martes, 30 de noviembre de 2010

La inflación afecta a los que menos tienen.

Concebida como una iniciativa para achicar la desigualdad, la Asignación Universal por Hijo (AUH) tuvo un efecto tremendamente positivo entre los más pobres: permitió que 1 millón de personas dejaran atrás la indigencia, es decir, que ya no pasen hambre. Y otras 700.000 dejaron de ser pobres. En el resto de los beneficiarios, los resultados se fueron diluyendo hasta transformar a la medida en un paliativo para evitar que, en un contexto inflacionario, la pobreza se expanda más rápido.

La AUH arrancó hace un año en $180 por mes y por hijo. En septiembre pasado fue incrementada a $220. Sin embargo, esta suba del 22% no llega a compensar el aumento de la canasta básica alimentaria. En la medición oficial realizada por el INDEC, los alimentos mínimos que una familia tipo debe consumir para no pasar hambre treparon 24% en los últimos 12 meses. En las estimaciones privadas, el alza de estos insumos básicos es mayor al 35%.

Un trabajo del diputado Claudio Lozano indica que, a partir de la AUH, “la reducción en la tasa de pobreza fue del 5,2%, pasando del 33,8% al 32% de la población”. En otras palabras, casi 700.000 personas dejaron de ser pobres. Para el caso de la indigencia, el recorte fue de 19,3%, lo que implica que 1,1 millones de personas salieron de una situación de hambre. Aun así hay 4,8 millones de pobres que continúan siendo indigentes.

Para calcular el nivel de pobreza e indigencia, el Gobierno toma como parámetro la canasta básica que mide el INDEC. Al subestimar la inflación, se subestima la pobreza, que según las estadísticas públicas se ubica en el 12%. En la medición oficial se admite que hay 3,1% de indigentes incluidos dentro de los pobres.
Lozano plantea que entre noviembre de 2009 y septiembre de este año, los precios de los alimentos aumentaron en un 35,2%, mientras que la AUH se mantuvo en $180 hasta agosto. Recién hace dos meses subió 22,2%, lo que llevó el monto de la asignación a $220. “Como consecuencia, la asignación ha sufrido una pérdida del poder de compra del orden del 9,6%”, detalla Lozano.

La semana que pasó, el titular de la ANSES, Diego Bossio, detalló que la AUH da cobertura a 3,6 millones de chicos que en su mayoría –62%– nunca habían tenido acceso a ningún tipo de ayuda social. “Es una medida que fortalece al Estado y amplía el piso de protección social. Dos tercios de los argentinos la consideran la mejor política y reconocen como central el cumplimiento de las condicionalidades en salud y educación”, señaló.

A pesar de la gran aceptación social de la medida, no todas son rosas. “La Asignación Universal apenas sirvió para compensar –por única vez– los fuertes incrementos de precios”, postula el centro de estudios IDESA. Desde la entidad, Jorge Colina sostiene que “la inflación es funcional a una política económica basada en sostener las cuentas fiscales y la competitividad de las empresas en base a “licuar” costos laborales y jubilaciones”. Esto determina que “en un contexto internacional inéditamente favorable, la decadencia social no se revierta”. Así, 4,8 millones de personas continúan hundidas en la indigencia a pesar de los $10.000 millones anuales que el Estado destina a este subsidio.

El informe de IDESA muestra que los hogares más pobres son los que consiguieron la mejora más importante en sus ingresos en lo que va del año y en esto fue decisivo el aporte de la AUH. Estos son los datos:
El 30% de los hogares de menos recursos tuvo incrementos en sus ingresos del orden de 29%. De este guarismo, 5 puntos porcentuales fueron explicados por el subsidio que implica la Asignación Universal.
El 40% de las familias de clase media vio crecer sus ingresos el 24%, asociados fundamentalmente a aumentos salariales y de jubilaciones. El 30% de los hogares de mayores ingresos tuvo incrementos totales del 18%, casi en su totalidad explicados por subas en las remuneraciones.

