprar un 0 KM?

La Presidenta resaltó las mejoras en el poder adquisitivo de los trabajadores hablando de la cantidad de remuneraciones necesarias para adquirir un auto nuevo.  Durante la inauguración de una nueva planta de General Motors, la presidenta Cristina Fernández habló de las mejoras en las condiciones de los trabajadores y afirmó que “actualmente se necesitan 8,7 sueldos para comprar un auto 0 km Corsa Classic.”

Los dichos pueden ser enfocados desde dos perspectivas. La primera, obvia, que se describe más abajo es acerca del indicador salarial que se toma. En este caso en su discurso la Presidenta ha tomado el salario medio industrial utilizado comúnmente para el armado de la serie comparativa salarios/precios de autos. En el discurso se omite aclarar que ese salario es representativo solamente de una parte -minoritaria- del universo de trabajadores.

La segunda cuestión, menos obvia, se refiere al indicador de poder adquisitivo que se utiliza. De algún modo este habla del “modelo” subyacente. Está implícito en los dichos que sería deseable, como indicador de progreso material y acceso al desplazamiento de las personas, que la mayor cantidad de ellas adquieran su propio auto.

¿Es tal meta un buen indicador de progreso? Lo era sin duda, en los años '50 y '60. Cuestiones tales como el uso racional de la energía, el cuidado del ambiente y las amenazas de la utilización masiva del automóvil al entorno urbano y al desplazamiento rápido y digno de las personas ponen hoy en cuestión a este tipo de indicadores como generadores de mejoras en el nivel (que incluye calidad) de vida.

Frecuencia y velocidad de trenes suburbanos, y otros medios de transporte públicos, si nos restringimos sólo al acceso al transporte, serían indicadores alternativos, aunque no estén mencionados en discursos como el que nos ocupa.

Volviendo a la cuestión inicial, el precio sugerido por Chevrolet para este modelo es de 48.800 pesos. Para poder adquirirlo entonces con 8,7 salarios, ellos deberían ser de $5.600 mensuales. El número citado por la Presidenta es coincidente con el mostrado en un estudio de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA) y correspondería al salario industrial medio.

Según el informe, en 2003 eran necesarios 13,6 salarios y 13,1 en 2002. En 2001 la proporción era menor: 9,5. El informe no presenta ninguna fuente ni detalles: sólo un gráfico con las proporciones mencionadas.

La remuneración promedio para los trabajadores registrados de las industrias manufactureras, según informa el Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial del Ministerio del Trabajo, fue, en marzo de 2011, de $5.640. Para el total de los trabajadores registrados, el salario medio fue de $4.600, con el cual se necesitarían 11 salarios para adquirir el vehículo.

Los trabajadores industriales registrados representan, de acuerdo a esta misma fuente, el 20% de los 6 millones de asalariados en blanco. Tomando el total de los trabajadores, estimado en 12 millones, estos serían el 10 por ciento.

Si en vez de salarios se considerara, en cambio, la media de ingresos por la ocupación principal, según la Encuesta Permanente de Hogares, que incluye a los trabajadores no registrados, el ingreso medio fue de $2.800 en el segundo trimestre de 2011. Una persona con esta entrada mensual necesitaría 17 sueldos para comprarse el auto.
fuente: chequeado

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 17 de noviembre de 2011

viernes, 11 de noviembre de 2011

Decimos lo que no hacemos.

Que el gobierno kirchnerista tiene un gabinete repleto de millonarios no es ninguna novedad. Pero en medio de la cruzada contra la compra de dólares, muchos de los funcionarios apuestan a la divisa norteamericana.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabeza el ranking con 3.066.632 dólares declarados en depósitos a plazo fijo. Parece mucho, pero no es tanto comparado con su fortuna de 76.728.206 pesos, según su última declaración jurada.

Le sigue el canciller Héctor Timerman, que aspira a mantener su cargo en el nuevo gabinete, con 320.983 dólares en caja de ahorros y 11.004 depositados en cuenta corriente, según informó el diario Libre.

En tercer lugar aparece José Francisco “Paco” Larcher, número dos de la SIDE, que posee 230.675 dólares entre depósitos a plazo fijo y caja de ahorros. Su jefe, el titular de inteligencia, Héctor Icazuriaga, declaró 164.442 en depósitos a plazo fijo.

