martes, 28 de abril de 2009

Subirán menos las cuotas del Monotributo.

El Gobierno revisó el proyecto de ley que contemplaba aumentos de hasta 100%. Y redactó uno nuevo con ajustes que llegan a 85,6%. Pero aumentan sólo las sumas fijas para salud y jubilación. No cambiará la parte impositiva de la cuota.

El Gobierno tiene listo un nuevo proyecto de ley para modificar el régimen del Monotributo. Los cambios se hicieron a raíz de las críticas que mereció la versión anterior, difundida por Clarín el 13 de abril, que fijaba aumentos de hasta 100% en las cuotas para algunos casos.

Al igual que el texto anterior, el nuevo amplía el alcance del régimen para los que facturan hasta $ 300.000 por año. Pero fija otras franjas de aumentos, más leves, con subas de hasta el 85,6% para las categorías más bajas.

Estos cambios regirían a partir del 1 de setiembre. Y comprenden a 1.100.000 anotados en el régimen. Pero al extender el nivel de facturación permitido para entrar se estima que próximamente englobará a más de 1.500.000 personas o pequeños comercios e industrias.

Una de las diferencias con el borrador inicial es que ahora se mantiene sin cambios el componente impositivo de la cuota. Y sólo aumentan las sumas fijas del aporte jubilatorio (que pasa de $ 35 a $ 110) y de la obra social (sube de 46,75 a $ 70). Así, el aumento total es de $ 98,25 por mes para todas las categorías.

El argumento oficial es que el aporte jubilatorio se mantiene sin cambios desde el 2000, mientras que en ese lapso la jubilación mínima pasó de $ 200 a 770,66.

"La jubilación de los monotributistas estaba siendo subsidiada por el resto del sistema. Con la suba se actualiza el aporte, pero menos de lo que aumentó el beneficio", dijeron en la AFIP.

Lo mismo se hace con el aporte de obra social. "Por un trabajador en relación de dependencia que gana $ 1.000, el sistema de obras sociales recibe $ 90. Y del monotributista $ 46,75. Al llevarlo a $ 70, todavía se mantiene un subsidio a la salud", insisten en la AFIP.

Al aumentar la suma fija, su impacto es mayor sobre las categorías más bajas. Así la categoría subiría de $ 114,75 a $ 213 por mes, un incremento del 85,6%. Además, la cuota de salud de los familiares a cargo tendrá el mismo valor que la del titular: $ 70 por mes, cuando ahora pagan un poco menos.

Por su parte, al mantener sin cambios la parte impositiva, unas 400.000 personas que trabajan en relación de dependencia y simultáneamente realizan tareas como Monotributista seguirán pagando lo mismo. Eso se debe a que este sector no paga la cuota de salud y de jubilación porque ya se lo descuentan sus empleadores.

El proyecto de ley corrige el límite para estar en el Monotributo hasta $ 200.000 (actualmente el tope es de $ 72.000) para prestadores de servicios. Y para las restantes actividades amplía el límite desde los $ 144.000 actuales hasta $ 300.000. Los que facturan al año por encima de esas cifras, deben inscribirse en el Régimen General (IVA y Ganancias) y pagar la cuota mensual de autónomo.

A pesar de la inflación, las escalas del monotributo -que fueron establecidas en 1998- no se fueron actualizando. Entonces, muchos monotributistas debían subir de categoría aunque en términos reales ganaran lo mismo. O debían permanecer en la categoría más alta, aunque facturen más en forma nominal, para no salirse del sistema y verse obligado a pasar al régimen de Autónomos, con impuestos más altos y menores beneficios. Ahora muchos autónomos podrán volver al Monotributo, pagando lo mismo o menos.

fuente: i eco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!



Argentina sumará a sus reservas US$ 2.500 millones del FMI.


La Argentina sumaría 2.500 millones de dólares a sus reservas internacionales en los primeros días de mayo. Representan la cuota que le corresponde al país por la capitalización del FMI y están expresadas en Derechos Especiales de Giro (DEG), la unidad monetaria que usa el organismo.

"A diferencia de lo que pasó con los 10.000 millones de dólares del swap con China, que no se pueden sumar a las reservas porque estan en yuanes, esta vez si se puede incorporar el asiento en la cuenta del Banco Central", dijo a una alta fuente de la comitiva argentina que en estos días negociará aquí la letra chica de la operación, en el marco de la reunión de Primavera del FMI y del Banco Mundial.

La Argentina tiene la posibilidad también de canjear los DEG por dinero y usarlo para otros fines, pero debe encontrar un país socio del Fondo que este dispuesto a comprarlos.

Otro detalle que las fuentes consultadas aquí por este diario se ocuparon de resaltar es que la incorporación de los Derechos Especiales de Giro "no requiere aprobación parlamentaria, ni trámite alguno". Aclararon que "apenas se apruebe, va derecho a la cuenta de las reservas".

El encuentro que reúne a las principales autoridades financieras del mundo empieza formalmente hoy, aunque viene calentando motores desde el miércoles, cuando se distribuyó el informe anual que pronosticó una contracción del 1,5% en la economía argentina para este año.

De todos modos, el director general del FMI, el frances Dominique Strauss Kahn, dijo ayer que la Argentina, Brasil y Chile se recuperaran de la crisis más rápido que el resto de los países de la región.

Con una agenda cargadísima de reuniones, el ministro de Economía, Carlos Fernández, (que llegó ayer acompañado del secretario de Política Económica Martín Abeles) y el presidente del Banco Central Martin Redrado (que aterriza hoy) discutirán los detalles para efectivizar la llegada de fondos frescos a la Argentina con los técnicos del Fondo Monetario.

Ambos participarán hoy también de una reunión para autoridades económicas de los países del Grupo de los 20, que fue convocada en forma sorpresiva por funcionarios de la administración de Barack Obama y que será "a agenda abierta", según dijeron fuentes del Fondo a.

La crisis financiera es el tema dominante de la reunión, y se hace presente en cada rincón de la capital de los EE.UU.. Si bien Washington, que vive en buena medida de un gasto estatal que se ajusta menos que el privado con la recesión, sufre menos que Nueva York, La Meca de los bancos en caída libre, hay muchos locales en alquiler en la avenida Pennsylvania, a sólo dos cuadras de los cuarteles centrales del FMI. Allí, en pleno centro, hay estacionamientos con "precios rebajados".

fuente: i eco
 
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 24 de abril de 2009

Año 2020: ¿Argentina potencia o una nueva oportunidad perdida?


Si bien las predicciones en economía no son nada fácil, aca les dejo un artículo que me parece muy interesante. Espero les guste, y dejen sus comentarios por cualquier consulta o punto de vista.