Un cálculo realizado por SEL Consultores muestra que, para un hogar de 5 miembros, con 3 hijos menores, la inflación redujo la proporción de la canasta básica de alimentos cubierta por AUH de 50% en noviembre del año pasado a 39% en julio último. Esto muestra con claridad que si la AUH no existiera el efecto inflacionario sería aún más devastador sobre los pobres.“Durante el 2010, la regresividad de la inflación no se explicitó en toda su dimensión debido al fuerte aumento del gasto asistencial. Sin embargo, se trata de un impacto puntual. La única forma en que las familias pobres podrían percibir sistemáticamente porcentajes de incremento de ingresos superiores al resto sería que permanentemente se les otorgue nuevas prestaciones asistenciales”, dice Colina.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

sábado, 27 de noviembre de 2010

El Régimen Militar de 1976-1983.

Videla heredó del gobierno anterior un verdadero desorden. La inflación oscilaba en un 1000% anual, el déficit fiscal era del 13% del PBI y casi ya no había reservas internacionales. El sistema monetario y financiero estaba en crisis debido a que la gente se desprendía de la moneda nacional (por la creciente desvalorización) para comprar divisas y otros bienes que otorgaban mayor respaldo.

Pero ante tal situación insostenible el Ministro de Economía Martínez De Hoz encara el conocido Programa del 2 de Abril, que dentro de las recetas liberales, fue la experiencia más profunda y duradera en la aplicación de sus instrumentos. Este programa contó con sucesivas etapas tendientes a acabar con el fenómeno inflacionario, para luego lograr el desarrollo económico. Inicialmente en abril del ´76 se tuvieron 2 objetivos:
  1. disminución del déficit para disminuir la inflación de demanda.
  2. disminución de salarios reales.
Para esto se trató de estimular las Exportaciones tradicionales con una reducción de los impuestos a las mismas, aumentando los precios de los granos y elevando el tipo de cambio de estos productos (devaluación). Se aumentaron los impuestos y las tarifas públicas con la consiguiente disminución del salario real. La participación de los asalariados en el ingreso disminuyó en 1976 y en 1977.

El aumento de la tasa de interés (que pasó a ser positiva) puso freno a la especulación. Se liberaron los controles de precios de los productos industriales, confiando al mercado el papel de asignar correctamente los recursos y de premiar la eficiencia. Bajo la conducción de los llamados “liberales eficientistas” se profundizó la distinción entre industrias eficientes e ineficientes tomando como parámetro de la eficiencia la competitividad internacional. Se produce una apertura económica para eliminar empresas ineficientes.

En enero de 1977 el rebrote inflacionario condujo al equipo económico a implantar nuevas medidas, insistiendo en modificar la estructura de los precios relativos en beneficio del agro, mejorar la Balanza de Pagos y detener la inflación.

Se impuso a los principales empresarios un congelamiento de los precios durante 120 días. Se realizaron nuevas reducciones en los derechos de exportación en beneficio del agro. Las exportaciones se vieron favorecidas también por incrementos en los precios internacionales. Los aumentos de las tarifas y servicios públicos lograron dos objetivos del gobierno:
  1.  la reducción del déficit fiscal
  2. la caída de los salarios reales
De esta manera el PBI logró recuperarse fundamentalmente por el aumento de las exportaciones y la Inversión (el crecimiento se logró a expensas del consumo interno). En Julio de 1977 se introduce una importante Reforma Financiera:
  1. se desnacionalizaron los depósitos.
  2. se liberalizaron las tasas de interés para estimular la entrada y salida de capitales.
  3. se aumentaron los encajes
Cabe destacar que la liquidez con que contaban las empresas trasnacionales permitió su acceso a los circuitos financieros obteniendo altas tasas de ganancias, en años en que la escasez de recursos llevó a muchas empresas nacionales a situaciones insostenibles por la elevación de los costos financieros.

Finalizado el plazo de 120 días el sector industrial trató de recuperar su posición relativa con un aumento de precios que elevó nuevamente la tasa de inflación. Esto indujo al gobierno a realizar nuevos ajustes tratando de deprimir la economía mediante una fuerte contracción de la liquidez y la demanda, lo que llevó a una recesión interna. Aunque la caída de la demanda fue importante, el sector industrial continuaba reajustando sus precios alentando la inflación.

