sábado, 28 de noviembre de 2009

La Revolución Libertadora.

En Setiembre de 1955 Perón fue derrocado por un levantamiento militar dirigido por el General Eduardo Lonardi, quien fue depuesto al poco tiempo por el General Pedro Aramburu. El gobierno tenía la difícil tarea de desmantelar el aparato administrativo de Perón y el poder político que le servía de base. El nuevo gobierno se encontró con una grave crisis cambiaria provocada por el derroche de divisas del gobierno anterior, lo cual se combinaba con una caída en los precios internacionales de los principales productos exportables de nuestro país. Por otra parte, la inflación podía considerarse manejable y la actividad económica mostraba un aceptable crecimiento, aunque estas variables estaban comprometidas por la crisis interna.

Entre Setiembre de 1955 y Mayo de 1958 se adoptó un conjunto de medidas orientadas a debilitar el poder sindical, redistribuir el ingreso en beneficio de los grupos afectados por la política peronista, vincular al país con los círculos financieros y económicos internacionales y desmantelar el aparato intervencionista montado por el peronismo. Es decir, se invirtió drásticamente el signo de las políticas de distribución del ingreso y articulación del poder político de los nuevos grupos sociales surgidos durante el peronismo. Como las políticas del gobierno de Perón no ocasionaron cambios en la estructura de la propiedad, las mismas fueron fácilmente reversibles en un período relativamente corto por el nuevo gobierno.

Las medidas más destacadas son:
- La intervención de la CGT, la derogación de la ley de Asociaciones Profesionales y la restricción del derecho de huelga
- El desmantelamiento de IAPI
- La privatización de los depósitos bancarios
- La incorporación al FMI, el Banco Mundial y el Club de París
- Se aflojaron los controles de precios y se rectificó la política de congelación de arrendamientos rurales y alquileres urbanos

La expansión de las exportaciones agropecuarias y el ingreso de capitales extranjeros siguieron constituyendo los elementos claves para enfrentar el estrangulamiento externo. La anulación del convenio con la California Petroleum Company no empaña este hecho, aunque de todos modos, las entradas de capital extranjero permanecieron en bajos niveles, en especial después de la ayuda económica recibida en 1956.

Después de la caída de Perón, se liberalizaron las importaciones y se eliminaron las restricciones cuantitativas. El diluvio de importaciones generado era insostenible, especialmente en el rubro automotores y repuestos, por lo que se tuvo que reimplantar un control de las importaciones, el cual se realizó mediante el tipo de cambio y los depósitos previos de importación. Esto no fue suficiente, y el elevado crecimiento de las importaciones deterioró la balanza comercial y llevó nuevamente a las restricciones cuantitativas a partir de 1958.

La devaluación del peso (de $8,8 a $22 por dólar) impacto sobre los precios internos mucho más de lo previsto por Raúl Prebisch (asesor económico del gobierno) quien supuso un efecto en los precios del 10%, y por ese monto se otorgó un ajuste salarial. Cuando el aumento de los precios superó ese 10% (llegando la inflación al 20% anual), los ajustes salariales dispuestos resultaron insuficientes. Esto generó una ola de agitación sindical a fines de 1956, cuando la economía llegó a quedar parcialmente paralizada por las huelgas que comenzaron en Setiembre. Finalmente se dispuso un ajuste masivo y retroactivo a 1954, que promedió el 40%. Luego se volvió a la política de conceder aumentos masivos bianuales dispuesta en 1952.

La política fiscal y monetaria lno incidió en la demanda global. El producto manufacturero y el global crecieron moderadamente (un 7% anual y un 5% anual, respectivamente). Las políticas redistributivas provocaron una fuerte caída de la participación de los asalariados en el ingreso nacional, que cayó del 47% al 42%. Esto deprimió el consumo de los sectores populares al mismo tiempo que se contraía la tasa de inversión, esto debido al bajo nivel de ahorro privado y a la reducción de la inversión pública, que cayó del 5% del PBI en 1953 al 3,4% en 1957. El único componente de la demanda global que puede haber crecido es el consumo de los grupos de más altos ingresos.

