domingo, 31 de octubre de 2010

Messi no vale ni un euro.

Según el último balance del Barcelona, el mejor futbolista del mundo, Lionel Messi, no tiene valor. La Pulga es candidato a ganar por segundo año consecutivo el Balón de Oro y, junto con sus compañeros Iniesta y Xavi, está entre los futbolistas más caros del planeta pero, aparentemente, ninguno de ellos valen ni un euro.

Al menos, eso dice la auditoría de gestión encargada por el consejo directivo del club azulgrana, según publica un informe de El País de Madrid. "No se los ha comprado a nadie, no se ha pagado nada por ellos; por consiguiente, su valor contable es cero", afirmó Xavier Faus, vicepresidente económico del Barcelona.

La siguiente pregunta del periódico de la capital española se cae de madura: ¿tiene precio el Camp Nou? "Sí", responde el directivo que presentó a la asamblea de socios los resultados del ejercicio económico de la pasada temporada, que contemplan unas pérdidas de 79 millones de euros, y que se aprobó por una gran mayoría. "Se pagó por los terrenos y se pagó por la obra. Es cuantificable, distinto al caso de los futbolistas", aclaró Faus.

Cristiano Ronaldo tiene un valor contable de 95 millones de euros. Vale los millones que Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, le pagó a los dueños del Manchester United por su pase y, en el Barça, siguieron la misma línea de criterio. La cláusula de rescisión de Messi es de 250 millones de euros; la de Iniesta, 200 millones. Seguramente, ningún club del mundo pagaría esa cantidad.

"Cualquier dinero recibido por el traspaso de un jugador formado en la cantera se incluiría como beneficio en su totalidad", explicó Faus al mismo medio. El club no contempla la idea de repartir los costos de formación entre los futbolistas para darles así un valor contable.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

sábado, 30 de octubre de 2010

El consumo privado impulsa el crecimiento económico.

La economía crecería este año en torno al 9 por ciento y se mantendría por encima de la tendencia histórica del país y del avance promedio de la región, según el informe de inflación del cuarto trimestre, realizado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Además la actividad económica continuaría creciendo en 2011, moderando el ritmo de expansión, si bien se mantendría por encima de la tendencia histórica del país y del crecimiento promedio de la región.

De acuerdo con el informe de la autoridad monetaria, la economía local continúa presentando una expansión de la actividad y consolida su sendero de crecimiento, apuntalada principalmente por el Consumo Privado, fortalecido por multiplicidad de factores, y por el aumento de la demanda externa.

El consumo de las familias se mantiene como el principal impulsor del avance económico. La mayor confianza de los consumidores, la mejora en las condiciones laborales y el aumento de los ingresos, a partir de las subas salariales y las transferencias gubernamentales, favorecen un alza sostenida del consumo privado.

El consumo público crece por encima del promedio de los últimos años y también la inversión de las empresas sigue elevándose, ante el sostenido incremento de la demanda local y del exterior y la continua mejora de las perspectivas económicas.

Al respecto, indicó que el aumento se debe en mayor medida a la adquisición de maquinarias y equipos de producción, favorecido por el crecimiento de la industria que opera, en algunos sectores, con la capacidad productiva en niveles cercanos a los valores máximos.

En cuanto a la compra de maquinarias, evaluó que se vería favorecida por la reciente implementación por parte del Banco Central de la República Argentina del Programa de Financiamiento Productivo del Bicentenario, que ofrece fondos a largo plazo para mejorar la oferta de crédito a la inversión y a la actividad productiva.

Sobre el sector externo, subrayó que contribuye negativamente al PIB, pero en menor cuantía que en períodos previos y que si bien las exportaciones están incrementando su ritmo de crecimiento, las importaciones lo hacen con un dinamismo aún mayor, producto de la expansión económica interna y, en particular, por el alza de la inversión.
fuente: 26noticias

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 28 de octubre de 2010

El costo de sostener un dólar alto.

Sostener el dólar ya le cuesta al Estado tanto como pagar la asignación universal por hijo (AUH). Todo ocurre porque la política de "flotación administrada" del tipo de cambio, que el Gobierno define como uno de los pilares de su modelo, en los últimos meses aumentó progresivamente su costo, en buena medida como parte de las decisiones que tomó la propia administración. Esa tarea demanda hoy unos $ 8500 millones, es decir, un monto similar al que pondrá este año la Anses para financiar la AUH.

El pago, en este caso, está a cargo del Banco Central (BCRA), que, convocado a disimular debilidades del Tesoro, se expone a tener en breve un déficit cuasi fiscal, en momentos en que su defensa del peso (ante la creciente inflación) es cuando menos endeble. Y revela uno de los costados negativos que, entre tantos beneficios, tiene lo que se denomina "guerra mundial de monedas".

Desde que esta batalla se profundizó, acelerando la debilidad del dólar y la apreciación en paralelo de las commodities , se intensificó el ingreso de dólares comerciales y financieros (en menor medida) al país. En este contexto, para cumplir con su doble misión de acumular reservas y evitar una caída nominal del dólar a nivel local, el BCRA se vio conminado a intensificar la compra de divisas, emitiendo cada vez más pesos.