El Ministro de Economía pensó que el fracaso de su política se centraba en la indexación del Tipo de Cambio y al exceso de oferta monetaria. La entrada de capitales ocasionada por la reforma condujo al gobierno a controlar la expansión de la oferta monetaria vía sector externo. En mayo de 1978 el peso fue revaluado, lo que redujo la entrada de capitales a corto plazo y desalentó las X. A fin de 1978 el Plan del 2 de Abril demostraba no tener éxito pese a lo cual el gobierno insistía en su aplicación y en el manejo de los precios relativos en perjuicio de la industria.

El retraso de la paridad se inicia en 1978 y tiene su apoyo teórico en el Enfoque Monetario Del Balance De Pagos. Sus últimos recursos fueron:
  1. La devaluación del peso: El programa anti-inflacionista implantado con un Tipo de Cambio establecido de antemano mediante una TABLITA que iba reduciendo el ritmo de las devaluaciones a medida que transcurría el tiempo, trataba de comunicar al país con el exterior y atraer capitales ante el virtual seguro de cambio que representa una cotización de la moneda anunciada anticipadamente.Esta estrategia buscaba además, relacionar los precios internos con los externos, para lo cual adicionalmente se redujeron los aranceles. De esta manera se pensaba que la variación de los precios internos debía obedecer en forma paralela a las modificaciones que sufriera el Tipo de Cambio más el curso que experimentase la inflación externa. El plan se completaba con una política de elevadas tasas de interés.
  2. La apertura de la economía: La liberalización de las M puso freno al ajuste de precios internos por parte del Sector Industrial que luego de un largo período proteccionista se vio enfrentado a la competencia internacional. El incremento de las M fue sustancialmente mayor al registrado a las X lo que ocasionó un déficit en la Balanza Comercial en 1979 (por primera vez desde 1976). La política monetaria fue expansiva debido fundamentalmente al sector externo.

Hacia mediados de 1980 y durante el ´81 se produce una crisis de confianza que afecta al Sector Financiero. Se decide abandonar la Devaluación Programada y reemplazarla por una Devaluación Uniforme, lo que desemboca en una fuerte fuga de divisas.

El Sector Industrial sufrió una de las crisis más agudas, la contracción de la demanda interna como consecuencia de la competencia de productos importados, el fuerte retraso cambiario y las altas tasas de interés (reales positivas), llevaron a empresas a elevadísimos niveles de endeudamiento provocando el cierre de muchas de ellas.

Frente a este panorama desalentador el General Videla cede el poder al General, Viola (en 1981). Este se caracterizó por adoptar medidas cortoplacistas:
  1. Se reguló la tasa de interés que frente a altas tasas de inflación resultó ser negativa licuando los elevados pasivos de las empresas. El Estado se hizo cargo de la mayor parte de la deuda privada a través de la explotación de los seguros de cambio.
  2. Se trató de proteger al Sector Industrial mediante la revalorización del Tipo de Cambio y el aumento de los aranceles a las M logrando disminuir las mismas.
El resultado de este período fue:
  1. La DESINDUSTRIALIZACIÓN DEL PAÍS. Entre 1975 y 1982 el producto industrial cayó más del 20%. Disminuyó también su participación en el PBI lo que se asocia a una mayor terciariazación de la economía. Cerraron el 20% de los establecimientos fabriles de mayor tamaño.
  2. El nivel de Inversión en equipos durables de producción disminuyó a una tasa del 5% anual.
  3. Se produjeron distorsiones en el mercado laboral ya que la Mano de Obra desplazada de la industria se trasladó hacia actividades menos productivas (cuentapropismo).
El aparato productivo quedó al margen de las innovaciones tecnológicas dificultando el posterior crecimiento de la economía. A Martínez de Hoz lo sucedieron:

Roberto Alemann: su actuación se puede dividir en dos etapas:
  1. Antes de Guerra de Malvinas (3 meses): medidas de corte liberal destinadas a frenar la inflación y a mejorar el equilibrio del presupuesto.Creación de un mercado único de cambios. Se deroga el seguro de cambio.Se fija un encaje único.Se congelan sueldos del sector público.Aumenta tasa de IVA y tarifas y combustibles para aumentar ingresos fiscales
  2. Durante la Guerra: se pasa de una economía abierta a una cerrada. Restricción de importaciones, lo que dio lugar a una reactivación del mercado. Se prohíben las compras a nuestro país. Esto generó una fuerte caída del comercio exterior.
Cavallo y Pastore. Principales medidas respecto al BCRA: dispuso una refinanciación de los créditos que habían sido otorgados por las entidades financieras a las empresas (tasas reducidas).Logró licuación de los pasivos, ya que las tasas eran inferiores a la tasa de inflación. Aumento del déficit cuasifiscal.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 23 de noviembre de 2010

Presión tributaria récord.

Un asalariado que paga todos sus impuestos debe trabajar desde el primero de enero hasta el 17 de junio para cumplir con sus obligaciones tributarias. En Dinamarca el llamado día de la liberación de impuestos es una semana más tarde, llega hasta el 25 de junio. Pero la diferencia de lo que se percibe desde el Estado equivale a los 12.061 kilómetros que separan a Buenos Aires de Copenhage.

En la última década, la AFIP logró lo que anhelaba, Argentina tiene recaudación récord y la presión tributaria más alta de su historia. Llega a 31,5% del PBI, 10 puntos más que la que regía en 2001 y, de acuerdo al experto Nadín Argañaraz, es lo que explica el alto nivel de gasto.

Medido en términos del PBI, el gasto público de la Nación supera 50% al de 2004. Y si bien aumentó el gasto social y educativo, hay otros ítems difíciles de justificar. La ecuación arroja, así, presión fiscal récord y gasto récord.

Para el ex viceministro de Economía Miguel Bein una buena parte del aumento de recaudación se explica por el alza de los precios internacionales de los productos que exportamos. Bein apunta que, en promedio, se ubican 45% por encima de lo que cotizaban en la convertibilidad. Y añade: “La gran novedad es cómo juega la inflación. El Gobierno engorda sus ingresos y a los salarios de la administración pública los actualiza dos veces por año y estira los pagos de distintas obligaciones, con lo que la inflación se convirtió en socia de sus cuentas. Las empresas, además, no pueden ajustar sus costos por inflación, con lo que pagan más impuesto a las ganancias”.

Argañaraz señala que para mantener la recaudación en forma hay una serie de impuestos indirectos que al final pagan los que menos tienen. Un caso es el impuesto al cheque que se carga en los costos empresarios. Y enfatiza que en las provincias, como los gobernadores no quieren subir el impuesto inmobiliario o las patentes por el costo político que implica, optan por aumentar Ingresos Brutos, que también se traslada a precios. “Esto genera una estructura regresiva y expuesta al ciclo económico ”, dice Argañaraz.

De momento no figura en la agenda oficial una reforma impositiva que apunte a equilibrar mejor el peso de un sistema que tiene en un IVA de 21%, uno de los impuestos al consumo más elevados del mundo . Actualmente la carga tributaria total, entre Nación, provincias y municipios, absorbe 45% de los ingresos familiares.

Por cierto, la presión tributaria en la Argentina (31,5% del PBI) está lejos de la que aplica Dinamarca con el récord global de 47% o la de Italia, Francia y Finlandia con 43%. Aunque también son muchísimo mejores los servicios que presta allá el Estado en salud, educación, seguridad e infraestructura social.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 22 de noviembre de 2010

Qué es el cheque cancelatorio?

Las entidades bancarias de toda Argentina deberán ofrecer al público a partir del martes la utilización del cheque cancelatorio.

Se trata de una medida dispuesta por el Banco Central en el marco de la sanción de medidas tendientes a reducir la utilización de dinero en efectivo en el sistema financiero. El cheque cancelatorio podrá ser librado en pesos o en dólares estadounidenses, aunque en este último caso sólo para concretar operaciones de compraventa de inmuebles.