El ministro de Justicia, Julio Alak, que dejará su cargo a partir de diciembre, declara 202.200 dólares en efectivo. El de Economía, Amado Boudou, vicepresidente electo, dijo tener 145.600 dólares en efectivo. Más tarde aclararía que la cifra era en pesos, pero no modificó el dato ante la Oficina Anticorrupción.

Completan el ranking el ministro de Planificación, Julio De Vido, con 131.835 dólares; el de Trabajo, Carlos Tomada, con 87.076; y Ricardo Echegaray, titular de la AFIP (organismo a cargo de controlar la compra de divisas), con 106.905 dólares entre dinero en efectivo y caja de ahorros.

Por último figura Mariano Recalde, militante de La Cámpora y presidente de Aerolíneas Argentinas, que posee 75.027 dólares.
fuente: fortuna

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

domingo, 6 de noviembre de 2011

Frenar al dólar.

En la Argentina, el comercio exterior ya no genera los dólares suficientes para hacer frente a las obligaciones en moneda extranjera. Estas incluyen el pago de las importaciones y los servicios financieros, como intereses o giro de utilidades.

Este año la cuenta corriente de la balanza de pagos, que engloba todos esos rubros, “reflejaría su primer déficit, del 0,6% del PBI, en la postconvertibilidad, señal inequívoca que se agotó el colchón cambiario, más allá del tecnicismo que se acuda para calcularlo”, señala consultora Econométrica.

A esto se agrega que también la cuenta capital y financiera, a pesar de algunos préstamos recibidos, será deficitaria por los pagos de la deuda y la fuerte salida de capitales. Por esas razones el Banco Central fue perdiendo reservas. Después de haber alcanzado los US$52.618 millones a fines de enero, ahora las reservas rondan los US$47.400 millones. La perspectiva es que sigan cayendo porque en diciembre el Gobierno tiene que pagar los US$2.300 millones del cupón PBI, divisas que difícilmente reingresen al sistema en un contexto de salida de capitales que solo este año supera los US$20.000 millones.

Ese drenaje incesante fue agotando las “reservas de libre disponibilidad” –así denominadas a las que exceden la base monetaria–, poniendo en duda los pagos de la deuda privada que se cancelan con esas reservas y que en el proyecto de Presupuesto 2012 están calculadas en US$5.674 millones.

Sin embargo, de acuerdo al último informe del Banco Ciudad, “la brecha financiera, aun después de las renovaciones automáticas de deuda intrasector público y los desembolsos de organismos multilaterales, rondaría el próximo año los US$15.000 millones, algo que implicaría un golpe demasiado grande para las decrecientes reservas del BCRA. La otra caja utilizada intensamente en estos años es la ANSeS, pero allí tampoco los fondos son infinitos, a la vez que una tercera vía –alentada por algunos funcionarios– consistiría en salir a buscar financiamiento, probablemente caro, en los mercados internacionales. El problema es que esto último se daría de narices con el marketing del desendeudamiento que adornó la retórica oficial en los últimos años. Habría que explicar que con usar las reservas del Banco Central ya no alcanza”.

A su vez, la salida de capitales, el incremento de la tasa de interés, la presión sobre el dólar empezaron a tener consecuencias sobre la actividad económica real ya que el atesoramiento de divisas fuera del sistema como el encarecimiento de los créditos y deudas implica sustraer o restar fondos al consumo y a la inversión interna.

Este panorama se completa con un cuadro fiscal que desde 2009 fue convirtiéndose en claramente deficitario, incluso a pesar de las transferencias de las utilidades contables del Banco Central al Tesoro. Este año el rojo fiscal podría superar los $14.000 millones, contando como recursos corrientes las ayudas del BCRA y la ANSeS. Y con una inflación anual del 25%, muy por encima de la tasa de devaluación, lo que fue apreciando en términos reales al peso.

Así, como precisa Econométrica, la Argentina fue agotando “los colchones macroeconómicos que permiten atenuar el impacto de un shock externo sobre el nivel de actividad económica”. Y concluye: “Sin superávits gemelos, ni acceso al mercado de deuda, ni margen para absorber más apreciación real del tipo de cambio sin que ello no ponga el otro pie en el camino al atraso cambiario, incrementa la posibilidad de una devaluación como variable de ajuste, más aún si empeora el contexto internacional”.

