miércoles, 29 de septiembre de 2010

El Recomendado de la semana.

Un secretario de Medios que tiene el poder de adjudicar más de 200 millones de pesos en concepto de publicidad oficial es el dueño de una empresa familiar de publicidad en vía pública que explota las carteleras de la ciudad de Buenos Aires y gana concesiones cuestionadas en municipios de todo el país; al mismo tiempo, es el publicista de Cristina Fernández de Kirchner y su novia trabaja en Canal 7 con un contrato en condiciones de privilegio. Un humilde ex empleado del estudio de abogados de Néstor Kirchner recibió en un año más de tres millones en avisos del Poder Ejecutivo Nacional y Provincial, se convirtió en propietario del principal multimedios de la provincia de Santa Cruz e incursionó en el negocio inmobiliario. Una empresa privada que graba todas las apariciones públicas de la pareja presidencial, dentro y fuera del país, se ha transformado en la principal herramienta de comunicación para un gobierno que elude las preguntas y prefiere los mensajes envasados.

La distribución de avisos oficiales, que deben aportar información útil al ciudadano, se utiliza para premiar y castigar a los medios según su contenido editorial y como herramienta para cooptar periodistas a través de la colocación de auspicios en programas periodísticos. Estas historias que relata Propaganda K germinaron en un gobierno que, desde su llegada al poder en 2003, ha evitado establecer reglas claras y transparentes para el reparto de la pauta oficial, al tiempo que engordó de manera exponencial la partida que destina a la compra de espacios en los medios.

María O'Donnell ha escrito un libro indispensable, fruto de una rigurosa investigación. A través de ejemplos concretos, Propaganda K muestra y demuestra cómo la ausencia de normas legales y éticas alentó la corrupción y favoreció el uso de los fondos del Estado para financiar campañas de publicidad que buscan réditos electorales para el oficialismo. Son modos que exigen una inmediata revisión: comprometen cada vez más fondos, alteran la competencia democrática cuya esencia es la igualdad de condiciones entre los diferentes partidos y plantean amenazas nada sutiles, aunque novedosas, a la libertad de expresión.

María O´Donnell nació en 1970 en New Haven, Estados Unidos. Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y egresada de la Maestría de Relaciones Internacionales de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). Ganadora en 2006 de una beca de investigación del Fund for Investigative Journalism (FIJ) y en 2007 del Diploma al Mérito de la Fundación Konex en la categoría Análisis Político Audiovisual. Se inició en la sección política de Página/12 (1991- 1996), pasó a la redacción de La Nación y fue corresponsal en Washington durante tres años (1999-2002). Fue vicedirectora del semanario TXT. En radio trabajó con los conductores Jorge Lanata, Jorge Guinzburg, Adolfo Castelo y Roberto Pettinato, entre otros. En el año 2005 publicó el libro El Aparato, los intendentes del conurbano y las cajas negras de la política. Desde febrero de 2007 es columnista de Magdalena Ruiz Guiñazú en Magdalena Tempranísimo y conduce el programa La Mirada.(Radio Continental).
fuente:yenny

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 23 de septiembre de 2010

Publicidad Oficial.

La publicidad oficial presupuestada por la Jefatura de Gabinete de Ministros para 2011 asciende $388.803.630, que representan un incremento de 38% frente a la cifra estipulada en la Ley de Presupuesto 2010.

De este modo, se destinarían al menos $1,06 millones diarios para publicidad y propaganda de actos de gobierno durante el año que viene. Los datos se desprenden del proyecto de ley de presupuesto nacional presentado por el Poder Ejecutivo ante el Congreso la semana pasada.

Entre enero y junio de este año, la Jefatura de Gabinete informó en su sitio web que había destinado $244.128.145,44 a pauta oficial. Es decir, en el primer semestre la partida destinada a esta finalidad está sobre-ejecutada en $4.697.841,44 (se gastó el 101% de lo previsto hasta diciembre próximo).

