martes, 7 de abril de 2015

La caída del dólar blue.

El “Cumpleaños de 15” terminó y, en la city, el dólar blue cae y perfora los $ 13, muy lejos de aquella cotización que supo pasar los $ 15. Cómo hizo para llegar a ese valor luego de una escalada sin precedentes. 

Las explicaciones son muchas y, una de ellas, tiene que ver con la cacería hecha en la city por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y por el Banco Central (BCRA). “Por un lado, la intervención de la AFIP y las sanciones a las casas de Bolsa fueron determinantes”, aseguró Agustín Etchebarne, economista y director general de Fundación Libertad y Progreso. Sucede que, en las semanas pasadas, los procedimientos contra la venta ilegal se dieron uno detrás del otro. Arpenta, tradicional casa de cambio, fue suspendida hasta abril. Por su parte, América, recibió una suspensión de 60 días

En ese sentido, coincide Luciano Cohan, economista jefe de Elypsis, quien ve una combinación de factores. “Por un lado tenemos un Banco Central que ha sido más agresivo en su poder de policía, y de alguna manera trabó la intermediación para grandes agentes económicos que volcaban su demanda de dólares hacia el mercado del blue o el contado con liqui y ahora no lo pueden hacer”. Además, Cohan agregó: “Hay un mayor compromiso del BCRA por sostener el tipo de cambio. Desde que asume (Alejandro) Vanoli, el Banco Central está más alineado con (Axel) Kicillof en la posición de que el tipo de cambio hay que atrasarlo. Así, desaparecen los temores de una devaluación inmediata y eso desincentiva desprenderse de pesos. Además, hubo un surgimiento de activos dolarizados, como los bonos”dólar linked” y se obligó a aseguradoras y otros agentes a desprenderse de activos en dólares (bonos) y pasarse a pesos, lo cual bajó el precio de esos bonos”. 

Coincidente con esa posición, Etchebarne afirmó que “se sacó presión sobre las reservas con un acuerdo con los exportadores, porque en una semana se liquidaron US$ 1600 millones; y, además, se consiguió el swap con China y se consiguió colocar el bono dolar linked”. Fue a finales de octubre, cuando la venta de dólar ahorro volvía a romper récords, que el Banco Central decidió activar el primer intercambio de monedas locales con la entidad china, por US$ 814 millones, con el objetivo de reforzar sus reservas. “A mediano plazo, la causa del aumento del blue fue porque no era creíble el incremento del oficial. Y esto se da porque la inflación deprecia al peso y la gente sabe que no puede ahorrar en esa moneda, se deprecia a un ritmo de 40 por ciento anual”, aseguró Etchebarne. 

Finalmente, Cohan se refirió a los efectos de la caída del dólar blue en la economía real. “La suba del dólar en general activa comportamientos precautorios, que llevan a menos consumo y menos inversión, porque da una sensación de inestabilidad económica que no está con un dólar más tranquilo”, dijo y finalizó: “Un ejemplo es el caso de los productores que retienen la soja por expectativas de una devaluación, y que cuando la situación se normaliza vuelven a liquidar. Cuando hay estrés cambiario tienden a postergarse decisiones y se activan comportamientos defensivos”. 
fuente: apertura 

Gracias por visitar....volvé pronto!!!!

martes, 31 de marzo de 2015

La razón que hace que el gobierno no modifique ganancias.

La pulseada entre el Gobierno y los gremios que hoy van al paro no tiene una solución política a la mano, pese a la cercanía de las elecciones. El Poder Ejecutivo no está demasiado interesado en aliviar al millón de asalariados que está atrapado por el descuento del Impuesto a las Ganancias que sufren en sus recibos, porque su recaudación se volvió un sostén vital para el Tesoro. 

En dos años, los ingresos que aportó este gravamen casi se duplicaron, por el efecto combinado de la inflación (el parámetro real que guía el ajuste de las remuneraciones) y la falta de actualización de las escalas del impuesto. En el año que pasó no solo alcanzó un récord nominal, sino que dicho monto también representará un inusual 6% del PBI. En 2012, Ganancias contribuyó con $ 138.439 millones, en tanto el 2014 cerró con un volumen de $ 267.075 millones, lo que marca un 92% de incremento

En el primer trimestre de este año, el aumento que registró fue de 40%, siendo el tributo que más creció junto con el que se aplica a la venta de combustibles. En términos nominales su aporte se está acercando al del IVA (neto de devoluciones), el mayor motor de la recaudación fiscal después de los aportes y las contribuciones a la seguridad social. Este gravamen representa en la actualidad 21% de la recaudación total (el promedio histórico era 19%), cada vez más cerca de los impuestos al consumo, que en conjunto contribuyen con 35%. 

El Gobierno tiene una necesidad de financiamiento alta, y por primera vez, los recursos que le cede el BCRA al Tesoro están cerca de su límite. A febrero el Central tenía casi cubierto el stock de adelantos transitorios (12% de la base monetaria y 20% de los ingresos corrientes). Y las utilidades serán similares a las de 2013, cercanas a $ 83.000 millones Por esta razón, para sostener un ritmo de aumento del gasto primario superior al 40% anual, el Palacio de Hacienda decidió recurrir a endeudamiento interno y lanzó una primera emisión de Bonac por $ 5000 millones, lo que traduce la escala de las necesidades a esta altura del año. 