Las tendencias de la globalización contemporánea abren inmensas posibilidades para la Argentina. ¿Podrá el país aprovecharlas o nos lamentaremos por una nueva oportunidad perdida?

La economía mundial está entrando en una fuerte desaceleración en 2008, desde el epicentro situado en Estados Unidos.

La contracción del consumo y del sector inmobiliario norteamericanos ya está afectando a Europa.

En 2009, los efectos se sentirán en Asia-Pacífico y América Latina a través de una reducción en el intercambio comercial, la ampliación de los diferenciales de tipos de interés y una merma en las remesas de inmigrantes.

Ahora bien, más allá de la eventual contracción del ciclo macroeconómico, lo cierto es que la globalización proyecta un escenario de grandes oportunidades para la próxima década, oportunidades impulsadas tanto por las economías desarrolladas como las emergentes (principalmente, China e India).

El acceso de millones de personas a cotas más elevadas de bienestar impulsará el consumo de bienes básicos (alimentos, etc.), energéticos (petróleo,gas, biocarburantes) y de consumo duradero (electrodomésticos, automoviles,etc.)

Así, la creciente globalización actúa como un "big bang" que afectará a la mayor parte de las actividades económicas mundiales.

En este contexto, cada país o área regional deberá encontrar su "lugar en el mundo".

Las economías desarrolladas optarán por las actividades vinculadas al conocimiento y al talento como factor productivo.

Otras, se especializarán en el comercio de materias primas energéticas y alimentos.

Y otras aprovecharán sus ventajas competitivas salariales para atraer la deslocalización industrial de productos fabricados en masa.

En el área latinoamericana, Brasil se está configurando como una gran potencia con aspiraciones de situar a sus empresas industriales, energéticas y agrarias en los primeros lugares del continente y del mundo.

La Argentina, por su parte, también puede aprovechar la oportunidad tanto para la colocación de productos de exportación para consumo final (carne y vinos) como artículos destinados a la producción intermedia (soja y minería).

El escenario global también presenta grandes oportunidades para que la Argentina desarrolle sustentablemente su gran atractivo turístico.

Ahora bien, ¿qué condiciones debe cumplir el país para aprovechar esta tendencia?

Sin dudas, una de las claves radica en la creación de una imagen de marca a nivel país basada en la seguridad del suministro, la confiabilidad de los contratos, la seguridad fitosanitaria y la accesibilidad de la inversión extranjera.

El escenario ofrece inmensas posibilidades. De los argentinos dependerá su aprovechamiento para una inserción exitosa en el nuevo escenario internacional.

fuente: materia biz.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

miércoles, 22 de abril de 2009

El control del dólar no logra bajar la incertidumbre.


El Gobierno hizo las cuentas. Miró el balance comercial, la devaluación en Brasil, la mejoría en la marcha de la crisis financiera internacional y la evolución de los salarios y los costos empresarios en el mercado interno.
Su conclusión fue que el dólar no está atrasado, pero la realidad le volvió a mostrar que algo está pasando.

Hilando fino, sólo una de las variables fundamentales que inciden sobre el tipo de cambio, el crecimiento del gasto público, aparece desalineado.
Pero ese desajuste no alcanza para explicar lo que ocurre.

Cuando dejaron de sacar cuentas llegaron a la conclusión que se habían planteado como hipótesis desde el primer momento: la incertidumbre sobre el futuro político genera conductas defensivas que tienen como refugio el dólar.

Por primera vez en muchos años, es la política y no los desajustes económicos lo que explica la dolarización a la que asiste la Argentina.

Ese proceso adquirió fuerza y tiene una magnitud que requiere atención: la salida de dólares del último año iguala a la que precedió al quiebre del 1 a 1 en 2001.

En aquella oportunidad, en los diez meses previos al estallido fueron 22.000 millones de dólares. El número es muy similar al resultado del último año.

Una visión optimista diría que la Argentina es un país con una enorme capacidad de ahorro que le permite tener US$ 46.000 millones en las reservas a pesar de que no logra retener unos US$ 2.000 millones al mes.
Eso pasa cuando la Argentina, a pesar de la crisis y la caída del comercio mundial, sigue exportando más de lo que importa y podrá mostrar este año un superávit comercial de 8.000 o 9.000 millones de dólares.
El problema no es tanto la fuerte baja en la entrada de dólares porque se exporta menos. Tampoco, que no haya crédito internacional para la Argentina. Importa que los dólares que entran se van a la espera de definiciones que difícilmente lleguen antes de la elección del 28 de junio.

Frente a ese panorama, el Gobierno, el Banco Central y los políticos oficialistas comenzaron a respirar aliviados en los últimos días.

Los tan odiados y amados dólares de la exportación de soja comenzaron a entrar y el mercado cambiario se serenó en forma casi instantánea.

El Banco Central volvió a comprar dólares en vez de tener que venderlos para abastecer una demanda inquieta.

Una de las preguntas a formularse es si al Banco Central le alcanzarán los dólares para abastecer al mercado hasta el 28 de junio.

Todo indica que sí. Y que mantener tranquilo al dólar será de ahora en más una obsesión para las autoridades.

Para eso contarán con algunos adicionales a las reservas que ya tienen.
Habrá unos 2.500 a 3.000 millones de dólares que a la Argentina le corresponden por el aumento del capital del Fondo Monetario Internacional.

Y tendrán como reaseguro el acuerdo de un "swaps" con China que ayer quedó ratificado y que podría aportarle al Gobierno, en caso de necesidad extrema, unos 10.200 millones más.

La calma cambiaria de los últimos días estaría indicando que en general se acepta que hasta el 28 de junio el sendero del dólar está bastante definido.

Entre otros argumentos, el Gobierno entiende que una suba del dólar en este contexto contribuiría más a aumentar las compras de los minoristas que a desalentarlas.

Un interrogante obvio e importante es qué puede pasar el 29. Y otro, más inquietante, es que pareciera que hoy nadie puede dar seguridades sobre la economía del día después.

El oficialismo resalta los buenos resultados del pasado pero no dice cómo puede ser el camino a seguir.
Cristina Kirchner tiene por delante más de dos años de gobierno. El cambio de condiciones internacionales y locales le exigirán definir lineamientos nuevos sobre cómo hará la Argentina para financiarse en los próximos años.

El Tesoro está cambiando la forma de financiarse: de tener en las exportaciones de petróleo y granos una fuente destacada, ahora depende más de la plata de la ANSeS.
Frente a la crisis internacional, la plata que antes venía por el sector externo ahora pasó a cubrirse con los aportes de la gente que el año pasado iban a las AFJP y ahora van al Estado.
Así como no es creíble que la Argentina pueda mantenerse mucho tiempo perdiendo divisas como lo viene haciendo, tampoco cabe apostar a que el dinero de las jubilaciones será para siempre.
Para el Gobierno, los empresarios y los productores en general, el adelantamiento de las elecciones fue una bendición.