No obstante, el Gobierno tomó la precaución necesaria para aumentar estos fondos. El 24 de agosto pasado el jefe de gabinete Aníbal Fernández, a través de la decisión administrativa 607/2010, aumentó los recursos para publicidad oficial en $151 millones a través de una reasignación presupuestaria.

Actualmente 1 de cada 2 pesos de pauta oficial está destinado a medios gráficos, el resto se reparte entre Internet, radio, televisión abierta, vía pública y cable.

FÚTBOL PARA TODOS
El programa gubernamental Fútbol para Todos demandará $18,15 millones por cada una de las 38 fechas que se jueguen durante el 2011. De acuerdo al presupuesto oficial para el año próximo, esta iniciativa costará $690 millones a las arcas del Estado, de los cuales:

* $600 millones son derechos de transmisión para la AFA

Así, en 2011 se destinarán -en total- para transmición televisiva de fútbol de primera división $42 millones más respecto a los $648 millones que figuran en el actual presupuesto.
fuente: fortunaweb

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 21 de septiembre de 2010

El Recomendado de la semana.

En este caso la recomendación no es para un libro como venía siendo costumbre en entradas anteriores. Hoy elegí un blog muy interesante que se publica en el diario La Nación. Se trata de La Ciencia Maldita, cuyo autor es Lucas LLach.


El Autor es rosarino, soñó con ser futbolista profesional pero padeció el destino de ser economista. Sus intereses giran en torno a la economía, la historia económica y las políticas públicas. Sobre esos temas enseña en la Universidad Torcuato Di Tella.

Pueden acceder al blog haciendo clic aquí.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 16 de septiembre de 2010

Humor K.

Ante tanta mala noticia que anda por ahí, les dejo un toque de humor (tal vez no sea tan gracioso como que la inflación de agosto fue de 0,7%).

Recomendaciones para el próximo censo nacional:



 Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 15 de septiembre de 2010

La mentira de todos los meses.

La inflación de agosto fue de 0,7 por ciento, impulsada por los aumentos en alimentos, indumentaria y salud, según informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Las estimaciones privadas habían situado la medición en 1,4%, la mitad del dato oficial. Así, desde enero el costo de vida para el INDEC sufrió una variación positiva de 7,5 por ciento.

Si se computan los últimos doce meses (agosto 2010/agosto 2009) la suba de precios es de 11,1 por ciento, que supera holgadamente la pauta de 6 por ciento estipulada en el presupuesto nacional para este año. En tanto, los precios mayoristas subieron el mes pasado 0,9 por ciento y 10,3 por ciento en ocho meses. A su vez, el costo de la construcción aumentó 2 por ciento en agosto y 12,7 por ciento lo que va del año.

Las cifras difundidas por el INDEC están sensiblemente por debajo de los cálculos de consultoras y economistas privados. Tras conocerse los datos oficiales, Ecolatina dijo que la inflación de agosto fue de 1,8 por ciento, mientras que para la consultora Buenos Aires City que dirige la ex directora de IPC del INDEC, Graciela Bevacqua, la calculó en 1,5 por ciento.

Los trabajadores del INDEC enrolados en ATE realizaron hoy un nuevo abrazo de protesta al edificio del organismo, en rechazo de lo que consideran una "manipulación" de los índices oficiales. La inflación de agosto estuvo impulsada por aumentos de 3,1 por ciento en atención de la salud, 1 por ciento en indumentaria y 0,8 por ciento en alimentos.

El incremento en salud es producto de los ajustes que efectuaran las empresas de medicina prepaga. En el Congreso Nacional está parado desde diciembre un proyecto que procuraba regular el sector.

En indumentaria el alza de 1 por ciento se produjo a partir de aumentos de 1,2 por ciento en la ropa y de 0,7 por ciento en calzado. El alza de 0,8 por ciento en alimentos fue arrastrado por alzas de 0,8 por ciento en panificados, 0,7 por ciento en carnes, 1 por ciento en lácteos y huevos, 1,2 por ciento en verduras y 0,5 por ciento en frutas.

