viernes, 31 de julio de 2009

Mercado y Finanzas.

Hola a todos, aquí les dejo una reseña de como ha sido la semana en Argentina en relación a el valor de las acciones y la cotización de la divisa norteamericana.

Las acciones en la Bolsa de Comercio abrieron en terreno positivo, con una ventaja de 1,21 %, ya que el indicador supera los 1700 puntos. El índice Merval superaba la zona de los 1.700 puntos, el mayor nivel en diez meses.En tanto, la divisa estadounidense se mantiene en $3,84.

El dólar minorista o al público se cotizaba esta mañana en las agencias del microcentro porteño a 3,815 pesos para la compra, y hasta 3,845 el tipo vendedor.

En el mercado mayorista, el "billete-físico" entre bancos se reacomodaba 0,05% arriba en 3,8333 pesos, y el tipo transferencia se negociaba a 3,8330, frente a los 3,829 que se pagaron ayer.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 28 de julio de 2009

La culpa es del otro!!

Hola a todos, en esta entrada un homenaje al gran "tato" Bores. Espero sea de su agrado.

La culpa de todo la tiene el ministro de Economía dijo uno.
¡No señor! dijo el ministro de Economía mientras buscaba un mango debajo del zócalo. La culpa de todo la tienen los evasores.
¡Mentiras! dijeron los evasores mientras cobraban el 50 por ciento en negro y el otro 50 por ciento también en negro. La culpa de todo la tienen los que nos quieren matar con tanto impuesto.
¡Falso! dijeron los de la DGI mientras preparaban un nuevo impuesto al estornudo. La culpa de todo la tiene la patria contratista; ellos se llevaron toda la guita.
¡Pero, por favor...! dijo un empresario de la patria contratista mientras cobraba peaje a la entrada de las escuelas públicas. La culpa de todo la tienen los de la patria financiera.
¡Calumnias! dijo un banquero mientras depositaba a su madre a siete días. La culpa de todo la tienen los corruptos que no tienen moral.
¡Se equivoca! dijo un corrupto mientras vendía a cien dólares un libro que se llamaba "Haga su propio curro" pero que, en realidad, sólo contenía páginas en blanco. La culpa de todo la tiene la burocracia que hace aumentar el gasto público.
¡No es cierto! dijo un empleado público mientas con una mano se rascaba el pupo y con la otra el trasero. La culpa de todo la tienen los políticos que prometen una cosa para nosotros y hacen otra para ellos.
¡Eso es pura maldad! dijo un diputado mientras preguntaba dónde quedaba el edificio del Congreso. La culpa de todo la tienen los dueños de la tierra que no nos dejaron nada.
¡Patrañas! dijo un terrateniente mientras contaba hectáreas, vacas, ovejas, peones y recordaba antiguos viajes a Francia y añoraba el placer de tirar manteca al techo. La culpa de todo la tienen los comunistas.
¡Perversos! dijeron los del politburó local mientras bajaban línea para elaborar el duelo. La culpa de todo la tiene la guerrilla trotskista.
¡Verso! dijo un guerrillero mientras armaba un coche-bomba para salvar a la humanidad. La culpa de todo la tienen los fascistas.
¡Malvados! dijo un fascista mientras quemaba una parva de libros juntamente con el librero. La culpa de todo la tienen los judíos.
¡Racistas! dijo un sionista mientras miraba torcido a un coreano del Once. La culpa de todo la tienen los curas que siempre se meten en lo que no les importa.
¡Blasfemia! dijo un obispo mientras fabricaba ojos de agujas como para que pasaran diez camellos al trote. La culpa de todo la tienen los científicos que creen en el Big Bang y no en Dios.
¡Error! dijo un científico mientras diseñaba una bomba capaz de matar más gente en menos tiempo con menos ruido y mucho más barata. La culpa de todo la tienen los padres que no educan a sus hijos.
¡Infamia! dijo un padre mientras trataba de recordar cuántos hijos tenía exactamente. La culpa de todo la tienen los ladrones que no nos dejan vivir.
¡Me ofenden! dijo un ladrón mientras arrebataba una cadenita a una jubilada y, de paso, la tiraba debajo del tren. La culpa de todo la tienen los policías que tienen el gatillo fácil y la pizza abundante.
¡Minga! dijo un policía mientras primero tiraba y después preguntaba. La culpa de todo la tiene la Justicia que permite que los delincuentes entren por una puerta y salgan por la otra.
¡Desacato! dijo un juez mientras cosía pacientemente un expediente de más de quinientas fojas que luego, a la noche, volvería a descoser.
La culpa de todo la tienen los militares que siempre se creyeron los dueños de la verdad y los salvadores de la patria.
¡Negativo! dijo un coronel mientras ordenaba a su asistente que fuera preparando buen tiempo para el fin de semana. La culpa de todo la tienen los jóvenes de pelo largo.
¡Ustedes están del coco! dijo un joven mientras pedía explicaciones de por qué para ingresar a la facultad había que saber leer y escribir. La culpa de todo la tienen los ancianos por dejarnos el país que nos dejaron.
¡Embusteros! dijo un señor mayor mientras pregonaba que para volver a las viejas buenas épocas nada mejor que una buena guerra mundial.
La culpa de todo la tienen los periodistas porque junto con la noticia aprovechan para contrabandear ideas y negocios propios.
¡Censura! dijo un periodista mientras, con los dedos cruzados, rezaba por la violación y el asesinato nuestro de cada día. La culpa de todo la tiene el imperialismo.
Thats not true! (¡Eso no es cierto!) dijo un imperialista mientras cargaba en su barco un trozo de territorio con su subsuelo, su espacio aéreo y su gente incluida. The ones to blame are the sepoy, that allowed us to take even the cat (la culpa la tienen los cipayos que nos permitieron llevarnos hasta el gato).
¡Infundios! dijo un cipayo mientras marcaba en un plano las provincias más rentables. La culpa de todo la tiene Magoya.
¡Ridículo! dijo Magoya acostumbrado a estas situaciones. La culpa de todo la tiene Montoto.
¡Cobardes! dijo Montoto que de esto también sabía un montón. La culpa de todo la tiene la gente como vos por escribir boludeces.
¡Paren la mano! dije yo mientras me protegía detrás de un buzón.Yo sé quién tiene la culpa de todo. La culpa de todo la tiene El Otro. ¡EL Otro siempre tiene la culpa!
¡Eso, eso! exclamaron todos a coro. El señor tiene razón: la culpa de todo la tiene El Otro.
Dicho lo cual, después de gritar un rato, romper algunas vidrieras y/o pagar alguna solicitada, y/o concurrir a algún programa de opinión en televisión (de acuerdo con cada estilo), nos marchamos a nuestras casas por ser ya la hora de cenar y porque el culpable ya había sido descubierto. Mientras nos íbamos no podíamos dejar de pensar: ¡Qué flor de guacho que resultó ser El Otro...!