Tanto las entidades financieras como el público podrán realizar verificaciones on line acerca de la legitimidad de los cheques cancelatorios, mediante un sistema de consultas que se habilitará en la página web del BCRA.

Quien desee comprar un cheque cancelatorio deberá hacerlo en la entidad financiera en la cual tenga una cuenta y firma registrada. La entidad librará el cheque cancelatorio por el valor que solicite el cliente, en un rango que va de $ 5.000 a $ 400.000 o de U$S 2.500 a U$S 100.000. En caso de que el cliente necesite pagar un monto superior, podrá pedirle a la entidad que libre más de un cheque hasta cubrir el total.

El cheque cancelatorio en pesos se podrá comprar mediante un débito en su cuenta. Si el instrumento es en dólares, podrán hacerlo tanto a través de un débito como entregando dólares billetes. Las personas jurídicas, en cambio, sólo podrán comprar cheques cancelatorios emitidos en dólares y utilizando el débito en cuenta.

Los endosos deberán realizarse en el dorso del documento frente a un escribano, funcionario de la entidad financiera o autoridad judicial, quienes certificarán la firma. El servicio prestado por los bancos será gratuito.
fuente: fortuna 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 18 de noviembre de 2010

La Jubilación inicial no debe ser inferior al 70% del salario.

La Sala III de la Cámara Federal de la Seguridad Social dispuso que el haber jubilatorio inicial debe garantizar como mínimo el 70% del promedio de los salarios actualizados aportados en los últimos 10 de actividad.

De esta manera, en un fallo por mayoría, los jueces Néstor Fasciolo y Juan Poclava Lafuente fijaron un piso mínimo en la tasa de sustitución garantizada, es decir la relación entre el haber y el sueldo, también llamada “tasa de reemplazo”.

Hoy, según datos de la Anses, la jubilación equivale sólo al 36% del sueldo promedio de los trabajadores.

Los magistrados sostuvieron que "la adecuada proporción del haber de pasividad en relación con los ingresos ganados por el trabajador en actividad y sobre los que debió aportar, no es más que una derivación directa e inmediata del mandato contenido en el art. 14 bis tercer párrafo de la C.N. que impone al Estado otorgar los beneficios de la seguridad social con carácter integral e irrenunciable, a la vez que asegura el derecho a ‘jubilaciones y pensiones móviles’”.

Para los magistrados, “no cabe hesitación alguna en afirmar que la tasa mínima de sustitución de una prestación de vejez o de invalidez acordada con arreglo al Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones (ahora S.I.P.A.) para un trabajador dependiente no ha de ser inferior al 70% del promedio de las remuneraciones actualizadas de los últimos diez años a computar, es decir, la misma tasa otrora prevista por el art. 49 de la ley 18037 t.o. 1976, resultando insuficiente y confiscatorio cualquier guarismo inferior”.

“La jubilación constituye una consecuencia de la remuneración que percibía el beneficiario como contraprestación de su actividad laboral, una vez cesada ésta y como débito de la comunidad por dicho servicio, razón por la cual el principio básico que se privilegia es el de la necesaria proporcionalidad entre el haber de pasividad y el de actividad”, agregaron los camaristas.

El juez Martín Laclau votó en disidencia al aceptar el reajuste establecido por la Corte Suprema en los fallos “Eliff” y “Badaro”, pero sin referirse a la tasa de sustitución mínima garantizada.
fuente: cronista

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 15 de noviembre de 2010

Humor K.

Para arrancar la semana con una sonrisa, les dejo un chiste de Nik.

 Aunque el mejor chiste del día fue el que contó el Jefe de Gabinete quien aseguró que "No hay inflación, porque eso es un aumento generalizado de precios y lo que sucede es que puede haber algunos productos que hayan aumentado". Pocas veces escuché un chiste tan bueno...

fuente: gaturro
Gracias por visitar...volvé pronto!!!! 

viernes, 12 de noviembre de 2010

Cuestión de Precios.