El costo de la vivienda mostró un incremento de 0,5 por ciento, impulsado por aumento de 0,6 por ciento en los alquileres, que se compensó parcialmente con suba de 0,1 por ciento en los servicios.

El índice general se atenuó por la estabilidad en el sector esparcimiento luego de cumplido el período de vacaciones invernal. A consecuencia, el índice turismo mostró una baja de precios de 1,5 por ciento.
fuente: ieco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 14 de septiembre de 2010

Baja el hambre en el mundo.

Por primera vez en 15 años, la estimación del número de personas que pasan hambre crónica en el mundo ha bajado en 2010. Sin embargo, los 925 millones de personas aquejados de hambre o la cantidad de niños que mueren por malnutrición (uno cada seis segundos) siguen siendo cifras "inaceptablemente altas", según ha publicado hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en un informe.

Según los cálculos de este organismo, este año habrá 98 millones de personas menos que en 2009 aquejadas de hambre crónica, un problema estructural que, pese al ligero avance, no se soluciona simplemente con el crecimiento económico. "El hambre sigue siendo la mayor tragedia y el mayor escándalo del mundo", ha señalado en una conferencia de prensa desde Roma, donde la FAO tiene su sede, Jacques Diouf, director general del organismo de la ONU. No faltan datos para acreditar el "escándalo" al que se refiere Diouf: "Cada seis segundos muere un niño por problemas relacionados con la desnutrición".

El problema, además, supone una traba añadida a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, a los que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, espera dar un impulso en una cumbre que se celebrará en Nueva York la próxima semana. Según el director de la FAO, la evolución del hambre en el mundo "hace que sea extremadamente difícil alcanzar no solo el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio, sino también los demás".

El primer objetivo es el que se refiere a la erradicación de la pobreza extrema y el hambre, y fija como compromiso para 2015, entre otros, la reducción a la mitad del porcentaje de personas con hambre crónica respecto a 1990 (entonces se calculaba que la población aquejada de este mal rondaba los 800 millones, un 20% de la población mundial frente al 16% actual). Y la evolución de la situación económica a nivel mundial no está ayudando, ya que entre los factores que hacen peligrar ese objetivo se encuentra el reciente incremento en los precios de los alimentos, según advierte la FAO.

El informe anual El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo, será publicado por la FAO y el Programa Mundial de Alimentos el próximo mes de octubre, pero parte del mismo se ha adelantado de cara a la cumbre en Nueva York de la próxima semana (del 20 al 22 de septiembre). Entre las causas que explican el descenso del número de hambrientos, el estudio cita las previsiones de crecimiento económico para este año, especialmente en los países en vías de desarrollo, y a la bajada de los precios de los alimentos registrada desde mediados de 2008, lo que augura que, con el repunte reciente de precios, la lucha contra el hambre se hará más difícil en un futuro próximo.

Según la FAO, el hecho de que históricamente el número de personas desnutridas haya seguido aumentando incluso en periodos de gran crecimiento económico y precios relativamente bajos demuestra que el hambre es un problema estructural. Por lo tanto, "queda claro que, aunque es esencial, el crecimiento económico no es suficiente para eliminar el hambre en un periodo de tiempo aceptable", ha dicho Diouf, quien ha recordado que "hay historias de éxito en África, Asia y Latinoamérica" en la erradicación de la desnutrición.

Respecto a 2009, el informe prevé para este año una reducción de un 9,6% por ciento en la cifra de personas con hambre crónica y la disminución se nota especialmente en Asia, donde se estima que viven 80 de los 98 millones de personas que han salido en 2010 de la situación de hambre crónica. Mientras, en el Äfrica subsahariana la cifra se reducirá en solo 12 millones.

El estudio también incide en otros datos que ponen de manifiesto la desigual distribución geográfica del problema del hambre. Dos tercios de las personas que sufren desnutrición se concentran en sólo siete países: Bangladesh, China, República Democrática del Congo, Etiopía, India, Indonesia y Pakistán. La región donde hay más personas que padecen hambre sigue siendo la de Asia y el Pacífico, con 578 millones, aunque la peor parada en proporción con el número de habitantes sigue siendo el África subsahariana, con 239 millones de afectados (un 30% de su población).