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 22 de julio de 2009

Cambiar para que nada cambie.

Hola a todos, en esta entrada les dejo unas líneas referidas a los “cambios” introducidos en el INDEC y anunciados ayer por el Ministro Amado Boudu. La pregunta que sufre es si en realidad son cambios o tan sólo “maquillaje”.

Lo primeo que hay que decir es que a su manera el Gobierno reconoce que las cosas en el INDEC andan mal, y eso es bueno. Ahora los cambios que se decidieron parecen no ayudar en nada a la compleja realidad que padece este organismo.

Hasta ayer el INDEC si bien dependía del Ministerio de Economía, no lo hacía en forma directa del Ministro. Esta decisión es claramente un error. Creo que sería lo que busca cualquier Ministro de Economía del planeta, es decir que quien mide gran parte de las variables micro y macro económicas sea dependiente de quien se encarga de aplicar las políticas económicas del país. Es fundamental que el INDEC sea independiente del Gobierno de turno.

Por otro lado la influencia en el organismo de “Patota” Moreno seguirá estando ya que los hombres que este designó en el organismo, o son de su extrema confianza, permanecerán en sus puestos. De hecho, Norberto Itzcovich tendrá el cargo de director técnico. Quien es este sujeto? Se trata de un incondicional del secretario de Comercio Interior que la semana pasada había sido designado como Director Nacional de Estadísticas y Precios de la Producción y el Comercio, en una ampliación de su influencia. Hace poco tiempo en declaraciones públicas dejó la siguiente frase: “Hay Moreno para rato”.

El ministro Boudou minimizando el tema afirmó sobre el polémico patota: "tiene características personales que a algunos les gusta y a otros, no" pero indicó que "es simplemente eso: un funcionario de Gobierno".

Otra de las medidas es la creación de un Consejo que se encargará de evaluar el IPC y estará integrado por representantes de tres universidades públicas. Vale aclarar que en el INDEC ya había una relación con distintas universidades.

Además, se contempla un organismo que tenga en cuenta "el punto de vista de los usuarios" sobre la entidad estatal de estadísticas. Se revisará todo lo actuado por el INDEC desde el año 1999 a la fecha. Esto último no hace más que diluir lo que realmente hay que revisar, que es la manipulación que se hizo desde enero de 2007.

Por último hay que destacar que los cuestionamientos a los tibios cambios en el INDEC no se limitaron sólo a la oposición. El economista Mario Blejer, director por el Estado del Banco Hipotecario y asesor del propio jefe del Palacio de Hacienda, consideró que las modificaciones "no son suficientes" para recuperar la credibilidad del organismo.

Según Blejer "No cabe ninguna duda que la credibilidad y la confianza es lo que se debe recuperar inmediatamente, o al menos a través de un proceso consistente", al tiempo que puntualizó que "el tema del INDEC está a la cabeza de estos requerimientos".

Gracias por visitar…volvé pronto!!!

domingo, 19 de julio de 2009

Más de 17 millones de argentinos viven en la pobreza.