Tener tres meses de incertidumbre es mejor que tener seis y, más aún, cuando el rumbo que seguirá el Gobierno es una incógnita porque lo que pareciera que está en juego para la clase política en esta elección es la discusión sobre el pasado.
Mientras tanto, lo que crece es la fragmentación estadística.

Día a día la discrepancia entre las estadísticas oficiales y las privadas sobre datos clave como inflación, desempleo, pobreza y crecimiento van en aumento y eso distorsiona mucho la visión de la realidad. Que para muchos funcionarios sigue siendo maravillosa.

fuente: i eco

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 20 de abril de 2009

Argentina Estancada

La realidad de la economía Argentina hoy en día es que hay más pobres, menos empleo y mayor concentración de la riqueza con una capacidad de la economía para generar trabajo cayó un 80% en 2008 respecto de 2007.


La economía del país tuvo en 2008 menos empleo, más pobreza y mayor concentración de la riqueza, respecto de 2007, y su actividad ingresó en una fase de estancamiento.

La participación de los trabajadores en el PBI se mantuvo estancada al alcanzar el 22 por ciento, por debajo de los valores de 2001.
La cantidad de pobres llegó a los 14,8 millones de personas, mientras que la de indigentes se ubicó en 6,2 millones.

Debido a los impactos que la desaceleración tuvo en 2008, la capacidad que el crecimiento de la economía tiene para generar empleo cayó un 80 por ciento respecto del año anterior. En ese marco, mientras en 2007 unas 500 personas conseguían empleo por día, en 2008 sólo 19 personas tuvieron la misma suerte.

A su vez, los salarios crecieron un 20 por ciento promedio, lo cual ubicó a la pérdida de poder adquisitivo en valores de 2007, alcanzando el 12 por ciento.

Las subas de tarifas del transporte público (53%), del servicio de electricidad (entre el 75 y 300%), del gas (entre 10 y 30%) y el incremento de los precios de los alimentos (33%) fueron los factores que más influyeron.

En la primera mitad del año pasado se generaron en el país 1.200.000 nuevos pobres y 700 mil indigentes. La tasa de pobreza llegó a ser del 37,5 por ciento y la de indigencia del 15,7 por ciento, involucrando a una población de 14,8 millones de personas y una de 6,2 millones, respectivamente.

A su vez, la participación de los trabajadores en el PBI se mantuvo estancada en valores cercanos al 22 por ciento sin poder recuperar siquiera los niveles del año 2001, que fue del 25,4 por ciento.

La masa de ingresos de los sectores populares -que incluye trabajadores urbanos y rurales así como los jubilados y los planes sociales- representó el 28,6 por ciento del ingreso total generado en el 2008, cuando en el 2001 representaba el 32,5 por ciento.

Los problemas económicos de la Argentina son previos al conflicto con las corporaciones agropecuarias y a la crisis financiera internacional. Ya en el 2007 se vislumbraba el agotamiento de las condiciones que hicieron posible la fase de expansión económica del período 2002–2006.

Además, la crisis mundial sumó problemas como la fuga de capitales, que alcanzó los 23.098 millones de dólares en 2008, el triple que en 2007. También se incrementó la presión sobre el tipo de cambio y a una devaluación de la moneda argentina, destrucción del superávit comercial y una fuerte caída en el nivel de actividad.

Por otro lado, se destaca el desplome de la recaudación fiscal que pasó a crecer a niveles de la mitad del promedio de antes de octubre. De esta manera, las transformaciones de la última década muestran una economía que produce más riqueza sobre una pauta distributiva más inequitativa.

La economía argentina se muestra con menos empleo, más pobreza y mayor concentración económica ingresando en la fase de estancamiento del nivel de actividad.

Al mismo tiempo, las proyecciones sobre el mercado laboral hacen difícil suponer que el tránsito de dicha fase pueda producir otra cosa que no sea el agravamiento del cuadro social vigente.

fuente:proyecto sur.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

domingo, 19 de abril de 2009

Impuesto Inflacionario


Hola a todos, siguiendo con la idea de explicarles de forma sencilla algunas cuestiones de la economía, es que les presento esta entrada en la que hablo acerca del "impuesto inflacionario".

Seguramente que si sos un lector de Argentina este tema te parecerá conocido, sin lugar a dudas que los argentinos somos expertos en la materia.

Qué es este impuesto? Es uno de los tantos que tenemos que afrontar y que recauda el fisco. No. El impuesto inflacionario viene dado por la pérdida del poder adquisitivo que tiene el salario de los trabajadores a causa de la inflación. Para que nos quede claro pongamos un ejemplo sencillo:

Un trabajador que cobra $100, el primer día que cobra su sueldo va al supermercado y compra 20 paquetes de fideos. Ahora supongamos que en lugar de ir el primer día va el último, transcurridos 30 días. Compra en el mismo super, la misma marca de fideos pero sólo 15 paquetes. Qué paso? Jugó el impuesto inflacionario, estamos en presencia de una economía en la que existe inflación, y en la que esta destruye el poder de compra de los salarios.

El efecto de este impuesto será mayor cuanto mayor sea la inflación. Esta situación era la que se vivió durante el gobierno de Raúl Alfonsín, durante el cual los precios variban día a día. A partir del plan de estabilización de 1991 (seguramente hablaré de ello en otra entrada) es que la inflación dejo de existir en Argentina. Inclusive hubo meses en los que se dió la situación contraria, esto es deflación. Esto ocurrió ya que los comerciantes a efectos de estimular el consumo rebajaban sus precios.

Hoy seguramente si vas al super te darás cuenta de que los precios suben ( a pesar de lo que dice el INDEC), por lo que nuevamente está entre nosotros este "impuesto"

Ahora, esto repercute en las finanzas del Gobierno? Claro, en este caso estamos ante el efecto Tanzi (en homenaje al economista italiano Vito Tanzi que fue el primero en hablar del tema). Es decir entre el momento en que al estado se le devengan sus ingresos (fundamentalmente impuestos) y hasta que este los percibe, transcurre un tiempo. Cuanto mayor sea la inflación en ese lapso de tiempo mayor será el deterioro que sufra la recaudación nacional.

Espero que ahora este tema les haya quedado un poco más claro, si es así, me doy por satisfecho.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 16 de abril de 2009

Tenés Cambio?


Los autoservicios chinos se preparan para salir a combatir con sus propias armas la falta de cambio: a principios de junio empezarán a ofrecerle a sus clientes un bono por el importe de las monedas que no le entreguen en el vuelto. Con un anzuelo: ese papelito valdrá un 10 por ciento más para una próxima compra.