Los progresos alcanzados también varían de país a país. Así, mientras que entre 2005 y 2007, Congo, Ghana, Malí y Nigeria ya habían conseguido el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio, en la República Democrática del Congo la proporción de personas desnutridas se elevó al 69%. En Asia, Armenia, Birmania y Vietnam también cumplieron el objetivo fijado para 2015 y China está a punto de hacerlo. Por último, en la región de Latinoamérica y el Caribe lo consiguieron Guyana, Jamaica y Nicaragua, y Brasil se está acercando a la meta.

Con todo, la vicepresidenta del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (IFAD), Yukiko Omura, ha querido recalcar que "los hambrientos del mundo no son sólo cifras", sino que "son personas, hombres y mujeres pobres que luchan por educar a sus hijos y darles una vida mejor, son jóvenes que intentan construirse un futuro". En concreto, "el 70% de las personas extremadamente pobres, quienes viven con menos de un dólar al día, residen en zonas rurales. Son mil millones de personas y, de entre ellas, cuatro de cada cinco son campesinos", ha precisado Omura.
fuente: el país

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 13 de septiembre de 2010

El Aumento de salarios genera inflación?

Cada vez que se debate sobre las causas de la inflación, desde el sector empresario se recurre a una explicación según la cual su principal componente estaría dado por el aumento de los salarios. El argumento indica que cuando existe un incremento generalizado de los costos de producción, las empresas lo trasladan a sus precios. Los salarios aparecen como el costo más generalizado y, por lo tanto, se los señala como los responsables principales de los aumentos de precios. Desde esta postura, se afirma que los incrementos de salarios nominales “desmedidos” no logran traducirse en aumentos de salarios reales, ya que inevitablemente provocan inflación. Se insta, por lo tanto, a moderar los reclamos salariales.

Más allá de la discusión de los fundamentos de esta explicación, la evidencia empírica no permite de ningún modo sostenerla. Considerando la evolución de las remuneraciones desde la devaluación de 2002 se aprecia que las tasas salariales apenas lograron superar el incremento de los precios, al tiempo que la economía se expandió a tasas elevadas y, al mismo tiempo, ocurrieron importantes incrementos en la productividad. En efecto, en el último trimestre del año pasado las remuneraciones reales del conjunto de los asalariados eran sólo 1,4 por ciento más elevadas que las registradas en idéntico período de 2001.

Por lo tanto, puede afirmarse que el ciclo de crecimiento verificado desde la convertibilidad no se tradujo en un sensible incremento en las remuneraciones de los asalariados, pero sí de las ganancias empresarias. Al evaluar el nivel de utilidades sobre ventas de las 200 mayores empresas de nuestro país se observa que las mismas más que duplicaban en 2008 los valores verificados en el promedio del régimen de convertibilidad.

El origen de estos extraordinarios niveles de rentabilidad se encuentra en la devaluación de 2002, la cual supuso una brutal transferencia de ingresos desde el trabajo hacia el capital ante la sensible contracción que experimentaron las remuneraciones reales. Además, los elevados niveles de desocupación existentes a comienzos de la posconvertibilidad impidieron una rápida recuperación de los salarios reales, los cuales comenzaron a elevarse muy paulatinamente.

A inicios de 2005 el salario promedio todavía estaba en un nivel 20 por ciento inferior al de fines de 2001, y recién a inicios de 2007 alcanzó el valor que tenía al final del régimen de convertibilidad. Desde entonces, no se produjeron nuevos aumentos significativos en términos reales. Si bien en los últimos años se verificaron sensibles aumentos nominales de salarios, éstos obedecieron a un comportamiento defensivo, mediante el cual los trabajadores buscaron evitar que los incrementos de precios erosionaran la capacidad adquisitiva de sus salarios.