Hola a todos, en esta entrada les dejo un informe dado a conocer por la consultora Ecolatina que marca una realidad bastante alejada a la que nos muestra el Indec.

La consultora Ecolatina expresa que en el país hay 4,7 millones de personas son indigentes, y 12,7 millones son pobres. Los datos surgen de la medición de la Canasta Básica Alimenticia y la Canasta Básica Total. Según Ecolatina, la primera alcanza los 809 pesos y la segunda 1.667, es decir muy por encima de lo difundido por el Indec, quien sostiene que están en 445 y 1.007 pesos, respectivamente. Para un matrimonio con dos hijos la Canasta Básica Alimenticia (CBA) alcanzó en junio 809 pesos, lo que significa un alza de 11,3 por ciento contra igual mes de 2008, y acumuló en el primer semestre del año una suba de 5,1 por ciento. Mientras que la Canasta Básica Total se ubicó en 1.667 pesos, lo que representa un incremento de 5,4 por ciento interanual, y sumó en los primeros seis meses un aumento de 12,2 por ciento.

Cifras que están muy alejadas de las difundidas por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), que informó la semana pasada que la CBA para una familia tipo se ubicó en 445,46 pesos, y la CBT quedó en 1.007,29 pesos.

Recordemos que la CBA se utiliza para medir el nivel de indigencia, en tanto que la CBT calcula el de pobreza.

Gran parte de la suba se explica por el incremento en los precios de la papa, la carne y la leche. El informe puntualizó que la masa salarial del sector formal creció en torno de 14 por ciento interanual en la primera mitad del año.

La desaceleración de los ingresos fue mayor en el sector informal afectando el poder adquisitivo de los hogares con menores recursos. La proporción de la población por debajo del umbral de la pobreza alcanzó 31,8 por ciento en el primer semestre de 2009, superando nuestra estimación del primer y segundo semestre del año pasado (30,1 y 30,6 por ciento respectivamente)".

Por el lado de la indigencia el 11,7 por ciento de la población no pudo costear la canasta alimenticia (CBA) en la primer mitad del 2009. Este valor se ubica por encima del primer (10,5%) y segundo semestre (11%) del año pasado", detalló.

Por lo que se concluye que 4,7 millones de argentinos son indigentes y 12,7 millones son pobres.

Hay que destacar que más allá de las cifras oficiales, hace dos años que la pobreza e indigencia aumentan en la Argentina. La aceleración de los precios explica mayormente el fenómeno, ahora se le suman los problemas en el mercado laboral.

Por último, hay un cierto grado de incertidumbre que tiene que ver con que a futuro, es preocupante que los precios de los alimentos vuelvan a trepar en un contexto recesivo. A pesar de una demanda deprimida, esto puede ocurrir por escasez de oferta en trigo, carne y leche.

Gracias por visitar…Volvé Pronto !!!!

jueves, 16 de julio de 2009

EL Mágico País de Moreno.

Hola a todos, en esta entrada les dejo un comentario respecto de lo que está pasando en el País con relación a la inflación.
Llegó un nuevo mes, y con este una nueva medición del polémico INDEC( Instituto Nacional de Estadísticas y Censos). Antes que nada hay que aclarar que este organismo hasta hace no mucho tiempo era modelo en toda Latinoamérica. Fue a través del INDEC que nos enterábamos de cuanto crecía la pobreza y la indigencia en la época del nefasto gobierno de Menem; algo similar a lo que ocurría con el desempleo. Pero todo comenzó a cambiar.

Un día el INDEC le marcó al gobierno de Kirchner que la inflación comenzaba a ser un problema, y esto supuso el fin para este organismo. Vale aclarar que hasta ese momento los números que reflejaba el INDEC le eran muy favorables al gobierno, tanto sea en desempleo, pobreza, o indigencia. Pero esos números no obedecían a la posible interferencia que el gobierno podría haber dado a este organismo, sino que reflejaban una realidad vinculada al muy buen contexto internacional que se vivía por aquel entonces y a alguna que otra medida acertada por parte del gobierno nacional.

El gobierno en otro claro ejemplo de su prepotencia y ofuscado por este índice de inflación que le era contrario a sus intereses, literalmente se llevo puesto al INDEC. Esto implicó la aparición de un peculiar personaje, el polémico Guillermo “patota” Moreno.

Desde ese momento cada vez que llegó una medición del "intervenido" INDEC fue el hazmerreir de todos. Los precios solamente aumentaban en los comercios que iba la gente, no así en los comercios del mágico país de “patota”.

El INDEC informó que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de junio de 2009 fue de 0,4%. Un cifra que representa poco más de la mitad de lo que calculan las consultoras privadas para la inflación y que viene a reafirmar la importancia del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, en el organismo oficial de estadísticas. Además la variación interanual de junio 2008 a junio 2009 fue de un 5,2%. Con estos datos parece que el pedido del inefable Hugo Moyano de aumento salarial del 25% está muy alejado de la realidad. Ironías al margen mejor me reservo la opinión al respecto.