En un momento en que el Gobierno comienza a reconocer tibiamente los aumentos de precios, y quita respaldo a la frase de Amado Boudou que había dicho que la inflación sólo afecta a la clase media-alta, el Indec difundió el índice de inflación de octubre. Con el impulso de los alimentos, el mes pasado los precios crecieron 0,8% respecto de septiembre, según la medición del intervenido organismo, que se mantuvo dentro de los márgenes de los meses anteriores, sin aceleración alguna.

Así, la marca de la inflación acumulada en el año se elevó hasta el 9,2%. En la medición de alimentos y bebidas, el Indec registró un avance del 1,4%, el incremento más alto entre los distintos rubros. Le siguió Indumentaria, con un alza estacional del 1,1%.

En los últimos días, el debate por la inflación se agudizó con las declaraciones de distintos funcionarios, que señalaron su precoupación por el alza de precios, aunque culparon a empresarios. El Indec detalló hoy un aumento del 4,4% en la carne y del 1,4% en azúcares, 1% en verduras, y 0,8% en frutas. En bebidas, la suba fue de 0,8 por ciento y del 0,3% en lácteos.

Pero el paquete de alimentos que releva el Indec, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) para un grupo familiar tipo, trepó hasta $569,77, lo que equivale a un aumento de 3,44% respecto al mes anterior. Este es el monto necesario para cubrir las necesidades alimentarias básicas de una pareja con dos hijos, que representa, asimismo, la línea oficial de indigencia. El indicador muestra que la inflación de los alimentos es mayor al nivel general, y que afecta principalmente a los sectores sociales más bajos.

La Canasta Básica Total (CBT), que marca la línea de la pobreza, ascendió a $1231,51. En este caso, la variación respecto de septiembre fue del 2,8 por ciento.

El índice de precios al consumidor (IPC) se alejó nuevamente de los indicadores elaborados por consultoras privadas y fundaciones. La Fundación de Investigaciones Económicas Lationamericanas (FIEL) midió un avance del 2,3% el mes pasado en el nivel general de inflación, y un 3% en el capítulo de alimentos y bebidas. La canasta de alimentos que elabora la fundación trepó hasta $1078,94, y el conjunto de alimentos y servicios llegó hasta 2017,03 pesos.

El índice elaborado por Buenos Aires City, el centro de estudios de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA) a cargo de Graciela Bevacqua, indicó que la tasa de variación de los precios fue de 2,5% en octubre. De acuerdo con este indicador, la inflación acumulada en el año es de 21,8% y la variación interanual respecto de octubre del año pasado es de 25,7 por ciento. En el informe se detalló que el pasado fue el tercer mes del año con mayor variación del IPC, luego de febrero y marzo que sufrieron una inflación del 2,9 por ciento.

Los alimentos y bebidas explican el 60% de la variación del nivel general del mes, sobre todo por el incremento de la carne vacuna que contribuyó en un 50% en la variación porcentual. Asimismo, se destacan en el rubro alzas en verduras, gaseosas, frutas, pastas frescas y secas, pan envasadas, pan fresco y facturas, yogures, manteca, azúcar, fiambre, comida fuera del hogar, jugo, carne de ave, bebidas alcohólicas e infusiones.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Alquileres por las nubes.

Los precios de los alquileres aumentaron considerablemente en los últimos meses y las renovaciones vienen con incrementos de hasta 40%, denuncian distintas agrupaciones de inquilinos. Según trascendió, ante la alta demanda por un departamento o por una casa, los propietarios imponen exigencias mucho más grandes e incluso aumentan los valores de manera fija.

En particular, se estima que las renovaciones llegarán con aumentos de 20% en promedio, con subas de hasta 40% en algunos barrios como Palermo. Además de las subas de precios, el costo para acceder a una vivienda crece también por todos los gastos colaterales que implica firmar un contrato de alquiler. Las inmobiliarias cobran hasta el 5% del total de contrato como comisión, o un alquiler mensual más el 20 por ciento.

Además, para ingresar se debe abonar un mes por adelantado y otro de depósito, que se suma al gasto de escribano que demanda la operación. En fin: para un alquiler de $1.500 mensuales, un inquilino debe abonar más de $5.000 para cerrar la operación.