Si se considera sólo a los asalariados registrados se observa que la situación resultó apenas más favorable que la verificada para el conjunto de la población. Sus salarios comenzaron a recuperarse más rápidamente, impulsados por los incrementos dispuestos por decretos del Poder Ejecutivo, la elevación de los salarios mínimos y, desde 2004, las negociaciones colectivas. Así, a fines de 2005 el salario promedio equivalía al vigente a fines del régimen de convertibilidad. Desde entonces continuó incrementándose levemente.

El nivel relativamente bajo de los salarios y sus acotados incrementos en términos reales implican que no pueda verse a los mismos como los causantes de la inflación. Este argumento se refuerza más aún si se analiza cómo han evolucionado la producción y la productividad a lo largo de este ciclo de crecimiento económico y de la ocupación, que se inició en 2003. Frente a estos acotados incrementos en materia salarial, se verificaron extraordinarias tasas de expansión económica. Entre el último trimestre de 2001 y el primer trimestre de 2010, el PIB se ha incrementado en un 65,3 por ciento.

Si bien el aumento del PIB implicó una fuerte creación de puestos de trabajo, este proceso fue acompañado por incrementos significativos de la productividad laboral. Por ejemplo, en la industria manufacturera el costo salarial real en 2009 resultó 12,7 por ciento superior al valor que tenía en 2001. Sin embargo, la productividad por ocupado creció mucho más, 36,3 por ciento. De este modo, el costo salarial por unidad producida tuvo, no un aumento, sino una caída equivalente al 17,3 por ciento.

El incremento en la producción por ocupado ocurrido desde entonces implicó que en 2009 el costo salarial por unidad producida resultara 37,3 por ciento inferior al existente en 1993. Sin lugar a dudas, la contracara de esta reducción del costo laboral fue el sensible incremento que verificó la tasa de ganancia del sector empresario.

No son los trabajadores los que provocan la inflación al demandar mejoras salariales. Por el contrario, los empresarios, que han tenido durante la posconvertibilidad ganancias muy elevadas remarcan sus precios en tanto las condiciones económicas lo permitan, buscando incrementar aún más dichas ganancias.
fuente: página12

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 10 de septiembre de 2010

Dólar vs. Euro.

En 1973, el grupo británico Genesis, cuyos principales referentes fueron Phil Collins y Peter Gabriel, lanzó su sexto y más exitoso disco, llamado Vendiendo Inglaterra por una libra. Fuera de la órbita musical, fue el año en que entra en crisis el sistema monetario internacional, basado en los acuerdos de posguerra (Segunda Guerra Mundial), y comienza un nuevo sistema, basado en la libre flotación de las monedas. En este, las variaciones del tipo de cambio será otro de los instrumentos de política económica utilizado por los distintos gobiernos para paliar situaciones de desequilibrios domésticos, como recesiones y aumento del desempleo.

Sin embargo, en dichos años se empieza a evaluar la posibilidad de adoptar una moneda única en los países europeos, el euro, dado que implicaba una serie de ventajas para los países miembros que incluía un incremento de la actividad económica debido a la eliminación de incertidumbres y costos de transacción, lo que daría una mayor transparencia al comercio.

Formalmente nace en 1988 e implica compartir un mismo mercado, una misma moneda, el euro, y un banco central único (Banco Central Europeo), donde se ejecuta una política monetaria única. Esto implica tener convergencia en el tamaño de los déficits fiscales, el tamaño de la deuda y las tasas de interés, entre otras. En el fondo, lo que subyace es una pérdida de soberanía de los Estados miembros en sus políticas monetarias y fiscales internas para reparar problemas domésticos. Muchos analistas sugieren que este fue un emprendimiento político tendiente a lograr la estabilidad de posguerra, en especial entre Alemania y Francia.

Por lo tanto, el problema al que se enfrenta hoy la Unión Europea va más allá del virus de la “gripe griega”, que bien podría controlarse dado el tamaño pequeño de su economía. Salvarlo no entra en discusión: nadie quiere correr el riesgo de ver caer a dicho país, con la posibilidad de que se ponga en riesgo nuevamente el sistema financiero internacional.