Y emitió tantos que no le bastó con reformular (por primera vez en 8 años) su programa monetario, sino que además se vio obligado a intensificar la emisión de títulos de deuda (letras y notas) para retirar al menos una parte de los pesos usados para comprar divisas.

El stock de esta deuda creció en más de 24.400 millones en lo que va del año (en dólares supone un monto casi equivalente al del Fondo de Desendeudamiento) para alcanzar un nivel sin precedente en los tiempos de posconvertibilidad en torno de los $ 68.000 millones y pasar a representar casi el 40 por ciento de la tenencia en reservas que administra.

"En lo que va de 2010 el BCRA expandió la base monetaria en $ 33.400 millones, sólo por comprar dólares. La agravante es que, a diferencia de otros años, el sector público también fue un factor de expansión de la base monetaria (en unos $ 7000 millones) por la creciente financiación que la entidad hace del Tesoro", recordó un reciente informe de la consultora EconViews.

Por esta deuda el BCRA paga una tasa de interés del 13% promedio a 12 meses, lo que supone que mantener ese stock le insume entre $ 8000 y 9000 millones.

Las cuentas muestran que ninguno de los atajos económicos a los que recurrió el Gobierno desde 2007 hasta acá (cuando arrancó con la intervención en el Indec para reducir la deuda con CER, o pasó a tomar a la Anses y el BCRA como cajas anexas al Tesoro) resultó gratis.

"Adoptó una estrategia que, en las actuales circunstancias, es sostenible pero no la ideal", opina el economista y consultor Miguel Bein, que destaca que, desde el punto de vista del Estado, las cuentas cierran. "Si mirás que el producto bruto se expande a un ritmo del 23% nominal (9% de crecimiento, 14% de inflación implícita), encontrás al Estado licuando deuda. Si lo mirás desde el balance del BCRA, está claro que el costo de devengamiento de sus activos [las reservas] es menor que el de sus pasivos [las letras], lo que complica sus números."

Bein insiste en que lo ideal sería volver al modelo original abandonado en 2007. "Que el Tesoro compre los dólares para pagar la deuda con superávit fiscal genuino porque de esa manera ayudaría a contraer la oferta de pesos y, por esa vía, mantener a raya la inflación".

Federico Bragagnolo, de EconViews, coincide en que si bien "el costo anual de la esterilización es cada vez más elevado" aún no constituye un problema tomando en cuenta "las actuales tasas de interés bajas y muy negativas en términos reales". Pero advierte que, en la medida en que siga creciendo el stock y suban las tasas (algo que considera "esperable") "eso puede generar un problema cuasi fiscal".

En un informe de su consultora Analytica, el economista Ricardo Delgado apuntó que con el actual escenario de dólar casi fijo al que se apegó el Gobierno, acumular reservas para no debilitar más la competitividad cambiaria no es gratis o tan barato como se plantea. "En los hechos cuesta 14% anual en dólares, un costo financiero mayor que el de emitir deuda en dólares en los mercados si se considera que el Global 2017 rinde en torno al 8 por ciento", subraya.
fuente: la nación

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 27 de octubre de 2010

Murió Néstor Kirchner.

Néstor Carlos Kirchner Ostoic (Río Gallegos, provincia de Santa Cruz, 25 de febrero de 1950 - El Calafate, provincia de Santa Cruz, 27 de octubre de 2010) fue un político y abogado argentino, perteneciente al Partido Justicialista y al Frente para la Victoria, que fue el 54º presidente de la Nación Argentina, desempeñándose desde el 25 de mayo de 2003 hasta el 10 de diciembre de 2007. Sucedió a Eduardo Duhalde, quien debía completar el mandato inconcluso de Fernando De la Rúa pero renunció antes de tiempo, por lo que Kirchner ejerció su mandato en los cuatro años correspondientes además de los pocos meses restantes del mandato inconcluso del ex presidente radical. Kirchner fue sucedido en el 2007 por Cristina Fernández, su esposa. Consecuentemente, se convirtió en el primer Primer Caballero de la historia argentina.

Antes de ser electo presidente fue intendente de Río Gallegos (1987-1991) y gobernador de la provincia de Santa Cruz (1991-2003). En 2009 fue elegido diputado de la Nación Argentina por la Provincia de Buenos Aires, con mandato desde el 10 de diciembre de 2009 hasta el 10 de diciembre de 2013. Desde el 4 de mayo de 2010 se desempeñó como secretario general de la Unasur.

También se desempeñó como presidente del Partido Justicialista, cargo al que renunció el 29 de junio de 2009 y volvió a ocupar el 11 de noviembre de 2009, asumiendo oficialmente el 10 de marzo de 2010 hasta su muerte.
fuente: wikipedia

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 26 de octubre de 2010

Los mejores negocios para el 2011.

