martes, 28 de diciembre de 2010

Humor K.

No hay plata en los bancos; no hay combustible en las estaciones de servicio; hay piquetes por todos lados; el calor es insoportable. Mejor a despedir el año con un toque de humor.

                                                                                                       fuente:gaturro

Gracias a todos los que visitaron, comentaron, dejaron sugerencias, participaron de las encuestas. Fue un muy buen año para el blog.

El 2011 será un año especial, ya que entre otras cosas votaremos para elegir presidente. Lo que implica que será un gran año para seguir hablando de economía!!!

Nos vemos en el 2011, mis mejores deseos para todos ustedes.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 20 de diciembre de 2010

Un día como hoy...

La crisis de diciembre de 2001 en Argentina fue una crisis financiera generada por la restricción a la extracción de dinero en efectivo de plazos fijos, cuentas corrientes y cajas de ahorro denominada Corralito, que causaron la renuncia a la presidencia de Fernando de la Rúa el 20 de diciembre de 2001, y llevaron a una situación de acefalía presidencial. La mayor parte de los participantes de dichas protestas fueron autoconvocados, que no respondían a partidos políticos o movimientos sociales concretos. Su lema popular fue: "¡Qué se vayan todos!". En los hechos murieron 39 personas por las fuerzas policiales y de seguridad, incluyendo 9 menores de 18 años.

El gobierno de Fernando de la Rúa había asumido en 1999 en medio de una época de recesión, en parte favorecida por la Ley de Convertibilidad, vigente desde 1991, que fijaba la paridad del peso de Argentina y el dólar estadounidense. Si bien dicha política económica había resultado efectiva durante los primeros años del gobierno de Carlos Menem, a partir de 1997 comenzó a demostrar sus falencias. Para mantenerla saludable, se necesitaba el ingreso de divisas. En un principio, éste estaba dado por los ingresos a partir de las privatizaciones de empresas estatales. No obstante, cuando ya no ingresó el dinero suficiente al país, éste empezó a endeudarse para mantener la ley.

De la Rúa había decidido mantener la ley, lo que provocó que el endeudamiento fuera cada vez más grande, aplicándose medidas como El blindaje o El Megacanje, que consistían en endeudamiento exterior. La inestabilidad económica se percibía por los constantes cambios en el Ministerio de Economía, pasando por él José Luis Machinea (1999 - marzo de 2001), Ricardo López Murphy (marzo - abril de 2001) y por último Domingo Cavallo, que ya había sido Ministro de Economía entre 1991 y 1996 y que había impulsado la Ley de Convertibilidad. En aquél entonces Cavallo era visto como una gran alternativa, ya que había sacado a Argentina de la hiperinflación de 1989 - 1991.

La crisis llegó a un punto insostenible el 29 de noviembre de 2001, cuando los grandes inversionistas comenzaron a retirar sus depósitos monetarios de los bancos y, en consecuencia, el sistema bancario colapsó por la fuga de capitales. Para contrarrestar la fuga de capitales, el 2 de diciembre se emitió un mensaje en Cadena Nacional, donde Cavallo anunciaba la nueva política económica que introdujo restricciones al retiro de depósitos bancarios, denominada popularmente como Corralito. En un principio la medida dictaba que el ahorrista sólo podía retirar 1000 pesos cada semana, y que la medida duraría 90 días, sin embargo se podían hacer pagos con cheques.

La reacción popular fue muy negativa, especialmente la de la clase media, por lo que la crisis económica también desembocó en una crisis política. Durante todo diciembre hubo protestas, aunque la protesta masiva más importante estallaría los días 19 y 20 de diciembre. La posición de De la Rúa se tornó inestable. Un intento de mediación entre la oposición y el gobierno a mediados de diciembre por parte de la Iglesia Católica fracasó. Entre el 16 y el 19 de diciembre se produjeron saqueos a supermercados. También en Rosario se sucedieron varias protestas durante el día 18.