¿Le impondrán duras condiciones para recibir ayuda? Seguramente que sí, entre las que se encuentran reducir drásticamente su déficit fiscal, de más de 13% del PBI, así como establecer estadísticas más confiables (¿los argentinos habremos aprendido de ellos o viceversa?). Pero la verdadera cuestión es si puede haber un régimen fiscal creíble a nivel general sin perder soberanía.

La ayuda que reciba Grecia por parte del Fondo Monetario Internacional o de los otros países miembros de la Unión Europea determinará la suerte de corto plazo de los bonos griegos y del euro. Es posible que respiren un poco y se vean favorecidos en el corto plazo con una pequeña suba. ¿La ayuda es la solución definitiva de largo plazo? ¿No se incrementa el riesgo moral de que otros países sigan la misma línea griega, “total, alguien nos va a salvar”? ¿Los inversores se olvidarán de todos estos temas o la atención cambiará de rumbo hacia países como España y Portugal, que enfrentan problemas similares?
La disciplina fiscal debería ser pareja para todos. Pero dado que la economía de Alemania, el eje troncal de la Unión, no se está recuperando tan rápido, es de esperar que no quiera frenar su política fiscal expansiva. El tema es que lo puede hacer, porque es más creíble que sus pares españoles, pero suena difícil de implementar.

Me cuesta imaginar que la Unión Europea no sobreviva y, por lo tanto, que el euro desaparezca. Pero también me cuesta encontrar razones por las cuales ser positivo respecto de la cotización del euro.

Aun luego del comienzo de la “gripe griega”, el mismo se encuentra más del 8% sobrevaluado respecto del dólar americano. O sea, es de esperar que su cotización actual de U$S/Euro de 1,345 baje a niveles de U$S/Euro 1,235, e incluso un poco más, debido a que debería cotizar con un descuento respecto de su valor justo.

¿No sería bueno, entonces, comprar dólares con los euros que tenemos antes de que Europa se venda por un euro? Está a tiempo de tomar la decisión. 
fuente: unosantafe

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 7 de septiembre de 2010

Chau a las 50 cuotas sin interés.

Nacieron principalmente para darle un fuerte impulso a la venta de televisores de LCD y plasma. Se consolidaron gracias al Mundial de fútbol de Sudáfrica como la herramienta de compra de productos de electrónica más eficaz para sostener el boom de consumo. Y su éxito fue tal que otros sectores, como el turismo y la venta de pasajes aéreos, también las adoptaron.

Pero las 50 cuotas sin interés fueron mayormente utilizadas para vender televisores de cristal líquido, que vivieron su mejor año con estimaciones de venta de un millón de unidades para todo 2010. Y si bien para este sector ya habían sido dejadas de lado en julio, los planes de 50 meses se utilizaron como estrategia de promoción de notebooks, netbooks, lavarropas y equipos de aire acondicionado. Ahora, con la llegada de septiembre las 50 cuotas sin interés dejaron de existir, ya que los bancos y las grandes cadenas de electrodomésticos decidieron discontinuar esta fórmula de financiación a partir de este mes.

Bastó hacer una recorrida por los avisos que los comercios publicaron durante sábado y domingo últimos en los diarios para descubrir que fueron reemplazadas por una nueva fórmula que combina plazos más cortos con un importante descuento en el precio del producto y que además mantiene la posibilidad de financiar sin pagar intereses.

En el caso de la sociedad entre Garbarino y el Santander Río las 50 cuotas sin interés para la venta de televisores de última generación se cambiaron por una rebaja del 20% sobre el costo del equipo más 20 cuotas sin interés. Se trata de la misma financiación que ya ofrece para quienes quieran adquirir equipos de aire acondicionado.

Y como si se hubiesen puesto de acuerdo con su principal competidora, la cadena Frávega también repite el 20% de descuento y las 20 cuotas sin interés. Aunque, a diferencia de Garbarino se pueden comprar tanto televisores como computadoras portátiles bajo el mismo esquema de financiación. Para aires acondicionados, lavarropas y heladeras el plazo que ofrece es de tres años o 20% de ahorro y 10 cuotas sin interés, siempre para los clientes del BBVA Francés.