Entre el repunte económico de este año y las proyecciones favorables para el próximo, son varios los sectores que tienen motivo para celebrar. Los analistas privados estiman que la economía este año crecerá entre un 7 y 7,5%, pero algunos sectores están muy por encima de estos índices. La consultora abeceb.com considera que los electrodomésticos (40%), las motos (40%), los autos (39%), el agro (38%) y la venta de maquinaria agrícola (37%) serán consagrados como los negocios estrella de 2010. Algunas cifras, sin embargo, son engañosas, ya que surgen de la comparación con 2009, un año cruzado por la crisis financiera internacional.

Los pronósticos para 2011, en este sentido (y en algunos otros), son también positivos, pero más cautos.Economistas, inversores, empresarios, ejecutivos y analistas coinciden en que la economía continuará en ascenso, (cerca del 5%), aunque vislumbran dos amenazas concretas: inflación y la incertidumbre del año electoral.

El alza de precios, de todos modos, constituye un pilar del consumo en muchos segmentos, según explica Daniel Moreira, director de la consultora especializada CCR."2010 es un año inflacionario y el consumo no se vio afectado", dijo a modo de ejemplo y agregó que en materia de productos masivos (alimentos, bebidas y limpieza, etc.) "estamos en los niveles de consumo más altos de la historia".

Con matices y por motivos diversos, los analistas identificaron 10 de los negocios que marcarán el pulso económico: siderurgia, motos, indumentaria, calzado, construcción, agro (maquinaria agrícola y maíz, sobre todo), biocombustibles, alimentos (en especial los de mayor valor agregado), electrodomésticos y hotelería.

Sobre los rubros con mayor potencial, las opiniones de los entendidos no difieren demasiado. Pedro Querio, director de FS Partners, una firma que asesora a inversores sobre compra y venta de empresas, destaca que la inflación, en parte, favorece al mercado interno. "Como la gente no tiene capacidad de ahorro, vuelca sus ingresos al consumo, en cambio los sectores exportadores estarán más complicados por la baja rentabilidad", afirmó. La falta de inversiones en el sector es una de las materias pendientes del actual modelo económico. Dante Sica, economista jefe de abeceb.com, afirma que muchas empresas están reviendo sus decisiones. "Me da la sensación de que la recuperación de este año se sostuvo con el uso de la capacidad instalada y no hubo mucha inversión. Pero como se ve que la demanda se sostiene y que las proyecciones son buenas, las empresas están adelantando algunas inversiones", señala.

Sica, además, sostiene que los segmentos más favorecidos hoy son "bienes de consumo final que están protegidos por las políticas oficiales: indumentaria, calzado, textil, electrónica y electrodomésticas, que están en franca expansión". Y puntualiza que las motos se perfilan para ocupar el trono en 2011. ¿Las razones? "Hay una mejoría en los ingresos de la gente, son más baratas que los autos (para muchos es el acceso al primer vehículo) y hay financiamiento al consumo", interpretó.

Maximiliano Castillo, socio de ACM (Análisis de Coyuntura Macroeconómica), subraya la incidencia de Brasil, una locomotora que empuja varios segmentos locales, y la recuperación de la cosecha agrícola. "Brasil crece a más del 7%, y esto es clave para el sector automotriz. En 2011, esto se va a diluir en parte y a eso se le suma la incertidumbre de las elecciones. En períodos electorales, las inversiones y los consumidores son más cautelosos. Pero como contrapartida, estará el Gobierno dando impulso a la economía", indicó.

Agustín Monteverde, otro economista, aunque se muestra más cauteloso con respecto a los índices de crecimiento, dice que el ascenso económico se debe al aumento del gasto público y la inflación. "Lo que ocurre es que la gente, para protegerse, compra campos, casas, autos o licuadoras. Y eso explica por qué andan tan bien las automotrices y los electrodomésticos. Detrás del boom de los autos ­reconoció­, está el impacto de Brasil, que tracciona las exportaciones".

Arturo Torres, responsable de Nexo Emprendedor, el fondo de inversión del Santander Río, cree que los emprendimientos con mayor potencial son aquellos que cuentan con una raíz tecnológica y que tienen proyección a los mercados internacionales. Este fondo, en particular, apunta a proyectos de riesgo, de crecimiento muy rápido y de mediano plazo. ¿Cuáles? Responde Torres: "Negocios no regulados de base tecnológica que estén ligados al agro, por ejemplo, donde la Argentina tiene ventajas y el talento sobra".
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 18 de octubre de 2010

Casi la mitad de la plata de las jubilaciones se usa por decreto.

El Gobierno vetó el viernes pasado la ley impulsada por la oposición para restablecer el 82% en el haber mínimo y aplicar un reajuste en las jubilaciones según los criterios determinados por la Justicia. El argumento de la Casa Rosada fue que en la ley no se especificaba de dónde saldrían la plata para financiar esas mejoras para los jubilados. Y agregó que si hubiera promulgado esa norma esto implicaría “prácticamente la quiebra no sólo del Sistema Previsional Argentino sino del propio Estado”.