Los tickets que entregarán como vuelto tendrán un holograma y un código de barras como medidas de seguridad (de aspecto serán similares a los ticket canasta). Y en lugar de un valor en dinero tendrán puntaje: 1 punto equivaldrá a 10 centavos, 2 a 20, 5 a 50 y 10 a 1 peso. También habrá un ticket de 20 puntos que equivaldrá a 2 pesos.

De esta iniciativa, según anticipó Miguel Angel Calvete, secretario general de la Cámara de Supermercados Chinos, participarán más de la mitad de los 3.200 autoservicios asociados a la Cámara. "Estamos buscando que se sumen todos", dijo Calvete. Los tickets podrán usarse en cualquier autoservicio adherido a esta idea.

En enero pasado los comerciantes de la localidad cordobesa de Devoto ya habían adoptado un sistema similar: comenzaron a entregar tickets de 1 peso y de 10, 25 y 50 centavos como vuelto.

Los autoservicios chinos ahora apuntan a un doble objetivo. Conseguir, por un lado, la fidelidad del los clientes para una próxima compra. Y ahorrarse, por el otro, algo del dinero que semana a semana gastan en la compra de monedas en el mercado negro del cambio. La comisión promedio que paga un súper por las monedas ronda el 7 por ciento. "Un autoservicio gasta entre 450 y 600 pesos semanales para abastecerse de cambio", dijo Miguel Calvete.

En el Banco Central prefirieron no opinar sobre la iniciativa de los autoservicios chinos. Pero recordaron que "varias veces se les pidió que nos dieran un número de cuenta para depositarles las monedas que requerían y nunca lo hicieron".

Por la falta de cambio en las calles, floreció el mercado negro de las monedas. Por lo general, la gente paga valores mucho más altos que los que pagan los comerciantes. En Quilmes, por ejemplo, hay lugares en los que ayer se vendían las monedas por un 15 por ciento de comisión (por 100 pesos en cambio se pagaban 115 pesos). A muchos no les queda más remedio que pagar ese precio para hacerse de las monedas necesarias para pagar el colectivo.

Según el Banco Central de la República Argentina, al 31 de marzo pasado había en circulación en el país 5.323,8 millones de monedas. Vale aclarar que esa cantidad es la que fue inyectada en el sistema pero se desconoce si realmente está en circulación todo ese caudal de monedas. "Muchas se pueden haber caído por alcantarillas, otras fundido por su valor en metal, algunos miles llevadas afuera por turistas extranjeros que estuvieron aquí de vacaciones, etcétera", dijo a Clarín un gerente de Finanzas de un banco de primera línea.
Pero supongamos que sí están todas en circulación. Esto significa que cada habitante de la Argentina dispone de 133 monedas.

En dinero, esos 5.323,8 millones de monedas suman 1.252.991.000 de pesos y representan el 1,64 por ciento del total de plata en circulación en la Argentina (75.965.691.000). Se trata del porcentaje más bajo de la región.

En el Central, en varias oportunidades, han argumentado que la cantidad de monedas que hay en la Argentina es similar a la de otros países con un tamaño económico parecido.
Otra forma de abordar la cuestión podría ser la siguiente: en dinero, la cantidad de monedas per cápita representa 31 pesos. Es una suma que suena alta y debería ser suficiente.

fuente: clarin
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 14 de abril de 2009

Bomba de tiempo en ANSES.

Los juicios de jubilados colapsan los tribunales. Exigen el cumplimiento del fallo Badaro. La Càmara de la Seguridad Social advirtió que las causas hacen colapsar los juzgados. En el medio, Anses usa el dinero para financiar al Estado o para subsidiar créditos para consumo.

La Justicia informó que están cerca del colapso los juzgados que se encargan de causas de jubilados, ya que existen cerca de 164.000 reclamos de trabajadores pasivos en trámite, mientras que en 2009 ingresarían más de 110.000 nuevos casos.

El fuero de la Seguridad Social afronta una situación crítica debido al volumen de expedientes que debe resolver y el exponencial crecimiento en el ingreso de nuevas causas, se informó. Tanto en la primera como en la segunda instancia, los jueces del fuero se ocupan en la actualidad de tramitar cerca de 164.000 planteos de jubilados, pero durante el calendario judicial de 2009 se sumarían más de 110.000, cifra que surge de la proyección de los expedientes sorteados hasta mediados de marzo de este año.

Los datos generados por la Cámara Federal de la Seguridad Social revelan que durante 2008, sólo en los juzgados de primera instancia, fueron sorteados 52.606 expedientes, mientras que en 2009 la simple multiplicación de los guarismos registrados hasta marzo daría como resultado un número que duplicaría o triplicaría los registros del año anterior. Al 31 de marzo pasado fueron sorteados 18.928 causas en la primera instancia y 4.840 en la segunda.

Otra señal de alarma para los magistrados del fuero surge del otorgamiento de poderes a los letrados, el paso previo a la presentación de las demandas. La anualización de los registros obtenidos durante la primera quincena del tercer mes del año, permitirían concluir que este año se otorgarían más de 70.000 poderes, cifra que contrasta con los 37.000 concedidos en 2008. A fines de marzo de este año se habían otorgado 11.302 poderes.

Al margen de las 163.711 causas de jubilados que llevan adelante, los jueces también se ocupan de expedientes en ejecución por reajustes varios y ejecuciones fiscales de la AFIP, obras sociales y del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación. Con esos ítems, la cifra total de causas superaría largamente las 200.000.

Un comunicado indicó que la Cámara también sufre la insuficiencia de personal y el exceso de causas que caracterizan el colapso del fuero, ya que no sólo es la instancia de apelación de los juzgados federales de la ciudad de Buenos Aires, sino también de los 55 juzgados federales del interior del país con competencia en la materia.

FUENTE: LT 10 DIGITAL.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

domingo, 12 de abril de 2009

Conclusiones de la reunión del G-20.


Si algo demostró la reciente Cumbre del G-20 en Londres es que, en realidad, los problemas nunca se los resuelven, sino que se los reemplaza con nuevos problemas. La disputa entre los diferentes bloques de países, que amenazaba con hacer fracasar la Cumbre, quedó zanjada con una decisión espectacular: el FMI dispondría de un trillón de dólares (“a billion” en idioma inglés), o sea, un millón de millón de millones para auxiliar a las economías del mundo en problemas.
 

