sábado, 6 de febrero de 2010

El Gobierno de Arturo Frondizi

Proscripto el peronismo, el apoyo de Perón a la candidatura de Frondizi le permitió a éste lograr un holgado triunfo en esos comicios. El gobierno de Frondizi, inaugurado en Mayo de 1958, consideró que el estrangulamiento externo obedecía al subdesarrollo de las industrias básicas y, consecuentemente, a la dependencia de las importaciones de materiales industriales esenciales, completando este cuadro el déficit en la producción petrolera. La composición de las importaciones confirmaba esto, ya que en 1957:

- Las importaciones de petróleo superaron los U$S 300 millones y representaban el 25% del total
- Otro 50% estaba compuesto por productos siderúrgicos y otros insumos de la industria manufacturera

 El objetivo perseguido fue, por tanto:
- Desarrollar en la Argentina un complejo industrial integrado, poniendo el mayor énfasis en las llamadas industrias básicas, explotar en forma intensiva los recursos naturales de la nación y fortalecer el desarrollo regional
- Rechazar el concepto de división internacional del trabajo
- Seguir una estrategia de desarrollo agrícola parecida a la industrial: rápida mecanización mejoras tecnológicas
- Atraer un flujo masivo de capital extranjero, para proveer los recursos requeridos por la estrategia desarrollista

Las exportaciones no figuraban como un elemento clave en la estrategia frondicista. El financiamiento de la misma descansaba en la entrada masiva de capital extranjero y en un aumento de la tasa de ahorro interno, favorecida por una redistribución del ingreso a favor de los grupos más altos de la sociedad.

Esta política se articuló en dos fases. En la primera se expandió violentamente la demanda, a través de un incremento de los salarios (60%), una fuerte expansión monetaria (46%) y un incremento del déficit fiscal, que alcanzó el 5% del PBI.

Las tensiones inflacionarias que esto produjo fueron enfrentadas a inicios de 1959, con un conjunto de medidas tendientes a fortalecer la confianza en los círculos financieros internacionales y los grupos internos dominantes. Entre ellas, se firmó un acuerdo con el FMI, ante el cual el gobierno se comprometió a:

- Elevar los efectivos bancarios al 60%
- Cancelar el crédito hipotecario para vivienda
- Restringir el financiamiento del déficit a través del BCRA
- Eliminar los controles de precios y las restricciones al comercio
- Realizar una fuerte devaluación del peso

También se adoptaron medidas para estimular la inversión, entre ellas, desgravaciones impositivas (deducciones muy generosas en el impuesto a los réditos, que llegaron hasta el 100% para la maquinaria y equipos de transporte), reducción de derechos aduaneros a la importación de maquinarias y la elevación de la protección a la industria nacional.

Ya en 1958 Frondizi dio el paso inicial para atraer capitales extranjeros, al celebrar 10 convenios de concesiones petrolíferas con compañías extranjeras. Esta política petrolera aumentó considerablemente la producción que, prácticamente, se triplicó de 1958 a 1962, lográndose así abastecer el consumo interno.

En Diciembre de 1958 se aprobó una nueva ley de inversiones extranjeras, que les extendía el mismo trato que a los capitales locales y liberaba la transferencia de utilidades al exterior. Esto permitió lanzar una vigorosa política de inversiones que abarcó el área petrolera, proyectos industriales en las ramas de base y la rápida expansión de las inversiones públicas en infraestructura, al tiempo que la liberalización de las importaciones permitió un rápido reequipamiento del conjunto de la actividad productiva. También se obtuvieron importantes líneas de crédito para reconstituir las deprimidas reservas del Banco Central.

Las entradas de capital, vinculadas al financiamiento de las importaciones y al crédito para uso interno, alcanzaron los 300 millones anuales entre 1959 y 1961, 4 1/2 veces más que en el resto de la década de 1950. Esto permitió financiar el déficit comercial y elevar las reservas internacionales del BCRA, reflejándose esto en un fuerte aumento de la deuda pública y privada externas.