Sin embargo, hay un detalle que la argumentación oficial pasó por alto: la ANSeS está pagando más de $ 60.000 millones anuales en distintas prestaciones que, en la mayoría de los casos, fueron aprobadas a través de decretos sin el respaldo de un financiamiento propio o específico, cargándolos sobre el presupuesto del organismo que se ocupa de administrar el sistema jubilatorio.

Este tipo de decisiones se vienen aplicando desde la década del 90. Y las mantuvieron todos los gobiernos que sucedieron a la gestión presidencial de Carlos Menem, incluyendo a la administración de Néstor y Cristina Kirchner iniciada en 2003:

En 1994, cuando el ministro de Economía era Domingo Cavallo, se decidió transferir a la ANSeS el financiamiento de los déficit de las cajas jubilatorias militares y de las demás fuerzas de seguridad. Hasta ese momento, ”desde siempre este gasto estaba imputado al presupuesto del Ministerio de Defensa o del Interior”, según plantearon oportunamente los especialistas Amancio López y Jorge Urriza. Ese es un gasto que continúa bajo la órbita de la ANSeS. Para 2011 se prevé que el déficit de esas cajas rondará los $ 4.513 millones que serán cubiertos recursos del sistema jubilatorio.

En un acuerdo firmado en agosto de 1992 entre la Nación y las provincias se estableció que el 15% de la recaudación impositiva que se coparticipa se destinara al financiamiento del sistema previsional nacional y a otros gastos. Sin embargo, un año más tarde, a través del decreto 2443, se “asignó retroactivamente el destino de esos fondos al pago de garantías a las provincias y a gastos administrativos de la DGI”, según documentó Urriza.

A su vez, en el Pacto Federal de 1993 se estableció el “compromiso” de financiar con ese aporte los déficits por la transferencia de las cajas de jubilaciones provinciales al Sistema Nacional y luego a financiar los déficits de las Cajas no transferidas. Los gastos que paga la ANSeS por comisiones de la AFIP en el Presupuesto 2011 suman $ 674 millones.

Esa porción de 15% de los recursos coparticipables -que ingresa a la ANSeS como contribuciones figurativas”- se destina a pagar pensiones no contributivas (que no requieren que el beneficiario haga aportes para recibirlas) que administra la cartera de Desarrollo Social. Por estos compromisos, para 2011 están presupuestadas $ 11.392 millones, más los mencionados déficits de las cajas militares y de las fuerzas de seguridad.

Ya con la gestión kirchnerista, la jubilación por moratoria -que permite acceder a una jubilación a quienes no tienen aportes o cuentan con menos de 30 años de aportes- fue aprobada por un Decreto de Necesidad y Urgencia en 2005. Si bien la cuota de la moratoria se descuenta del beneficio que cobra mensualmente el jubilado, la incorporación de 2,5 millones de nuevos jubilados en un plazo muy corto obligaba a determinar una fuente de financiamiento propia, pero esto no se hizo. Según el Presupuesto 2011 este beneficio representará el año próximo $ 37.392 millones.

La Asignación Universal por Hijo se aprobó también por un DNU, sin discusión sobre cómo debería financiarse. En este caso, se resolvió además que absorbería las partidas de algunos planes sociales, como el plan Familias. Y se decretó que todo su financiamiento recaería sobre los intereses que genera el Fondo de Garantía, que administra los activos por unos $ 150.000 millones que la ANSeS heredó de las AFJP cuando se eliminó el sistema de jubilación privada. En 2011 la partida prevista para la asignación universal es de $ 10.083 millones.

Lo mismo con el plan de computadoras Conectar: insumirá $ 3.199 millones el año próximo.

Una parte de los recursos del Fondo Nacional de Empleo, que pertenecen a la ANSeS para financiar el seguro de desempleo se destina a financiar planes de empleo. En el Presupuesto 2011 suman $ 1.184 millones.

Al discutir el financiamiento para el 82%, el Gobierno parte del supuesto que el monto de los beneficios está subordinado al estado actual de las cuentas públicas. Esto supone que no se pueden revisar las exenciones impositivas, los subsidios a grupos económicos ni los pagos de la deuda. Y que no se pueden generar nuevas fuentes de ingresos, gravando la renta financiera o subiendo los aportes patronales a los niveles de 1993.

Las claves de la discusión por el 82% móvil
1 La ANSeS se hace cargo de varios gastos que se le asignaron por decreto y sin discusión sobre cómo pagarlos. Por caso, más de 910.000 pensiones no contributivas, que suman unos $ 10.000 millones anuales.

2 Cubre el déficit de las Cajas jubilatorias de militares, policías y fuerzas de Seguridad.

3 Paga los subsidios del programa de Reproducción Productiva (Repro), que se otorga a las empresas en crisis.

4 Las 2,3 millones de las llamadas jubilaciones “por moratoria”, que se dieron a gente con aportes incompletos o directamente sin aportes: son $ 27.000 millones.