En la visión oficial, tocar Ganancias crearía un problema adicional, ya que restaría financiamiento a las provincias, que el gobierno central no tiene como reemplazar. El peso del impuesto En la última década, Ganancias fue alcanzando un número creciente de trabajadores por montos proporcionalmente más altos. Mientras que el salario nominal de los trabajadores registrados se multiplicó por 12 veces entre los años 2000 y 2014, el monto del mínimo no imponible a partir del cual se empieza a aplicar el impuesto se multiplicó sólo en 4 veces. A su vez, como las escalas de alícuotas tampoco se actualizaron, se tributa con alícuotas cada vez más altas. En el año 2000 el salario registrado bruto promedio era cercano a $ 1000 y el impuesto operaba a partir de los $ 2000 aproximadamente. En 2014 el salario promedio fue de $ 12.000 y el impuesto se gatillaba desde los $ 15.000. Mientras en el 2000 hacía falta un salario equivalente a 2 veces el promedio para pagar Ganancias, en la actualidad basta con tener un salario cercano al promedio. 

Según la información del Indec, la mitad de los ocupados percibe una remuneración de bolsillo entre el salario mínimo y los $ 12.000, en tanto un 40% son ocupados que cobran menos que el salario mínimo. Eso implica que hay un 10% alcanzado efectivamente por el gravamen.
fuente: cronista 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 10 de marzo de 2015

Recaudación en retroceso.

La recaudación tributaria creció en febrero 30,6% en relación al mismo mes del año anterior, es decir, varió globalmente casi lo mismo que la inflación. Estamos frente al conocido fenómeno de una economía cuyo nivel de actividad cae y la recaudación de impuestos se resiente en el peor momento.

A su vez, paradójicamente, la disminución de la inflación hace que el impuesto inflacionario se licue. Este panorama seguramente pondrá más presión sobre el financiamiento del gasto público por la vía de la emisión monetaria o el endeudamiento, en especial en un año electoral y de fin de mandato. 

Recordemos que el stock de títulos de deuda del Banco Central asciende a $ 322.000 millones y que su vencimiento promedio es de 150 días, mientras que la tasa asciende al 28%. Un hecho destacable es que los impuestos asociados a la renta y al patrimonio mantuvieron un buen crecimiento, en buena medida por la falta de actualización del Mínimo No Imponible (MNI) y la prohibición de ajuste por inflación.

Así, el Impuesto a las Ganancias registra un crecimiento interanual del 40%. En cambio la recaudación del Impuesto al Valor Agregado sólo creció 25,7% interanual en febrero, ratificando una fuerte tendencia a la baja. Como es sabido, el IVA es el gravamen más asociado al consumo, de modo tal que su deterioro es revelador del proceso de contracción de la economía. 

Otros rubros como los derechos de exportación (retenciones) y los de importación se han deteriorado considerablemente en línea con las caídas en exportaciones e importaciones. En el caso de los derechos de exportación la caída es del 14,6% interanual y en los derechos de importación la variación ha sido nula en el último año. Podría decirse que estos son los daños colaterales de la caída en los precios de las commodities, la pérdida de competitividad de la economía y los controles a la importación. 

Los recursos de la Seguridad Social, en cambio, han mantenido un crecimiento importante del 36% interanual, muy parejo tanto en aportes personales como en contribuciones patronales. Una parte de ese crecimiento puede atribuirse, desde luego, a los aumentos salariales durante el último año y a un mantenimiento del nivel de empleo. En otros términos, si el nivel de empleo estuviera deteriorándose pronunciadamente el crecimiento de la recaudación sería menor. En este campo hay una suerte de comportamiento circular, dado que es el crecimiento del empleo público el que conserva dinamismo y alimenta una mayor recaudación de la seguridad social que a su vez es un gasto para el propio sector público. 

En síntesis, la recaudación tiende a desacelerarse, el Gobierno no parece dispuesto a reformular las expectativas de gasto y las fuentes para allegar nuevos recursos lucen exhaustas a excepción de las impresoras del Banco Central. La deuda del Banco Central con los bancos a través de las LEBACs genera intereses anuales del orden de los $ 80.000 millones anuales. Pero, además, en la medida en que los bancos aplican recursos para atender las necesidades del Gobierno, necesariamente dan menos asistencia al sector privado. Una vez más el Estado voraz se protege a sí mismo y deja al sector privado a la intemperie. 
fuente: el economista

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 2 de marzo de 2015

El aumento de la deuda pública.

La Presidenta arrancó su discurso detallando el pago del vencimientos de deuda por unos U$S 120.000 millones en la gestión K y presentó un cronograma holgado de vencimientos para los próximos años, para concluir en que “hemos desendeudado definitivamente a la Argentina”

Las cifras del Ministerio de Economia dicen otra cosa. En 2001, la deuda pública era de U$S 144.500 millones, 53,7% del PBI y en junio de 2003 de U$S 152.600 millones. Tras el canje de 2005, se redujo a U$S 126.500 millones y desde entonces no hizo otra cosa que aumentar hasta los U$S 198.900 millones en junio de 2014. A esta cifra hay que agregar deuda no contabilizada, como la pendiente con los holdouts y el resto del cupón PBI, lo que elevaría el total a U$S 270.000 millones, casi 60% del PBI al dólar oficial.