Cuando el equipo de Krieger Vasena comenzó a actuar en 1957, se decretó la congelación de salarios por un año, la disminución del crédito al sector privado y un aumento en las tasas de interés. Por primera vez en años, el gobierno obtuvo un superávit fiscal y la política monetaria se hizo más restrictiva. Estas medidas contribuyeron a desacelerar la tasa de inflación (que había alcanzado el 25%) pero no pudieron impedir la caída en el ingreso real de los asalariados. A mediados de 1958, como se hizo muy evidente la caída en los salarios, se practicó un aumento masivo del 60% (muchos sostienen que este aumento fue realizado por Frondizi), que si bien en un primer momento aumentó la participación del trabajo en el ingreso nacional, reavivó el proceso inflacionario.

En general puede afirmarse que este período está caracterizado por una política de tipo liberal. Aunque los magros resultados obtenidos se evidencian en los principales índices económicos, debe reconocerse que se llevaron a cabo reformas estructurales que facilitaron las tareas de gobiernos futuros. La política oficial no solo fracasó en promover el crecimiento sano con estabilidad, sino que contribuyó a que los políticos retiraran su apoyo al régimen.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 25 de noviembre de 2009

El nuevo Monotributo es Ley.

La Cámara de Senadores aprobó y convirtió en ley el proyecto que modifica el monotributo que elimina la categoría más baja y crea otros tres nuevos niveles, con el apoyo de 37 legisladores oficialistas y el voto negativo de 24 opositores. Así queda la nueva composición del impuesto:

1. Modificaciones centrales
Incorpora valores más altos para las nuevas escalas. Además, aumenta las sumas fijas del aporte jubilatorio, que va de $ 35 a $ 110, y de la obra social, que aumenta de $ 46,75 a $ 70. El aumento es de 80% para los que menos pagan. La categoría más baja, de hasta $12.000 pesos de facturación anual, se elimina y se fusiona con la siguiente, quedando como primera con un tope de $24.000 anuales para profesionales y todas las actividades. El nuevo mínimo a pagar es $219 mensuales.
La sanción del nuevo régimen incluye un “monotributo social”, en el cual los que resulten afectados pagarán sólo el componente de obra social y jubilación, quedando exceptuados del componente impositivo.

2. Nuevos topes de facturación anual
Los máximos para profesionales se incrementa de $72.000 a $200.000, mientras que para el resto de las actividades, de $144.000 a $300.000.

3. Nuevos esquemas de pago
Para el rubro profesionales, en la categoría más baja ($24.000 de facturación anual) el mínimo mensual es $219, mientras que para la más alta (hasta $200.000 de facturación anual) la mensualidad será $1.780.
Para el rubro otras actividades, en la categoría más baja ($24.000 de facturación anual) el mínimo mensual igual que el de profesionales, mientras que para la más alta (hasta $300.000 de facturación anual) la mensualidad será $2.880.

4. Impacto de los aumentos
En las categorías inferiores se registrará el mayor impacto. Por ejemplo, la cuota de la categoría más baja -hasta $ 1.000 de facturación mensual- sube de $ 114,75 a $ 219 por mes, un incremento de 85,6%.

5. Requisitos adicionales para las categorías más altas
Las empresas o particulares cuyos ingresos brutos anuales se encuentren entre $ 200.000 y $ 300.000 podrán permanecer en el régimen, siempre y cuando den cuenta de una cantidad mínima de personal en relación de dependencia, que varía según los montos. Deberán reconocer 1 empleado las que tengan ingresos de hasta $ 235.000; 2, hasta $ 270.000; y 3, hasta $ 300.000.

6. Limitaciones y exclusión automática
Los contribuyentes que realicen más de tres actividades. Además se pone en funcionamiento el régimen de exclusión automática para monotributistas, por el que la AFIP podrá, cuando constate que no corresponde que el inscripto pertenezca al monotributo, inscribir de oficio a los sujetos en el régimen general impositivo y previsional.

7. Nuevo régimen de inclusión
Reemplazará a la forma de inscripción “eventual”. Para adherir las condiciones son ser persona física mayor de 18 años; desarrollar exclusivamente una actividad independiente y no poseer local o establecimiento estable; que esa actividad sea la única fuente de ingresos; no revestir el carácter de empleador; no ser contribuyente del Impuesto sobre los Bienes Personales; y no superar los $24.000 en concepto de ingresos brutos anuales.