5 De los intereses del Fondo de Garantía de la ANSeS salen los $ 8.300 millones para el pago de la nueva Asignación Universal por Hijo. Y también el plan de computadoras portátiles para colegios y estudiantes.
Sin riesgo de default

Aún si se empezara a pagar ahora el 82% móvil, el país no enfrentaría riesgos de caer en default en los próximos meses porque la ANSeS cuenta con un superávit mayor a $ 10.000 millones que alcanzaría para pagar un eventual incremento del haber mínimo en lo que resta de 2010.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!! 

viernes, 15 de octubre de 2010

Cuando la Política perjudica a la Economía.

La coyuntura económica luce muy bien porque hay un auge del consumo, que se apoya en un crecimiento económico del orden del 8%; también se advierte una lenta y suave recuperación del empleo y la inversión, fundamentalmente en las pymes. Esta bonanza se refleja en la calma que caracteriza al dólar: ha bajado mucho la salida de capitales, y disfrutamos de un fuerte excedente comercial. Las tasas de interés siguen bajas, no hay noticias inquietantes en el mercado financiero y el Merval y los bonos públicos siguen subiendo. No hay riesgos de default ni de corralitos, y nadie espera un súbito cambio de estas condiciones económicas en el corto plazo.

Obviamente, no todo está bien. Para completar el cuadro, deberíamos incluir la mala noticia de la inflación y la creciente pobreza que genera. La inflación anual bien medida, que hace un año llegó al 13%, hoy ya está en casi el doble. Pero es difícil que supere estos niveles en la medida en que el Gobierno mantenga congeladas las tarifas, y una devaluación de sólo el 5% anual. Los procesos de explosión inflacionaria siempre estuvieron acompañados de alzas en el tipo de cambio paralelo, algo que es muy poco probable en este contexto externo tan favorable. Los únicos factores fuera de control parecen ser los aumentos de salarios y los precios de los alimentos, estos últimos ya en niveles elevados.

Razones de la bonanza. Lo primero que debemos destacar es que esta bonanza tiene muy poco que ver con el Gobierno, y mucho con el mundo. Cuando analizamos las razones de por qué crecemos al 8% en lugar del 4% pronosticado hace un año, nos encontramos con que tres de esos cuatro puntos adicionales tienen que ver con la excepcional cosecha de granos (20 millones de toneladas adicionales por el buen clima 2009/10), con los altos precios de la soja en el mundo (20% de aumento desde 2009) y un Brasil que creció al 9% en la primera mitad de este año y provocó un auge en varias industrias exportadoras, especialmente la automotriz y la metalmecánica. Y también en otras industrias que competían con importaciones brasileñas y que en el 1° trimestre de 2010 estaban frenadas por la mayor demanda interna en Brasil.
Es decir que el 75% del mayor crecimiento no tiene relación con decisiones de la actual conducción económica. El otro punto adicional de crecimiento lo explica la política fiscal, a través del mayor gasto público, fundamentalmente el muy justificable subsidio a la niñez y los inexplicables subsidios en las tarifas públicas, que benefician fundamentalmente a los sectores de mayores ingresos de la Ciudad de Buenos Aires y alrededores. Pero cabe agregar que esta política fiscal expansiva, convalidada por la expansión monetaria, explica el auge de la inflación, que ya fue comentado más arriba.

El Gobierno ha logrado su objetivo de asegurarse un buen momento económico en el próximo año electoral. Aunque no necesariamente esta política económica mejore el bienestar de la mayoría de los argentinos en el corto y en el largo plazo. Y especialmente de aquellos que menos tienen.

Han sabido aprovechar el auge de las exportaciones agrícolas para mantener la calma en el mercado cambiario. Y decidió planchar el dólar en los valores actuales, a pesar de que la inflación sigue muy alta y de la preocupante “alza de los costos en dólares”. Hoy este crecimiento no asusta porque sucede lo mismo con otras monedas, especialmente en Brasil y el resto de la región. En la medida en que el real siga en 1,70 por dólar, nuestro peso puede seguir en los valores actuales, o subiendo de a un centavo por mes.

El Gobierno tiene que asegurarse un elevado saldo comercial, de US$ 10/12 mil millones, para lo cual le alcanza con el boom de la soja y Brasil, y hacer algo de ruido con las importaciones para desalentarlas. Manteniendo reducida la salida de capitales, se asegura que las reservas se mantengan en los US$ 50 mil millones, un ansiolítico en el mercado financiero y cambiario. También debe asegurarse un déficit fiscal antes de intereses que no supere 2% del PBI, con las recaudaciones récord, la soja y la inflación, que le suma ganancias contables.

Así, puede usar las reservas del BCRA, lo que equivale a expansión monetaria, para cubrir las necesidades fiscales, sin recurrir al endeudamiento externo. La inflación, que tanto afecta a los pobres, es funcional a esta política económica. El bajo nivel de endeudamiento es otro factor de confianza en los mercados, que permite mantener muy bajas las tasas, y el consiguiente estímulo al consumo.

Consecuentemente, la situación económica no augura un desmadre en los próximos meses. Y si bien el próximo gobierno heredará la necesidad de ajustar algunos precios relativos, fundamentalmente tarifas, no cabe exagerar tal situación ni mucho menos compararla con la salida de la convertibilidad. Se podrá seguir creciendo y reduciendo gradualmente la inflación, en un mejor clima de negocios, que impulsará nuevas olas de inversiones productivas.