El justificativo a este índice mentiroso es que la Argentina se ahorra de pagar a los tenedores de bonos, los cuales son indexados en base a este índice.

Ahora que pasa con los trabajadores. Sin dudas para estos se genera un perjuicio muy grande. Pensemos que la línea de pobreza y la de indigencia son calculadas tomando como base una canasta básica de alimentos. Lógicamente al no reflejar la realidad, el índice de precios marca por ej. que pensando en una familia tipo de cuatro integrantes, la Canasta Básica Alimentaria dejó un limite para no caer en la indigencia de 445,46 pesos. Y la Canasta Básica Total marcó el límite para no llegar a la pobreza en 1.007,29 pesos. Alguien piensa que una familia tipo puede ser considerada como no pobre si obtiene ingresos de $1000 por mes? La respuesta es sí: Patota.

En base a estos números el gobierno muestra menos pobres e indigentes de los que en realidad existen. Lo que además de todos los problemas q esto puede traer, implica que se escuchen distintas voces que intenten dar a conocer cual es el verdadero número de pobres e indigentes. Todo por haber destruido a tal vez el instituto de estadísticas más confiable de Latinoamérica.

Gracias por visitar…Volvé pronto!!!!

domingo, 12 de julio de 2009

Aumentos no Remunerativos. Una Buena Noticia.

Hola a todos, en esta entrada les dejaré un comentario acerca de un fallo que beneficiará tanto a la clase pasiva como así también a los actuales trabajadores.

Se trata de un fallo dado a conocer por la Sala I de la Cámara de la Seguridad Social en el cual se ordena que se computen los aumentos salariales "no remunerativos" para el cálculo de la jubilación. Recordemos que los aportes no remunerativos son aquellos aumentos salariales otorgados por el Estado o los sectores privados digamos en negro, es decir hasta hoy dichos fondos no estaban sujetos a aportes y contribuciones a la jubilación y no se consideran en el cálculo del aguinaldo o de otros beneficios laborales.

El objetivo buscado es buscar proporcionalidad entre el sueldo en actividad y el haber de retiro.

Lo importante del fallo es que podría sentar jurisprudencia de gran impacto ya que muchos jubilados y retirados podrían reclamar el mismo tratamiento.

La demanda fue presentada por Ramón Chanampa, un empleado de las Fuerzas Armadas que se quejó porque, por la vía de sumas no remunerativas, el personal en actividad tuvo varios incrementos salariales que no se extendieron a los haberes jubilatorios.

La jubilación vinculada a las FF.AA. depende del IAF (Instituto de Ayuda Financiera para el pago de jubilaciones y retiros militares) un organismo del Ministerio de Defensa. Pero el caso es asimilable a los jubilados nacionales que cobran a través de la ANSeS o de Institutos provinciales.

La justificación del fallo es que la contraprestación que recibe el trabajador ya sea esta en dinero o en especie, integra la remuneración del trabajador. Y que a los fines jubilatorios se tiene que respetar la proporcionalidad con la remuneración total y no una parte de ella".

Gracias por visitar…Volvé pronto!!!!

jueves, 9 de julio de 2009

Panorama Social De América Latina.

Hola a todos, en esta entrada les dejo la tercra parte del material acerca de distribución del ingreso. En este caso, el turno de referirnos a la situación de América Latina.


Los cambios en la primera mitad de los años noventa.
Altos niveles de desigualdad y rigidez en la distribución del ingreso son características que persisten en la región en los años noventa, incluso en los países que han logrado tasas de crecimiento muy elevadas. En este resultado han incidido la capacidad que tiene el 10% de mayores ingresos para sostener o acrecentar su participación en el ingreso total y el mantenimiento o deterioro de la participación del 40% de los hogares más pobres. El balance de los cambios distributivos entre mediados de la década del ’80 y principios de los ‘90 muestra un aumento de la desigualdad en la distribución del ingreso en la mayoría de los países.

Las esperanzas en que la recuperación de los niveles previos de producción o el inicio de un nuevo proceso de crecimiento permitirían invertir el deterioro de la distribución del ingreso que se produjo en los años ochenta no han encontrado en la década del ‘90 confirmación en los hechos. En efecto, de las tendencias de la primera mitad de los años noventa (1990-1994) se desprende que el dinamismo del crecimiento económico logrado en varios países de la región no se tradujo en una disminución de la concentración del ingreso. De los cinco países que registraron tasas de crecimiento anual superiores al 5%, las más elevadas en esos años, dos aumentaron la concentración del ingreso (Argentina y en menor medida, Costa Rica), otros dos prácticamente mantuvieron el alto nivel de desigualdad de inicios de la década (Chile y Panamá) y sólo Uruguay volvió a registrar mejoras significativas en la distribución del ingreso.

Programas de lucha contra la pobreza.
La lucha contra la pobreza es una meta explícita y prioritaria de varios gobiernos de América Latina. El aumento de ésta en los años ochenta hizo necesario el desarrollo de nuevos tipos de programas, como por ejemplo programas de emergencia destinados a paliar en forma urgente las carencias extremas. También primó la idea de desarrollar programas más duraderos y centrados en diversas formas de pobreza (urbana, rural, reciente e inercial, entre otras) y en grupos vulnerables como los niños, las mujeres jefas de hogar, los indígenas, los jóvenes y los desempleados.