8. Escala de pago de Monotributo sancionada para profesionales
Categoría, tope de facturación anual y pago mensual final
A. (hasta $ 24.000)…………………….$219
B. (hasta $ 36.000)…………………….$255
C. (hasta $ 48.000)…………………….$298
D. (hasta $ 72.000)…………………….$374
E. (hasta $ 96.000)…………………… $580
F. (hasta $ 120.000)…………………..$730
G. (hasta $ 144.000)…………………..$880
H. (hasta $ 200.000)………………….$1.780


9. Escala de pago de Monotributo sancionada para otras actividades
Categoría, tope de facturación anual y pago mensual final

A. (hasta $ 24.000)……………………$219
B. (hasta $ 36.000)……………………$255
C. (hasta $ 48.000)……………………$298
D. (hasta $ 72.000)……………………$374
E. (hasta $ 96.000)……………………$490
F. (hasta $ 120.000)………………….$585
G. (hasta $ 144.000)………………….$685
H. (hasta $ 200.000)…………………$1.420
I. (hasta $ 235.000)…………………..$2.180
J. (hasta $ 270.000)………………….$2.530
K. (hasta $ 300.000)………………….$2.880

10. Contribuyentes alcanzados y modificaciones
La nueva estructura tributaria afectará a 700.000 monotributistas a partir del 1 de enero de 2010. La AFIP podrá modificar, una vez al año, los montos máximos de facturación, de alquileres devengados y los importes del impuesto a ingresar.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

domingo, 22 de noviembre de 2009

Salarios 2009 y perspectivas para el 2010.

Desde que comenzó la crisis, en el cuarto trimestre de 2008 se perdieron más de 200.000 puestos de trabajo en el sector formal de la economía aunque el nivel salarial aumentó en términos interanuales el 22%. De esta manera, aunque no en todos los sectores en la misma proporción, los salarios salen este año empatados con la inflación o levemente por encima.


Para 2010, en cambio, la perspectiva es menos alentadora aunque se mantiene la expectativa de neutralizar la pérdida de poder adquisitivo. En promedio, tanto para la generalidad de los sueldos como para los salarios jerárquicos, el margen de incrementos oscilará entre 10% y 15%, según la fuerza del sindicato negociador, amén del contexto económico imperante. En este marco, sin embargo, no a todos les irá igual. En conjunto, la foto no sería muy distinta de la actual: es decir, los sectores ganadores seguirán siendo los mismos. Los menos favorecidos, también.


Coyuntura
La pérdida de puestos de trabajo equivale a un recorte del 3% del empleo formal. Si se extendiera esta dinámica a los sectores informales de la economía, y aún considerando que en épocas de recesión el ajuste laboral en sectores no formales es habitualmente mucho más profundo que en el sector formal, se llegaría a la conclusión que la crisis arrasó con no menos de 340.000 puestos de trabajo. Además, como la población económicamente activa siguió en crecimiento (por el crecimiento natural de la población), la población desempleada habría registrado un aumento de unas 400.000 personas llevando de este modo al nivel de desempleo a ubicarse por encima del 10%, aunque en las cuentas del INDEC sea del 8,8%.



En general, el marcado retroceso laboral se concentró entre fines de 2008 y mediados de 2009. Desde el tercer trimestre de este año habría comenzado una tendencia de moderación de ese deterioro, aunque la misma no llega a ser lo suficientemente robusta como para permitir que comience una reversión de la destrucción ya acontecida, ni para evitar que siga aumentando el desempleo, dado que el número de población que se incorpora al mercado laboral supera, por ahora, al incipiente aumento del empleo ofrecido.


Salarios y sectores
El 75% de la destrucción de puestos de trabajos en el sector formal de la economía se concentró en cuatro sectores: industria, construcción, comercio y actividades inmobiliarias y empresariales. Estos sectores, han sido los de mayor recorte de las nóminas salariales.



Por el lado del salario, a diferencia de otros episodios recesivos con desempleo, no se han registrado mermas significativas manteniéndose tasas de variación salarial altas, en línea con la inflación. De hecho, en la primera mitad de 2009 las subas salariales acordadas previamente y la recesión que se desató e inhibió mayores aumentos de precios, brindaron un marco propicio para que se registre un menor deterioro del poder de compra del salario, destacándose el hecho de varios sectores en los que se exhibieron mejoras en términos reales.