El 19 de diciembre de 2001 hubo importantes saqueos a supermercados y otra clase de tiendas en distintos puntos del conurbano de la ciudad de Buenos Aires. Esa noche el presidente De la Rúa decretó el estado de sitio, y posteriormente en la ciudad de Buenos Aires salieron miles de personas a la calle a protestar contra la política económica del Gobierno que había establecido un límite a la extracción en efectivo del sueldo con el objeto de bancarizar la economía y mantener recursos dentro del sistema financiero (que había padecido una importante corrida en las últimas semanas). Muchas protestas se llevaban a cabo golpeando cacerolas, por lo que se las denominó Cacerolazos, una modalidad de protesta que imperaría durante los próximos meses.

Se sucedieron también protestas durante la madrugada del 20 de diciembre, frente a la casa del Ministro de Economía Domingo Cavallo y en la Plaza de Mayo, que fueron reprimidas. A pesar del estado de sitio decretado por De la Rúa, las calles de Buenos Aires y de otras ciudades del país se llenaron de protestas. En la madrugada renunció el ministro de Economía Domingo Cavallo.

En la mañana del 20 de diciembre quedaban unos pocos manifestantes entre los que principalmente se encontraban oficinistas, empleados, amas de casa, niños, y comenzaron a arribar miembros de organizaciones políticas. Entre los integrantes de estas organizaciones políticas que marcharon a la Plaza de Mayo se encontraban, entre otros, grupos de piqueteros pertenecientes a la agrupación Quebracho. La Casa Rosada, sede del Gobierno, en ese momento no estaba cercada por vallas; cerca del mediodía se ordenó que se colocara una valla de contención en la mitad de la Plaza, por lo que la policía montada reprimió duramente a los manifestantes que quedaban.

Esta represión, que se transmitió por todos los canales de televisión y radio, e incluso por emisoras internacionales, en directo durante todo el día, generó que más grupos políticos y manifestantes ocasionales se acercasen a la Plaza. Con el correr de las horas los incidentes fueron creciendo en intensidad y se produjeron cuatro muertes de manifestantes presumiblemente a manos de la policía. A las 16 horas, el presidente De la Rúa, mediante un discurso transmitido por Cadena Nacional, anunciaba que no renunciaría a la presidencia e instaba a la oposición y otros sectores a dialogar abiertamente. El pedido fracasó.

Alrededor de las 19 horas, el presidente De la Rúa renunció luego de que fracasaran sus intentos políticos de salvar al Gobierno, saliendo de la Casa Rosada mediante un helicóptero. En esa jornada también murieron muchas personas en ciudades del interior del país, totalizando 39 muertos como consecuencia de la represión en los dos días, entre ellos nueve menores de 18 años. Durante los días y meses posteriores siguieron sucediéndose protestas y cacerolazos.

El movimiento provocó en primer lugar la renuncia de Fernando de la Rúa, lo que no frenó la crisis política. El día 20 se hacía cargo del poder ejecutivo el presidente de la Cámara de Senadores, Ramón Puerta, quién convocó a una asamblea legislativa para elegir un nuevo presidente. El día 23 asumía la presidencia Adolfo Rodríguez Saá. Anunciaba que sería suspendido el pago de la deuda externa, que serían reintegrados los montos sustraídos a la población, la creación de un millón de puestos de trabajo, a través de los denominados planes Trabajar; que el Presupuesto 2002 sería austero y un plan de trabajo integral.

El 30 de diciembre renunciaba Rodríguez Saá, alegando falta de apoyo político, lo que desencadenó una nueva ola de inestabilidad. Ante la negativa de Puerta, el presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Camaño asumía el poder ejecutivo y también convocaba a una Asamblea Legislativa para nombrar un nuevo presidente.