Más que un Nuevo Orden mundial y el fin del Consenso de Washington, como celebró Gordon Brown en su discurso de cierre, lo que el G-20 inauguró en Londres fue parafraseando a Lenin, “la etapa superior del neoliberalismo”. Etapa caracterizada por una cuadratura del círculo en términos ideológicos, pero, sin embargo, posible en términos prácticos. El paradigma del libre mercado acepta que una entidad supranacional (el Fondo) asigne con sus peculiares criterios parte del dinero que los ciudadanos aportan a sus respectivos fiscos nacionales para ser inyectado en las economías en crisis y, así, intentar revitalizarlas.
 

Por supuesto que, en gran medida, ese dinero irá a salvar a los bancos y a sus ejecutivos del desastre financiero global que ellos mismos generaron al cometer toda clase de irregularidades. Esta dinámica la conocemos muy bien en Latinoamérica, donde la deuda externa era sólo un registro contable de dinero que tocaba y volaba hacia la cuenta de algún particular en algún paraíso financiero.
 

Todo lo cual constituye un peculiar “socialismo invertido”, donde las ganancias se privatizan entre los capitalistas y las pérdidas se socializan en la sociedad en su conjunto, generando flagelos enormes en los eslabones más débiles del sistema económico global.
 

Lo resuelto en el G-20 es la contracara “imposible” del Estado de Bienestar keynesiano, que extraía parte de la plusvalía capitalista para mitigar el conflicto de clases y volver a arrancar la maquinaria económica, impulsando la demanda agregada. Sin conflicto de clases a la vista, con una sociedad de espectadores y shareholders (accionistas), que sólo pretenden conservar la tarjeta de crédito para seguir consumiendo, la política alternativa no tiene demasiado lugar en donde hacer pie.
 

Así, en este oximorónico “Neoliberalismo Administrado” el dinero de los impuestos va a los capitalistas globales para resarcir sus pérdidas y para que vuelvan a confiar en “el sistema”, se lancen a tomar créditos, a gastar y a ganar nuevamente.
 

Darle poder y dinero a la organización guardiana de los preceptos del Consenso de Washington, sin cambiar radicalmente su staff y sus condicionalidades para inyectar dinero en las economías, es una forma bastante rara para acabar con el neoliberalismo. Es como si lo quisiera matar de un atracón.
Una cosa quedó muy clara: casi todos los gobiernos del G-20 están entrampados en la lógica del capitalismo global y ninguno, más allá de algunas bravatas, quiso ser sindicado como el responsable de que el G-20 fracasara.
 

El irascible Petit Sarkozy -que la noche anterior a la Cumbre había amenazado con abandonarla- aceptó sin chistar lo propuesto por Brown y Barack Obama. Lo mismo sucedió con la Dama de Hierro teutona, Angela Merkel. Quien menos tenía que perder, la Argentina, hizo gala de una racionalidad y responsabilidad, aceptó el “consenso” mayoritario, pero se opuso a la flexibilización laboral y los paraísos fiscales.
 

China, con su paciencia milenaria, tampoco quiso patear el tablero. Espera que la crisis haga su trabajo y elimine a los perdedores del tablero, condición necesaria para que emerja un nuevo orden internacional. Mientras tanto, persistirá en desearle a Occidente su maldición preferida: “¡Que vivas tiempos interesantes!”. Aunque también lo sean para el gigante asiático, que tiene gran parte de sus reservas en títulos del tesoro estadounidense y una devaluación puede generarle ingentes pérdidas.
 

FUENTE: REVISTA DEBATE.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 7 de abril de 2009

Las claves del 2009.

La economía argentina tendrá en 2009 un año más complicado que en los seis anteriores, afectada por la crisis internacional y por problemas domésticos antiguos y recientes. Según coincide la mayoría de los analistas, las siguientes son las principales claves para tener en cuenta en el nuevo año:
  • El mundo es otro. Después de cinco años de crecimiento récord, se desplomaron el consumo y la actividad por la crisis financiera global. El problema central ya no es la caída de bancos (después del rescate coordinado del G7), sino la recesión en los Estados Unidos y los países centrales, que deben digerir el exceso de consumo basado en la etapa de crédito abundante y barato.
  • El gran interrogante aún sin respuesta es cómo se sale de la crisis global y cuánto dura (las estimaciones van de 9 a 24 meses). Este es un factor clave para el posicionamiento de países y empresas. El efecto Obama podría ayudar a acortar tiempos.
  • La Argentina también es otra: del crecimiento generalizado a tasas chinas, la actividad pasó al freno sin ABS (no todos los sectores se desaceleran simultáneamente); los precios internacionales de las commodities bajaron a la mitad en cinco meses; cae la recaudación; se debilitó el tipo de cambio frente al dólar y las monedas de los países latinoamericanos, y la fuga de capitales superó a la de 2001.
  • La economía ya se venía desacelerando desde el conflicto con el campo. La crisis internacional agudizó esta tendencia y dejó al descubierto los problemas y límites del "modelo procíclico" (bonanza para siempre). Los problemas eran (y son) gasto público récord, subsidios a granel y poco racionales, mayor presión tributaria, tipo de cambio sin mucho margen para devaluar, menor liquidez y salarios bajos frente a la inflación pasada, pero altos como costo empresario.
  • Con el nuevo escenario, las principales variables por monitorear pasan a ser los precios de la soja, la cotización del real frente al dólar y el superávit comercial (o sea, la oferta genuina de divisas). También, como correlato de lo anterior, la salida de capitales, el nivel de importaciones y la evolución de las reservas.
  • Hay un serio problema de expectativas. El kirchnerismo ya había perdido credibilidad con la intervención del Indec y después con el conflicto con el campo. La estatización de la jubilación privada fue el golpe de gracia. Al afectar el derecho de propiedad, instaló la idea de que la obsesión por reforzar la caja fiscal a toda costa puede ser un problema antes que una virtud.
  • Con el monocomando económico de Néstor Kirchner (más Moreno, Boudou y Echegaray como incondicionales "soldados K"); instituciones débiles, ausencia de un plan coordinado y con estatizaciones repentinas, la política económica se convierte en una caja de Pandora. De la euforia del período 2003/2007, se pasó a adivinar cuál será la próxima sorpresa.
  • La desconfianza sobre el futuro económico puede pesar más que el activismo K en el presente.
  • Que la economía se desacelere y el PBI pueda tener crecimiento cero o ligeramente positivo en 2009 no significa que el país deba padecer una crisis como la de 2001/2002. El punto de partida es muy diferente.
  • Una desaceleración de la economía (con crecimiento de 1 o 2% de PBI o aún más bajo) desde un piso alto, tampoco indica que todos los sectores terminen en el subsuelo (están menos afectados los sectores de consumo masivo y más los productores de bienes durables, equipos o exportables).
  • La evolución del PBI se asemeja hoy al perfil de una carpa canadiense con un alero ligeramente inclinado hacia abajo. No sólo hay que tener en cuenta los aumentos interanuales, sino la desaceleración que se produce mes a mes en los indicadores de actividad.
  • Pedir asistencia al FMI habría sido económicamente menos costoso que confiscar los ahorros individuales de casi 4 millones de futuros jubilados. El problema es la mezcla de ideología y "mala praxis" económica.
  • Con la estatización de los aportes administrados por las AFJP se buscó cubrir las pérdidas de recaudación por retenciones; pero no es seguro que mejore el superávit fiscal genuino en 2009 porque el año electoral influirá en el gasto público. La estatización del stock de activos, a su vez, hace que los futuros jubilados terminen subsidiando a los compradores de autos o de acondicionadores de aire. Un típico esquema de "viaje ahora, pague después".
  • El efecto reactivador de todos los paquetes oficiales puede ser positivo, pero en el margen. La mayor desconfianza está en los sectores de mayores recursos, cuyas decisiones impactan sobre el resto de la cadena de consumo y producción.
  • La sensación predominante es que las nuevas medidas redistribuyen e inyectan pesos a la economía, pero no resuelven el problema clave de 2009: por la crisis cae la oferta de dólares (que en los últimos cinco años siempre superó a la demanda), en un año en que los vencimientos en divisas suman unos 8000 millones.
  • La mayor demanda de divisas se apoya en una expectativa de devaluación más acentuada. El razonamiento es que si el Gobierno no quiere perder reservas tendrá que subir el tipo de cambio o extremar los controles sobre la demanda o frenar importaciones.
  • La expectativa para fin de 2009 es de un dólar ligeramente superior a los 4 pesos. La duda es si llega antes. Por ahora, el BCRA convalidó la "flotación administrada": se resiste a dar grandes saltos, porque si se mantiene la desconfianza y la fuga de capitales puede perder reservas o ir a un esquema indeseado de fuertes controles.
  • La alternativa es que el blanqueo de capitales sea un éxito (difícil) o que la salida de la crisis global se produzca en un tiempo relativamente corto, en cuyo caso la Argentina podría recuperar terreno si no comete más errores de política económica.
  • Los ajustes de tarifas ya anunciados para reducir subsidios estatales van a traer sorpresas desagradables en el comienzo de 2009. En el caso de la electricidad, oscilarán entre 75% y 400% para la franja de altos consumos de 1300 a 4000 kWh bimestrales.
  • Para las empresas, las claves para 2009 serán los costos y estar atentos a las oportunidades, internas y externas. Aun las que ofrece el propio gobierno según los sectores.
  • El resultado de las elecciones legislativas de 2009 se dirime en la provincia de Buenos Aires y especialmente en el conurbano. Aquí va a estar concentrado todo el activismo K.
fuente: diario la naión.

 Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 6 de abril de 2009

Se vienen las cuasimonedas?

Les dejo este artículo del Diario Crítica que me pareció muy interesante, espero les guste.

Por separado y en secreto, los gobernadores de las provincias más grandes hicieron llegar un ultimátum a la Casa Rosada. Si no se reforma a su favor el sistema de reparto de impuestos o no se fija un mecanismo de ayuda fiscal para paliar la crisis, varios distritos volverán a emitir cuasimonedas después de las elecciones del 28 de junio. La amenaza, de concretarse, se convertiría en un mazazo para la política económica nacional. Pero también podría golpear como un búmeran político a los propios caudillos locales, si vuelve a dañar el poder adquisitivo de quienes reciban los bonos. Por eso todos los mandatarios se esforzaron por desmentirla en público, aunque tres ministros de Finanzas provinciales admitieron que la alternativa está abierta.

Las provincias tendrán este año un déficit financiero cercano a los 20 mil millones de pesos, según cálculos de la consultora especializada Economía y Regiones (E&R). Con los mercados mundiales cerrados por la crisis y las recaudaciones propias de las provincias más golpeadas que la nacional, los distritos donde los salarios insumen más del 50% del gasto ya encendieron todas sus alarmas. Especialmente los del norte, donde hay pocos reductos donde ajustar clavijas para recaudar más. Y también en Buenos Aires, que debe cerrar este año una brecha de financiamiento cercana a los 7 mil millones de pesos.

El primero en agitar el avispero fue el ministro de Hacienda jujeño, Miguel Lembo. Un mes atrás, a principios de marzo, dijo que sólo pagaría a los empleados estatales cuando tuviera los recursos necesarios y que, incluso, podría hacerlo con bonos o cuasimonedas.“Dadas las circunstancias, es una medida financiera que si se tiene que utilizar, se utilizará”, dijo el funcionario. El gobernador Walter Barrionuevo es un hombre de confianza de Eduardo Fellner y trabaja en plena sintonía con la Casa Rosada, pero recibirá este año 21 millones de pesos menos por la coparticipación federal de impuestos, a raíz del estancamiento en los ingresos que aportan tributos como IVA y Ganancias. El ministro de Hacienda de Río Negro, Pablo Verani, también dejó abierta la puerta al regreso del papel pintado. “Hoy por hoy se descarta, pero después de las elecciones no le sabría decir. Nosotros no tuvimos cuasimonedas en 2001 y creemos que no fue una buena salida. Pero lo seguro es que la Nación va a tener que fijar algún nuevo mecanismo de asistencia a las provincias. Si no se puede rediscutir la coparticipación, hay que avanzar con otros mecanismos”, dijo a Crítica de la Argentina.Sus números no son auspiciosos. Tiene que pagar deudas por $124 millones y espera un resultado financiero negativo por casi $50 millones. Su jefe, el gobernador radical Miguel Saiz, tampoco es considerado un opositor por el matrimonio Kirchner. Pertenece al grupo de radicales K que se distanció del vicepresidente Julio Cobos y se mantiene leal a Néstor, como el santiagueño Gerardo Zamora.

La situación se discutió en voz baja en la última reunión de la Comisión Federal de Impuestos, que agrupa a todos los ministros provinciales una vez por mes. La cita es en la Casa de Salta en Buenos Aires, donde el ente tiene alquilado un piso. El gobernador cordobés Juan Schiaretti, quien ya había visto evaporarse el superávit que logró exhibir el año pasado, alimentó nuevamente los rumores de un posible regreso de las Lecor. Fue cuando rechazó días atrás la coparticipación parcial de las retenciones a la soja, que ofrecieron los Kirchner para ahogar las quejas del campo.“Nosotros estamos tratando de mantener el equilibrio fiscal, pero la coparticipación viene muy por debajo de lo presupuestado. Tendríamos que haber recibido un 15% más que el año pasado y recibimos un 9% más”, dijo a este diario su ministro de Finanzas, Ángel Eletorre.En La Plata, los rumores del regreso de los patacones también se multiplicaron en el último mes y forzaron al gobernador Daniel Scioli a desmentirlos. En los pasillos de la casa de gobierno bonaerense incluso se habló de que Scioli le había pedido un presupuesto a la empresa Ciccone Calcográfica para emitir después de las elecciones un nuevo título, con un nombre y un diseño distintos. Todas las fuentes consultadas en su entorno declinaron negarlo o ratificarlo en voz alta.