Una característica sobresaliente de la reciente crisis es que no impactó de lleno en un ajuste de salarios como sí ocurrió en la cantidad de empleos. Así, el salario promedio de la economía está exhibiendo un aumento del orden del 22% interanual (por encima del 15% de inflación con la que se estima terminará 2009). Las empresas buscaron equilibrar sus resultados reduciendo personal y horas extra y así el impacto en el bolsillo fue menos significativo que en otras crisis pero con un aumento del nivel de desocupación que las estadísticas oficiales no reconocen en su total magnitud. De todos modos, la crisis deja ganadores y perdedores en la comparación salarial, en la cual algunos sectores resultaron menos afectados que otros.


Sectores como la minería, servicios públicos, bancos y la industria petroquímica siguen siendo aquellos en los que, en promedio, se percibe una mayor remuneración neta, y son, además, los que obtuvieron aumentos más significativos en la crisis. Es de prever que esta prerrogativa se mantenga en 2010, aunque tal vez más moderada, dado el marco de reactivación.


En relación con el promedio de la economía, estos sectores perciben salarios que, en el caso de la minería, casi triplican el salario promedio formal. Sin llegar a esos extremos, salarios del sector de electricidad, gas y agua o de la intermediación financiera son casi el doble de los que promedian en la economía formal.


Por el contrario, sectores como el agropecuario, hoteles y restaurantes, educación y salud, textil y construcción perciben niveles salariales que en el mejor de los casos equivalen al 70% del salario promedio formal. Claramente de aquí se desprende que la construcción ha sido unos de los sectores más severamente afectados por la crisis dado que, además de un ajuste del empleo muy significativo, el nivel salarial que alcanza sigue siendo de los más bajos del conjunto de actividades económicas. En este sentido, es el rubro que mayores chances tiene de recomponer el próximo año, dado que se siente en el sector el viento de recuperación, lo que implicará más ocupación y también mayor recomposición salarial.
fuente:fortunaweb



Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 20 de noviembre de 2009

La Presidencia de Arturo Illia.



Hola a todos, hoy arranco una nueva sección dentro del Blog. Trataré de resumir los aspectos económicos más relevantes de distintas presidencias que tuvo nuestro país. Tarea nada sencilla. En esta primera entrega opté por la Presidencia de Arturo Illia. Espero sus comentarios y sugerencias.

La administración radical del presidente Illia abarcó desde fines de 1963 hasta mediados de 1966. Al iniciarse esta presidencia, la economía atravesaba una difícil situación:
- Una fuerte recesión y una elevada capacidad productiva desocupada
- La recesión estaba acompañada de una importante inflación
- La disminución de los ingresos fiscales provocó un deterioro del sector público
- El sector externo estaba debilitado y enfrentaba vencimientos de obligaciones en el corto plazo

En ese período las exportaciones alcanzaron niveles superiores a los años anteriores, alcanzando en 1966 un nivel superior en un 60% al obtenido en 1961. Parte de este extraordinario incremento puede atribuirse a condiciones climáticas favorables para los cultivos y al mejoramiento de los precios internacionales, pero también fue el resultado del aumento productividad agropecuaria tan esperado. Illia promovió adelantos tecnológicos en la agricultura, además de adoptar una política de ajustes graduales para evitar que los precios de exportación se apartasen demasiado de los crecientes costos internos.

Por otra parte las importaciones se mantuvieron en un bajo nivel todo el período. Así, considerando el período de 4 años, el balance de pagos en cuenta corriente tuvo un superávit de U$S 500 millones que ayudó a enfrentar la pesada carga de la deuda externa.

La política económica evitó devaluaciones masivas y adoptó un prudente ajuste periódico y en pequeñas proporciones del tipo de cambio (denominado Crawling Peg). Se aplicó un tipo de cambio fluctuante graduado de conformidad con la diferencia entre el aumento de los precios internos y el experimentado por los países con los cuales efectuamos nuestro principal comercio. Además Se reimplantaron controles cambiarios sobre las transferencias de capital, lo que permitió reducir la deuda externa sin obtener importantes refinanciaciones.