El 2 de enero de 2002 asumía Eduardo Duhalde como presidente interino, anunciando que serían devueltos los montos sustraídos a la población en la misma cantidad en que habían sido depositados, y en la misma moneda en que éstos habían sido efectuados, así garantizaba la paz social y el fin de la controvertida Convertibilidad. El gobierno de Duhalde pudo, en parte, estabilizar la economía, aunque la crisis social persistió, pudiéndose citar la Masacre de Avellaneda, del 26 de junio de 2002 como una importante protesta.

Usualmente, diversos sectores utilizan la denominación de “Argentinazo” para referirse a los hechos que produjeron la caída de Fernando De la Rúa. Esta denominación es común en sectores de izquierda. Incluso, partidos políticos que se enmarcan dentro de esta corriente, como el Partido Comunista Revolucionario (PCR) o el Partido de la Liberación utilizaron el término desde tiempo atrás, al plantear la “necesidad de un Argentinazo”. Con posterioridad a los hechos, este término fue tomado también por la mayoría de las organizaciones de izquierda, que realizan cada año actos en las principales plazas del país al cumplirse un nuevo aniversario.
fuente: wikipedia

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

sábado, 18 de diciembre de 2010

Subsidios que benefician a los que más tienen.

Gladys R. vive en la villa 1-11-14 del Bajo Flores, sin acceso a la red de gas domiciliario. Cada día, sobrevive cocinando pizzas y empanadas para el resto del barrio. Y cada dos semanas, debe comprar una garrafa de gas que le cuesta entre 20 y 30 pesos, lejos de los $ 16 que marca el precio oficial de la garrafa social. Florencia U. vive en el barrio de Recoleta, es profesional y trabaja en el sector público. Pagó en sus últimas facturas bimestrales $ 16,57 por el servicio de gas y $ 30,32 por el de la electricidad.

Estos dos casos individuales representan en forma bastante acabada la inequidad de la situación de los subsidios otorgados por el Estado para los servicios públicos de ciertas zonas del área metropolitana, que este año llegarán a un porcentaje récord del 3,3% respecto del PBI, con $ 48.000 millones.

Un estudio de la consultora Ecolatina indica que si se mantuviera el mismo promedio para 2011, alcanzarían los $ 63.000 millones. Por su parte, el estudio Melconian & Santángelo advirtió que el descongelamiento progresivo y suave de las tarifas retrasadas por el congelamiento que beneficia a sectores medios y altos -y en muchos casos más las empresas que a los usuarios- será el principal desafío económico para el próximo gobierno.

Ecolatina indicó que luego del freno que exhibieron en 2009, cuando crecieron apenas un 5,2% respecto del año anterior, entre enero y septiembre de este año se aceleraron el 47% y alcanzarán el récord de 3,3% del PBI, frente al 3,1% de 2009 y al anterior pico del 3,2% de 2008. En 2005, estaban en el 1,1 por ciento.

"Entre los principales factores que impulsan estos gastos se encuentran el aumento de la demanda de los servicios subsidiados, las presiones de costos y la creciente distorsión de los precios relativos por el retraso tarifario", precisó.

Según el IPC de Ecolatina, los precios del transporte público de pasajeros, la electricidad y el combustible crecieron en total 6,2% entre enero y octubre, frente al 23,4% que subió la totalidad de los precios; la misma distorsión se observa desde diciembre de 2001: 102,3%, frente al 337,9% del resto de los precios. La parte del león corresponde al monto aportado para el sector energético, que a septiembre exhibió un crecimiento interanual del 56%, con $ 17.898 millones.

La cifra está dividida, sobre todo, entre Cammesa con $ 10.739 millones y Enarsa -la empresa encargada de comprar el fueloil venezolano y dirigida por el ex ministro del gobierno de facto de Roberto Levingston y futuro embajador en Francia, Aldo Ferrer- con $ 3459 millones.