Hoy la situación política es mucho más inestable y dinámica que la económica. Está creciendo la violencia política, la crispación y la agresión a los opositores y a las “corporaciones”, ahora sinónimo de indeseables para el Gobierno. Institucionalmente nos estamos acercando a un conflicto de poderes, de insospechables y muy peligrosas derivaciones. Si esta circunstancia se agrava, no podemos descartar que se multiplique la huida de capitales, lo que podría detonar controles cambiarios y, consecuentemente, la repetición de historias que ya conocimos en los años 70 y 80, algo que hoy parece muy lejano e improbable.

También debemos vigilar la economía internacional: nuestra bonanza tiene mucho que ver con un dólar débil en el mundo. Si esta fase se terminara, y el real de Brasil se devaluase, nuestro peso sufriría tensiones insoportables.
fuente: perfil

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 12 de octubre de 2010

El Recomendado de la semana.



Excelente video que refleja en parte la gran timba finaciera que se vive y se vivió en el mundo por estos días.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 7 de octubre de 2010

El billete de $100 ya no es lo que era.

"En 2001 no me animaba a llevar por la calle un billete de $ 100. Ahora es lo que llevo indefectiblemente para usar todos los días”, comenta una estudiante de economía de la Universidad de Buenos Aires. El billete de $ 100 está dejando de ser el símbolo de fortuna que supo ser en tiempos no demasiado remotos para la economía local. Y empieza a diseminarse, este año, al ritmo cada vez más acelerado que le impone la inflación.

El billete de mayor denominación en la Argentina ya rinde apenas un cuarto de lo que rendía en el 2001, según calculan los analistas, por la enorme pérdida de poder de compra que fue sufriendo desde entonces hasta hoy, al compás de la suba de precios. E incrementa el tamaño de la emisión que hace periódicamente el Banco Central para abastecer al sistema y satisfacer la demanda en los bolsillos de los argentinos.

El dato, libre de manipulaciones, se convirtió a esta altura en uno de los pocos indicadores “fieles” de inflación en la economía local: hasta octubre de este año, el Central debió emitir una cantidad de billetes de $ 100 hasta tres veces mayor que la que debió hacer en igual lapso del año pasado, que no fue acompañada en igual medida por el resto de los billetes. El fenómeno refleja, para las consultoras, una pérdida cada vez más pronunciada en el tamaño de su poder adquisitivo.

En Econviews calculan que hoy el billete de $ 100 rinde apenas $ 27 si se lo considera en términos reales, a precios de 2001, y unos $ 39 si se lo estima a los precios de los comienzos de la gestión kirchnerista (mayo de 2003). “Lo deflactamos con el índice de inflación acumulada desde 2001, el año previo a la devaluación, hasta hoy. Tomamos la inflación del Indec hasta enero de 2007, cuando se denunció la intervención sobre el organismo, y desde entonces la que fuimos midiendo en la consultora”, comenta el economista Federico Bragagnolo.

La cantidad de billetes de 100 en circulación mostró un incremento levemente menor a las 50 millones de unidades durante los primeros diez meses de 2009. Pero, en lo que va de este año, se ubicó cercana a las 150 millones de unidades.

La cuenta que hace la líder del Centro de Educación al Consumidor (CEC), Susana Andrada, es menos sofisticada, pero muestra resultados similares: “En 2001 con $ 2 uno podía comprar un litro de leche y un kilo de pan; pero hoy para comprar exactamente lo mismo necesitamos $ 10. Es decir, cinco veces más”, se queja. La lista sigue irrefutable: “Para comprar un kilo de milanesa, pagábamos $ 4, y hoy debemos abonar $ 32. Por un kilo de pollo, $ 2; ahora, $ 8. Por una gaseosa, la más pequeña, $ 0,50; ahora, $ 2,50”, comenta.

El impacto inflacionario puede verse, también, en la proporción cada vez más estrecha que guardan estos grandes billetes sobre el total del sistema. En el inicio de la gestión K, los billetes de 100 representaban sólo un tercio (31,3%) en la circulación de efectivo de la economía. Ahora, en cambio, participan en casi la mitad (48,2%). “En algún momento, más allá de que pueda haber impacto en expectativas inflacionarias, van a tener que emitir billetes de mayor denominación para resolver este tema. Los bienes cuestan más y se necesitan cada vez más billetes para comprarlos. El otro problema es el cambio chico: cae la proporción de billetes de baja denominación y empieza a sentirse la falta de cambio en las transacciones chicas”, concluye Bragagnolo.
fuente: cronista

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 5 de octubre de 2010

Compras que son millas.

Cuando la crisis afectaba el consumo de necesidades básicas, los bancos salieron a ofrecer descuentos en las compras con tarjetas de crédito en supermercados y combustible. Con la mejora de las cosas aparecieron los descuentos en restaurantes, moda y todo aquello que tiene que ver con el ocio, y este año los bancos líderes juegan fuerte con sus programas de millaje para obtener pasajes aéreos.

