miércoles, 21 de octubre de 2009

El Plan Pinedo (2° Parte).

En esta entrada te dejo la segunda parte del Plan Pinedo. En este caso me voy a referir a las medidas concretas que implicó el mismo.

Medidas:
• Se devalúa el peso argentino nuevamente, esta actitud se encuadra absolutamente dentro de los marcos de una orientación estrechamente “agroexportadora”.
• Se establece, por 1º vez, el requisito de permiso de cambio previo para las Importaciones.
• Cada vez era más advertible que esa política incluía la aceptación del crecimiento industrial:
– para superar las dificultades financieras y
– para llenar el vacío creado por la oferta extranjera.

Esta orientación en la política en la que se trata, conscientemente, de integrar los intereses de los hacendados con los de los industriales, se halla en que el Estado ya no puede resolver, sino al precio de una recesión, de un “reajuste hacia abajo”, el problema de un déficit en la Balanza de Pagos con medidas puramente monetarias. Necesita también mantener la actividad económica interna en un cierto nivel, en una sociedad cada vez más diferenciada, en la que la manufactura tiene un rol de creciente importancia. Pero no se pone en discusión el control del proceso, y la clase industrial no reclama mucho más que su propia supervivencia.

Con una apreciable disminución del déficit, el año 1940 se presenta otra vez difícil por el cierre de los mercados europeos a las exportaciones argentinas, derivado de la guerra. Se produjo nuevamente un déficit.

En estas condiciones el Ministerio de Hacienda elabora un Plan de Reactivación Económica y se lo presenta al Senado.

Entre las medidas propuestas, se hallaban todos los proyectos legislativos reclamados por la Unión Industrial Argentina:
  • Leyes de drawbacks.
  • Disposiciones contra el dumping de los países centrales.
  • 1943: Creación del Banco de Crédito Industrial Argentino.
  • Créditos a largo plazo para la industria.
  • Plan de Compra Pública.
  • Reajuste a la anticuada legislación de tarifas.  
Objetivo: mantener un nivel satisfactorio de la actividad económica.
Su punto de partida era la compra por el estado de los excedentes agrícolas que no podían colocarse.

Pero era “indispensable agregar otros estímulos”, los de la industria.
1) La industria de la construcción de viviendas populares y luego las actividades manufactureras con créditos para requipamiento de hasta 15 años de plazo.

2) Una “integración comercial con Brasil” formando una unión aduanera para que los procesos industriales de estos países cuenten con mercados más amplios para producir en mayor escala a menor costo.

3) La promoción del comercio con otros países americanos.

4) Una ofensiva en EE.UU. para lograr reducir las barreras a nuestros productos, obtener inversiones y préstamos en ese país.

El plan de Pinedo fue aprobado por el Senado pero jamás llegó a ser tratado en la Cámara de Diputados. Tal vez no se aprobó por considerarse demasiado radical por parte de los grupos terratenientes. Su “radicalismo” residía en la percepción de que una adecuada defensa de esos intereses abarcaba, por imperio de las nuevas circunstancias mundiales y nacionales, la necesidad de que la industria no fuera destruida.

Su importancia radica en que permite ver cómo ciertos sectores de la sociedad argentina vislumbraron el quiebre del modelo agroexportador y diseñaron una respuesta coherente a la nueva situación nacional e internacional.

Gracias por visitar…volvé pronto!!!!

4 comentarios:

  1. Muchas gracias por la síntesis del Plan Pinedo. Categórico y sintético.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, sintetiza todo a la perfección y con previa explicación del contexto en el que surge el plan.

    ResponderEliminar
  3. un buen resumen sin dejar afuera nada de lo ocurrido..sintetiza todo i esta casi perfecto, muchas gracias me re ayuda sto!!

    ResponderEliminar
  4. gracias por el resumen me ayudo mucho.

    ResponderEliminar