"Ya no sólo se erogaron por subsidios energéticos más pesos que en todo 2008, sino que en relación con el PBI volvieron al nivel máximo de la serie [1,6%]. Estos elevados montos muestran la delicada situación que atraviesa el sector", indicó la consultora fundada por el ex ministro Roberto Lavagna y dirigida por el economista Rodrigo Alvarez.

Por otra parte, las transferencias para el sector del transporte acumularon un incremento del 30 por ciento, a partir de una suba en las compensaciones otorgadas por el Fondo Fiduciario de Infraestructura del Transporte (que reflejó un alza del 50% interanual).

En particular, aunque los giros para la empresa Aerolíneas Argentinas ($ 1650 millones) -que maneja el Estado, pero que aún pertenece al grupo Marsans- bajaron un 9%, en los últimos meses se aceleraron porque su presupuesto anual ($ 2320 millones) se agotó el mes pasado.

En 2010 las partidas para esta empresa aérea ya se habían ampliado en dos ocasiones, para financiar gasto corriente (el presupuesto inicial era de $ 1470 millones), brindándole créditos adicionales por $ 380 millones. De este modo, al menos el incremento de los giros para Aerolíneas en 2010 ascenderán a 17% anual.

En el tercer lugar del ranking, se ubican los subsidios a otras empresas públicas, que se duplicaron en los primeros nueve meses del año. Más del 70% del aumento corresponde a partidas destinadas a la empresa AR-SAT (857,7% interanual).

Mientras tanto, los aportes a la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) dejaron de caer desde el tercer trimestre, por lo que se gastará lo mismo que en 2009 en términos nominales (o sea, con una fuerte caída en términos reales, descontado la inflación).

Esta marea de recursos pagados con mayor presión fiscal no alcanza a cubrir las necesidades de los beneficiados. "Los operadores de trenes y subtes cubren con sus ingresos corrientes menos del 40% del gasto en salarios, mientras que Cammesa es la primera deudora del sistema financiero", concluyó Ecolatina.
fuente: la nación

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Los argentinos y los bancos.

Remodelar el hogar, viajar a lugares exóticos o cambiar el auto, son sólo algunos de los motivos que impulsan la demanda de préstamos personales. Visto del otro lado del mostrador, es decir, desde la óptica de las entidades bancarias, existe una oportunidad que muy pocas están dispuestas a desaprovechar.

Es que el boom del consumo, que promete seguir por varios meses, hace que, día a día, los bancos recurran a la imaginación de sus ejecutivos de marketing para seducir a los particulares con líneas de crédito que les permitan atender sus necesidades. Así, como en la primera parte de año, el gran atractivo para la colocación de nuevos préstamos era el Mundial de futbol de Sudáfrica; en estos días, el "gancho" pasa por las Fiestas de fin de año, la refacción del hogar y las vacaciones.

De esta forma, se busca lograr un doble objetivo: captar la atención de quienes ya son clientes y ampliar la cartera actual, sacando el mayor rédito posible en un escenario donde la confianza en el crecimiento de la economía, tal como anticipan los especialistas, permite mantener el buen humor social y reducir el riesgo a perder el empleo. En este sentido, las estimaciones de prestigiosas consultoras dan cuenta de que este clima permanecerá así hasta las elecciones de 2011.

Así, de acuerdo con los últimos datos publicados por el Banco Central, a fines de noviembre el saldo de préstamos personales llegaba a $40.000 millones, lo que implica un crecimiento del 30% en 2010. En este contexto, resulta revelador el fuerte aumento de los montos que son colocados mensualmente. Tal es así que, en octubre de este año, la cifra superó los $2.700 millones, cuando hace doce meses atrás apenas rondaba los $1.900 millones. Es decir, si se considera ese lapso, la demanda de dichos empréstitos se incrementó en un 43 por ciento. En gran medida, el crecimiento responde a una marcada estabilidad de la tasa de interés, que se mantuvo en un 32% a lo largo de dicho período.