“Es una muestra de la evolución de la situación del cliente que en el 2002 necesitaba beneficios para la subsistencia y no percibía como valor agregado la acumulación de puntos, y desde el año pasado sí lo hace y está dispuesto a esperar el tiempo de juntar los puntos para alcanzar la recompensa”, explica Gonzalo Beigbeder, gerente de alianzas estratégicas de BBVA Banco Francés, la entidad que se quedó con el acuerdo que ostentó por años su competidor más directo, el SantanderRío, con la aerolínea LAN.

Cómo líder del mercado el SantanderRío no se quedó quieto y respondió con un acuerdo con Despegar.com, por el cual permite canjear los puntos acumulados con el consumo a través de tarjetas por vouchers para utilizar en la compra de viajes en el sitio de Internet. Las alternativas para el canje de pasajes con el sistema de puntos son desventajosas en comparación con los acuerdos directos entre bancos y aerolíneas, pero tienen la posibilidad de permitir el canje no sólo por tickets sino también por estadías y servicios vinculados al viaje.

Además de la oferta de SantanderRio y Francés, los otros bancos que juegan fuerte en el negocio de fidelización de clientes con millas son el Citi con American Airlines y el Galicia con Aerolíneas Argentinas, los dos son los programas de viajeros frecuentes más antiguos que existen en el país.

Con la alianza, el Citi tiene una competitiva propuesta para viajar a los Estados Unidos y el Caribe que permite alcanzar un pasaje con U$S 40.000 de gasto, y el Galicia es el que otorga las mejores ofertas para redimir los puntos acumulados en destinos dentro del país. En realidad, la propuesta de Galicia y Aerolíneas es más atractiva también en el destino Estados Unidos, ya que requiere U$S 35.355 de gasto, pero sólo tiene vuelos a Miami.

La propuesta del Francés con LAN es la que tiene las opciones de canje de millas más económicas para volar dentro de Latinoamérica y el banco valora la asociación con la marca que ha conseguido una fuerte valoración entre los consumidores locales a partir de incrementar su oferta de vuelos locales y la crisis de Aerolíneas Argentinas.

La inversión de los bancos es fuerte en este tipo de programas, pero los resultados son contundentes. Para Citi, los clientes que están adheridos al programa Advantage duplican el gasto con tarjeta promedio del resto de la cartera. El 40% de las tarjetas del los bancos están adheridas al programa de millaje de American Airlines, y esos clientes representan el 60% del consumo total de las tarjetas del banco, lo grafica Patricia Guarnes, directora de banca de consumo de Citi. “Son los clientes que llegan a su punto de maduración de consumo más rápido y los que permanecen más tiempo en el banco, su intención de baja es un 30% menor a la que tiene el promedio”, explica la ejecutiva.

En el caso del Galicia, el consumo promedio de las tarjetas adheridas al programa de Aerolíneas Plus es 40% superior al del resto. Para Sergio Kahan, gerente de tarjetas del banco, el gran aporte del programa de millaje es que hace que el cliente elija la tarjeta por sobre otras que tiene en la billetera porque sabe que ahí acumula puntos. El término en inglés es bullet share, que indica la participación de un producto por sobre los otros con los que compite dentro de la misma billetera a la hora de pagar.

El consumo promedio del mercado con tarjeta de crédito es de $1.300 y el de los clientes del Galicia es de $1.350. Kahan atribuye esa diferencia al valor agregado que significa Aerolíneas Plus y relativiza el impacto que tiene la conflictividad de la línea aérea sobre el marketing del programa. “Los clientes que canjean y viajan son fanáticos del programa y se transforman en la mejor fuerza de venta de nuestras tarjetas”, asegura Kahan.

En el Francés, que es más nuevo en esta estrategia, explotó la llamada de consultas en cuanto se comunicó el acuerdo con LAN y en los primeros dos meses y medio se sumaron 60.000 tarjetas al programa Lanpass y se registraron fuertes picos de consumo sobre todo en tarjetas con promociones asociadas que duplican las millas hasta diciembre.

“El vuelo en avión tiene un componente aspiracional fuerte que hace que gran parte de la cartera lo valore, pero no el que tiene un consumo bajo”, explica Beigbeder. La barrera para poder utilizar los programas de millaje estaría dada por los clientes que tienen más de 2.500 pesos de gasto mensual.

“En el segmento medio alto se valora mucho la acumulación de kilómetros pero también aprecia el beneficio instantáneo del descuento en supermercados o combustibles, porque es el consumidor más racional”, marca Guarnes.

Este grupo de bancos más activos complementa los programas de millaje con promociones para poder comprar puntos que permitan acceder más rápido a un pasaje o promociones que permiten viajar durante un período puntual y a un destino específico. El Citi lanzó este verano una oferta para viajar con la mitad de los puntos requeridos a Nueva York y la clientela respondió canjeando el equivalente a 18 aviones completos. En el 2009, con crisis internacional y todo, en el Galicia se canjearon 114.000 tickets.