Las importaciones se expandieron rápidamente, favorecidas por el aumento en la inversión. En el trienio 1960-62 estuvieron un 30% por encima de las de 1959 y su composición también se modificó, pasando las de bienes de capital del 23% en 1959 al 32% del total en los tres años siguientes. Como las exportaciones se mantuvieron sensiblemente bajas, el balance comercial registró un fuerte déficit.

La fuerte devaluación generó un importante traslado de ingresos al sector rural. El precio de la carne subió un 250%. Este hecho, junto con la liberalización de los precios y la devaluación, generaron un aumento de precios que alcanzó el 100% en ese año (1959). Los salarios quedaron a la zaga, produciéndose una nueva redistribución en perjuicio de los asalariados.

Al mismo tiempo, la situación fiscal tendía a mejorar por el aumento de la recaudación tributaria y la disminución del déficit de explotación de las empresas públicas. El déficit fiscal cayó del 7% al 1,1% del PBI en 1960.

En lo que respecta al sector laboral, el aumento del empleo con el que Frondizi había contado para compensar la declinación inicial del salario real provocada por su políticas de estabilización, no se materializó; se estima que entre 1958 y 1961 la ocupación permaneció prácticamente constante y que la tasa de participación de la población ocupada declinó del 40,3 al 38,3%.

La entrada de créditos y otros capitales provocaron un salto de la tasa de capitalización al 24% anual. El PBI sólo creció un 8,3% entre 1958 y 1961 (luego de crecer a un ritmo acelerado en 1960 y 1961, 7,9% y 7,1% respectivamente, empezará a descender rápidamente, a punto que en 1962 se torna negativo y la declinación continúa al año siguiente). Sin embargo, los bienes y servicios disponibles crecieron más que el producto, debido al exceso de importaciones.

El ascenso de la demanda global se apoyó en la inversión pública y privada, ya que el consumo privado declinó.

La contención de los salarios y la estabilidad cambiaria redujeron las presiones inflacionarias. En 1961 el costo de vida subió en un 14%, mientras que las políticas monetarias y fiscales redujeron la expansión de la demanda global.

En 1961 aparecieron las contradicciones del sistema. El sector externo entró en crisis por el bajo nivel de las exportaciones y el peso creciente del endeudamiento. La falta de confianza en la estabilidad hizo que el gobierno decida mantener un régimen de cambio libre, a costa de perder sus reservas internacionales.

La resistencia sindical a la pérdida de ingreso del sector asalariado intensificó la tensión social. El gobierno aflojó su política salarial, pero el FMI declaró en incumplimiento del acuerdo celebrado oportunamente.

El derrocamiento de Frondizi en Marzo de 1962 restableció la política liberal, esta vez en su versión más pura de los últimos veinte años. Esto demostró una vez más la imposibilidad de desarrollar políticas que no cuentan con el apoyo de una coalición suficientemente amplia como para mantener al gobierno en el poder.

El supuesto implícito de que podía comprimirse indefinidamente el coeficiente de importaciones, no pudo alcanzarse. La estrategia frondicista llevaba, inevitablemente, a un nuevo estrangulamiento externo.
La segunda limitación fue su descuido acerca de las condiciones en que se produjo el desarrollo industrial. La instalación de un excesivo número de empresas en sectores que requieren una alta concentración y elevadas dimensiones para alcanzar las economías de escala, generó una excesiva dispersión de la producción y fuertes costos operativos, que distorsionaron la estructura de precios internos, por su vinculación con el resto de las actividades industriales.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la información económica con respecto al gobierno de Frondizi, sin embargo, me gustaría para la proxima la bibliografia!!! muchas gracias!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. está breve, pero muy bien...justo estoy estudiando ésto.

    ResponderEliminar
  4. esta muy basico justo estoy estudiando esto y la verdad no m serro nada!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la informacion ! =)

    ResponderEliminar
  6. sería mucha molestia que explicaran un poco más acerca del segundo inconveniente de frondizi, de que no se pudo llegar a las economías de escala? muchas gracias

    ResponderEliminar