¿Para qué están tomando préstamos los argentinos?
Una vez concluido el Mundial de fútbol de Sudáfrica, los bancos se enfrentaron con un dilema: cómo superar el aluvión de consumo que se vio impulsado, especialmente, por las ventas de los televisores con tecnología LCD. Al respecto, las entidades bancarias analizaron la conveniencia de dar empuje a los préstamos personales, seguir con la estrategia de alentar el uso del plástico o ambas.

Y la respuesta comenzó a aparecer en las últimas semanas. Varias entidades de primera línea salieron casi al unísono a promocionar nuevas líneas crediticias, con una amplia gama de posibilidades en cuanto a su utilización. Así las cosas, las tarjetas dejarían de ser las "vedettes" en las campañas de marketing, al menos durante este semestre. De hecho, ya es posible encontrar promociones destinadas a la refacción del hogar. Otro rubro donde los bancos también pusieron sus fichas es el de la financiación de autos, en particular, lo hicieron entre agosto y noviembre. En tanto, desde mediados de noviembre, las entidades comenzaron a hacer especial hincapié en el turismo. En este sentido, cuentan a su favor con un tipo de cambio retrasado, que suele ser el aliciente para tentar a las familias a vacacionar en destinos exóticos, diferentes de los habituales.

Dime con qué banco operas y te diré qué te ofrece.
Esta mayor predisposición de los argentinos a seguir participando del "boom del consumo" se ve claramente reflejada en la diversidad de opciones de financiación que ofrecen las entidades bancarias. El menú es variado. Va desde pagos en hasta 70 cuotas fijas, planes preacordados, préstamos cuyos montos arrancan desde $5.000 y llegan a $150.000, entre otras alternativas:

* Banco Santander: su apuesta está dirigida a captar a quienes tengan interés en refaccionar el hogar. Propone créditos de hasta $150.000 para cancelar en 60 cuotas fijas. Por cada $10.000 solicitados, el interesado deberá abonar $350 por mes durante 5 años, es decir, un total de 21.000 pesos. Este mismo esquema -cuotas y plazos- se aplica a los préstamos para viajar. Pero si lo que necesita el cliente es pintar la casa, el banco ofrece un plan de $4.500 a cancelar en 60 meses, en cuotas de 158 pesos.

* Banco Macro: también apuesta con fuerza a esta línea de financiación. Otorga préstamos de hasta diez sueldos. En el caso de esta firma, para créditos de $10.000, se pagan 36 cuotas de $428 en la cartera general.

* BBVA Francés: la entidad promociona sus líneas bajo el slogan: "Para lo que quiera". De hecho, tiene vigente una línea de préstamos personales que "llega hasta $150.000, con una tasa fija de hasta 60 meses, y la misma varía según el segmento de clientes. Va de un mínimo de 23% a un máximo de 33%", afirmaron desde la entidad. En tanto, los clientes pueden acceder a un monto de $10.000 a cancelar en 60 cuotas de $484.

* Banco Galicia: también se sumó a la tendencia y hasta su slogan de la actual campaña lo pone de manifiesto: "Para darte un gusto o más de uno. Para lo que necesites. Para hacer lo que quieras sin esperar". En este caso, para un préstamo de $10.000, a cancelar en 36 meses, se paga una cuota que resulta la más alta del mercado y que asciende a 550 pesos.

* HSBC: es otro que avanza en esta misma dirección, pero busca diferenciarse. Para ello, habilitó una línea para clientes donde las acreditaciones de fondos se realizan directamente, a través de los cajeros automáticos. En este caso, se trata de líneas preacordadas y la duración del préstamo es de 24 meses.

* Supervielle: ofrece una innovación para la colocación de préstamos personales. Sus clientes de tarjetas de crédito, pueden obtener un préstamo a través de las mismas. El monto máximo será igual al límite de compra. La campaña de este banco apunta a distintos propósitos: "comprar una compu, realizar el viaje soñado, refaccionar tu casa, cambiar el auto".