Aunque la deuda de las provincias ya triplica la de 2001 y supera los 91 mil millones de pesos, la situación no es la misma que antes de la crisis que terminó con la convertibilidad. Cuando las cuasimonedas empezaron a multiplicarse endémicamente por todo el país, en 1999, el “uno a uno” funcionaba como un tabique que impedía la emisión de pesos para cubrir déficit. Hoy esa restricción no existe, pero el Banco Central mantiene una política conservadora para evitar que la impresión de billetes genere más inflación. Combinada con la recesión que ya se manifiesta, haría un cóctel explosivo.

Frigerio: “El Estado debería girar $12 mil millones”El economista Rogelio Frigerio dijo que en la actualidad hay cada vez más provincias que padecen muchas dificultades a la hora de afrontar los pagos de sueldos, pensiones y jubilaciones. En diálogo con Crítica de la Argentina, el director de la consultora Economía & Regiones reconoció que “existen planes en algunas jurisdicciones de crear cuasimonedas”. Según Frigerio, la posibilidad de que ese plan prospere en el interior va a ser baja, siempre y cuando el Gobierno destine los fondos necesarios.
–¿Cuánto es el dinero que el Estado nacional tendría que girarles a las provincias?–Eso depende del déficit financiero. Si calculamos un déficit de mitad de año, con una suba salarial estimada en 15%, por ejemplo, el monto total ascendería a unos 12.000 millones de pesos.
–¿Hay posibilidades de que algunas jurisdicciones emitan cuasimonedas?–Es posible, aunque personalmente no creo que lleguen a tener que hacerlo. Entiendo que hay planes en algunas provincias, se pensó, pero todavía no están totalmente definidos. En el interior han llegado a pensar en esa alternativa porque carecen de fondos para pagar salarios, jubilaciones...–Entonces, ¿si no llega el dinero a tiempo las provincias las emitirán?–En este caso va a depender mucho de cómo actúe el Gobierno en materia fiscal. Creo que de acá a mitad de año tienen tiempo de hacer algo para evitar que se tomen medidas de esa magnitud.

Un símbolo de la malaria de 2001Las cuasimonedas fueron un mecanismo para paliar la crisis de 2001. Nacieron como un subproducto de la convertibilidad, cuando este sistema monetario daba sus últimos estertores. Su presencia contribuyó a amortiguar la reducción de la circulación monetaria por el corralito y la significativa caída de los depósitos bancarios. La emisión total de cuasimonedas llegó a los $7.520 millones. Aparecieron a mediados de 2001 y la estrella, sin dudas, fue el Patacón, nombre elegido por la provincia de Buenos Aires para hacer frente a sus pagos ante la falta de efectivo. Pagó intereses del 7 por ciento anual. Tuvo dos series (A y B), la última rescatada completamente en noviembre de 2006. Si bien era una consecuencia dolorosa de la crisis, resultaron muy útiles para atravesar unos meses muy complicados en términos económicos y sociales. “Había que elegir entre recortar salarios, lo que traería más recesión o emitir esta moneda. Y no dudamos”, dijo por aquel entonces el ministro de Economía bonaerense. Casi en simultáneo la Nación emitió los Lecop que no redituaba intereses. El fenómeno fue por primera vez de índole nacional pero dos títulos se llevaron la mayoría. Entre los Lecop y los Patacones sumaron el 78% del valor nominal del stock de las cuasimonedas. Pero al sumarse las 13 emitidas, llegaron a representar cerca del 40% de la circulación monetaria en pesos.
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

sábado, 4 de abril de 2009

Clase de Economía.

Bueno un poco de humor nunca viene mal...
SOCIALISMO Tenés 2 vacas. Le regalás una a tu vecino.

COMUNISMO Tenés 2 vacas. El estado te quita las dos y te regala un poco de la leche.

FASCISMO Tenés 2 vacas. El estado te las quita y te vende un poco de la leche..

NAZISMO Tenés 2 vacas. El estado te las quita y te fusila.

BUROCRACIA Tenés 2 vacas. El estado te quita las dos, mata una, ordeña a la otra y tira toda la leche.

CAPITALISMO TRADICIONAL Tenés 2 vacas. Vendés una y con la plata comprás un toro. Tu rebaño se multiplica y la economía crece. Luego vendés el rebaño y te retirás a vivir de tu renta.

SURREALISMO Tenés 2 jirafas, y el Gobierno requiere que tomes clases de flauta traversa.

CORPORACIÓN AMERICANA Tenés 2 vacas. Vendés una y obligás a la otra a producir la leche de 4 vacas. Después contratas un consultor para analizar por qué la vaca cayó muerta.

CORPORACIÓN FRANCESA. Tenés 2 vacas. Vas al paro, organizás disturbios y cortás las rutas para exigir 3 vacas.

CORPORACIÓN JAPONESA. Tenés 2 vacas. Las rediseñás para que tengan una décima parte de su tamaño natural, y para que produzcan veinte veces más leche que una vaca normal. Luego lanzás una campaña de mercadeo mundial con un dibujo animado ingeniosísimo que se llama el 'VacaMón'.

CORPORACIÓN ALEMANA Tenés 2 vacas. Mediante un proceso de re-ingeniería las hacés vivir 100 años, comer una vez al mes y ordeñarse solas.

CORPORACIÓN ITALIANA Tenés 2 vacas. No sabes dónde están. Decides ir a almorzar

CORPORACIÓN CHINA Tenés 2 vacas. Tenés 300 personas ordeñándolas. Afirmás tener pleno-empleo y alta productividad bovina. Arrestás al reportero que publica la verdadera situación.

CORPORACIÓN INDIA Tenés 2 vacas...a las que adoras!

CORPORACIÓN BRITÁNICA Tenés 2 vacas. Las 2 están locas.

CORPORACIÓN RUSA Tenés 2 vacas. Las cuentas y tienes 5. Las cuentas de nuevo y te da 42. Las vuelves a contar y tienes 2. Dejas de contar vacas y te tomas otra botella de vodka.

CORPORACIÓN IRAQUÍ Todos piensan que tenés muchas vacas. Les decís que no tenés ninguna. Nadie te cree así que te bombardean e invaden. Igual seguís sin tener ni una vaca, pero por lo menos ahora sos parte de una 'Democracia'.

CORPORACIÓN AUSTRALIANA Tenés 2 vacas. Como el negocio va bastante bien cierras la oficina y vas por unas cervezas para celebrar.