Las millas son un sueño para los clientes de nivel más bajo, una ventaja para los clientes de segmentos medios y altos, un gran negocio de fidelización para los bancos líderes del mercado.
fuente: fortunaweb

Gracias por visitar...volvé pronto!!!! 

domingo, 3 de octubre de 2010

Inversiones para el 2011.

Si los mercados se preparan para el nuevo escenario que dibujará la Reserva Federal, para los argentinos, que tienen casi u$s 140.000 millones debajo del colchón, también será momento de hacerlo. Fruto de dos padres desiguales como son el crecimiento de la actividad económica, y la inexorable (e inoxidable) incertidumbre en la que parecen vivir los ahorristas locales, muchos han optado por congelar estos ahorros en formato dólar (o euro) a la espera de que "pase algo".

En rigor, es dinero que no forma parte del exiguo sistema financiero doméstico y que nunca lo será. Esto le ha granjeado un extraño galardón al país: Argentina es uno de los dos países en el mundo –el otro es Rusia– que más billetes físicos de dólar guarda fronteras adentro, todo un mar de pequeños franklins crepitantes.

Para aquellos que tienen dólares en sus bolsillos esta es la triste noticia: han optado por un escalofriante activo de largo plazo, que no sólo paga retornos nulos, sino que con su continua depreciación, dejará en el camino una buena parte de poder adquisitivo. Si bien en algún momento tener dólares pudo constituir para los argentinos en algo más que una herramienta de refugio inflacionario existe el consenso de que el tipo de cambio permanecerá con variaciones mínimas por los próximos meses lo que habilita a buena parte de los inversores a pensar en pesos. De todas formas, las clásicas variantes hacen foco en el mercado inmobiliario, metales y commodities sin dejar de lado a los bonos y acciones locales.

1- Oro: la incertidumbre frente a una desaceleración económica mundial, hace que muchos inversores sigan eligiendo el oro como alternativa de inversión. Se especula con mayor inflación en Estados Unidos y una depreciación importante del dólar, dos argumentos que han cebado la demanda del metal. El consenso es que existe un próximo objetivo de u$s 1.400 la onza para 2011 aunque ayer cerró en los u$s 1.274 la onza. De todas formas, un quiebre alcista ocurrido esta semana en el precio ha habilitado nuevas subas. Pueden comprarse monedas, lingotes, futuros o un ETF que replica el precio (GLD).

2- Inmuebles: Producto de la suba en el precio de la mano de obra y los materiales de construcción, los márgenes de rentabilidad para las inversiones desde el pozo se han reducido sustancialmente. Si bien habrá que evaluar la zona y el impacto del valor del terreno en la inversión, hoy, un proyecto en una zona atractiva difícilmente arroja una tasa de rentabilidad anual por encima del 15% en dólares. Por otro, las rentas que generan los alquileres de departamentos viven ya un nuevo paradigma: rentabilidades más bajas, casi divorciadas de la cantidad de metros que ostentan las viviendas a raíz de la gran oferta de inmuebles y la selectividad en la demanda. La rentabilidad del alquiler se ha estancado en 5% anual en dólares en términos brutos y, descontado los gastos, 3% anual neto. De todas formas, hay quienes se sienten legitimados en una inversión que permanece en dólares, y que todavía paga una tasa similar a un bono del Tesoro a 10 años, considerado el activo más seguro de todos.

3- Plazo fijo: Si bien el plazofijismo es considerado desde hace algunos años como una inversión menor, una especia de peor-es-nada, lo concreto es que con el valor del peso estancado las alternativas para sacar partido de las tasas en pesos han germinado. La estrategia se completa con contratos a futuro de dólar, que permiten fijar un precio para la divisa a un costo bajo y que termina aumentando el atractivo de algunas apuestas vernáculas. En este sentido, la última exposición de Marcó del Pont en el senado dejó en claro que sigue siendo política del BCRA mantener el costo del dinero en niveles mínimos. La tasa del 10% anual en pesos que paga un plazo fijo no puede hacerle frente a una tasa del 20% de inflación prevista, pero sin lugar a dudas podrá asegurarle a un plazofijista una tasa final de 7% en dólares si se lo complementa con un contrato futuro de dólar.

4- Acciones y bonos. Los bonos argentinos y, en menor grado, las acciones, han logrado atravesar su fama de “riesgosos” y hoy, en función de lo bajo de las tasas de otros títulos soberanos (Brasil paga 4%), existe un margen de rentabilidad que para algunos inversores resulta interesante en función del riesgo que se debe asumir. El mayor atractivo de las tasas los pondría de nuevo en la vidriera. Títulos como el Pre 9, el Pro 12 y el Bogar 2018 son bonos en pesos con rendimientos que promedian 18% anual con renta y amortización mensual. En dólares, uno de los más demandados es el Boden 2015, que tiene una tasa de 10,3%, vence en 2015 (baja volatilidad) y es bastante líquido. 
fuente: cronista

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!