Lo que vendrá no ofrece certezas tan positivas para América Latina como lo fueron las de los últimos años. Preocupan la fuerte aceleración inflacionaria y un índice de pobreza también en alza.

El tiempo que viene.
En el futuro inmediato, los desafíos son la inflación creciente, y el impacto en los sectores más pobres del aumento del precio de los alimentos con la detención, y hasta reversión, del proceso de lucha contra la pobreza.

Se incrementa el gasto público, pero al mismo tiempo se achica la inversión pública y la redistribución del ingreso parece ser la cuenta pendiente: lo que menos aumentó fueron los salarios reales, la media del sector formal subió un “modesto” 1,1%.

La solvencia fiscal como resultado de mayores ingresos públicos que gastos asegura una menor vulnerabilidad dentro del contexto internacional para la región. Entre los aspectos fuertes desarrollados desde 2002 que el 2008 preservará se destacan, además del crecimiento del PBI, la mayor demanda interna, sobre todo consumo e inversiones privadas; baja del desempleo y disminución del endeudamiento externo. Hubo mayores inversiones extranjeras, aumento de las exportaciones y aumento de las reservas.

El repunte de las exportaciones puede observarse debido a la creciente importancia de China y otros países asiáticos, y su búsqueda de materias primas y productos básicos en los países de América del Sur.

El desafío de la transformación productiva con equidad.
La transformación productiva con equidad hace posible proponerse y cumplir la meta de obtener a la vez crecimiento y equidad. Tal logro, sin embargo, no aparece como un resultado automático del crecimiento, dado que éste, por elevado que sea, no conduce necesariamente a la equidad; tampoco las políticas sociales por sí solas pueden compensar todos los factores de inequidad. De allí la importancia de las áreas de complementariedad entre ambos objetivos: el mantenimiento de los equilibrios macro económicos básicos, incluyendo el estímulo al ahorro y la inversión y la asignación adecuada de los recursos; la rápida difusión tecnológica; la inversión en recursos humanos, la generación de empleo de productividad creciente; la adopción de políticas sociales eficaces en su impacto y eficientes en su gestión; y la reforma del Estado basada en un concepto moderno de las políticas públicas.

Crecimiento y equidad son producto de la política tanto económica como social. En tal sentido, habría que superar la idea de que la política económica ha de tener por única finalidad impulsar el crecimiento, en tanto que a la política social sólo le corresponde centrarse en el problema de la distribución. Ni la una ni la otra son neutras en términos distributivos, y ambas influyen en la capacidad de crecimiento. Es por eso que se requiere un enfoque integrado, en el que la política pública en su conjunto propicie, a la vez, la transformación productiva y la equidad.

El contenido distributivo del desarrollo depende críticamente de la adopción de políticas que en forma deliberada promuevan una mayor difusión social de los beneficios del crecimiento.

Entre los factores de carácter económico que cabe considerar al respecto son fundamentales:
1. el crecimiento económico condiciona la demanda de trabajo, por lo que la recuperación de los niveles de actividad que caracterizaron a la región en el pasado puede potencialmente permitir mejorías distributivas; y
2. el tipo de crecimiento exige adoptar patrones de especialización productiva acordes con la disponibilidad de recursos y factores en cada país.

Se requiere adoptar una estrategia de desarrollo que mantenga un crecimiento sostenido de la demanda de trabajo, que adecue esta demanda a la oferta de calificaciones y que permita eliminar los escollos que enfrentan los sectores de bajos ingresos para acceder al mercado de trabajo y a empleos productivos.

En los hogares de menores ingresos la baja tasa de participación laboral (total de ocupados y desocupados dividido por la población en edad de trabajar) hace que una alta proporción de sus miembros en edad de trabajar permanezcan inactivos, básicamente los cónyuges, ya que con frecuencia el alto número de dependientes menores de edad las obliga a permanecer en el hogar, sin lograr incorporarse al mercado de trabajo. Cabe aquí, como sugerencia de política, destacar la conveniencia de que, tanto en empresas como en lugares de residencia, se creen sistemas públicos o subvencionados que permitan delegar el cuidado de los hijos en entidades confiables (salas cuna, jardines infantiles y centros abiertos, entre otros), lo que facilitaría la incorporación de las madres al mercado de trabajo.

Es posible lograr una mayor equidad mediante políticas de compensación, focalizadas en especial en los segmentos de extrema pobreza, y redes de protección social, que aminoren los efectos negativos derivados de las fluctuaciones del nivel de actividad económica.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

domingo, 5 de julio de 2009

Distibución del Ingreso (Parte 2).

Hola a todos, en esta entrada les dejo la 2° parte del trabajo de distribución del ingreso realizado por el CPN Lucas Seveso. En este caso referido específicamente al caso argentino.