CORPORACION NEOZELANDESA Tenés 2 vacas. La de la izquierda esta bastante buena...!

CORPORACIÖN SUIZA Tenés 5000 vacas. Ninguna te pertenece pero le cobrás a los dueños por guardarlas.

ARGENTINA Tenés 2 vacas. Las matás e invitás a tus amigos a comer un asado de puta madre !!!!

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 3 de abril de 2009

Estados Unidos Tiene Razón?

Les dejo un artículo publicado en el diario Perfil que refleja un informe en el que Estados Unidos no aconseja invertir en Argentina. Justo ellos!!! Algún problemita tienen, no?

Estados Unidos, mediante un informe sobre el clima de inversión del país, criticó al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner al asegurar que la Argentina no es un buen lugar para invertir debido a problemas tales como la corrupción, el desaceleramiento de la economía, la incertidumbre sobre el futuro y los constantes cambios en las reglamentaciones fiscales.

El Informe sobre el clima de inversión 2009, un análisis que se realiza año tras año en aquellos países que cuentan con capitales e inversiones estadounidenses, elogió el período de Néstor Kirchner al mando de la administración pública debido a los “cinco años consecutivos de crecimiento del PIB real de más de 8,5 por ciento”, lo que suscitó “el interés de los inversores internacionales en la exploración de oportunidades en el mercado argentino”. Sin embargo, el panorama para las 500 compañías de Estados Unidos que se encuentran en Argentina ya no es el mismo.

El atractivo argentino para los sectores inversionistas “se ve afectado por la incertidumbre relacionada con la esperada desaceleración de la actividad económica en 2009, así como por las preocupaciones de larga data respecto de los acreedores y los contratos de derechos y una percepción de imprevisibles cambios fiscales y de reglamentación”, explica el informe desde un principio.

La corrupción ocupa en el planteo estadounidense un párrafo aparte. Según indicadores del Banco Mundial, dice el texto, “la corrupción del gobierno argentino es un problema grave”. “Muchos observadores argumentan que, históricamente, la debilidad de las instituciones frecuentemente ineficaces y un sistema judicial politizado hacen difícil erradicar la corrupción”. El informe hace referencia tanto al fraude cometido por funcionarios como por personajes del sector privado empresarial.

Sobre el anuncio del pago de la deuda al Club de París, el informé aclara que la iniciativa nunca se concretó. Con respecto al Indec, la inflación y el tipo de cambio Estados Unidos fue duro con las decisiones que tomó el oficialismo: “Algunos observadores financieros argumentan que la política ha contribuido a un aumento en el nivel de la inflación en los últimos años. No ha habido debate público importante en los medios de comunicación sobre las tasas de inflación”.

“Las autoridades del Gobierno argentino, incluyendo los Ministerios de Economía, Producción, y Planificación y una serie de cuasi-entidades reguladoras independientes, tienen mandatos para fomentar la competencia y proteger a los consumidores. Algunos inversores internacionales han expresado su preocupación por los cambios bruscos en el sector específico de los regímenes reguladores, en particular en el ámbito de la energía y los sectores de extracción de recursos naturales que aumentan la incertidumbre”, expresa otro párrafo del informe.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

jueves, 2 de abril de 2009

Las Privatizaciones.

Las privatizaciones encaradas durante el gobierno de Carlos S. Menem fueron la antítesis de las nacionalizaciones ocurridas en la década del 40. Sus motivos fueron el endeudamiento externo, la improductividad de las empresas púbicas, y la posibilidad de con ellas poder reducir el déficit fiscal.
Es hacia finales de la décade del 80 cuando las inversiones que realizaba el gobireno en las empresas del estado eran mínimas, lo que generaba que el servivicio que estas podían prestar fuese muy pobre.
Las privatizaciones contaron con mucho consenso, se llegó a decir "bien o mal" hay que privatizar. Uno de los principales motivos de su realización fue que el gobierno nacional por aquel entonces carecía de toda posibilidad de acceder al crédito, tanto sea este público o privado. Las divisas que se obtuvieron se pueden dividir en cuanto a su uso de la siguiente forma:
  • En los años 1989 y 1990 fundamentalmente se usan para pagar deuda externa. Esto permitió negociar con los acrredores y alcanzar el plan Brady.
  • En el año 1991 se usan para implementar el plan de estabilización encarado por el gobierno.
  • En los años 1992 y 1993 se usan con fines electoralistas.
Críticas:
Un aspecto negativo fueron las normas que se sancionaron a efectos de garantizar a las empresas privatizadas un carácter monopólico, lo que les permitió minimizar riesgos y amortizar el capital en un plazo previsible.
Además no se crearon organismos de control al mismo tiempo en que se desarrollan las privatizaciones. Esto generó que los consumidores resulten perjudicados.
Debido a la rápidez con que se desarrollaron las privatizaciones y al poco poder de negociación que tenía el Estado, se tuvieron que hacer concesiones muy perjudiciales. Por ej. a efectos de evitar el aumento de precios, el Estado se comprometió a dolarizar las tarifas y a reducirle impuestos a las privatizadas.
Objetivos: Fueron muy pocos los que se cumplieron,
  1. Aumento de la inversión: La inversión fue mínima a efectos de poder poner en funcionamiento a las empresas públicas que en los últimos años no habían recibido nada. Esta inversión fue financiada mayoritariamente con aumento de tarifas.
  2. Reducción del déficit público: Tampoco se logró ya que aparecen cuestiones que erosionan los recursos del estado, por ej los subsidios que tuvo que hacer el Estado a las privatizadas.Tal Vez el caso más notorio sea el de los ferrocarriles.
  3. Reducción del endeudamiento externo: No se logra. Ya que para los subsidios el Estado reccurre a este. Además las privatizadas no usan capital propio, sino que recurren al endeudamiento, teniendo grande facilidades para ello.
  4. Mejora en la calidad de los servicios: Tal vez este sea uno de los aspectos más favorables. Hay que destacar que las privatizadas venían de años sin inversión y gran deterioro de sus recursos, lo que imposibilitaba una buena prestación de sus servicios.
Otro aspecto negativo fue que antes de concretarse las privatizaciones, se produce un aumento en las tarifas. Tal vez el caso más "destacado" sea el de ENTEL. Entre enero de 1990 y noviembre del mismo año( mes en que se concreta la privatización) el aumento del pulso telefónico medido en dólares fue de mas del 700%.
En conclusión podemos decir que la rapidez con que se concretaron una infinidad de privatizaciones, sumado al poco poder de negociación con el que contaba el estado, llevó a que las privatizaciones se hayan levado acabo de forma equivocada y en perjuicio de los intereses de los argentinos.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!