"Es probable que los alquileres aumenten 40% por los costos colaterales como las expensas, el ABL, aguas y todo lo que hace a los servicios del departamento", destacó el presidente del Club de Inmobiliarias, Armando Pepe.

De acuerdo a la Cámara Inmobiliaria Argentina, el mercado de alquileres no está regulado y todo se maneja de acuerdo a la oferta y demanda. Es ahí cuando los propietarios aprovechan la coyuntura para imponer exigencias que complican la vida a aquellos que buscan un alquiler. Por caso, por temor a las garantías truchas y a la morosidad, piden hasta dos garantías propietarias de la misma ciudad en donde se alquila e incluso hasta el recibo de sueldo de los inquilinos.

"Ofertas de departamentos hay muchos, en la Ciudad de Buenos Aires cada día más, porque todos los inversores que han comprado departamentos chicos lo vuelcan al mercado locativo pero eso no se refleja en la actividad", destacó Pepe para luego agregar: "Los propietarios priorizan un buen inquilino". "Hay una ley que fija el valor de los alquileres que es la oferta y la demanda. La inflación no tiene nada que ver con la realidad del mercado locativo", señaló el presidente del Club de Inmobiliarias. 

Sin embargo, los dueños de propiedades en alquiler aseguran que la situación no es la misma de los últimos años. Según un informe, antes del 2001 la rentabilidad era de entre 7 y 8%, mientras que en la actualidad no supera el 4 por ciento.

Además, aseguran que los aumentos no superan el 20%, y que en los lugares donde el incremento es mayor, se debe a que los valores estaban muy retrasados con respeco a años anteriores.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 8 de noviembre de 2010

Volver al oro?

El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, llamó el lunes a los países del G20 a devolverle al oro su papel de estabilizador en el sistema monetario internacional.

En una tribuna publicada a pocos días de la celebración de la cumbre del G20 en Seúl, Zoellick afirma que el mundo necesita un nuevo sistema para suceder a lo que llama “Bretton Woods II”, el régimen de cambio flotante en vigor desde finales de la convertibilidad del dólar en oro, en 1971.

“Aunque los manuales puedan considerar el oro como una moneda vieja, los mercados utilizan el oro como un activo monetario alternativo hoy en día”, escribe el jefe del Banco Mundial. El nuevo sistema por crear “debería incluir el dólar, el euro, el yen, la libra esterlina y el renminbi (yuan chino)”.

“El sistema debería también contemplar usar el oro como un punto de referencia internacional vinculado a las previsiones del mercado para la inflación, la deflación y el valor futuro de las monedas”, precisa.

El precio de la onza de oro se ha disparado en los últimos días hasta niveles récord, animada por el debilitamiento del dólar provocado por el anuncio de medidas de reanudación de la FED. Las propuestas de Zoellick intervienen cuando la cumbre del G20, el jueves y el viernes, debería estar dominada por las preocupaciones vinculadas a la “guerra de monedas” lanzada tras la crisis financiera.

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) fue vivamente criticado estos últimos días por una nueva inyección masiva de dólares en los mercados, denunciada como una fuente de desequilibrios mayores.

En paralelo, los países desarrollados, con EE.UU. a la cabeza, critican la infraevaluación persistente de la divisa china. Las principales economías “deberían ponerse de acuerdo para prevenir las intervenciones monetarias, salvo en las escasas circunstancias aprobadas por los demás”, indica Zoellick.

Su objetivo debe ser “adelantar los problemas en lugar de reaccionar a las tempestades económicas, políticas y sociales”. En el diario, también llama al G20 a promover la reformas estructurales para luchar contra los desequilibrios mundiales, entre otros por el refuerzo de la demanda interior en China y la aceleración de la reducción de la deuda en Estados Unidos.
  
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 4 de noviembre de 2010

El recomendado de la semana.