* Banco Patagonia: Hernán Mas, Coordinador de Productos Activos, consideró que la oferta es cada vez más sofisticada y compleja. "Se busca continuamente nuevos nichos y destinos, para incentivar la generación de nuevas operaciones", explicó Mas. El banco otorga un monto máximo de $100.000 y hasta 60 cuotas a tasa fija. En lo que respecta a líneas para compra de bienes específicos y para la adquisición o mejora de vivienda ofrecen "productos a medida".

* Banco Ciudad: brinda líneas crediticias para que el cliente pueda "concretar sus sueños". Su slogan consigna: "No postergues más aquel viaje tan soñado o la decoración de tu casa".

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 13 de diciembre de 2010

La Presidencia de José María Guido.

Con la caída de Frondizi se instaló nuevamente la política liberal, en su versión más pura desde 1955. Es significativo que el primer Ministro de Economía fuera el doctor Pinedo, principal conductor de la política económica de la década del 30, durante la cual se pudo mantener el nivel de la actividad económica y del empleo, pese al impacto de la crisis mundial. En las condiciones vigentes en 1962, la política liberal produjo una recesión sólo comparable a la de los peores años de la crisis mundial de 1932-33, lo que revela el agotamiento histórico de sus postulados.

Las medidas puestas en práctica en Abril de 1962 incluyeron una nueva devaluación del peso (provocada por la liberación del tipo de cambio), la disminución de las retenciones a las exportaciones tradicionales, una fuerte restricción de la oferta monetaria y la reducción del gasto público. La devaluación produjo una gran fuga de capitales, y a pesar de las restricciones que se impusieron, las reservas de oro y divisas tocaron un punto muy bajo. En 1962 también se alcanzó un nuevo acuerdo con el FMI.

La recaudación tributaria cayó como consecuencia de la recesión y el déficit fiscal aumentó bruscamente. La respuesta fue dejar de pagar las cuentas, incluyendo sueldos de amplios estratos de servidores públicos.
Esta estrategia pretendió desarticular definitivamente el movimiento obrero, reinstalar los mecanismos de poder económico y la distribución del ingreso vigentes antes del peronismo y asentar a la economía argentina nuevamente en el sector agropecuario exportador.

Los resultados fueron catastróficos. El PBI y el consumo per cápita cayeron a su nivel más bajo en una década, registrándose una merma en el producto per cápita del 9% entre 1961 y 1963. En 1963 se estima que estaba inutilizada el 50% de la capacidad industrial instalada y el desempleo laboral se ubicaba en el 10%.

La fuerte contracción de la demanda complicó a las empresas que estaban endeudadas con el exterior, produciéndose una importante cantidad de quiebras y cierres de fábricas.

El déficit del sector público se vio incrementado por una baja en la recaudación impositiva ocasionada por la disminución de la actividad interna.

La presión sindical y la resistencia de las empresas industriales a admitir una rectificación de los precios relativos agro-industriales provocaron la elevación de precios y salarios. En 1962 el índice del costo de vida aumentó un 28% y en 1963 un 24%.

La recesión y la contracción del consumo interno permitieron elevar los saldos exportables de productos agropecuarios. La sequía de 1962 provocó un aumento de la faena de ganado y un aumento en los volúmenes exportables (35%). Al mismo tiempo, la recesión interna redujo las importaciones en casi un 30% entre 1961 y 1963.

Así, sobre la base de la recesión y generando un enorme costo económico y social interno, se pudo dar una respuesta parcial a la crisis del sector externo, generando un superávit del balance comercial cercano a los U$S 400 millones en 1963.

La transitoria superación del estrangulamiento externo sentó las bases para la política de expansión de la demanda global y recuperación del nivel de producción y empleo que inauguraría la Administración Radical a partir de fines de 1963. Asimismo existían recursos ociosos que se podrían movilizar rápidamente.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 9 de diciembre de 2010

Impuestos distorsionados por la inflación.

