martes, 31 de marzo de 2009

El Gobierno de Raúl Alfonsín

El gobierno de Raúl Alfonsín se merecía una publicación.Así que les presento un resumen en materia económica del mismo.

El problema más apremiante que debió afrontar este gobierno fue el de la deuda externa. La crisis de la deuda originada en 1982 por la imposibilidad de cumplir con sus obligaciones por parte de México, supuso una interrupción del crédito para los países en desarrollo que se encontraban endeudados, lo cual creó para la Argentina un clima adverso para la generación de inversiones productivas.

Durante la gestión del ministro de economía Grinspun se aplicaron medidas de corto plazo sin tener en cuenta el periodo anterior. Mediante un incremento de salarios se pretendió estimular la demanda y la producción. Sin embargo el resultado fue un alza de precios debido a la rigidez de la oferta.

Con el objetivo de avanzar en las negociaciones con el FMI, a principios de 1984 se aplicó una política monetaria y fiscal restrictiva tendiente reducir la inflación. El efecto fue una nueva recesión. Al finalizar 1984 Argentina consiguió un acuerdo Stand By con este organismo.

Se inicia una reversión de la tendencia creciente del déficit fiscal. La mejora se produce por la disminución del Gasto Público y no por el incremento de los ingresos, los cuales fueron afectados por la licuación originada en el proceso inflacionario.

Para el año 1985 el ministro de economía ya era Sourrouille, quien anunció un plan anti-inflacionario que se denominó el Plan Austral. Este contenía las siguientes medidas:
1-Devaluación de la moneda en un 11%
2-Aumento de las tarifas, precios y tributos provocando un aumento de los ingresos al Sector Público.
3-Implementación de una tabla de desagio para corregir las obligaciones y deudas de la distorsión monetaria.
4-Sustitución de la unidad monetaria vigente por el Austral con una paridad 1/1000.
5-Se congelaron los salarios y los precios de los bienes y servicios.
6-Se adoptaron controles en materia de contención del gasto.

En relación con el Sector Publico la intención explícita era reducir el déficit de caja y ello se verificó en los meses subsiguientes. Ello se debió no sólo a los nuevos ingresos incorporados, sino a la plena vigencia del efecto Tanzi, ya que la desaceleración de la inflación mejoró en términos reales la recaudación de todos los tributos.

El plan provocó resultados extraordinarios en cuanto a la reducción de la inflación. La estabilidad del TC ELIMINÓ LAS EXPECTATIVAS DEVALUATORIAS y tuvo gran acatamiento por parte de las empresas privadas.

El plan austral como una política de estabilización fue exitoso, pero una vez frenada la inflación, se hace necesario implementar políticas tendientes a reactivar la economía y a corregir deficiencias estructurales. La demora en la implementación de tales políticas abrió paso al rebrote inflacionario.

La falla del plan austral se debió a la falta de una política más rigurosa en materia de gastos y recursos. Por otro lado se demoró en la adopción de medidas para producir una mayor apertura de la economía que pusiera techo al aumento de los precios internos.

Luego se intentó un nuevo plan el Primavera, pero sin efectos importantes.

La presencia de funcionarios sin poder real en el gobierno hacía necesario el cambio de autoridades antes de lo previsto, para poder establecer un plan creíble que parara la inflación. Fue así como 6 meses antes de que finalizara su mandato Alfonsín cede su poder a Menem.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

"Burbuja Financiera".

Seguro que te habrás preguntado que está pasando con la economía hoy. Acá te dejo una pista....espero les guste.

La gota que derramó el vaso”, es una de las frases más usadas para explicar una situación límite, de agotamiento, cuando algo inevitable hizo que una persona o cierta situación, explotara. En esa frase, queda implícita la existencia de una sumatoria de cosas latentes.

Si bien la crisis financiera norteamericana explotó este año y con mucha más fuerza durante el último mes, las condiciones que la provocaron se venían gestando desde hace tiempo. Ahora qué circunstancias y qué escenarios produjeron esta delicada coyuntura.

En principio, a partir del año 2001, la Reserva Federal de Estados Unidos comenzó a bajar las tasas de interés que afectaban a todas las de la economía para permitir la recuperación de la economía norteamericana.

Por otro lado, a eso se le sumó la difusión de nuevas líneas de crédito, en especial de hipotecas que permitían, entre otras cosas, financiar todo a tasas inicialmente bajas.

Este tipo de productos permitió la adjudicación de hipotecas a muchas personas que antes, por su baja calificación crediticia (bajos ingresos u otros activos para demostrar solvencia), no podían acceder a ser dueños de viviendas. Este auge de las hipotecas se denominó “subprime”. Además, buena parte del subprime fue exitoso porque ante la ampliación de este mercado, se mantenía fuerte la demanda de casas que no paraban de subir sus precios.