Se elaboró un plan coyuntural para estimular la actividad, que incluía una ampliación de las líneas crediticias destinadas a financiar capital de trabajo, compras de equipos. También se reguló la disciplina bancaria, se emplearon encajes diferenciales en las distintas zonas del país, se tomaron medidas de austeridad estricta en el sector público.

En el sector externo se adoptaron una serie de medidas prometidas en la campaña electoral, que implicaron la anulación de los contratos de petróleo, el final del acuerdo firmado con el FMI y el rechazo a la intervención por parte del Banco Mundial. Estas actitudes provocaron una drástica ruptura de la línea de entendimiento con la comunidad financiera internacional, que redundó en una salida de capital que entre 1963 y 1966 representaron un promedio de U$S 100 millones anuales. Sin embargo, esta salida de capitales debe atribuirse parcialmente a la contracción de las importaciones de maquinarias y equipos, cuyo financiamiento constituida uno de los principales ingresos de capitales. Por otra parte, la política cambiaria desalentó la entrada de capitales de corto plazo, que constituye la segunda fuente importante de incorporación de capitales del exterior.

La mejora del balance comercial permitió desarrollar una política expansiva de la demanda global a través de la oferta monetaria, el gasto público y los aumentos de salarios.

La oferta monetaria aumentó un 29% en 1963 y un 40% en 1964. Los aumentos de salarios excedieron al costo de vida e incrementaron el salario real en un 8% entre 1963 y 1965. La expansión de las exportaciones completó el cuadro de la demanda global.

El elevado margen de capacidad ociosa existente permitió elevar rápidamente la actividad industrial, que creció a un 15% anual en 1964 y 1965, mientras que el PBI lo hizo en un 8% en cada uno de esos años. El desempleo se redujo a la mitad.

Durante el período se observó un debilitamiento de la formación de capital, cayendo la inversión bruta un
20% entre 1961 y 1964. Igual magnitud experimentó la inversión pública.

La política de ingresos tropezó con algunas dificultades. Si bien pudo mantener la relación de precios agro-industriales y con ello contener la traslación de ingresos hacia el sector rural, no pudo hacer lo mismo con la política salarial. A pesar del incremento del salario real, los sindicatos tuvieron una actitud muy hostil. Las concesiones de aumentos salariales superaron lo que el equipo económico había recomendado, aún en las empresas públicas. La debilidad del gobierno hizo más permisivos a los empresarios y la espiral salario-precio se aceleró. El índice del costo de vida reflejo esas presiones, aumentando casi un 40% en 1964 y un 29% en 1965, a pesar de la brusca caída de los precios agropecuarios.

En el sector fiscal, la expansión del gasto público se apoyó en el deterioro de la inversión pública, especialmente en el sector ferroviario. Según García Vázquez (integrante de aquel gobierno) el gasto público disminuyó con relación al PBI y se redujo el déficit fiscal, a la vez que se aumentaron los recursos destinados a la educación y a la salud.

Se obtuvo una manifiesta mayor equidad en la distribución del ingreso, en beneficio de la población de menores recursos. Esto se logró al mismo tiempo que crecía la producción. Los salarios reales crecieron por dos causas: el crecimiento del producto y la proporción en que en él participaron los asalariados. Según el BCRA, la participación del factor trabajo en el ingreso fue del 36,4% en 1964, pasó al 38% en 1965 y al 41,1% en 1966. El personal ocupado creció el 4% en 1964 y el 3,5% en 1965. La tasa de desempleo descendió del 8,8% al 5,2% entre 1963 y 1966. (García Vázquez)

Una vez, las desavenencias entre el gobierno y los grupos de poder de la sociedad debilitaron al primero, y la situación desembocó en un nuevo golpe militar.

Hacia el final del gobierno radical, comenzó a agotarse la posibilidad de expandir la actividad productiva sobre la base del aumento del ingreso monetario y la ocupación de la capacidad instalada ociosa. En 1966 el PBI se estancó.

La política del gobierno de Illia rectificó los lineamientos de la política liberal. Si bien tuvo éxito en la recuperación rápida del nivel de actividad productiva, la capitalización y el cambio tecnológico quedaron rezagados, se agravó el déficit de las empresas públicas y no se avanzó en la sustitución de importaciones ni en la promoción de las exportaciones. Probablemente lo más destacado de este gobierno haya sido la actitud de recobrar cierta autonomía respecto de los centros financieros internacionales.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 17 de noviembre de 2009

Corrupción.