Todo este panorama se inserta en una crisis internacional que fue trasladándose a la región a través de la baja de los precios de los commodities y un retiro de capitales para cubrir las pérdidas de las casas matrices y fondos de inversión. Y que empezó a incidir de manera más fuerte en Brasil, y por esa vía en la Argentina.

En un cambio de tendencia, y apenas advirtió una desaceleración económica, Brasil empezó a reducir la tasa de interés para depreciar el real, que estaba supervalorizado, lo que beneficiaba a la Argentina. Esta modificación cambiaria introdujo mayor ruido en el segmento cambiario argentino.

Además, la producción industrial brasileña cambió de signo y el instituto oficial de estadística (IBGE) reconoció una caída en septiembre del 2% de la actividad manufacturera, a la vez que la entidad que agrupa a las concesionarias de autos informó que las ventas de vehículos nuevos en octubre cayeron un 10%. Casi de inmediato, algunas terminales radicadas en la Argentina –que colocan más de la mitad de la producción en el vecino país– anunciaron suspensiones y vacaciones anticipadas a parte de su personal.

Como señala el informe del Banco Ciudad, “pasadas las elecciones presidenciales, la demanda de dólares del público y empresas continuó firme”, a pesar de que el Gobierno empezó a impulsar una suba de la tasa de interés para disuadir el pasaje de los depósitos en pesos a dólares. “Lejos de ceder, la fuga de dólares se mantuvo en niveles similares a los de las semanas previas, apuntando a sumar en octubre (al igual que en septiembre) un pico de US$3.700 millones mensuales, el cual arroja la friolera de US$22.000 millones en los últimos doce meses”.

Efectos sobre las causas En este marco es que el Banco Central anunció varias medidas dirigidas “a ampliar la oferta y reducir la demanda de dólares, al resultar claramente insuficientes las subas de tasas y las operaciones en los mercados de futuros encaradas antes de las elecciones”, como dijo el Banco Ciudad.

Estas medidas incluyeron: La obligación de las compañías mineras y petroleras de liquidar localmente el 100% de las divisas de sus exportaciones, anulando la posibilidad de dejar parte o todas esas divisas en el exterior. Repatriación de unos US$2.000 millones de los fondos que las compañías aseguradoras tienen invertidos en el exterior. La obligatoriedad de los no residentes a ingresar los dólares destinados a la compra de activos locales (incluyendo empresas, aportes de capital o inmuebles). Un mayor control sobre la operatoria en los mercados cambiarios paralelos, fundamentalmente bajo la operatoria del denominado “contado con liquidación”. La presencia de efectivos de las fuerzas de seguridad y de la AFIP en las casas de cambio, apuntando principalmente a los “coleros”.

Como todo esto no surtió efecto porque la fuga continuó, y hasta se aceleró, los argentinos se desayunaron que, desde el lunes 31 de octubre, para la compra de moneda extranjera se requeriría la autorización previa de la AFIP.

Así, bancos y casas de cambio, con sus sistemas conectados online, debían recibir la conformidad de la AFIP para vender cualquier moneda extranjera y en la cantidad autorizada por ese organismo. Y esa autorización de la AFIP dependía de la situación patrimonial, ingresos, consumos y otros parámetros declarados por cada contribuyente.

En tanto, hubo retiros de depósitos en moneda extranjera en los bancos por el temor a una pesificación o conversión a bonos y se trabaron operaciones inmobiliarias por la falta de dólares. Y el BCRA volvió a impulsar pequeños deslizamientos de la paridad cambiaria.

El miércoles hubo otra novedad. Ya con el proyecto de Presupuesto 2012 en el Congreso que contempla una suba del 19,2% en el monto de los subsidios, el Gobierno anunció que comenzará a reducir los subsidios a los servicios públicos –en lo inmediato de $600 millones, menos del 1% de los más de $70.000 millones del total–, en lo que se interpretó como un anuncio para tratar de sacar el tema cambiario de las preocupación de la gente, y obtener un apoyo de sectores empresarios y de la propia oposición. De todos modos, por la magnitud de los subsidios, cualquier reducción debería llevar varios años, pues, de lo contrario, tendría un muy fuerte impacto sobre la inflación y sería contractivo para la actividad económica.