Vale aclarar que en varios países, y más que nada en Estados Unidos, es viable obtener nuevos préstamos por la diferencia entre el valor de la casa de la que uno es dueño y lo que falte pagar de la hipoteca sobre la misma. Si se percibe que el precio de la casa seguirá subiendo, la ulterior hipoteca sacada se “pagaría sola” refinanciando la deuda, ya que cada vez sería una proporción menor del valor de la casa.

También es posible usar esa diferencia creada por el aumento de precio para sacar préstamos y darle otros usos. Este mecanismo y la posibilidad de tener un “cajero automático” creado por el incremento del valor de la casa comprada con una hipoteca se resquebraja si el valor de éstas deja de subir y comienzan a caer.
Y eso fue lo que comenzó a pasar a comienzos de 2006, mientras que en simultáneo, la Reserva Federal volvió a subir las tasas de interés para evitar un aumento de la inflación y parar, de alguna forma este mecanismo y lo que ya se empezaba a notar en la economía norteamericana: una burbuja.

Una “burbuja financiera” es cuando, sin que haya razones fundamentales detrás, mucha gente compra algo por la percepción de que va a seguir subiendo de precio y al cambiar esa impresión genera que su explosión.
Otro factor fundamental, fue la innovación en la forma de vender y otorgar esos préstamos y, a su vez, lo que los bancos hicieron con esas deudas. Para comprender este fenómeno, hay que tener en cuenta que dar un préstamo implica asumir el riesgo de que el deudor no pague a cambio de obtener el rendimiento que viene de la tasa de interés que se le cobra.

Sigamos. Por un lado, en los últimos años se separó la función del que vendía el préstamo y del que quedaba como acreedor. Las empresas dedicadas a la venta no tenían, probablemente, los incentivos para verificar la capacidad del deudor de devolver el préstamo, sino que les convenía prestar cuanto se pudiera sin importar a quien. Es decir que el riesgo le quedaba al banco que prestaba el dinero.

Pero, después, los bancos comenzaron a derivar ese peligro: con un conjunto de deudas por cobrar de las hipotecas, armaban un paquete y se lo vendían a otro agente, más propenso a asumir riesgos, y recibían la recompensa del rendimiento. Los bancos hipotecarios obtenían fondos para seguir prestando y los bancos de inversión buscaban quedarse con esos paquetes para alcanzar mayores beneficios.

A su vez, los bancos de inversión no recibían los depósitos de caja de ahorro o plazos fijos, sino que usaban el dinero que la gente ponía en fondos de inversión, buscando explícitamente obtener mejores rendimientos como fuere posible, aunque implicara un mayor riesgo.

Por último, como esos paquetes juntaban derechos a cobrar sobre muchas hipotecas, ante los ojos de las empresas calificadoras de riesgo cumplían la consigna de colocar huevos en muchas canastas diferentes, lo que se llama en términos económicos, “diversificar el riesgo”. Y esto ameritaba una alta calificación crediticia.

Los bancos y fondos de inversión, que se imponían como norma de calidad invertir sólo en activos con alta calificación crediticia, no tuvieron problema en hacerlo en estos activos con hipotecas aunque, en su origen, hubieran sido otorgadas a gente con baja capacidad de pagarlas.

Cuando dejaron de subir los precios de las casas y las tasas de interés a pagar aumentaron, muchas de las hipotecas que se habían generado sólo por la burbuja se convirtieron en imposibles de pagarse. Del otro lado, los que tenían los paquetes con derecho a cobrar por esas hipotecas comenzaron a ver que su valor bajaba, por lo que ya no se esperaba que se pagara nada.

En conclusión, uno de los problemas más grandes que complican esta crisis es que, ahora, nadie sabe quiénes son los dueños de esos paquetes ni qué hipotecas están en cada uno –y quien la tenga, no lo dirá, porque si es un banco y sus clientes se enteran que la plata la invirtieron en algo que no va a poder cobrar, van a retirar sus depósitos.

Ahora, poco a poco, los bancos están haciéndose cargo de las pérdidas de valor de sus activos basados en hipotecas, pero el asunto es que cuando la proporción de éstos en el total de sus activos sea muy alta, reconocer las pérdidas implica que su patrimonio neto caiga mucho. En algunos casos, termina siendo nulo o negativo, es decir, que la empresa quiebra. Entonces, todos los actores del sistema financiero, si tienen estos activos buscan venderlos, evitan comprarlos y no le prestan a otros bancos o fondos por temor a que puedan llegar a quebrar.

Esta situación de incertidumbre y búsqueda de lo seguro, se termina trasladando a todo el sistema financiero (estadounidense y mundial) y afectando la generación de nuevos créditos en todo el globo.