Por cuarto año seguido, la Argentina quedó ubicada en una posición muy rezagada en el ranking mundial de la corrupción que realiza Transparencia Internacional (TI), según una encuesta financiada por el Banco Mundial y otras organizaciones, empresarios y expertos en el tema.

El país se encuentra en la posición 106 sobre 180 países encuestados, ranking en el que la primera posición, la del país más transparente la ocupa Nueva Zelanda, y la 180, la del país más corrupto, Somalia.

La Argentina sacó 2,9 puntos sobre un total de 10 en el Índice de Percepción de la Corrupción Internacional, lo que mejora en sólo una décima su registro del año anterior de 2,8. Esta marca es similar al de los africanos Zambia y Benín.

En América, el país quedó ubicado en el lugar 23 sobre 31 naciones analizadas. Canadá, con 8,7 puntos, es el país más transparente y Haití, el más corrupto. Detrás de Argentina, con peor imagen, se encuentran Bolivia, Guyana, Honduras, Nicaragua, Ecuador, Paraguay, Venezuela y Haití.

El informe sobre corrupción de TI anticipado en septiembre criticaba a la Argentina por la “manipulación de los datos del INDEC” y por el proyecto del tren bala.

En el ámbito sudamericano las mejores calificaciones fueron para Chile y Uruguay, ambos comparten el puesto 25. A mitad del petolón se encuentran Brasil (73) y Colombia, Perú y Surinam en el lugar 75. Para finalizar, Argentina (106), Bolivia (120), Guyana (126), Ecuador (146), Paraguay (154) y Venezuela (162).
fuente:fortunaweb

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Agujero Fiscal.

La situación Fiscal de la Argentina no es hoy de las mejores, en este video una breve referencia respecto al deterioro que sufrió la misma en el período que va de octubre de 2008 a idéntico mes del 2009.



Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 10 de noviembre de 2009

Lo que tenés que saber para recibir los $180.

La Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) difundió este mediodía un comunicado con instrucciones para los potenciales beneficiarios del subsidio por hijo anunciado recientemente por el Gobierno, y cuya adhesión generaba fuertes expectativas y largas filas de interesados en las sucursales del organismo.

La asignación por hijo es de 180 pesos y corresponde a "trabajadores no registrados que ganen menos del salario mínimo, vital y móvil; desocupados y del servicio doméstico", por lo que quedaría sobreentendido que los empleados en negro, pero que cobran más del mínimo, no percibirían el beneficio.

El subsidio se pagará "sólo a uno de los padres, tutor curador o pariente por consanguinidad hasta el tercer grado". Si bien la edad para recibir el subsidio en esos casos tiene tope hasta las 18 años, en el caso de los discapacitados "no hay tope de edad".

Se informó que "el primer paso" que hay que dar para acceder al subsidio es "verificar si está registrado en las Bases de ANSES", lo que se puede hacer consultando a la página de internet www.anses.gob.ar, en la sección "Trámites en línea"; el número telefónico gratuito 130; enviando un mensaje de texto al 26737 con la palabra "hijos", luego dejando un espacio, y agregando el número de DNI del padremadre, luego otro espacio, y después la letra M o F según sea del sexo masculino o femenino.

En el interior del país también puede dirigirse a las oficinas del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y a las oficinas de Empleo locales del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

El comunicado aclaró que "no deben concurrir a delegaciones de la ANSES porque el pago será automático a partir del primero de diciembre "aquellas personas con hijos menores de 18 años, que alguna vez trabajaron en blanco y hoy estén desempleadas, o estén trabajando en el mercado informal, o se encuentren percibiendo planes sociales como el Plan Familias".

En cambio, "sí deben acercarse a una delegación de ANSES aquellas personas que están registradas, que deberán presentarse en las oficinas de Ministerio de Desarrollo Social, oficinas de Empleo del Ministerio de Trabajo y en las delegaciones de ANSES con el original y fotocopia del DNI de cada uno de los integrantes del grupo familiar y las partidas de nacimiento de cada hijo".

Los que no cuenten con esa documentación no podrán realizar el trámite.