Así, entre 2003 y 2014 la deuda pública aumentó en más de U$S 100.000 millones. Esos números no incluyen la deuda pública de provincias y municipios, empresas del Estado, organismos nacionales, fondos fiduciarios, Banco Central y juicios contra el Estado con sentencia en firme. Además, según el Central, “en el período 2003-2014 los egresos netos por intereses registrados en el balance cambiario totalizaron unos US$47.400 millones, de los cuales un 68% correspondieron a pagos del sector público y BCRA”.

¿Entonces, dónde está el “desendeudamiento? En no considerar como deuda la contraída con el BCRA, la AN-SeS y el Banco Nación. El costo de esa política es, como dice el especialista Héctor Giuliano: 

1. El desvío de fondos públicos que deberían aplicarse hacia el pago de servicios de una deuda –no investigada– y que se potencia por los altísimos intereses y el nuevo endeudamiento. 

2. El desfinanciamiento del sistema previsional, con un fondo que en más de un 60 % se encuentra prestado al Tesoro sin capacidad de recupero.

3. La descapitalización del BCRA, que sólo cuenta como disponibles la mitad de sus reservas brutas ( U$S 17.000 millones sobre 31.500 millones), que tiene el 66 % de su activo prestado al Tesoro (U$S 85.300 millones ) sin capacidad de recupero, que acumula una deuda cuasi-fiscal por Lebac/Nobac con Bancos equivalente a U$S 35.200 Millones – una deuda que renueva y aumenta cada semana pagando tasas de interés del orden del 30 % anual - y que aumenta progresivamente su rubro de Otros Pasivos – que ya suman U$S 6.300 Millones– con préstamos de Bancos Centrales extranjeros (Francia, China y BIS de Basilea)
fuente: ieco 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 24 de febrero de 2015

Supermercados se expanden en formatos chicos.

La caída del poder adquisitivo –ya que la inflación supera los aumentos salariales– está provocando modificaciones en los hábitos de consumo. Las cadenas de supermercados ven que sus clientes “hacen compras complementarias” con mayor frecuencia que en años anteriores y por eso, apuntan a formatos más pequeños. “No hay un cliente que haga compras solo en hipermercados o supermercados, el consumidor alterna cada vez más canales”, explica Pablo Lorenzo, director de Nuevos Formatos de Carrefour. 

Carrefour y Día encabezan la cantidad de aperturas de “tiendas de proximidad”, pero también Walmart –a través de Changomas– apunta a sucursales más chicas. Los supermercados están planteándole competencia a los chinos en los barrios. Los asiáticos ya no se expanden como antes y hasta tienen retroceden en Capital Federal y el conurbano, con 400 puntos de venta menos durante 2014. Para este año, Carrefour abrirá 30 tiendas Express y Día cortará cintas en 50 locaciones. “Esta elección hacia la proximidad también se observa en Brasil y México, la gente destina menos tiempo a comprar. 

Con la crisis local, hay un consumidor hiper-racional, con menos posibilidades de tentarse y que compra menos”, grafica Juan Manuel Primbas, Country Manager de la consultora Kantar Worldpanel. “Los asiáticos avanzaron muy bien post-crisis y los informales tuvieron un desarrollo fuerte en proximidad. Eso generó nuestra búsqueda de cómo abarcar ese mercado, que Carrefour tiene muy desarrollado en otras partes del mundo”, detalla Lorenzo sobre la evolución de los “Express”.

Se calcula que hay entre 9.500 y 10.000 autoservicios chinos y ese es el mercado que quieren morder los súper. Carrefour Express tiene 365 locales sobre un total de 580 sucursales de toda la cadena. En 2014, aportaron un 9% de su facturación, que fue de $ 36.600 millones. El ticket promedio en los “Express” es de $ 68, mientras que en un hipermercado es de $ 450. Pero, en las grandes tiendas, la cantidad de transacciones bajó un poco (cerca de 3%), mientras que en los Express subió un 19%

“Los autoservicios están perdiendo. El consumidor elige cercanía y está eligiendo un surtido acotado. Compra entre 7 y 14 categorías (productos) en tiendas de proximidad”, asegura Primbas. “La gente no quiere pagar de más y por eso busca estos supermercados chiquitos”, agrega. 

Otro jugador fuerte en proximidad es Día, que posee 600 locales y trabaja con modalidad de franquicias. “La propuesta de Día es marca propia y discount, lo que le permitió insertarse bien en el conurbano y ahora busca llegada en barrios de clase media-media alta, como Barrio Norte y Palermo”, analiza Primbas. Día fue parte de Carrefour, pero se separó. La firma no quiso contestar preguntas de este diario. Tiene 600 locales. Hasta el año pasado, Carrefour Express no trabajaba productos como frutas, verduras y cortes de carne. Este año incursionarán en esos rubros, pero de a poco. “Este formato es complementario a las distintas propuestas del barrio. Nuestro fuerte hoy es refrigerados, bebidas, limpieza. Trabajamos por unidades de necesidad. El cliente arma su lista y la idea es poder cumplir la mayor variedad de ítems. No tenemos 20 marcas de fideos, como puede haber en un hipermercado, pero tenemos 3 ó 4 marcas, entre las que están las líderes de la categoría y la marca propia”, puntualiza Lorenzo. Walmart también viene trabajando en proximidad con Changomas, En el sector creen que Cencosud –dueño de Jumbo, Disco y Súper Vea– analiza algo en este floreciente segmento.
fuente: ieco 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 13 de febrero de 2015

miércoles, 11 de febrero de 2015

Invertir en un metro cuadrado de ladrillos.