Seis años en la historia de un país. Seis años en la vida de un periodista. ¿Qué les pasó? es una narración histórica, pero también un diario personal: el retrato del drama de un matrimonio en el poder y el de un país que vuelve, una y otra vez, a tropezar con los mismos fantasmas. "Tuve una módica esperanza, dudé, me entristecí, y odié en todos estos años. Hay cazadores de brujas para los cuales es un pecado ser kirchnerista, o no serlo, o haberlo sido, o haberlos insultado con toda el alma. Fui un poco de todo eso, en distintos tiempos."

Ernesto Tenembaum nació en La Plata en 1963. Su carrera profesional comenzó en Página/12, donde trabajó entre 1987 y 1998. Fue fundador y jefe de Redacción del semanario Veintitrés, donde hoy es columnista. Participó de los programas de radio Rompecabezas y Cheque en blanco, y de los programas de televisión Día D., Detrás de las noticias y Periodistas. Es coautor de Identidad, despojo y restitución (1989), el primer libro que recogió las experiencias de restitución de niños desaparecidos durante la dictadura militar. Es autor, también, de Enemigos (2004), una larga discusión vía e-mail con un alto funcionario del FMI acerca del proceso que derivó en la crisis del 2002. 

En 1995, fue seleccionado entre los seis periodistas extranjeros becados con un año de estudios en la Universidad de Stanford. Es miembro del International Consortium of Investigative Journalism, con sede en Washington. Recibió el premio Konex, como uno de los cien periodistas de la década 1997-2007. Desde comienzos del 2008 conduce su programa en radio Mitre, y comparte con Marcelo Zlotogwiazda la conducción de Palabras más, palabras menos, por la señal de cable Todo Noticias.
fuente: tematika

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 3 de noviembre de 2010

La inflación es un tema de la clase alta.

En enero, un kilo de carne para milanesas costaba $ 23. La semana pasada esa misma carne se vendía a $ 40, un 74% más cara. Y aunque los pronósticos privados más moderados aseguran que, en lo que va del año, los precios ya aumentaron un 20%, para Amado Boudou la inflación “no es un tema” que preocupe a la mayoría de la gente.

“Hoy la inflación no está siendo un tema en grandes porciones de la población argentina”, dijo el ministro de Economía. Pero enseguida admitió que la suba de precios “tal vez le preocupe a algunos integrantes de la clase media-alta”.

Sin embargo, es a los sectores más pobres a los que más afecta la inflación. Según los analistas privados mientras los precios subieron un 20%, los alimentos aumentaron en promedio un 30%. Y los alimentos son lo que más pesa en la canasta familiar de los sectores más pobres.

Sin embargo, Boudou aseguró que “la inflación que tenemos es la que publica el INDEC”. Según el polémico Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, en los primeros nueve meses del año los precios al consumidor subieron apenas un 8,3%.

El ministro, que habló por radio tras participar del 1er. Congreso Internacional de Control Gubernamental que organizó la Sindicatura de la Nación (Sigen), se mostró así alineado con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien había asegurado que la inflación “es un tema muy menor”, y que no “aparece en la agenda” de las principales preocupaciones de la gente.

“Estamos trabajando fuertemente para incrementar la inversión, que es la única solución”, dijo Boudou al referirse a la inflación. Y aprovechó para reiterar un discurso que ya ha repetido otras oportunidades: “Sabemos que hay quienes proponen un ajuste, un achicamiento, pero también sabemos lo que pasa cuando llega la propuesta del ajuste” dijo.

El ministro también reiteró que no habrá acuerdo con el Club de París si para eso hay que cumplir con el artículo IV del Fondo Monetario Internacional (FMI). “La cancelación de la deuda con el Club de París nunca la vamos a hacer con el Fondo Monetario en el medio”, repitió Boudou una vez más.

El ministro aprovechó para pedirle al Congreso que apruebe el proyecto de Presupuesto 2011. “Es nuestro plan de gobierno”, dijo. Y agregó: “Hemos demostrado, con los últimos siete presupuestos, que han sido adecuados para que el país crezca y salga de la crisis en la que estaba en el 2002, por eso les pido que lo traten rápido y con mucha racionalidad”.
fuente: ieco 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!