jueves, 9 de julio de 2009

Panorama Social De América Latina.

Hola a todos, en esta entrada les dejo la tercra parte del material acerca de distribución del ingreso. En este caso, el turno de referirnos a la situación de América Latina.


Los cambios en la primera mitad de los años noventa.
Altos niveles de desigualdad y rigidez en la distribución del ingreso son características que persisten en la región en los años noventa, incluso en los países que han logrado tasas de crecimiento muy elevadas. En este resultado han incidido la capacidad que tiene el 10% de mayores ingresos para sostener o acrecentar su participación en el ingreso total y el mantenimiento o deterioro de la participación del 40% de los hogares más pobres. El balance de los cambios distributivos entre mediados de la década del ’80 y principios de los ‘90 muestra un aumento de la desigualdad en la distribución del ingreso en la mayoría de los países.

Las esperanzas en que la recuperación de los niveles previos de producción o el inicio de un nuevo proceso de crecimiento permitirían invertir el deterioro de la distribución del ingreso que se produjo en los años ochenta no han encontrado en la década del ‘90 confirmación en los hechos. En efecto, de las tendencias de la primera mitad de los años noventa (1990-1994) se desprende que el dinamismo del crecimiento económico logrado en varios países de la región no se tradujo en una disminución de la concentración del ingreso. De los cinco países que registraron tasas de crecimiento anual superiores al 5%, las más elevadas en esos años, dos aumentaron la concentración del ingreso (Argentina y en menor medida, Costa Rica), otros dos prácticamente mantuvieron el alto nivel de desigualdad de inicios de la década (Chile y Panamá) y sólo Uruguay volvió a registrar mejoras significativas en la distribución del ingreso.

Programas de lucha contra la pobreza.
La lucha contra la pobreza es una meta explícita y prioritaria de varios gobiernos de América Latina. El aumento de ésta en los años ochenta hizo necesario el desarrollo de nuevos tipos de programas, como por ejemplo programas de emergencia destinados a paliar en forma urgente las carencias extremas. También primó la idea de desarrollar programas más duraderos y centrados en diversas formas de pobreza (urbana, rural, reciente e inercial, entre otras) y en grupos vulnerables como los niños, las mujeres jefas de hogar, los indígenas, los jóvenes y los desempleados.

Lo que vendrá no ofrece certezas tan positivas para América Latina como lo fueron las de los últimos años. Preocupan la fuerte aceleración inflacionaria y un índice de pobreza también en alza.

El tiempo que viene.
En el futuro inmediato, los desafíos son la inflación creciente, y el impacto en los sectores más pobres del aumento del precio de los alimentos con la detención, y hasta reversión, del proceso de lucha contra la pobreza.

Se incrementa el gasto público, pero al mismo tiempo se achica la inversión pública y la redistribución del ingreso parece ser la cuenta pendiente: lo que menos aumentó fueron los salarios reales, la media del sector formal subió un “modesto” 1,1%.

La solvencia fiscal como resultado de mayores ingresos públicos que gastos asegura una menor vulnerabilidad dentro del contexto internacional para la región. Entre los aspectos fuertes desarrollados desde 2002 que el 2008 preservará se destacan, además del crecimiento del PBI, la mayor demanda interna, sobre todo consumo e inversiones privadas; baja del desempleo y disminución del endeudamiento externo. Hubo mayores inversiones extranjeras, aumento de las exportaciones y aumento de las reservas.

El repunte de las exportaciones puede observarse debido a la creciente importancia de China y otros países asiáticos, y su búsqueda de materias primas y productos básicos en los países de América del Sur.

El desafío de la transformación productiva con equidad.
La transformación productiva con equidad hace posible proponerse y cumplir la meta de obtener a la vez crecimiento y equidad. Tal logro, sin embargo, no aparece como un resultado automático del crecimiento, dado que éste, por elevado que sea, no conduce necesariamente a la equidad; tampoco las políticas sociales por sí solas pueden compensar todos los factores de inequidad. De allí la importancia de las áreas de complementariedad entre ambos objetivos: el mantenimiento de los equilibrios macro económicos básicos, incluyendo el estímulo al ahorro y la inversión y la asignación adecuada de los recursos; la rápida difusión tecnológica; la inversión en recursos humanos, la generación de empleo de productividad creciente; la adopción de políticas sociales eficaces en su impacto y eficientes en su gestión; y la reforma del Estado basada en un concepto moderno de las políticas públicas.

Crecimiento y equidad son producto de la política tanto económica como social. En tal sentido, habría que superar la idea de que la política económica ha de tener por única finalidad impulsar el crecimiento, en tanto que a la política social sólo le corresponde centrarse en el problema de la distribución. Ni la una ni la otra son neutras en términos distributivos, y ambas influyen en la capacidad de crecimiento. Es por eso que se requiere un enfoque integrado, en el que la política pública en su conjunto propicie, a la vez, la transformación productiva y la equidad.

El contenido distributivo del desarrollo depende críticamente de la adopción de políticas que en forma deliberada promuevan una mayor difusión social de los beneficios del crecimiento.

Entre los factores de carácter económico que cabe considerar al respecto son fundamentales:
1. el crecimiento económico condiciona la demanda de trabajo, por lo que la recuperación de los niveles de actividad que caracterizaron a la región en el pasado puede potencialmente permitir mejorías distributivas; y
2. el tipo de crecimiento exige adoptar patrones de especialización productiva acordes con la disponibilidad de recursos y factores en cada país.

Se requiere adoptar una estrategia de desarrollo que mantenga un crecimiento sostenido de la demanda de trabajo, que adecue esta demanda a la oferta de calificaciones y que permita eliminar los escollos que enfrentan los sectores de bajos ingresos para acceder al mercado de trabajo y a empleos productivos.

En los hogares de menores ingresos la baja tasa de participación laboral (total de ocupados y desocupados dividido por la población en edad de trabajar) hace que una alta proporción de sus miembros en edad de trabajar permanezcan inactivos, básicamente los cónyuges, ya que con frecuencia el alto número de dependientes menores de edad las obliga a permanecer en el hogar, sin lograr incorporarse al mercado de trabajo. Cabe aquí, como sugerencia de política, destacar la conveniencia de que, tanto en empresas como en lugares de residencia, se creen sistemas públicos o subvencionados que permitan delegar el cuidado de los hijos en entidades confiables (salas cuna, jardines infantiles y centros abiertos, entre otros), lo que facilitaría la incorporación de las madres al mercado de trabajo.

Es posible lograr una mayor equidad mediante políticas de compensación, focalizadas en especial en los segmentos de extrema pobreza, y redes de protección social, que aminoren los efectos negativos derivados de las fluctuaciones del nivel de actividad económica.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

7 comentarios:

  1. Muy bueno, pero las banderas de Uruguay y Paraguay estan intercambiadas, no es grave pero si se puede tomar por un error de concideracion.

    ResponderEliminar
  2. es verdad, no había detectado el error.gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  3. Me pareció interesante, aunque la bandera del Paraguay y Uruguay se encuentran representadas invertidas en el mapa de América Latina.

    ResponderEliminar
  4. Buena observación.Gracias por comentar.Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. en el mapa de las banderas de los paises, porfavor!! se equivocaron con uruguay-paraguay.... que verguenza.

    ResponderEliminar
  6. el error ya está corregido.gracias igual por tu comentario.saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. que verguenza un espacio que uno entra para obtener imformacion

    ResponderEliminar