Invertir en el negocio de la construcción es un lujo para unos pocos ya que, en la Argentina, un monoambiente, por dar un ejemplo, cuesta US$ 80 mil. Sin embargo, con el objetivo de hacer más accesible la posibilidad de invertir en ladrillos, se lanzó Mis Metros, un fideicomiso que nucleará a los inversores que podrán comprar desde 1 metro cuadrado.  

¿Cómo funciona? Para ingresar al fideicomiso, se compran metros cuadrados pagando un anticipo y cuotas en pesos ajustadas por el índice de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC). Los inmuebles se venden y cada participante de esta “comunidad de ladrillos” obtiene una ganancia en proporción con los metros comprados.  

“Nos pasaba de estar armando fideicomisos al costo para gente externa a nuestra empresa, pero para los empleados de la oficina no podían acceder. Es decir, construíamos para afuera y era una contradicción”, explicó Lucas Zalcwas, Socio Fundador de Mis Metros y Director de PyS Constructora S.A. Esto derivó en que la constructora diera bonos en metros cuadrados a los empleados, “porque las propiedades suben de forma asimétrica con respecto al salario” y resultan una “gran moneda de ahorro ya que, de esta forma, podés acceder en metros cuadrados como forma de inversión”. 

De acuerdo con Zalcwas, este fideicomiso tiene dos funciones. “Para el afortunado que podía invertir, ahora puede diversificar, entonces en vez de comprar un solo departamento (de 50 metros cuadrados), ahora puede variar sus inversión. Y para el que no accedía, puede ir comprando de a poco”, explicó. 

¿Cómo invierto? En la actualidad los interesados pueden invertir en el proyecto Torres Cardón Tigre, donde los inversores de Mis Metros ya han suscripto el 65 por ciento de las participaciones. En ese proyecto, por ejemplo, el valor del metro cuadrado parte de los $ 23.500 y puede pagarse con un anticipo del 30 por ciento y 24 cuotas o sin anticipo y 28 cuotas, ajustables por el índice de la CAC.
fuente:apertura 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 10 de febrero de 2015

Se requiere una urgente actualización de impuestos.

Con el Impuesto a las Ganancias a la cabeza de la lista, ya son muchos los tributos en la Argentina que se rigen por parámetros que quedaron totalmente desactualizados por el crecimiento continuo y sostenido de la inflación de los últimos años. El problema se agudiza si se tiene en cuenta que hoy por hoy sigue prohibido por ley la implementación del ajuste por inflación. 

Bajo este escenario, especialistas consultados por iProfesional señalaron las distorsiones que se generan en diversos gravámenes, que van desde Bienes Personales al Monotributo y que alcanzan también a las Ley Penal Tributaria y a la de Coparticipación. Bienes Personales La falta de actualización del mínimo a partir del cual las personas abonan el Impuesto a los Bienes Personales hizo que cada vez más personas deban afrontar el peso del impuesto siendo dueños de -apenas-un monoambiente. 

Esteban Aguirre Saravia, socio del estudio Aguirre Saravia & Gebhardt, señaló que “la creciente inflación, devaluación del peso y la falta de una actualización del mínimo exento a los efectos de calcular el tributo (la última fue del 2008), importa que cada vez mas contribuyentes deban ingresar el gravamen”. Y aclaró que el impuesto es “de por sí distorsivo toda vez que grava los activos y, salvo algunas excepciones, no permite computar los pasivos, por lo que no toma en consideración el patrimonio real”. 

En este sentido, Gonzalo Hiriart Urruty, miembro del departamento de Impuestos del estudio Lisicki, Litvin & Asociados, sostuvo que el gravamen “quedó totalmente desnaturalizado, si consideramos que el mismo fue creado en 1991 con la finalidad de establecer un impuesto a la riqueza para aquellos sujetos que poseían un patrimonio superior a u$s100.000”. Hiriart Urruty agregó que “se requiere que a la mayor brevedad posible se actualice el monto del mínimo no imponible del tributo, dejando de lado cualquier especulación política, económica o financiera”. 

Por su parte, Pablo Belaich y Tomás Balzano, socio y gerente de impuestos de EY, explicaron que algo parecido sucede con Ganancia Mínima Presunta, que es el deben afrontar las compañías por su patrimonio. En efecto, el gravamen se basa en una presunción de las rentas que obtendrían las empresas de acuerdo a los bienes que posea tanto en el país como en el extranjero. En este sentido, destacaron que el “límite proviene de la redacción original de la norma que regula el gravamen, que data del 1998” y que fue fijado en $200.000 y aclararon que “cuando existan activos gravados en el exterior dicha suma se incrementará en el importe que resulte de aplicarle a la misma el porcentaje que represente el activo gravado del exterior, respecto del activo gravado total”. Los especialistas indicaron que “cuando el valor de los bienes supere la mencionada suma o la que se calcule de acuerdo con lo dispuesto precedentemente, según corresponda, quedará sujeto al tributo la totalidad del activo gravado del sujeto pasivo del tributo”. 