Me parece que este artículo que se puede consultar en http://www.psicofxp.com nos deja más claro el tema.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 30 de marzo de 2009

Que nos dejó la convertibilidad?

Se puede advertir que la década de 1990 terminó las transformaciones iniciadas a mediados de la década de 1970, las que fueron deteriorando la economía argentina, su tejido social y productivo, y poniendo en marcha un proceso sin precedentes de extranjerización y concentración del poder económico.

El éxito que podemos atribuir a la Convertibilidad viene asociado a la estabilidad lograda tanto desde el punto de vista cambiario como así también monetario. Dicha estabilidad se extendió durante toda la década, sin embargo se soportaron altísimos costos asociados con la misma. Entre los que se destacan, sin orden de importancia, la significativa vulnerabilidad externa de la economía, una vulnerabilidad fiscal incompatible con el régimen cambiario implantado desde el comienzo y, una explosiva vulnerabilidad social marcada sobre todo por el desempleo y la exclusión para diversos sectores de la sociedad.

Bajo las políticas de este mecanismo, tanto el crecimiento como el aumento de la marginalidad han seguido el mismo sentido, por lo que el “derrame” de los beneficios del aumento de producción sobre el conjunto de la población ha resultado excesivamente lento o incluso inexistente. El resultado de todo esto fue ni más ni menos que un empeoramiento sistemático de la distribución del ingreso y un aumento de la incidencia de la pobreza y la indigencia.

La razón que explica una distribución del ingreso del tipo regresivo, la encontramos en que el modelo de crecimiento estuvo concentrado en unos pocos sectores con una intensidad laboral muy baja.

El Plan de Convertibilidad adoptado a mediados de 1991 jugó un papel central no sólo en el éxito de la estabilización argentina y los esfuerzos de reforma durante la década del 90 sino también en su trágico colapso. El objetivo esencial del plan era terminar con décadas de inestabilidad económica y financiera asegurando que el país tendría moneda sana. Esto se cumpliría anclando el valor de la moneda nacional a una paridad uno a uno con el dólar de Estados Unidos, con la garantía de que los pesos podían ser cambiados por dólares a voluntad.

Al Banco Central se le dio independencia del gobierno, con el mandato que mantuviera la convertibilidad conservando reservas en dólares contra las deudas monetarias nacionales. Se le prohibió imprimir dinero para financiar al gobierno.

La prueba decisiva para el Plan llegó en 1995 con la crisis del tequila. Aquí, se pusieron en evidencia los puntos fuertes del mismo, contrariamente a lo que había ocurrido con muchos otros esfuerzos de estabilización basados en paridad cambiaria. El gobierno usó las provisiones de emergencia para relajar las limitaciones de 100% de reservas en moneda extranjera, y eso permitió al Banco Central cierto margen de maniobra para evitar una política monetaria tan restrictiva como de otra forma habría tenido que aplicar por la pérdida de reservas. No obstante, las condiciones monetarias se ajustaron considerablemente y subieron las tasas de interés bastante por encima de las tasas equivalentes en Estados Unidos.

Después que se pasó con éxito la prueba de la crisis del tequila, algunos sostenían que había llegado el momento justo para salir en forma ordenada de la Convertibilidad. Los principales beneficios de la estabilización cambiaria ya se habían logrado, y se habían colocado muchos de los cimientos necesarios para mantener la estabilidad monetaria sin un anclaje cambiario.

Claramente, mirando ahora hacia atrás con el conocimiento de los acontecimientos recientes, uno tendría que decir que una salida más temprana y más ordenada habría sido preferible a la desordenada salida vivida a inicios del año 2002.

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

Arrancamos

-¿Un blog? -pregunté.

Lo primero que se me ocurrió fue: ¡Qué mal suena!... ¡Blog!, ¡Glub!, ¡Croak!
Inmediatamente me acordé de la historirta CONDORITO, donde la gente siempre se desmayaba y aparecía el globito con la onomatopeya PLOP.
Lo segundo que pensé fue: Estos capos ya habrán hecho todo lo que yo haría.
De todas formas algo dentro de mí iba creciendo, un sentimiento que me invadía con el correr de los minutos, ese fuego interno que hace que uno sea quien es.
Me di cuenta que estaba por tomar una decisión trascendental en mi vida, y eso me entusiasmaba.
Y de que hablo en un blog?Muchas cosas vinieron a mi mente, hasta que me decidi por una que como a muchos de ustedes nos fascina.. la economía!
Voy a tratar de que todos podamos entender que nos quieren decir cuando nos hablan de ella, es decir cuando escuchas y pensás que me quiere decir este tipo. La tarea no es fácil...


Pero bueno, aquí estoy.
Hola a todos.




Homenaje al gran gillespie.