A partir del 25 de este mes se "podrá saber cuándo y dónde cobrará la asignación consultando en: www.anses.gob.ar, en la sección Trámites en línea, al Número telefónico gratuito 130 o enviando un mensaje de texto desde su celular al 26737, con la palabra "COBRO", luego dejando un espacio, y agregando el número de DNI del padremadre, luego otro espacio, y después la letra M o F según sea del sexo masculino o femenino.

Los pagos comenzarán a realizarse a partir del 1° de diciembre y consistirá en una suma mensual de 180 pesos por hijo, y 720 pesos por hijo con discapacidad.

Se recordó en el texto que "si bien la Asignación Universal por Hijo comienza a cobrarse en el mes de diciembre, durante el mes de marzo de 2010, deberá presentarse la siguiente documentación para continuar percibiendo la prestación:"hasta los cuatro años, control sanitario y el plan de vacunación obligatoria, y a partir de los 5 años, adicionalmente, deberá acreditarse la concurrencia a establecimientos educativos públicos.

El estado pagará $180 por mes, por cada hijo (máximo 5): "el 80% de la asignación ($144) se abonará todos los meses y el 20% restante ($36) se abonará cuando se presente la documentación que corrobore el cumplimiento del plan de vacunación y la finalización del ciclo lectivo anterior para los mayores de 5 años.

Todos cobrarán su asignación a partir del 1 de diciembre próximo.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 6 de noviembre de 2009

Endeudamiento es lo que se viene.


Por cuarto mes consecutivo, tras el pago de los intereses, las cuentas públicas nacionales cerraron “en rojo” y acumulan a septiembre un déficit financiero de más de $ 4.700 millones. Se descuenta que, por los compromisos asumidos, en el último trimestre de este año ese déficit será mayor y 2009 concluirá, según las cifras oficiales, con un resultado financiero negativo de más de $ 10.000 millones.

Sin embargo, las consultoras privadas cuestionan este “final 2009” y aseguran que, por la menor recaudación esperada y el incremento del gasto respecto de las pautas oficiales, el déficit financiero podría rondar este año los $ 15.000/18.000 millones.

Esos números explican por qué, de proclamar durante varios años las bondades de una supuesta “política de desendeudamiento” (en verdad, después del canje de 2005 la deuda aumentó en US$ 15.000 millones), ahora, con el mismo fervor, el Gobierno quiere reinsertarse en los mercados internacionales, o sea, impulsar una “política de endeudamiento”.

Aunque el ministro Amado Boudou dijo que “no vamos desesperados al mercado a buscar fondos para financiar la situación fiscal”, lo cierto es que el cambio de postura se explica porque para 2010 y en adelante, el Gobierno tiene un fuerte bache financiero y, agotadas las fuentes internas, solo puede cumplir endeudándose en los mercados privados.

En tanto, por ahora el Gobierno sigue “raspando todas las ollas”, como volvió a manifestarse en la semana al colocar nuevas Letras del Tesoro en la ANSeS y en la AFIP por más de $ 2.000 millones, pero esos recursos se están agotando.

A esto se agrega el déficit de las provincias que rondaría entre $ 10.000 millones y $ 15.000 millones. También los gobernadores deberán volver al ruedo de la deuda con los mercados.

Siguiendo la nueva “onda nacional”, el miércoles el Senado aprobó una modificación a la Ley de Responsabilidad Fiscal que autoriza a las provincias a endeudarse por hasta el equivalente al 15% de los gastos corrientes.

Razones y causas
Según el Ministerio de Economía, el deterioro de las cuentas públicas se debería a la política fiscal implementada para “sortear sin sobresaltos la adversa situación internacional”, en especial mediante el crecimiento en los gastos de capital.

La realidad marca que la causa principal del bache fiscal es la desaceleración nominal de la recaudación (con caída en términos reales) como reflejo de la menor actividad, menor cosecha y precios internacionales más bajos. Todo eso no pudo ser compensado con los ingresos extras de los aportes jubilatorios que antes iban a las AFJP. En ese contexto, sobresalió el mantenimiento de la suba nominal del gasto público como reflejo de la inflación real y de medidas de estímulo adoptadas para evitar una mayor recesión.