Parámetros desactualizados en el IVA. Allá por 2001, el Gobierno de turno tomó la decisión de poner un freno a los abusos que hacían las compañías con los vehículos. Lo que sucedía era que los ejecutivos simulaban que la firma adquiría un automóvil para uso del directivo, cuando en realidad había sido una compra particular. De esta manera, las empresas podían computar como créditos fiscales los que surgían de tal operación y, por lo tanto, reducían el monto que les correspondía pagar en el IVA. Por eso, se incluyó en la norma un tope de $20.000. Es decir, que sólo se podía computar $4.200 de crédito fiscal por cada rodado. Sin embargo, a más de 10 años del último cambio, ese importe permanece vigente pese a que los valores de los automóviles crecieron abruptamente.

Un régimen cada vez menos simplificado. El Monotributo fue creado con la idea de crear una conciencia tributaria entre los pequeños contribuyentes y permitirles abonar los mismos impuestos que una empresa en sólo una cuota que variaba de acuerdo a sus ingresos, energía eléctrica consumida, alquileres y superficie destinada a la actividad. Sin embargo, al igual que otros tributos, el régimen simplificado comenzó a perder adherentes debido a que era muy fácil superar los montos máximos establecidos en la norma. Por este motivo, el Gobierno introdujo un cambio en septiembre de 2013. A un año de la reforma, Belaich y Balzano resaltaron que “si bien la modificación de la norma fue bastante reciente, de acuerdo a la inflación actual del país, la misma no lograría cubrir la inflación acumulada hasta la fecha desde su reforma”. Por último, los expertos destacaron que en aquella oportunidad se “mantuvo el límite máximo de precio unitario de los bienes en $2.500” y aclararon que “si los monotributistas venden a un valor mayor, pierden la condición de tales”. 

Ley Penal Tributaria: prisión para evasores Otra de las normas que posee parámetros estáticos es la Ley Penal Tributaria, que establece penas de prisión para aquellos que evadan un determinado importe por gravamen y por período. Lo preocupante en este caso es que, al no recibir un ajuste, aumenta las posibilidades de que los que no paguen puedan quedar tras las rejas. En este sentido, los expertos de EY explicaron que “debido a la situación imperante en el país debería analizarse la posibilidad de volver a modificar la norma a los efectos de mantener la idea original de incluir en ella a determinado tipo de delitos de acuerdo a su cuantía económica”. Y recordaron que “la Ley 24.769 (establecida en el año 1996) fue reformada por última vez en el 2011, elevándose en dicha oportunidad los montos objetivos de punibilidad”. 
fuente: iprofesional 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 12 de enero de 2015

Coca - Cola despide personal.

El recorte mundial de entre 1.600 y 1.800 puestos en Coca-Cola tendrá su impacto en la Argentina aunque -desde la compañía local- aseguraron que no será de grandes dimensiones. Actualmente en el país, la plantilla está integrada por 295 personas. 

La decisión global se enmarca en un año magro para la venta de bebidas: en 2014 apenas registraron un crecimiento del 1% en el mercado interno. 

En todo el mundo -en cambio- la empresa ganó en los primeros nueve meses del año pasado alrededor de US$ 6300 millones, un 7,5% por debajo de los alcanzados en el mismo período de 2013. Según trascendió, la filial local reducirá algunas áreas con miras a achicar estructuras. “Como parte de los recientes anuncios vinculados con la búsqueda de productividad en la compañía para los próximos años, estamos rediseñando el modelo operativo para agilizar y simplificar la estructura y acelerar el crecimiento de nuestro negocio en todo el mundo. Este trabajo impactará puestos de trabajo en distintas operaciones a nivel global”, aseguró la empresa local a través de un comunicado. 

Además, sostiene que “los cambios serán anunciados en los próximos meses en diferentes momentos, a medida que cada unidad de negocio vaya finalizando sus modelos de rediseño”. En todo el mundo la la fecha prevista para la reestructuración es el 15 de enero próximo. Se estima que en Atlanta -donde está ubicada la sede central-– el recorte alcanzará a 500 empleados (el recorte total podría llegar a los 1.800 en todo el mundo). 

La última vez que Coca-Cola llevó a cabo un recorte de su plantilla fue en el año 2000, cuando suprimió más de 5.000 empleos. 

Estas decisiones forman parte del plan de reducción del gastos de US$ 3.000 millones anuales previsto hasta 2019 y anunciado en octubre pasado. 
fuente: fortuna

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

martes, 30 de diciembre de 2014

Cepo al dólar recargado.

Desde enero, solo podrán golpear la ventanilla de la AFIP para acceder a la compra de dólares los que demuestren ingresos, en blanco, de al menos 9.432 pesos al mes. La cifra surge del último ajuste del salario mínimo vital y móvil, que desde este viernes saltará de 4.400 a 4.716 pesos. 

Ocurre que la reglamentación para la venta del llamado "dólar-ahorro" establece que solo podrán presentar solicitud de compra quienes perciban al menos el doble de ese salario de referencia. Bajo la modalidad "dólar-ahorro" ya se vendieron este año casi 3.000 millones de dólares

Dado que la AFIP informa regularmente el tipo de comprador, quedó ya demostrado que los monotributistas prácticamente dejaron de obtener el permiso de compra. En su mayoría, los compradores son asalariados registrados y quienes están inscriptos como autónomos y profesionales. 