A pesar de haber sufrido una de las crisis más duras de la historia argentina en los últimos tiempos (2001/2002), éste ha experimentado una extraordinaria recuperación.
Han incidido en esa recuperación factores ajenos al país como lo son la demanda internacional de materias primas que produce Argentina (granos, carne y petróleo), con aumentos importantes en sus precios que obviamente repercuten favorablemente en la situación interna del país.

El Gobierno Nacional encaró a partir de mediados de 2002, culminando en 2005, un proceso de renegociación de la deuda pública cuyos resultados pueden considerarse satisfactorios, considerando la importante reducción de la misma así como la extensión de los plazos de pago, disminuyendo a su vez el peso de los intereses y amortización en el presupuesto nacional. Debe aclararse que en esta renegociación hay un paquete de aproximadamente veinte mil millones de dólares que no entraron y se siguen discutiendo en tribunales internacionales.

Para lograr un mayor análisis a continuación se desarrollan los principales determinantes macroeconómicos de la distribución en el período considerado:

El Producto Bruto Interno:
El impresionante incremento de este indicador refleja la importantísima recuperación de la economía argentina en el período 2002-2006, luego de la mayor crisis que se recuerda haya atravesado el país. Se ha crecido a tasas superiores al 8% anual, nivel comparado mundialmente sólo con lo ocurrido en China, recuperando el terreno perdido e incluso superando, en valores constantes, el producto bruto del año 1998 considerado como tope del período de convertibilidad.

El nivel de precios; la recaudación:
Es sabido que con el crecimiento de la economía normalmente se produce algún rebrote inflacionario fruto de la presión de la demanda sobre la oferta de bienes, dado que esta última normalmente demora en ajustarse a esa demanda creciente, además de necesitar inversión en infraestructura y bienes de capital que a su vez necesita financiamiento y muchas veces no está disponible en los tiempos y cantidades que el sistema reclama.
Si bien se está lejos de lo ocurrido años atrás (hiperinflación) el índice de 2005 estuvo en los dos dígitos y para el presente se estima algo similar aunque menor, considerando los acuerdos de precios realizados por el gobierno con muchas cámaras empresarias.
Sin embargo existen algunos precios de la economía que se encuentran demasiado atrasados y que en algún momento deberán modificarse para acercarlos a la realidad. Es el caso de las tarifas de servicios públicos y del combustible, éste último se ha mantenido invariable luego del ajuste sufrido por la devaluación, pese al incremento del petróleo a nivel internacional, aunque fue fuertemente subsidiado por el gobierno.
Lo peligroso de estos “precios reprimidos” es que en algún momento se produzca un brusco acomodamiento que sin lugar a dudas impactará negativamente sobre la economía en su conjunto. Dependerá de las estrategias que utilice el Gobierno.
Otro de los récords obtenidos en estos últimos años es el vinculado a la recaudación tributaria. Si bien el aumento de precios incide positivamente en la recaudación, es cierto que se han logrado también acciones antievasión por parte del organismo recaudador (AFIP), que permitieron pasar de un monto de 7 a 8000 millones de pesos mensuales a casi 13000 millones para el mes de octubre de 2006.

El tipo de cambio, el sector externo y las reservas internacionales:
Luego de la importante devaluación producida en enero de 2002, con un ajuste del valor del dólar de casi 4 veces lo que valía hasta diciembre de 2001, el mismo fue disminuyendo hasta alcanzar los valores actuales que ronda entre 3,49 a 3,51 pesos/dólar.
La política económica del Gobierno Nacional encuentra sustento en este tipo de cambio dado la vinculación del mismo con el sector externo y con los ingresos fiscales que se derivan del mismo. Muchos analistas opinan que el valor del dólar está por encima de lo que la economía propiamente dicha sostendría. Esto ocurre por la permanente intervención del Banco Central con dos fines básicos: mantener el valor del dólar y hacerse de divisas incrementando así el nivel de reservas del país que hoy llega casi a los 30.000 millones, habiendo recuperado los 9.200 millones con los que Argentina en enero de 2006 canceló la deuda total que mantenía con el Fondo Monetario Internacional. También con movimientos de compra y venta de divisas el Banco Central regula la cantidad de pesos que necesita la economía para sostener su crecimiento, además de absorber la gran cantidad de dólares que ingresan por las exportaciones del país.
No puede dejar de mencionarse que el Tesoro Nacional también utiliza su abultado superávit fiscal en la compra de dólares para la cancelación de obligaciones en esa moneda, lo que de alguna manera ayuda en esa política oficial de mantener el tipo de cambio en los niveles actuales.
Las exportaciones han tenido un pronunciado incremento luego de la devaluación. Comparando los primeros 9 meses de 2006 con igual período de 2005, las mismas se han incrementado en un 14%, destacándose el aumento de exportaciones de manufacturas de origen industrial con un crecimiento del 23% para dicho período.