El presupuesto nacional estima una inflación del 8% anual, y todos sabemos está subestimada. Las causas de la enfermedad deben atacarse, pero corresponde reconocer los efectos y buscar medidas para evitar distorsiones.

Los impuestos en la Argentina se liquidan en pesos, y ello sería correcto si se contemplase aplicar un ajuste que permita medir de manera uniforme los resultados obtenidos en distintos momentos. Su omisión produce distorsiones alarmantes y preocupantes.

Es claro que la inestabilidad monetaria en los hechos lleva a mezclar valores de distinto poder adquisitivo, y justamente corregir esa disparidad fue misión del ajuste que rigió en el país desde 1978 a 1991, que con sus más y sus menos cumplió su cometido.

Han transcurrido ya más de 18 años desde el alejamiento de la convertibilidad, pero la legislación impositiva no restableció el "ajuste por inflación impositivo" suspendido desde 1992, dejando así de lado esenciales principios de tributación para medir correctamente la renta.

El restablecimiento de este instituto no significa ningún beneficio, franquicia, ni concesión en favor de los contribuyentes, sino simplemente un pedido fundado para determinar correctamente la capacidad de contribuir atinente a cada contribuyente.

El impuesto a las ganancias no debe recaer sobre ganancias nominales, ficticias e inexistentes, sino sobre resultados reales.

Variados fallos judiciales como Dugan Trocello, Juplast SA, y el más emblemático Candy SA, trajeron un poco de luz a la situación, reconociendo la violación de propiedad y los efectos confiscatorios en el patrimonio o la renta del contribuyente. Esto lleva a demostrar la razón en casos concretos generando costos adicionales e innecesarios a los contribuyentes y la justicia.

Desde la debacle del año 2002 ante cambio de variables, era indispensable corregir los resultados aunque para ello se debe sincerar el INDEC o utilizar otros parámetros más realistas para medir la depreciación monetaria.

Actualmente en la liquidación del impuesto a las ganancias y sobre los bienes personales, surgen en forma manifiesta distorsiones cuyos resultados impositivos están alejados de los principios de proporcionalidad, equidad, y razonabilidad. Como muestra basta un botón.

1) Empresa que adquirió un inmueble en U$S 1.000.000 en año 2000 y luego lo vende en año 2007 en U$S 800.000. El contribuyente que adquirió el inmueble tuvo perdida en "moneda dura" de U$S 200.000, pero debe abonar impuesto a las ganancias superior a $ 700.000, por lo cual al no actualizar el costo produce falta lógica y razonabilidad.

2) Simplificando: Dos hermanos adquieren cada uno un departamento de U$S 600.000 en el mismo edificio, igual tamaño y calidad; uno lo hace en el año 2000 y el otro en el 2009. El primero liquidará impuesto con tasa del 0,5% con una base de $ 600.000 (impuesto $ 3.000) y el restante deberá indicar como base $ 2.400.000 y su tasa será del 1% (impuesto $ 24.000). Ambos poseen la misma riqueza patrimonial. Nuevamente equidad ausente.

Otras desviaciones se observan al no actualizar saldos a favor del contribuyente, quebrantos de periodos anteriores, amortizaciones de bienes de uso, retenciones y anticipos pagados, etc.

Asimismo valorizar los bienes de cambio con el método de valores de plaza omitiendo reconocer la inflación, grava utilidad ficticia afectando así el capital mismo de la empresa.

La Corte por su parte ha reconocido en casos puntuales la existencia de confiscatoriedad y permitió corregir el resultado fiscal, pero dispuso que deberá ser el Congreso el que por ley debe modificar la situación vigente.

Lo cierto es, los años transcurren y la inseguridad jurídica está alimentada por estos hechos, requiriéndose de inmediato se restablezca este ajuste para medir correctamente los resultados y el patrimonio exigiendo así impuestos justos y equitativos a la población.
fuente: la nación

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 6 de diciembre de 2010

Humor K.