De hecho, según informó la propia AFIP, el 94% de los que compraron dólares por esta vía trabaja en relación de dependencia, el 5% es autónomo y el solo el 1% integra el grupo de los monotributistas. La fórmula del ente recaudador, establecida a través de la Resolución General 3583, estipula que pueden comprar dólares para tenencia por hasta un 20% de los ingresos mensuales declarados que sean iguales o mayores a la suma de dos salarios mínimos.

En verdad, el dólar ahorro se terminó convirtiendo en una suerte de suplemento salarial. Los que compran dólar a la cotización oficial del día más el recargo del 20% a cuenta de Ganancias o Bienes Personales hacen una diferencia vendiéndolo inmediatamente en el mercado paralelo. Así, quien pagaba, por ejemplo, $10,20 en el mercado blanco podía vender esos dólares en el paralelo a $13, generando en 5 minutos un ingreso extra. Para el caso de una compra de US$ 500, la ganancia automática es de $1.400 pesos. 
fuente: ieco 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 22 de diciembre de 2014

Salario Devaluado.

El poder de compra de los argentinos se desplomó en el último lustro llegando a su nivel más bajo. De acuerdo a un estudio elaborado por el Instituto de Estadísticas del Defensor del Pueblo de la Provincia de Córdoba (INEDEP) en los últimos cinco años el precio del kilo de asado se incrementó alrededor del 470% y en comparación el Salario Mínimo, Vital y Móvil sólo aumentó un 205% (el organismo tomó justamente como referencia el precio del kilo de asado para llegar a esa conclusión). 

En efecto, mientras en octubre de 2009 el kilo de ese corte de carne costaba alrededor de $13, el salario mínimo era de $1440, que equivalían a unos 113 kilos de asado. A diferencia de esos años, en noviembre de 2014, kilo de asado tuvo un precio promedio de $73,85 y los $4400 del Salario Mínimo equivalen tan sólo a 60 kilos del corte de referencia.  

Así, el INEDEP calculó un aumento anual de la Canasta Básica del 35,72%. Y la diferencia entre los precios de la Canasta Básica que mide el Instituto de Estadísticas del Defensor del Pueblo y los publicados por el INDEC es de 223,11%.  

Las estadísticas del estudio suponen que una persona adulta precisó $987,23 para adquirir la Canasta Básica Alimentaria y $2.236,66 para la Canasta Básica Total, que contempla, además de los requerimientos alimentarios, una serie de bienes y servicios básicos. En términos familiares, un hogar compuesto por dos adultos y dos niños en edad escolar necesitó contar con $3.050,53 para no caer por debajo de la línea de la indigencia y $6.911,28 para superar la línea de pobreza

Al comparar los datos del pasado mes de noviembre con los del último octubre, se constató una variación intermensual de la Canasta Básica Alimentaria de 1,18%. Si tenemos en cuenta el acumulado del año (Enero 2014- Noviembre 2014), dicho valor ascendió a 24,19%. En términos interanuales (Noviembre 2013 – Noviembre 2014), la fluctuación que sufrió la Canasta fue de un 35,72%. 
fuente: fortuna

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 1 de diciembre de 2014

La escolaridad y la Asignaión Universal por Hijo.

La vetusta gestión que aplica la ANSES es el problema y la solución comenzaría por descentralizar el control de condicionalidades de la Asignación Universal por Hijo en las provincias, que son las responsables de administrar las escuelas, según analiza el Instituto de Desarrollo Económico y Social Argentino (Idesa) en su informa Número 576.

La conclusión del ciclo lectivo es un contexto propicio para evaluar el desempeño del sistema educativo. El tema que acapara mayor atención es que nuevamente no se ha cumplido con el mínimo de días de clases fijados en la normativa debido a la intensidad de las huelgas y al aumento de los días feriados. 

A esto se suman problemas más estructurales como el abandono escolar. La deserción escolar tiene particularidades. Una de ellas es que se concentra al final del nivel medio, es decir, cuando los alumnos tienen entre los 16 y 18 años de edad. Según el Ministerio de Educación de la Nación en 2012 –último disponible– en los tres años finales de la educación media, la matrícula cae un 37% respecto a los tres primeros años de la secundaria. 

Procurando atacar este problema, a finales de 2009 se establece la Asignación Universal por Hijo (AUH). Un punto clave del diseño es que el cobro de la prestación está condicionado a la concurrencia del joven beneficiario a la escuela. Pasados cuatro años de implementado resulta pertinente analizar los cambios en la asistencia escolar de los jóvenes entre 16 y 18 años. Según datos de la EPH del INDEC correspondientes a los primeros semestres de los años 2010 y 2014 se observa que: La proporción de jóvenes en este estrato etario que declaran no asistir a la escuela bajó del 23,4% al 20,7%. Entre el 50% de los hogares de mayores ingresos la reducción fue del 17,3% al 10,1%. Entre los hogares ubicados en el 50% de más bajos ingresos la proporción cayó del 25,6% al 24,0%. 