Hoy, el mercado de cambios, en los hechos, está desdoblado, con una brecha no menor del 15%. La demanda de moneda extranjera está contenida por el requisito del visto bueno de la AFIP. La inflación sigue sostenida y ya comienzan algunas paritarias (con reclamos de más del 26%) que deben definir las subas salariales para enero de 2012. Y son muy fuertes los trascendidos de que no hay criterios uniformes entre Economía y el BCRA sobre cómo enfrentar la situación.

Así los desequilibrios internos, con una crisis internacional que cada vez incide más en la región, transformaron las perspectivas económicas y financieras domésticas. Ahora, ya sin el viento de cola, más que nunca se pondrá a prueba la calidad de la política económica.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Proteccionismo Argentino

The Economist, una de las revistas económicas más influyentes, le dedicó a nuestro país y a su vecino, Brasil, un especial sobre sus economías proteccionistas. En la nota sobre Argentina hicieron hincapié en las duras trabas a las importaciones impuestas por el gobierno para incitar a grandes empresas con negocios en el país a producir en territorio argentino.

Toma el caso de Blackberry. En los barrios porteños de Palermo y Recoleta, donde los Blackberries se convirtieron en una herramienta esencial de jóvenes emprendedores y exitosos empresarios, ya no es posible conseguirlos. Es que Brightstar, la compañía que contrató Research In Motion para producirlos, no puede importar las partes hasta que el 3 de octubre abra su planta en Tierra del Fuego. Tampoco puede importarlos ya manufacturados. La idea es darles trabajo a unos 300 empleados que los armarán y embalarán en una fábrica que costó 23 millones de dólares.

El gobierno, por lo pronto, sonríe. Este es el mejor ejemplo de una política que engloba un modelo más grande. Débora Giorgi, Ministra de Industria, dice que “tenemos un mercado con una demanda creciente. El objetivo es abastecerlo con trabajo y producción local”. Con la mirada puesta en este objetivo lograron que el mercado de manufactura de telefonía celular pase de 96% en manos extranjeras a sólo 20%.

The Economist hace hincapié en la economía y la producción. Dice que desde 2001 la industria argentina ha florecido gracias a un peso barato que aseguró la competividad. Pero con la inflación trepando a cifras de dos dígitos, el gobierno endureció sus políticas comerciales. Según Global Trade Alert, que tiene una base de datos sobre comercio internacional, hoy la Argentina impone más limitaciones “perjudiciales” que cualquier otro país excepto Rusia.

Como miembro del Mercosur la Argentina no puede subir los aranceles a las importaciones. Entonces, dice la revista, recurre a otros métodos más informales como demorar el otorgamiento de licencias para que los importadores traigan sus productos al país. Esa fue la razón por la que Research In Motion contrató a Brightstar para producir Blackberries en Tierra del Fuego. Los teléfonos no son los únicos perjudicados: juguetes, insumos farmacéuticos, neumáticos, telas, cuero y maquinaria agrícola también entran en la lista. Recientemente los medios llevaron a sus planas el congelamiento de las importaciones de motos Harley-Davidson, las preferidas del Ministro de Economía, Amado Boudou.

Pero para las compañías que no pueden –o no quieren- mover su producción a Argentina, el gobierno les ofrece otra opción: exportar alguno de sus productos para equilibrar la balanza de importaciones. En enero último se ordenó detener la importación de automóviles Porsche. Finalmente, como los dueños de la automotriz también poseen un viñero, accedieron a lanzar una nueva línea de vinos para exportación. De esa manera se eliminó el déficit comercial y los autos pudieron volver a importarse.

The Economist también describió el impulso que el gobierno le está dando a la nueva ley de tierras. Imitando el proteccionismo brasileño, el gobierno quiere que el total de las tierras argentinas en manos extranjeras no llegue a 20% y que ningún extranjero pueda comprar más de 1000 hectáreas de tierra. Las compañías mineras extranjeras están nerviosas.

La conclusión de la revista económica es que el efecto total de estas políticas es difícil de medir. Desde 2005 las importaciones crecieron más rápido que las exportaciones pero los expertos dicen que la diferencia habría sido más grande sin los efectos de estás políticas comerciales que las limitan. La intención del gobierno es clara: dificultar al máximo el proceso de importar para que los productores prefieran producir aquí.
fuente: mercado

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!