El nivel de empleo y de salarios:
El nivel de empleo si bien mejoró, al igual que el nivel de salarios, no implicó hasta el momento una similar mejora en la distribución del ingreso nacional. Es una de las tareas en las que el gobierno tendrá que incrementar sus esfuerzos para hacer declinar el aún considerable esquema de pobreza que subsiste en Argentina.
Debe destacarse, pese a ello, que la tasa de desocupación pasó del 21,5% en mayo de 2002 (plena crisis) a 10,4% en el segundo trimestre de 2006, aunque según algunos críticos ese nivel incluye a trabajadores de escasa horas diarias y a los planes sociales, que no implican un trabajo genuino. El gran auge de la construcción en las grandes urbes ha contribuido favorablemente a la recuperación del nivel de empleo.

Un punto saliente tiene que ver con el desbalance entre los efectos negativos que produce una crisis, y los resultados positivos de la posterior recuperación. En particular, se observa que la inestabilidad macro puede tener consecuencias graves e inmediatas sobre el desempleo, la pobreza y la indigencia. Mientras tanto las recuperaciones, si bien logran modificar el rumbo, requieren de mucho mas esfuerzo para reconquistar los niveles pre-crisis.
Típicamente, fuertes contracciones de pocos meses de duración requieren de años para lograr una recuperación completa. Al respecto, debe notarse que si bien estos episodios recesivos tienen efectos sobre todas las variables macroeconomicas, las variables sociales son afectadas en una proporcion mucho mayor.

Gracias por visitar...volvé pronto!

jueves, 2 de julio de 2009

Distribución del Ingreso (Parte 1).

Hola a todos, en esta entrada les dejo el instrumental necesario para comprender de que se trata la distribución del ingreso. Para más adelante prometo publicar la distribución del ingreso para Argrntina y también para América latina.
Debo aclarar que el trabajo corresponde al Contador Público Nacional Lucas Seveso y en verdad es un aporte de gran valía para el blog, espero sea de su agrado.

DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO.
Determinantes.
Siguiendo a Boulding, la renta de un individuo se puede dividir en dos partes: la que obtiene del trabajo de su cuerpo o cerebro y la que obtiene de su propiedad. Por lo tanto la renta de una persona es una consecuencia de los derechos de propiedad, tanto aquellos que tiene sobre los bienes como sobre su propio cuerpo y sus propias destrezas.
“La renta individual está determinada por dos factores: la cantidad de propiedad que se posee y el precio de los servicios de esa propiedad”, por lo que se puede deducir que la variación en las cantidades de esa renta se produce por modificaciones en el volumen de la propiedad poseída, por variaciones en el precio de sus servicios, o por un cambio en ambos a la vez.

Tipos de Distribución del Ingreso.
Los diferentes estudios de la problemática de la distribución del ingreso se han focalizado en tres tipos de distribuciones: funcional, personal y regional. “La distribución funcional del ingreso queda delimitada por la contribución de cada uno de los factores al proceso de producción y se explicita en una discriminación del ingreso en proporciones que reflejan la participación de asalariados, capitalistas, rentistas y empresarios en el ingreso total”. Esta distribución se enfoca al reparto del producto entre asalariados y capitalistas. Sin embargo esta aseveración puede ser objeto de observaciones:
• Una de ellas es que la distribución funcional no distingue entre empresarios “pobres” y asalariados “ricos”.
• Por otra parte, un incremento en el nivel de ocupación de los asalariados resulta en un aumento de la contribución de éstos al producto total, a pesar de mantenerse constante sus remuneraciones promedio, y viceversa.
• Otra observación es la dificultad de segregar los “ingresos mixtos” que derivan de capital y trabajo.
En la distribución personal se analiza cómo el ingreso total está distribuido entre los individuos o familias de la sociedad, independientemente del origen funcional del ingreso. La representación gráfica de esta distribución se efectúa a través de la curva de Lorenz.
Por último, la distribución regional desagrega los ingresos de distinta áreas geográficas, sin importar las diferencias internas en cada región.
Existe un cuarto tipo de distribución: la distribución temporal o intergeneracional. Ésta se interpreta como la desagregación entre generaciones que coexisten en una época determinada, por un lado, o como desagregación entre generaciones actuales y futuras, por otro.
Por todo esto se concluye que al momento de inferir sobre desigualdades en la distribución del ingreso, el tipo más apto es la distribución personal, por familias o estratos de una población determinada.

Indicadores utilizados.
Debido a la imposibilidad de trabajar con los ingresos de todos los individuos de una población determinada, por lo complejo y costoso que resultaría esa práctica, es usual utilizar instrumentos que permiten presentar la información de la distribución de una manera más condensada e ilustrativa.
Participación de los asalariados en el ingreso (PAI): representa la renta de todo tipo de trabajo (capital humano). Depende de la tasa de variación del nivel de ingreso, del nivel de empleo y de salario promedio. Si se incrementa el salario, aumenta la participación de los asalariados en el ingreso, en cambio si aumenta el PBI, esta participación disminuye. Su fórmula empírica es la siguiente:

PAI = Ingreso total de todos los asalariados/PBI

Superávit Bruto de Explotación (SBE): Deriva del activo o capital físico. Se puede destinar al consumo, atesoramiento y al ahorro. La mayor concentración en capital físico no es alarmante siempre que a mediano plazo se destine a la inversión más o menos el 50% del SBE. Éste puede ser definido de acuerdo a la siguiente expresión matemática:

SBE = 1 - PAI

Una forma de estudiar la distribución del ingreso es dividir el número total de familias de un país en diez grupos de igual tamaño, llamados deciles, clasificados por ingreso, y examinar qué porcentaje del ingreso nacional recibe cada grupo.