Estos datos muestran que desde que se instrumentó la AUH hubo reducción en la tasa de deserción escolar, aunque muy modesta. Por eso, todavía 1 de cada 5 jóvenes entre 16 y 18 años abandona la escuela. Pero lo más relevante es que la disminución no está concentrada entre los jóvenes que reciben la AUH. Entre los adolescentes que habitan los hogares de menores ingresos la caída en la tasa de deserción escolar es muy pequeña. 

Varios factores explican estos frustrantes resultados. Entre los más importantes se destacan los procedimientos arcaicos utilizados para la gestión de la AUH. La principal inconsistencia surge de pretender realizar el control de la escolaridad desde el Estado nacional cuando la gestión de las escuelas corresponde a las provincias. Las consecuencias del centralismo se ven agravadas por la rusticidad del instrumento utilizado: la “Libreta Nacional de Seguridad Social, Salud y Educación”. En este documento de papel el beneficiario tiene que registrar los antecedentes y presentarlo periódicamente en la ANSES para recibir el subsidio. El resultado es que se recarga de burocracia al beneficiario, a las escuelas, a los hospitales y a la propia ANSES. 

Como era de prever, y los datos del INDEC lo confirman, la eficacia de los controles es muy débil. Es claro que los frustrantes resultados no hay que asignarlos a la idea conceptual que subyace en la AUH sino a la impericia y a la improvisación en su gestión. La idea de condicionar las prestaciones sociales a la asistencia escolar es buena y está dando buenos resultados en otros lugares. El problema es que en la Argentina se instrumenta mal. Debido a esta deficiencia se han perdido cuatro años y se seguirá dilapidando tiempo si, como propone gran parte de la oposición, la única reforma importante que se impulsa en la AUH es que en lugar de estar sancionada por decreto, sea sancionada por ley. Para no perseverar en el fracaso es necesario buscar alternativas superadoras. Un punto central es descentralizar la gestión de la AUH en las provincias

Esto generaría las condiciones para establecer un monitoreo informático de la asistencia escolar, lo que no sólo permitiría mejorar el control sino, lo más importante, actuar de manera inmediata en cuanto el joven deja de asistir a la escuela. El Estado nacional debería concentrarse en apoyar y auditar la gestión de la AUH e inducir a que se asuma que la asistencia es apenas el primer paso para alcanzar el objetivo primordial, que es, aumentar el aprendizaje de los alumnos. 
fuente: mercado 

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

lunes, 24 de noviembre de 2014

Las automotrices apuestan por las bicicletas.

El renovado impulso de las bicicletas atrajo la atención de las automotrices: en la Argentina Chevrolet y Peugeot ya ofrecen sus propios catálogos de bicicletas. Es una tendencia mundial: tal como ocurre en los grandes mercados de Europa, Asia y los Estados Unidos, los fabricantes de autos –en especial los de alta gama, como Ferrari, BMW, Porsche y Lamborghini–, buscan asociarse a los valores que transmiten los rodados a pedal.
 
La moda llegó al país, pero lo de Chevrolet (General Motors) es muy llamativo, porque la Argentina es el primer país en que la compañía incursiona en el negocio. La promoción bicicletas en las grandes ciudades tiene que ver con la falta de espacio y la congestión del tráfico, el menor consumo energético y el cuidado de la salud.
 
En el país, la industria se encuentra en pleno auge: en 2012 se vendieron 1,8 millones de unidades, un récord, según indica una estadística de la COMMBI, la cámara del sector. Su titular, Claudio Canaglia, aclara que no sólo aumentaron las ventas. "Su uso se triplicó en los últimos años", graficó.
 
En Capital, el furor por las bicicletas se aprecia a simple vista, con la multiplicación de las bicisendas. Y las automotrices intentan aprovecharlo, a su modo. El caso de Peugeot no debería causar tanto asombro. Fundada en 1886, hace 204 años, la compañía fue reconvirtiéndose. En Francia, a lo largo de los años fabricaron herramientas, molinillos de café, bicicletas, autos, scooters y hasta electrodomésticos. En julio de este año, la marca se asoció con Rodados Aurora, uno de los fabricantes argentinos, para diseñar 13 modelos de bicicletas, dice Sebastián Sicardi, director de Marketing de Peugeot. Este año fabricaron unas 3.000 unidades para abastecer al mercado local. "Estamos aprendiendo, pero nos está yendo muy bien", señala el ejecutivo.
 
Para 2015, la marca tiene previsto incrementar la producción (entre 7.000 y 10.000 bicicletas), ampliar la cantidad de modelos, incluso algunas eléctricas. En general, los rodados de la marca francesa apuntan a un público de media y alta gama. Los precios de las Peugeot oscilan entre los $3.000 y $13.000.
 
"Hace dos años, Ford sacó una tanda, también para reforzar su imagen de marca", recuerda Canaglia. "Fiat también estudia esa posibilidad", confió Daniela Donadío, organizadora de la segunda Expo Bici, una feria temática que se desarrolló en Costa Salguero el 8 y 9 de noviembre pasado, y que convocó a una multitud de 19.000 personas. Se presentaron 60 expositores, entre fabricantes y marcas nacionales e importadas, entre ellas Olmo, Colner, Raleigh y Aurora Bianchi. "Había modelos de todos los precios, pero el más alto fue una Colner urbana de US$10.000", sentenció Donadío. En el sector estiman que la Argentina puede ser un mercado de 2 millones de unidades anuales.
 