Para arrancar la semana de buen humor.

 fuente: gaturro

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 3 de diciembre de 2010

Finanzas Personales.

Todo evento inesperado genera incertidumbre y nerviosismo que muchas veces lleva a tomar decisiones equivocadas y que después uno tiende a arrepentirse. El hecho lamentable e inesperado del fallecimiento del ex Presidente Néstor Kirchner ha abierto una serie de interrogantes sobre qué podemos esperar para la economía y política de nuestro país así como su impacto sobre nuestra economía del hogar.

De hecho los mercados financieros, que siempre se adelantan con bastante anticipación a lo que podría ocurrir en el futuro, reaccionaron inicialmente con fuertes subas en bonos y acciones, aunque después resignaron parte de ellas, quedando inmersos en una fuerte volatilidad (o fluctuación de precios) producto de la incertidumbre. Los inversores, claramente deberán repensar lo adecuado o no de la inversión actual de sus ahorros. Para quienes estaban pensando en realizar proyectos de inversión en la economía real, llevar adelante emprendimientos productivos, tomar un préstamo para comprar una vivienda entre otros, deberán incorporar este “episodio sorpresa”, que puede apurar o demorar la decisión.

Cómo ocurre en todos los ámbitos de la vida, las personas que más se informan y se ocupan, no preocupan, de los aspectos económicos, son lo que “triunfan” económicamente, generando la envidia de sus pares, aunque sin justificativo, porque éstos también lo podrían lograr. ¿Porque ocurre esto en siglo el XXI, considerado el “siglo de la información”, en donde la mayoría de los argentinos tiene el mismo acceso? Porque el grado de “analfabetismo financiero” es altísimo. En palabras de John Bryant, vice director del Comité Presidencial de alfabetización en Finanzas” creado por George Bush: “Todos lo quieren. Nadie lo entiende. El dinero es el gran tabú. La gente no quiere saber de nada de hablar de él.

Y eso es lo que conduce a tomar préstamos hipotecarios de alto riesgo. Dejando la avaricia y la mala interpretación financiera de los mismos, la verdadera raíz de la crisis es el nivel masivo de analfabetismo financiero”. Esto habla a las claras de que esto no es un fenómeno que nos aqueja sólo a los argentinos, sino que es global, alcanzando altos niveles en los cinco continentes. Hay dos dichos populares que nos deberían alentar a modificar nuestra conducta: a) “mal de muchos, consuelo de tontos” y b)”nunca es tarde cuando la dicha es buena”. Muchos fueron afectados por la crisis argentina 2001 perdiendo ahorros de toda la vida y muchos otros han perdido importantes sumas de dinero con la crisis desatada en los EEUU en el 2008, a costa de ganadores, que anticiparon los hechos o reaccionaron adecuadamente con la información disponible.

Si hacemos un ejercicio teórico y analizamos los números económicos de los distintos países Latinoamericanos sin saber a que país corresponden cada uno, descubriremos que Argentina está entre los mejores. Si el nuevo escenario político adopta una actitud de mayor acercamiento hacia los distintos sectores empresarios argentinos, mayor sinceramiento de algunas variables económicas y mejora las relaciones con los organismos internacionales, se acrecientan enormemente la chance de pasar de un “crecimiento económico” a un verdadero “desarrollo económico” del país, que nos puede ubicar entre los primeros de Latinoamerica, aunque lo inverso también es posible. En el primer escenario, las inversiones, tanto financieras como en la economía real podrían estar de parabienes y en el segundo, podrían mostrar un comportamiento mediocre. Para reducir el grado de analfabetismo financiero y no desperdiciar una nueva oportunidad, lo primero es reconocer que necesitamos ayuda. El segundo paso es utilizar lo que he dado en llamar la técnica “CIM”, a saber, Conocimiento, Inteligencia y Método. Con esas dos cosas, el éxito está asegurado.
fuente: unosantafe

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!