De acuerdo al IERAL, el Instituto de Economía de la Fundación Mediterránea, hasta el tercer trimestre, el superávit acumulado fue 72% menor al del año anterior. Detrás de esta cifra, se halla una brecha de 20 puntos porcentuales entre el crecimiento del gasto y de los ingresos (30% versus 10%). Y “en términos del PBI, el resultado primario en los primeros nueve meses fue del 0,77%, es decir, 2,33 puntos porcentuales menos que en igual periodo de 2008”.

Para la consultora LCG, que dirige el ex ministro Martín Lousteau, “tan rápido es el deterioro fiscal que la meta de este año presentada hace un mes en el Presupuesto — un superávit primario de $ 15.320 millones- luce casi inalcanzable”. Y aun considerando como ingresos los $ 5.500 millones de rentas generadas por los títulos públicos que posee la ANSES — “que probablemente sean computados en diciembre para mostrar superávit en un mes en el que los dos últimos años fue deficitario”—, LCG estima un resultado primario de $ 7.000 millones (0,6% del PBI) para este año y un déficit financiero de $ 18.000 millones.

Para 2010, las estimaciones de LCG son un resultado primario de $ 13.300 millones, cuando el proyecto de Presupuesto calcula $ 28.600 millones, y un déficit financiero de $ 8.700 millones, mientras el Presupuesto estima $ 582 millones positivos. Ahora, la respuesta debería venir desde el exterior.
fuente:i eco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 3 de noviembre de 2009

El nuevo monotributo afectará a quienes tienen menores ingresos.


El ministro de Economía, Amado Boudou y el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray anunciaron hoy el envío al Congreso del proyecto de ley de Nuevo Régimen de Monotributo, que prevé aumentos del orden de 80% para las dos categorías más bajas, lo que afectaría a unos 700.000 inscriptos.

La norma amplía el alcance del régimen para las locaciones de servicios de $ 72.000 hasta $ 200.000 por año y para el resto de las actividades de $ 144.000 hasta $ 300.000.

El proyecto no modifica la parte impositiva e incorpora valores más altos para las nuevas escalas. Además, aumenta las sumas fijas del aporte jubilatorio, que va de $ 35 a $ 110, y de la obra social, que aumenta de $ 46,75 a $ 70. Ese aumento hace que el impacto del cambio sea más grande en las categorías inferiores. Por ejemplo, la cuota de la categoría más baja -hasta $ 1.000 de facturación mensual- sube de $ 114,75 a $ 213 por mes, un incremento de 85,6%.

Si se aprueba, al extender los montos de facturación, podría sumar a otros 400.000 personas o pequeños comercios e industrias. Muchos autónomos podrían adherir al monotributo por tratarse de un régimen simplificado. El Gobierno espera aprobar rápido la norma y que entre en vigencia el 1º de enero de 2010.

Otras características del proyecto.

La iniciativa establece un requisito adicional para las categorías más altas. Las empresas o particulares cuyos ingresos brutos anuales se encuentren entre $ 200.000 y $ 300.000 podrán permanecer en el régimen, siempre y cuando den cuenta de una cantidad mínima de personal en relación de dependencia, que varía según los montos. Deberán reconocer un empleado las que tengan ingresos de hasta $ 235.000; dos, hasta $ 270.000; y tres, hasta $ 300.000.

Además, la norma mantiene que no podrán ser monotributistas los contribuyentes que realicen más de tres actividades y eleva a $ 2.500 el precio máximo unitario de venta de bienes muebles permitido.

El proyecto pone en funcionamiento también el régimen de exclusión automática para monotributistas, por el que la AFIP podrá, cuando constate que no corresponde que el inscripto pertenezca al monotributo, inscribir de oficio a los sujetos en el régimen general impositivo y previsional.

La iniciativa contempla la creación de un nuevo régimen de inclusión social y promoción del trabajo independiente, que reemplaza al llamado Eventual. Para el que el responsable deberá cumplir una serie de condiciones: ser persona física mayor de 18 años; desarrollar exclusivamente una actividad independiente y no poseer local o establecimiento estable; que esa actividad sea la única fuente de ingresos; no revestir el carácter de empleador; no ser contribuyente del Impuesto sobre los Bienes Personales; y no superar los $24.000 en concepto de ingresos brutos anuales.
fuente:fortunaweb

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!