Canaglia, de COMMBI, señala que hubo un bajón en las ventas en los últimos dos años por la recesión. "Está dentro del contexto, la importación está virtualmente cerrada, pero el uso está creciendo", dijo. La cámara sectorial tiene 180 asociados, entre fabricantes de bicicletas, armadores, comercios, importadores y distribuidores. Acaso no sea sorpresivo, entonces, la promoción que Volkswagen usó en junio pasado para el lanzamiento del modelo "up!". "Las primeras 500 unidades venían con una bicicleta plegable incluida", explicó Tomás Amorena, su vocero.
 
Esa es la intención de la mayoría de las automotrices: ingresar o usar el atractivo de las bicicletas como herramienta de marketing. "Las cifras que mueve el sector son irrelevantes comparadas con la industria del auto: es otra escala", completa Canaglia. "En las ciudades grandes, es una alternativa de movilidad que crece. No tratamos de competir en ese mercado, el objetivo es posicionar la marca en el segmento", se sincera Bernardo García, vocero de la filial local de General Motors, que produce para su marca Chevrolet. El coloso norteamericano también aprovechó el último Salón del Automóvil realizado en Buenos Aires, en 2013, para presentar tres líneas de Chevrolet Bike: urbanas y plegables, para montaña y la infantil. En este caso, la compañía las lanzó oficialmente al mercado en septiembre pasado, tras firmar un acuerdo con Dal Santo, uno de los mayores importadores del rubro. Lo destacable del caso, ya se dijo antes, es que la Argentina es el primer país donde Chevrolet ingresa en el negocio. El mes pasado acaba de hacerlo también en Brasil.
fuente: ieco
Gracias por visitar...volvé pronto!!!!

viernes, 21 de noviembre de 2014

100 Pesos de hoy equivalen a 10 pesos de 1999.

El ejercicio de la Consultora Ecolatina determinó que la pérdida de capacidad aquisitiva en los últimos 15 años fue equivalente a quitarle "un cero al poder de compra del peso". "Esto no es nuevo en la historia argentina, en los últimos cien años nuestra moneda cambió de nombre varias veces y, en el camino, perdió trece ceros", señaló el informe gerenciado por el economista jefe Lorenzo Sigaut Gravina. 

Entre 1881 y 1969 estuvo vigente el peso moneda nacional, que fue reemplazado por el Peso Ley 18.188, que equivalía a 100 unidades de la anterior denominación. Por efecto de la inflación, el Peso Ley fue reemplazado en 1983 por el Peso Argentino, que rigió hasta 1985 y equivalía a 10.000 unidades de la anterior denominación. Luego apareció el Austral que estuvo vigente hasta 1991, que equivalía a 1.000 pesos argentinos, y finalmente irrumpió el Peso Convertible con el dólar, cuya unidad equivalía a 10.000 Australes.

Según indica el informe de Ecolatina, la moneda argentina tiene un hoy poder de compra equivalente al 10 por ciento del que tenía en 1999, cuando el peso estaba atado al dólar estadounidense. La consultora de empresas sostuvo que "realizar transacciones cotidianas con billetes de bajo poder de compra dificulta las operaciones y genera costos innecesarios a los ciudadanos".

Lorenzo Sigaut Gravina: "Hoy sería imperioso crear billetes de 200, 500 e incluso de 1.000 pesos" Y agrega: "En este marco se hace imperioso crear billetes de mayor denominación que sean consecuentes con las necesidades transaccionales, sean estos de 200, 500 o incluso 1.000 pesos", sostuvo Lorenzo Sigaut.

"Las razones reales por las cuales no se crea un billete de mayor denominación consecuente con las necesidades de la población radican en la negativa del Ejecutivo a reconocer la verdadera inflación". Un claro ejemplo de la falta de denominación más grande está en los cajeros automáticos que hasta hace unos años expendían billetes de 10, 20 y 50 pesos. Ahora los bancos prefieren cargar las celdas donde van las unidades, que pueden ser 4 u 8 por cajero, solo con billetes de 100 pesos. 

Según Ecolatina, "en 1999 se necesitaban cerca de 60 pesos para comprar una canasta básica alimenticia (CBA), es decir una sexta parte del billete, mientras que hoy dicha canasta cuesta 1.070 pesos, más de diez billetes de 100". "Por caso, en Uruguay se necesitan sólo 1,3 billetes de máxima denominación para adquirir una CBA, en Colombia 1,8 y en Brasil 4 billetes", comparó el informe privado.

Mantener billetes de baja denominación es una forma de desconocer la inflación El estudio además destacó que "un billete de máxima denominación con tan poco poder de compra no sólo es incómodo de usar, sino también implica un peso sobre las arcas públicas". "Desde 2007 hasta hoy se gastaron más de 7.000 millones de pesos (a valor actual) en impresión de billetes y monedas, gasto que podría haber sido significativamente menor si se contara con billetes de mayor denominación", destacan los economistas de la consultora. Según indicó el estudio, en los últimos años la impresión tendió a concentrarse especialmente en billetes de 100 y 50 pesos, al punto tal de que hoy en día más de 70 por ciento de los billetes en circulación son de esta denominación.
fuente: infobae

Gracias por visitar...volvé pronto!!!!