También el Banco Galicia junto a la cadena de supermercados Coto discontinuó las 50 cuotas y las reemplazó por 30 cuotas sin interés más un 20% de descuento.

En donde las 50 cuotas aun se mantienen es en Walmart. La cadena de hipermercados estadounidense tiene un acuerdo para financiar el consumo con el Banco Hipotecario. Y hasta ahora continuará ofreciendo plazos de hasta 52 meses sin interés, aunque ahora los clientes podrán optar también por un tiempo menor, de 20 cuotas sumado a un 20% de descuento para toda la línea de LCDs, Leds, notebooks, netbooks y acondicionadores de aire.

Y si bien en los bancos y en las cadenas admiten que las 50 cuotas han sido un incentivo fundamental en los niveles de venta de productos y también de tarjetas de los últimos meses, reconocen que estos planes representan un costo importante. En especial para las entidades financieras, que son las encargadas de financiar estos plazos. “Ya no hay más capacidad de seguir incrementando las ventas con plazos tan largos. El consumo no es lo que era y se cierran pocas operaciones por 50 meses”, agregaron en una de las mayores cadenas de venta de electrodomésticos del país. En otra, sin embargo, aseguraron que la decisión de ponerle fecha de defunción a las 50 cuotas fue de los bancos y reconocieron que las van a extrañar. “Eran un importante anzuelo para atrapar clientes”, agregaron en la compañía.
fuente: cronista

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 6 de septiembre de 2010

El Consenso de Washington.

Cuando hablamos del Consenso de Washington estamos haciendo referancia al listado de políticas económicas consideradas durante los años 1990 por la mayoría de los organismos financieros internacionales y centros económicos con sede en Washington DC (Distrito de Columbia), Estados Unidos, como el mejor programa económico que los países latinoamericanos debían aplicar para impulsar el crecimiento. A lo largo de la década el listado y sus fundamentos económicos e ideológicos, tomaron la característica de un programa general.

Origen

En realidad el Consenso de Washington fue formulado originalmente por John Williamson en un documento de noviembre de 1989 ("What Washington Means by Policy Reform", que puede traducirse como "Lo que Washington quiere decir por política de reformas"). Fue elaborado como documento de trabajo para una conferencia organizada por el Institute for International Economics, al que pertenece Williamson.

El propio Williamson cuenta que en ese histórico borrador incluyó "una lista de diez políticas que yo pensaba eran más o menos aceptadas por todo el mundo en Washington". Originalmente ese paquete de medidas económicas estaba pensado para los países de América Latina, pero con los años se convirtió en un programa general.

1. Disciplina fiscal
2. Reordenamiento de las prioridades del gasto público
3. Reforma Impositiva
4. Liberalización de las tasas de interés
5. Una tasa de cambio competitiva
6. Liberalización del comercio internacional (trade liberalization)
7. Liberalización de la entrada de inversiones extranjeras directas
8. Privatización
9. Desregulación
10. Derechos de propiedad

Hay que puntualizar que por "Washington", Williamson entendía el complejo político-económico-intelectual que tiene sede en Washington: los organismos financieros internacionales (FMI, BM), el Congreso de los EEUU, la Reserva Federal, los altos cargos de la Administración, y los institutos de expertos (think tanks) económicos. Aunque Williamson subrayó que debe aplicarse con criterio, la lista se convirtió en lo que pensaban los economistas sobre lo requerido para el desarrollo de todos los países en desarrollo. Sin embargo, los ciclos de auge y apogeo no terminaron y se expandieron de America Latina a otros países, hubo pérdida del producto que duró 10 años para que las economías regresasen al nivel anterior a la transicion, y hubo una serie de crisis financieras a nivel mundial.