La curva de Lorenz muestra los ingresos que obtiene el porcentaje acumulado de familias. Si el ingreso se distribuyera uniformemente, el 20% de la población recibiría el 20% del ingreso, el 40% de la población, el 40% del ingreso y así sucesivamente. En este caso, la curva de Lorenz sería una línea recta de 45º, tal como se muestra en la figura. A medida que la distribución se vuelve menos uniforme, la curva de Lorenz tiende a desplazarse hacia abajo y hacia la derecha, apartándose de la línea de la distribución equitativa (o línea de equidistribución).5




De esta manera, cuanto más cerca de la línea de equidistribución se encuentre la Curva de Lorenz, menor será la concentración existente en la distribución personal del ingreso en la economía.
El coeficiente de Gini es el indicador más utilizado. Se define en base a la curva de Lorenz. Este coeficiente se obtiene de la siguiente manera: a partir de una curva de Lorenz se calcula el área que se encuentra comprendida entre dicha curva y la línea de equidistribución. Al resultado obtenido se lo divide por la superficie del triángulo OAB.6
Dicho coeficiente es un número entre 0 y 1, en donde 0 se corresponde con la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos) y 1 se corresponde con la perfecta desigualdad (una persona tiene todos los ingresos y los demás ninguno).
Teniendo en cuenta este índice, a través del siguiente gráfico podemos observar la evolución del coeficiente Gini de concentración del ingreso para el período 1994/2006:



Encuesta Permanente de Hogares (EPH).
La Encuesta Permanente de Hogares (EPH) es un programa nacional e intercensal que se desarrolla en el INDEC desde 1972, conjuntamente con las Direcciones Provinciales de Estadística (DPE) desde 1974. Esta encuesta releva información socioeconómica, en 28 aglomerados urbanos del país. Incluye datos de las viviendas y características demográficas del lugar (a través de su cuestionario familiar) y datos laborales, de ingresos, de educación y de migraciones de cada uno de los componentes del hogar (a través de su cuestionario individual).
A partir de Mayo de 1998 se implementa una "Base Usuaria Ampliada" (BUA) para cada uno de los aglomerados urbanos relevados. Esta presenta información con mayor nivel de desagregación conjuntamente con variables construidas.7

Pobreza y desigualdad.
La pobreza es un fenómeno universal. Ni siquiera los países desarrollados pueden demostrar su inexistencia.
La evaluación de la pobreza suele utilizarse como elemento para detectar sesgos de inequidad en una población.
Es posible distinguir una pobreza absoluta y otra relativa. En el primer caso la pobreza se define con referencia a un cierto nivel mínimo o línea de pobreza que, de no alcanzarse, denuncia la configuración del fenómeno. En el otro, no necesariamente se habla de pobreza “en sí” sino “en relación con otros”.
Se considera pobre a quien no obtiene recursos suficientes para llevar una vida mínimamente decorosa de acuerdo con los estándares implícitos en el estilo de vida predominante en la sociedad a la que pertenece.
Se pueden identificar dos métodos usualmente utilizados para analizar la pobreza:
1. Necesidades básicas insatisfechas (NBI): se considera que forma parte de la población con necesidades básicas insatisfechas aquellas personas que poseyeran una o más de las siguientes características: vivienda con más de tres personas por cuarto; vivienda de tipo inconveniente (pieza de inquilinato, vivienda precaria, etc.); vivienda sin ningún tipo de retrete; vivienda habitada por familias con algún niño en edad escolar que no asistiera a la escuela; vivienda habitada por familias con cuatro o más personas por miembro ocupado, y cuyo jefe de familia tuviera bajo nivel de educación.
2. Población por debajo de la línea de pobreza: se realiza a través de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) y determinan la pobreza en función del nivel de ingresos de la población. La metodología consiste, en primer lugar, en determinar la canasta básica de alimentos y su valor, la que determina la línea de indigencia, es decir aquellas personas que no logren cubrir con sus ingresos dicha canasta, son considerados pobres indigentes. En segundo lugar, consiste en determinar la canasta no alimentaria. La suma de ambas canastas, determinan la línea de pobreza, es decir aquellos que logran cubrir la suma de ambas canastas, son considerados como parte de la población no pobre, mientras que los que no la cubren integran la población pobre (y a su vez esta última puede ser indigente o no indigente en función de que pueda o no cubrir la canasta de alimentos básicos).

Gracias por visitar...volvé pronto!!!