EL consenso no tuvo los resultados esperados. Se llegó a demostrar que el crecimiento efectivamente está ligado al comercio, pero que se debían dar incentivos para el comercio; además, la liberalización del comercio a veces deterioraban esos incentivos (apreciación cambiaria, por ejemplo); mientras fue posible, se logró el crecimiento a través del comercio con incentivos tales como reducción de derechos a la exportación, un tipo de cambio más competitivo, liberalización de las exportaciones antes que las importaciones, mejoramiento de la infraestructura para el comercio exterior, y creación de zonas francas. Otra razón es que se centraron más en la eficiencia frente a ampliar la productividad y por ende el crecimiento, por lo que estas reformas verdaderamente no inducían el crecimiento. Si bien estas reformas se planearon para crecimiento sostenido, no se resolvieron las fallas públicas y del mercado, que impiden acumular capital y aumentar la productividad.

Esa breve lista tomó autonomía y se constituyó en lo que luego se denominaría «neoliberalismo», especialmente por parte de sus críticos. Con posterioridad la "lista" inicial fue completada, ampliada, explicada, y corregida. Así se ha hablado del "Consenso de Washington II", y del "Consenso de Washington III".

Críticas al consenso

Asimismo el Consenso de Washington ha recibido gran cantidad de críticas. Quizás las más importantes sean las que le formulara Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía 2001 y ex vicepresidente del Banco Mundial. Críticos de la liberalización como Noam Chomsky o Naomi Klein, ven en el Consenso de Washington un medio para abrir el mercado laboral de las economías del mundo subdesarrollado a la explotación por parte de compañías del primer mundo.

Las críticas, que provienen desde la antiglobalización hasta del mismo liberalismo económico, argumentan además que los países del primer mundo imponen las políticas del Consenso de Washington sobre los países de economías débiles mediante una serie de organizaciones burocráticas supraestatales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional además de ejercer presión política y extorsión. Se argumenta además, de forma muy generalizada, que el Consenso de Washington no ha producido ninguna expansión económica significativa en Latinoamérica, y sí en cambio algunas crisis económicas severas y la acumulación de deuda externa que mantiene a estos países anclados al mundo subdesarrollado.
fuente: wikipedia

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Otra mentira del Indec.

Los datos del INDEC, Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, siguen sorprendiendo. Ahora sostiene que los salarios duplicaron su crecimiento en comparación con la inflación entre julio de 2010 y junio de 2009.

De acuerdo con el organismo oficial, manejado por Guillermo Moreno, los salarios lograron incrementos de 23,8 por ciento en el período mencionado, mientras que el índice de precios al consumidor para el mismo lapso sólo subió 11,2 por ciento.

Las estadísticas del INDEC están siendo sometidas a duros cuestionamientos por parte de consultoras y economistas privados, quienes le imputan inconsistencias y resultados distorsionados de la realidad. Además, coinciden con los reclamos de algunos gremios que vienen exigiendo la reapertura de paritarias porque consideran que la inflación neutralizó el efecto de los aumentos salariales.

El INDEC puntualizó que los asalariados del sector privado lograron en julio un aumento de haberes de 3,97 por ciento frente a junio. De este modo, en lo que va del año lograron un ajuste de 17 por ciento, que se eleva a 25,7 por ciento respecto de julio de 2009.

En tanto, los trabajadores no registrados (en negro) mejoraron sus retribuciones 2,31 por ciento en julio con relación a junio. En consecuencia desde enero mejoraron 13,8 por ciento y 22,4 por ciento en doce meses.

Los empleados públicos obtuvieron un alza promedio de 0,62 por ciento en el mes y acumularon un avance de 13,6 por ciento. En un año, el progreso salarial llegó a 19,8 por ciento.

Con estas cifras, el promedio muestra una suba de 2,88 por ciento en el mes, de 15,6 por ciento en siete meses, y de 23,8 por ciento en la comparación julio 2009/julio 2008. El Coeficiente de Variación Salarial (CVS) - con el que aún se ajustan una serie de créditos se movió en consonancia con estas cifras.

En julio 2009 frente al mes anterior la suba fue de 2,88 por ciento, desde enero ascendió a 15,6 por ciento, y en doce meses es de 23,7 por ciento.
fuente: clarin 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!